Ayudantías de Segunda

.

.

Colectivo de Filosofía: 

en las fisuras,

construyendo la carrera

.

Una pequeña historia de las ayudantías de segunda. 

La historia de una conquista arrancada a una gestión que levanta murallas.

. colectivo-lechus

.

.

Un poco de Historia

La lucha por los concursos de Ayudante de Segunda está ligada a la historia de la Asamblea de Filosofía y es una parte fundamental de la historia de la carrera. La gestión, que ahora representa José Gil, era la misma, pero las caras visibles eran otras: Comesaña, Manna, Arias, Novo. Y como ahora lo es Phronesis, en ese momento también contaban con su brazo estudiantil, la Franja Morada. No había nada que se le oponga a este proyecto de vaciamiento de la carrera. Así nace la Asamblea de Filosofía, como la oposición a la gestión de lo existente. En el año 2002, como resultado de la lucha, obtuvimos por primera vez los cinco cargos de Ayudante de Segunda que actualmente tenemos en la carrera de Filosofía..

.

¿En qué consiste una Ayudantía de Segunda?

Una Ayudantía de Segunda consiste en un cargo estudiantil, a la manera de una adscripción, que nos permite trabajar e investigar dentro del marco de una cátedra a elección. Las ayudantías, a diferencia de las adscripciones, son cargos por los que se percibe una remuneración mínima. Los estudiantes podemos acceder a ellas por medio de un concurso público que debe ser convocado de manera abierta por el departamento de la carrera, siempre que contemos con los requisitos necesarios para concursar (Ver Reglamento Ayudantías de Segunda)..

.

¿Qué política se esconde detrás de las Ayudantías de Segunda?

Sin embargo, en Filosofía los concursos para las ayudantías de segunda se destacan por su irregularidad y su animosidad. La gestión de la carrera no ha dado muestras de contar con la voluntad política para extender la convocatoria a toda la comunidad estudiantil. El departamento, con José Gil a la cabeza, mantiene la política de ocultar sistemáticamente toda la información referida a las ayudantías. Asimismo, la elección de ayudantes de segunda por  parte de la gestión de filosofía nunca es neutral, la gestión gusta de seleccionar lacayos políticos para poder armar las cátedras con gente de “su equipo”. Así se conforma, pasito a pasito, una camarilla política como la que actualmente existe. (Ver Transparencia Nula).

Sin ir más lejos, en el año 2012 fueron los integrantes de la agrupación Phronesis, representantes por la minoría estudiantil, los únicos estudiantes que recibieron la información necesaria para presentarse a los concursos de ayudante. Es decir, fueron los únicos que se enteraron del llamado a concursos y no le avisaron a nadie. Por lo tanto, Phronesis se quedó con todas las ayudantías, pues no tuvieron oposición en ningún concurso (Ver: Sobre la importancia de socializar la información). Ese mismo año denunciamos la concentración y manipulación de la información sobre los concursos y llevamos adelante una gran campaña por la socialización de la misma. Entendemos que la divulgación de la información es piedra de toque para democratizar nuestra carrera y para impedir que la información se concentre en manos de unos pocos.

En el 2014, otra vez un estudiante de la agrupación Phronesis fue beneficiado con la Ayudantía de Segunda de Lógica I en un concurso plagado de irregularidades, donde sin coloquio y sin los antecedentes suficientes, se lo dio por ganador (Ver Concurso Lógica).

Este año, las Ayudantías de Segunda salieron, pero su aprobación no fue nada fácil. Las Ayudantías no escaparon al contexto de crisis presupuestaria que atraviesa Humanidades (Ver Sobre las Ayudantías de Segunda 2015). Hoy, luego de mucha insistencia, pudimos conseguir que se haga la convocatoria junto a las listas de las comisiones evaluadoras (Ver Jurados concursos ayudantías 2015)..

.

¿Por qué son importantes las Ayudantías de Segunda?

Como estudiantes de la carrera de Filosofía, entendemos y entendimos siempre que las ayudantías de segunda permiten ampliar la pluralidad de voces dentro de una cátedra. Sabemos que constituyen una de las pocas oportunidades de insertarnos laboralmente en la Academia. Además, posibilitan el crecimiento del número de integrantes en una materia  incrementando la calidad educativa en la misma.  Por eso fomentamos que cada vez sean más los estudiantes que accedan a concursar.

Las cátedras en filosofía no cuentan en general con una nutrida participación estudiantil. En la actualidad, las ayudantías son muy pocas. Además de continuar por el camino de la socialización de la información para que más estudiantes puedan anotarse a los concursos y participar de la instancia de los concursos para garantizar la transparencia de los mismos, es necesario impulsar la lucha por más Ayudantías de Segunda y por una mayor remuneración para quienes obtienen los cargos. Estamos convencidos de que con organización colectiva y por abajo vamos a conseguirlo.

.

.

10600352_10205123106226991_3023904333551224208_n

Junio de 2015

Elección del Departamento

.

.

Querer cambiar todo para que nada cambie

 

.

“…una de esas batallas que se libran para que todo siga como está”

Giuseppe Tomasi di Lampedusa

.

Los estudiantes de filosofía organizados en asambleas tomamos la iniciativa en la  democratización y en la transformación de la carrera, la gestión quiere normalizar el departamento para seguir la repartija y el desguace. Phronesis apuesta al gatopardismo para que nada cambie: plantean que hay que discutir las formas de participación (aunque ellos no participan) para garantizar la permanencia de lo instituido. ¡Ahora es cuándo! Levantemos un programa de democratización y transformación, sólo la organización desde abajo nos garantizará el triunfo.

.

 .

. gatopardo .    .

.

Desde la reapertura de la carrera en el año 1994, muchas eran las promesas para Filosofía. Presupuesto propio, cátedras amplias, regularización de la planta docente a través de los concursos y excelencia académica, promesas que se vieron postergadas continuamente en los hechos. Durante muchos años, el Consejo Departamental mantuvo sus puertas cerradas hacia la comunidad de filosofía.  Recién en el año 2001, con la creación de la Asamblea de Filosofía, se logró ingresar a ese espacio herméticamente sellado. Lograr cambios fue difícil, el sector docente –que siempre fue el mismo- opuso resistencia ante cualquier medida de progreso, pero pese a ello se pudieron conseguir más cargos docentes para crear más comisiones en las materias, ayudantías de segunda, seminarios colectivos, entre otras.

.

En el año 2007 la negativa por parte de los docentes y del director de la carrera porque algo cambie llegó a un extremo de tensión, al punto que el entonces director, Manuel Comesaña, inició una denuncia judicial contra todos los consejeros estudiantes y graduados de la AF. Luego de una campaña de difusión Comesaña renunció al cargo y jamás se volvió a llamar a una elección de director de la carrera. Claro que nadie quería hacerse cargo de una carrera en tal situación. La acefalía en el cargo de director tuvo como consecuencia el abandono total de la carrera.

.

Hoy, siete años más tarde, se presenta la posibilidad de elegir un programa que marque el rumbo académico y político de nuestra carrera por los próximos dos años. Es la primera vez que se presentan dos propuestas diferentes y, como miembros activos de la carrera, tenemos la oportunidad y la responsabilidad de intervenir en la elección de autoridades. Los docentes propusieron realizar la elección en el mes de febrero (ver el siguiente link ).  Nos negamos rotundamente, pues no podíamos llevar adelante tal decisión cuando las aulas se encontraban vacías. Como Colectivo de Filosofía luchamos día a día para lograr la democratización de los órganos de cogobierno, es por esto que nuestros consejeros cumplen los mandatos de la asamblea, mandatos que otras agrupaciones desconocen. Que la asamblea de la carrera es el órgano supremo de decisión no son meras palabras para nosotros, son prácticas efectivas en el camino de la democratización. En las asambleas realizadas este año se han discutido abiertamente las dos propuestas presentadas para ocupar el cargo. Las asambleas culminaron con una instancia pública de debate en la que se expuso el programa que se decidió apoyar.

.

Dicho programa realiza un diagnóstico de los problemas actuales e históricos de la carrera y contempla reivindicaciones gremiales y académicas no sólo de los docentes, sino también de los graduados y de los estudiantes. Seamos claros, en este punto no se trata de simpatía o confianza en los candidatos, sino de votar un programa para las mayorías (atendiendo a los intereses de los estudiantes, docentes y graduados) y mantenernos organizarnos para garantizar que el candidato que lo exprese lo cumpla. Como estudiantes, vemos en este programa la posibilidad de hacernos con algunas de las reivindicaciones por las que venimos luchando desde hace tiempo: democratizar los espacios de deliberación y decisión de la carrera, para avanzar, entre otras cosas, en una regularización de la planta docente, la cual no sólo presentaría una estabilidad laboral del cuerpo docente, sino que les daría el derecho siempre negado a poder ser electos como representantes en los órganos de cogobierno de la Universidad. Otra problemática contemplada es la de la producción del conocimiento, donde a la maquinaria académica sólo le interesa la constante producción de papers sin ver la necesidad de un trabajo crítico en conjunto, en esta lógica prima la cantidad a la calidad. La necesidad de una doble banda horaria es algo con lo cual todos los estudiantes nos topamos día a día. También se comprenden problemáticas en relación a la salida laboral, el acercamiento de los graduados a la carrera a través de un programa de tutorías que sea paliativa de la falta de orientación a los estudiantes. Enfrentar estas problemáticas es plantearse una de las cuestiones fundamentales de nuestra carrera: la deserción. Y, de no menor importancia, pone de relieve la necesidad de una relación Universidad-sociedad, donde se generen intercambios y nexos entre los sectores circundantes al complejo y asimismo con diferentes Universidades del país.

.

Por el contrario, el agrupamiento Protesis se opone de hecho a lo decidido en las asambleas, omiten que son representantes en el CAD como consejeros, no responden ninguno de los mails que los convoca a participar en dicho órgano y se niegan a ir a las asambleas.  El motivo es claro, mientras sus discursos hablan de democratización se oponen de hecho: no están dispuestos a que su voto sea mandatado por los estudiantes a los que representan (incluso cuando su plataforma electoral había planteado tal mecanismo). En su afán abstencionista de los espacios públicos, propusieron la realización de una encuesta que jamás llevaron adelante. Y ahora asumen una impostura radical: la elección directa de autoridades, que en el contexto actual de la carrera sólo puede leerse como una práctica diversionista que apela a desviar la atención. Faltan a las asambleas e intentan boicotearlas, dicen que realizarán una encuesta que jamás hicieron y ahora proponen la elección directa, todo parece indicar que lo único que tiene decidido Phronesis es no decidir nada.

.

¿Cómo llevamos adelante la consigna de la elección directa para que deje de ser eso mismo: una mera consigna?, ¿cuál es el debate que proponen con los compañeros de la carrera? Las transformaciones políticas no ocurren mágicamente, se organizan. Además, ¿la elección directa por sí sola solucionaría la situación? Necesitamos un programa, deliberar, discutir entre todos, organizarnos. Frónesis tiene programa, por eso se niega a discutir en las asambleas con el resto del estudiantado, su programa es el programa de la gestión: mantener todo tal cual está y continuar el desguace de la carrera. En el presente contexto, su propuesta no es más que una posición testimonial que se disfraza de radical, pero continúa siendo funcional al estatus quo, a los intereses de la camarilla que gobierna esta carrera desde su apertura. Esta nueva posición que asumen no es otra más que el famoso gatopardismo que, bajo una apariencia democrática, pretende no hacerse cargo de las decisiones que se deben tomar; que bajo el ropaje de querer cambiarlo todo, se asoma la desnudez de no querer que algo cambie.

.

Desde el Colectivo de Filosofía estamos a favor de una elección directa de autoridades, pero sabemos que ante todo tenemos que tener un programa claro para la carrera. El mismo debe explicitar el tipo de carrera que queremos. No basta con democratizar las formas. Sirva de ejemplo todas las instancias en que se elige directamente representantes sin un programa que atienda los intereses de las mayorías y sea defendido por estas mediante sus organizaciones: lo único que se obtiene es una legitimación de lo existente.

.

Invitamos a toda la carrera a una nueva asamblea para discutir entre todos las cuestiones que conciernen a una elección directa y así llevar adelante entre todos un plan de lucha que permita modificar el sistema electoral de las autoridades.

.

En cuanto a la persecución no podemos permitir que se hable sobre ella con tanta liviandad. Compañeros del Colectivo de Filosofía han sido denunciados judicialmente por la gestión de la Facultad. A nuestras compañeras se les niega sistemáticamente el lugar de trabajo, algunos docentes no tienen tapujos en ensuciar registros de antecedentes de Historia de la Ciencia y concursos de alumnos de Lógica I para que no puedan acceder a cargos. Si los integrantes de Phronesis están siendo perseguidos, nos gustaría que expliciten por quién, que muestren hechos, y ahí estaremos junto a ellos denunciando la persecución, porque en nuestro colectivo no cabe la mezquindad. Resulta paradójico que el amo juegue al esclavo y cuando se lo denuncia se sienta perseguido.

.

Protesis denosta y boicotea sistemáticamente las asambleas, sus resoluciones y a los métodos de lucha del movimiento estudiantil, sin embargo se permite citar a Marx y hablar de democratización. Frente a las chácharas de  los lenguaraces que escriben con la izquierda y votan siempre con la derecha, nos permitimos parafrasear a un revolucionario en serio: Sólo los charlatanes de la gestión o los mandarines de sectas estériles pueden hablar de revolución y transformación a la vez que niegan el papel del movimiento estudiantil y sus métodos de organización.

.

Consideramos indigno ocultar nuestras ideas y objetivos. Siempre proclamamos abiertamente que nuestros objetivos sólo pueden ser alcanzados enfrentando al estado actual de cosas mediante la organización y la lucha sin concesiones. Las camarillas y sus mandarines pueden temblar ante la transformación hacia la que marchamos. Nosotros no tenemos nada que perder más que los oprobios a los que nos someten. Tenemos, en cambio, una carrera, muchas filosofías, un mundo por ganar.

 . .     Colectivo de Filosofía Mayo de 2014

COLECTIVO DE FILOSOFÍA

Mayo 2014

Nuestra respuesta

. . .

La risa que sacude al leerlo

. . la risa .

¿Qué estás hablando boludeces?

 Zulma Lobato

.

.

No mentimos y no estamos dispuestos a discutir lo fáctico. El concurso de lógica fue manipulado para perjudicar a nuestra compañera Silvina Sánchez, esperamos que la presentación legal -con sus respectivas pruebas adjuntadas- se encargue de demostrarlo. No mentimos. No se trata de un cargo, el asunto es político: hoy Silvina, ayer Sonia, mañana cualquier integrante del Colectivo de Filosofía y todo aquel que encarne un proyecto antagónico a los intereses clientelares de la gestión. Con esto queremos decir que no se trata de un ataque personal, es un ataque político que busca reducir toda oposición a uno o dos nombres propios. No hay nada discutible en la proscripción hacia el Colectivo de Filosofía, es un hecho. Como lo es también que phronesis use su valioso tiempo en la innegable defensa de la voz oficial. Por supuesto, no esperamos otra cosa del brazo estudiantil de la gestión.

.

Nuevamente nos vemos obligados a responder una serie de párrafos inconexos e ininteligibles, a un desorden del discurso que pretende ser un comunicado. Desconocemos si el enrarecimiento del mismo responde a la intención deliberada de confundir al lector o es que así de confusas están las ideas en las mentes de quienes escriben. De aquello que creemos comprender daremos una respuesta.

.

Empecemos por su título. A la desacreditación de Silvina, como estudiante, como persona y como compañera: “se hace la perjudicada”, se le suma su miopía creativa.

.

Los nuevos agravios del agrupamiento Phrónesis vienen ahora embellecidos con confusas atribuciones: “sacerdotes del odio colectivizado”, “club de fans”, “golpistas”, “apologetas del petardo callejero”, “secta posmoderna”, “servicio secreto”, “poder pastoral”, “purgadores maoístas”, “malditos policías bonaerenses” En la risa que sacude al leerlo, en el asombro de esta taxonomía, lo que vemos de golpe es nuestra desnuda imposibilidad de pensar esto. Tal vez estemos frente a una nueva trabazón entre las palabras y las cosas. Seamos indulgentes: tal vez estemos frente a una nueva episteme, o no.

.

El agrupamiento Prónesis dice que nosotros decimos “cosas incomprobables”, dice que hablamos “sobre la base de trascendidos o rumores de pasillos”. Recordemos que los concursos son públicos. Que el tiempo que cada uno de los concursantes estuvo en el aula no sólo consta en las actas, sino también en la memoria de los jurados y en la de las personas que oficiaron de testigos. No hay nada que comprobar. No es de hipótesis de lo que hablamos, sino de hechos del mundo.

.

Frónesis también afirma que “El reglamento es MUY CLARO. En el coloquio se evalúan: utilización de terminología específica de la materia, expresión oral coherente y precisa, manejo de los autores de la asignatura y propuesta pedagógica para abordar la problemática que se plantea (OCS 690)”. Repetimos: el reglamento de concursos de estudiantes no determina específicamente qué es “coloquio”, si es una entrevista o si es una clase que el que concursa tiene que exponer, o si son ambas. De cualquier manera, si fuera tan claro nuestra compañera no hubiese preguntado tantas veces. O mejor, si fuera tan claro, los docentes hubiesen respondido con contundencia. O mejor aún, si fuese tan claro, ¿por qué Silvina expone una clase y Matías es dispensado de hacerlo?, ¿por qué todos los jurados de todos los concursos le pidieron la exposición de una clase a los postulantes menos a Matías Delfino? Algo más, la ordenanza que regula este tipo de concursos es la OCA N°1636, y no la OCS 690 como asevera Frónesis. Adjuntamos, una vez más, la OCA correspondiente para que la vean ustedes mismos. (Ver: Reglamento Ayudantías de Segunda)

.

En cuanto a la evaluación de los antecedentes, tampoco mentimos. En primer lugar los jurados no justifican de dónde salen los números del puntaje que le asignan a cada ítem. Sabemos por la jurada estudiantil, Verónica Meske, que en algunos casos los números son resultados porcentuales, y en otros una especie de redondeo. ¿Hay que explicarle a Gil y a Comesaña que los dictámenes se fundamentan?, ¿hay que explicar que los numeritos no son el fundamento sino el resultado del mismo? Al ítem ‘perfeccionamiento’, donde Silvina contaba con vastos antecedentes de participación en jornadas y congresos, lo transformaron en el ítem ‘porcentaje de materias’. Huelga decir que el porcentaje de materias es un requisito para presentarse al concurso, mas no para ser evaluado. En el ítem ‘publicaciones’, donde Silvina contaba con varias con referato, casualmente no obtiene el puntaje máximo frente al otro postulante que no contaba con ninguna. Cada uno de estos robos de puntaje se repite en cada uno de los ítem. (Ver: Dictamen concurso)

.

No sabemos quién es Matías Delfino. No estamos interesados en hacer ningún juicio sobre el compañero. Sólo sabemos que fue en las listas de Fronesis para las elecciones, pero no se ha hecho presente en ningún Consejo Departamental.

.

El agrupamiento Prónesis afirma que “no hubo ninguna irregularidad dado que si esto hubiere sido así habría habido un dictamen en disidencia (del jurado estudiantil) manifestando la gravedad de la situación que se quiere inventar”. Además de la extraña forma lógica del razonamiento, hay que decir que no siempre que se cometen arbitrariedades hay dictámenes en disidencia. Lo justo no siempre ocurre necesariamente. Nos vemos obligados a decir que Verónica Meske padeció también una serie de arbitrariedades durante el concurso. También fue víctima de las humoradas machistas. Jamás recibió en sus manos una copia de los currículums de los postulantes, y para constatar que aquello que los docentes decían sobre el contenido de los currículums se correspondía con los mismos, tenía que espiar por sobre los hombros de los docentes. Con todo, la compañera discutió cada uno de los ítems que pudo, pero –insistimos- jamás se le permitió tener en sus manos los papeles correspondientes. El hecho de que Pronesis apunte contra la jurada estudiantil y omita hablar de la arbitrariedad de los docentes es cortar la cadena por el eslabón más débil.

.

Según pronesix “para ganar cualquier concurso se debería estudiar, cursar, leer, rendir finales, asistir a congresos, adscribirse y asistir a las materias. Y no querer ganarlo a como dé lugar, porque el fin no justifica los medios.” Frónesis se ha tomado en serio la máxima de Protágoras y creen que son la medida de todas las cosas. ¿De qué fin y de qué medios hablan?, ¿su fin es ganar concursos?, ¿quién les dio esa potestad? Prótesis, ¡por favor!

.

Con respecto a los agravios y a las difamaciones constantes, sólo resta un repudio contundente. Pueden ver aquíEl diablo se llama López  y la siguiente captura de FacebookRepudio.

.

Ellos dicen que no le deben nada a nadie y esto es cierto: es ahora la gestión la que les debe a ellos por hacer el sistemático y cotidiano trabajo sucio de deslegitimarnos. ¡Cuándo será el día que la tinta gastada esté dirigida a criticar a esta gestión nefasta! Dicen que tenemos cargos y no pueden mencionar ninguno, ¿se referirán a los registros de antecedentes que ganamos con la lucha? ¿Aquellos que hicieron posible que Barbosa, Crelier, Colombani, Arroche, Conti, Pico Estrada, Di Venosa, Misseri, Cattogio y otros puedan ingresar a trabajar? Porque si hablan de eso, de eso nos sentimos orgullosos.

.

No sabemos a qué reuniones con Coira en decanato se refieren, la última vez que nos acercamos nos cerraron la puerta en la cara. (Ver: Knockin’ on Coira’s Door). Por el contrario, en su último comunicado afirmaron haberse reunido con la decana.

.

Para ellos un verdadero proyecto sólo tiene en cuenta a los estudiantes y tiene que ser independiente de los docentes y de los graduados. Reivindicar lo dado como el mejor estado de cosas posible los convierte en los apologetas de lo existente.  No tenemos reparo en criticar la división en claustros, que no es más que la herencia de los viejos estamentos. Es un secreto a voces que el principio de la división en claustros sigue la regla de que a mayor saber acreditado, mayor poder detentado (Ver: Coca la Rectora ). Tampoco tenemos reparo en declararnos claustrofóbicos: el rechazo, el malestar, la repugnancia que nos provoca el aire viciado de los claustros académicos. Deseamos, más bien, una universidad abierta, igualitaria y asamblearia.

.

.

533069_10200691702004655_486654442_n

COLECTIVO DE FILOSOFÍA
Abril de 2014