CONCURSOS PARA ESTUDIANTES

CONSEGUIMOS LAS AYUDANTÍAS ESTUDIANTILES

Luego de un año entero sin ayudantes estudiantes en las materias. Luego de un año sin que ningún compañerx estudiante pueda cobrar su sueldo. Salió el llamado a concurso de las ayudantías estudiantiles para Filosofía. Y no fue magia, fue resultado de infinitos reclamos y presentaciones durante todo un año.

Abajo te contamos la historia de lo sucedido y socializamos algunas herramientas e información útil para que puedas presentarte a concursar.

¿Qué pasó con las ayudantías estudiantiles de Filosofía?

Las ayudantías estudiantiles son cargos públicos a los que podemos acceder lxs estudiantes. Son muy importantes dado que permiten comenzar a formarte en el área que desees de la/s carrera/s, tener tus primeras experiencias en docencia o investigación, y es un cargo remunerado (pobremente, pero remunerado al fin). El ingreso a las mismas es mediante concurso, con llamado público y juradx evaluador al igual que un concurso docente. Cada carrera tiene sus ayudantías y es el Consejo Departamental de cada una el que decide cuántas pedir y a qué materias destinarlas. Como todas las decisiones de los CAD, luego de tratado ingresa a un circuito burocrático, que incluye su aprobación en el Consejo Académico de la Facultad, hasta que, finalmente, se realiza el llamado y posteriormente, la sustanciación del concurso.

En Filosofía ha sido un trabajo arduo y cargado de lucha por parte del movimiento estudiantil el que ha conseguido, en primera instancia, tener ayudantías (fue recién en 2003 –recuerden que la carrera se reabrió en 1994– que gracias a un sinnúmero de presentaciones de la Asamblea de Filosofía se logró conquistar las primeras), y progresivamente aumentar su número. Actualmente Filosofía dispone de 8 (ocho) ayudantías estudiantiles, las cuales el año pasado ingresaron en tiempo y forma, al igual que las del resto de las carreras, en el circuito burocrático. Lo paradójico fue que, a diferencia del resto de las carreras, las de Filosofía fueron elevadas por el departamento y quedaron congeladas en Secretaría Académica.

¿Cómo puede ser? ¿Qué sucedió en el medio? Pasó un año… ¿qué hicieron con las ayudantías? ¿Qué hicieron con el dinero destinado a dichos sueldos?

Tras un año de que el Departamento de Filosofía haya elevado la propuesta de ayudantías estudiantiles, la gestión de la Decana radical Sleimen y HxEP (conducción actual del CEH), después de muchísima insistencia (nuestra), sacó la convocatoria para sus respectivos concursos.

Como venimos anunciando: la intervención por parte de la gestión de Humanidades en las decisiones que toma el Departamento de Filosofía es un hecho y no tiene ningún prurito en demorar concursos (a esta altura, ya no sólo los docentes sino también estudiantiles) o imponer juradxs fieles a su gestión, o enemistadxs con postulantes a lxs que consideran “peligrosxs”, a sabiendas que ese juradx nunca sería imparcial (El caso de Comesaña de jurado en los concursos de Gnoseología es un claro ejemplo de esto).

Durante todo un año nos dieron miles de excusas por las cuales las ayudantías de la carrera no tenían su llamado a concurso (para más información acá).  Ciertamente, la verdad caprichosa que se oculta detrás de toda esta situación es que la gestión no tiene pensado aprobar nada que provenga de la nueva conformación del Consejo Departamental de Filosofía, pasando por encima de decisiones tomadas democráticamente. De esta manera, actúan en detrimento de lxs estudiantes que vienen formándose durante años para poder acceder a una Ayudantía Estudiantil.

Ustedes, como nosotrxs, se preguntarán por qué la representación estudiantil de HxEP avaló esta situación durante tanto tiempo (Los últimos dos años tuvieron 3 de 4 representantes estudiantiles, a partir de Noviembre tendrán lxs 4 consejerxs en el Consejo Académico). ¿Acaso se olvidaron que deben defender a lxs estudiantes? o ¿Es que vale más su pacto con lxs docentes? La respuesta no nos sorprenderá, ellxs tienen una alianza con la Decana de la Franja Morada – UCR Silvia Sleimen, lo cual les permite obtener algunos recursos (como designar a dedo a sus compañerxs graduadxs en las distintas carreras) y perpetuarse en el poder, dejando de lado así la conveniencia para la mayoría de lxs estudiantes.

Finalmente, les dejamos el llamado a concurso de las ayudantías y el reglamento del mismo. No duden en escribirnos si necesitan una ayuda con alguno de los trámites que pide el reglamento.

Desde la resistencia es que les hablamos, compañerxs. Sigamos luchando y socializando la información, aunque cada día la escondan más, porque saben bien que la información es poder, y ellxs quieren perpetuarse a costa del detrimento de las carreras que se les oponen. Las ayudantías hoy son un hecho porque hubo estudiantes comprometidxs para que así fuera, ¡súmate a la resistencia!

Consejo Académico – Sesión plenaria ordinaria 21 [14-08-19]

.

Nada de revoque: la estructura está podrida

EL PROTOCOLO ES LA NUEVA 822

Pasó el primer plenario desde que volvimos del receso de invierno y, en cuanto a expedientes, estuvo bastante “tranquilo”. Si bien no hubo demasiados temas para tratar, un expediente en particular merece ser mencionado.

Dicho expediente llegó desde las oficinas de Rectorado, enviado por el protocolo de violencia de género con un dictamen de Legales para que el Consejo Académico hiciera efectiva una sanción hacia un estudiante, a raíz de una denuncia realizada en su contra. En este sentido, como minoría estudiantil, queremos expresar nuestro posicionamiento al respecto. Creemos que es  necesario recuperar la historia reciente sobre lo sucedido.

En primer lugar, Legales –como suele llamarse a la Secretaría Legal y Técnica de rectorado- sugiere que se le aplique al estudiante una suspensión de 60 días además de que realice un curso de reeducación. Este es el primer caso en el cual el Consejo Académico puede “argumentar” la utilización de la ordenanza del Reglamento Disciplinar Estudiantil (OCS Nº822) para castigar a un estudiante. Un dato no menor es que dicha ordenanza no contempla casos de violencia de género. La ordenanza data del año 1990 y solo la han tratado de utilizar para aleccionar y perseguir políticamente a lxs estudiantes opositorxs. En el año 2007, Manual Comesaña –mejor conocido hoy como el docente jubilado que Sleimen designó a dedo en Gnoseología- intentó aplicarle dicha ordenanza a un grupo de estudiantes de la Asamblea de Filosofía que luchaban por concursos transparentes. En el año 2010, fue Cristina Rosenthal, por ese entonces Decana de Humanidades, quien intentó aplicar la ordenanza a estudiantes que – ¡oh, casualidad! – también peleaban por concursos transparentes. Los dos intentos fueron anulados por la capacidad de organización y de movilización de los sectores contrahegemónicos de la universidad. Parecía que habíamos logrado enterrar la persecución política y las formas de adoctrinamiento que buscaban imponer las autoridades de la universidad. 

En el plenario del que hablamos, tanto la mayoría estudiantil –HxEP–, así como la minoría docente – Pluriversidad–  y su graduado, decidieron acatar lo dictaminado por Legales y aplicar la suspensión al estudiante por este cuatrimestre –ya que el máximo de faltas permitidas por cuatrimestre es del 25%, es decir 4 faltas, lo que corresponde a un mes de clases–. Además, previo al tratamiento del expediente, la Decana interrumpió el circuito de la designación de dicho estudiante en un cargo de ayudante de segunda que había concursado y ganado el año pasado. Como en otras ocasiones, sacó de las cajas de las comisiones el expediente de designación, sin consultar al resto del CA, lo que produjo que no pudiera asumir el cargo que ganó durante el período estipulado. Esto le fue informado a posteriori de haber ganado, por lo cual el estudiante perdió no solo la oportunidad de seguir formándose en la cátedra que ganó, sino que se quedó sin trabajo. Lo que implica una doble pérdida, monetaria y académica. Esto es una avanzada por sobre sus derechos laborales. Además, los perjuicios no solo impactan contra el estudiante, el Departamento de Letras perdió un recurso importantísimo para la estructura de una de las materias y para la formación de sus estudiantes.

La OCS Nº 822 siempre ha sido utilizada como herramienta aleccionadora y de amedrentamiento para el cese de los reclamos por mejoras para las carreras y por concursos transparentes. Fue gracias al movimiento estudiantil y la lucha que, por ejemplo, Comesaña se tuvo que comer la saña contra lxs estudiantes que defendían la educación pública y exigían transparencia en el Departamento y no pudo aplicarles la medida disciplinar. Este caso es distinto a esos precedentes y allí lo conflictivo: La pena, en ese momento, era aplicada a estudiantes luchadorxs por la educación pública y la transparencia en el acceso a los cargos docentes. En este caso particular, la están aplicando por “sugerencia” del Protocolo de Género (OCS 2380/17). 

Sigamos recordando la historia, el Protocolo fue aprobado durante la lucha llevada adelante contra el docente acosador de Filosofía, Marcelo Lobosco. El caso fue silenciado y cajoneado por las gestiones de Humanidades y del Departamento de Filosofía, incluso bajo la dirección de Patricia Britos. Fueron 7 denuncias radicadas en la Universidad escondidas durante años. La movilización estudiantil y del conjunto de la comunidad universitaria sacó el caso a la luz de los medios locales y nacionales. Dada la escasa perspectiva de género en la institución, aprobaron el Protocolo para apaciguar un poco los ánimos. Un Protocolo era necesario para que lxs compañerxs puedan denunciar y tengan un acompañamiento en todo el proceso. Sin embargo, el actual, considerando las circunstancias en las que fue aprobado, tiene vacíos, ambivalencias e irregularidades a considerar. La aprobación del Protocolo tuvo como único fin acallar al movimiento organizado, para continuar tapando las problemáticas estructurales en torno a las violencias de género en la UNMDP. El Protocolo fue elaborado a espaldas de la comunidad universitaria y sin tener en cuenta a los diferentes sectores. Esto es un agravante si consideramos que la Universidad ostenta una estructura patriarcal.

Lo paradójico del Protocolo es que las reglas no están claras: Recientemente se le negó, esta vez a una graduada opositora a la Gestión de Sleimen, la designación de un cargo para Filosofía por “estar comprendida en un expediente del Protocolo”. La designación había sido sugerida por el CAD el año pasado y había sido rechazada igualmente por el CA. Y también fue rechazada durante la primera parte del año sin el “argumento” del Protocolo. Esto expuso a la gestión de Sleimen por dos aspectos. El primero: la intervención de la decana sobre el Departamento de Filosofía. Desde que el Departamento tiene una nueva gestión no alineada a Decanato, la gestión no permite que administren el presupuesto. En este caso, perjudicando a lxs estudiantes de segundo año que tienen que cursar Gnoseología y se quedan sin la posibilidad de contar con una docente especializada en el tema y con doble banda horaria de teóricos. El segundo: la discriminación contra los graduadxs de Filosofía que son opositorxs. La persecución contra la oposición en Filosofía tiene larga data y no se termina sino que se recrudece. De esta manera, la gestión de Sleimen y de HxEP quedó en evidencia. Sin embargo, ahora aparece el “argumento” del Protocolo y es utilizado por la Decana. Entonces, redacta una simple nota y la presenta en el momento del tratamiento de la designación a lxs consejerxs académicos. Allí menciona el número de ordenanza del protocolo y no brinda más información al respecto. Parece ser que de dicha mención –que no menciona nada– se desprende la culpabilidad de algo y resulta ser argumento suficiente para no designar. Es decir, estar comprendidx en un expediente del Protocolo está por sobre el estado de derecho. Y hay algo más que contiene gravedad: la docente no fue notificada de nada al día de la fecha, sin embargo la decana no solo parece estar al tanto del expediente, sino que lo utiliza públicamente para operar política. 

En este caso, la implicada es una mujer (cosa rarísima, teniendo en cuenta que desde el mismo Protocolo nos han explicitado que las denuncias no pueden ser hacia mujeres), graduada, docente, compañera, que siempre ha acompañado a lxs estudiantes y ha participado activamente de la lucha en defensa de la Educación Pública. La gestión está avanzando por encima de sus garantías constitucionales y por sobre su trabajo. La justicia burguesa, en estos casos, estaría siendo más garantista que la UNMDP, embanderada con los DDHH y distintas reivindicaciones de género, como la adhesión a la Ley Micaela y a la utilización del lenguaje inclusivo. Asimismo, la diferencia con el caso Lobosco es transparente, a la docente ya se le vulneró el derecho al trabajo, mientras que Lobosco continúa con licencia médica y sigue cobrando su sueldo y, por supuesto, el juicio todavía no se ha llevado a cabo (ya pasaron dos años de aquella promesa).

Es menester considerar que parte de lxs consejerxs que conforman el CA, son lxs mismxs personas que se encuentran, entre otrxs docentes de otras unidades académicas, en las comisiones del Protocolo que evalúan si los casos presentados por las denunciantes son pertinentes para que Legales sugiera una pena y para que el Consejo Académico haga efectiva la misma. El Secretario del CA Germán Takla, la consejera docente por Pluriversidad Cecilia Rustoyburu y la ex directora del Departamento de Filosofía, Patricia Britos, son lxs representantes de Humanidades en el Protocolo de Género. Todxs pertenecientes al mismo sector político (Recordemos que en Humanidades hay una alianza fuerte entre radicales y Nuevo Encuentro – HxEP). Es decir, lxs mismxs que juzgan son lxs que aplican la pena. Se convierten con total complicidad de sus aliadxs de la Gestión, en jueces y verdugxs.

mirò


Este Protocolo avala la discrecionalidad de los sectores que gobiernan la universidad. Es la Decana quien elige a dedo las personas que van a conformar la comisión. Por lo tanto, no todxs pueden ir a denunciar, algunas denuncias tendrán curso y otras no. Pero fundamentalmente el Protocolo no está hecho para lxs opositorxs. Si sos opositorx y vas a hacer una denuncia estás desprotegidx. Si los cargos son políticos, el Protocolo lo manejan las gestiones. Un Protocolo de Género debería estar integrado por una comisión técnica, con Planta Permanente, que ingrese a los cargos a través de concursos transparentes. Sí, parece sencillo, pero la Universidad tiene una lógica punteril que le impide cumplir con una simple estructura democrática. 

Como movimiento estudiantil, seguimos esperando que finalice el juicio académico, mientras tanto, Lobosco sigue con licencia, ya que nunca se lo apartó del cargo. Por otra parte, las compañeras que fueron víctimas de este docente, siguen sin poder volver a cursar la materia, por miedo a que se le termine la licencia y vuelva a ejercer como titular de la cátedra.

Otro aspecto a mencionar fueron los juicios de valor expresados en este último CA contra el estudiante que provinieron de docentes. Entre los argumentos mencionados para aplicar la medida contra lxs estudiantes figuraron los siguientes: que era “militante”, que era “buen estudiante” y que era “varón hetero cis”. Como si de pronto todxs lxs presentes ese día, estuviésemos deconstruidxs y capacitadxs para juzgar cada uno de los aspectos. Queda expuesta la doble vara de quienes se posicionan desde un lugar pulcro, de quienes consideran que ya no pueden ejercer violencia de género o violencia en general por que se dedican a estudiar género. Esto responde a que,  incontables veces por parte de estxs mismxs consejerxs, se ha querido silenciar con interrupciones, gritos y chicanas a las distintas voces disidentes, especialmente la de estudiantes. Porque para quienes no estamos alineadxs a la gestión radical, lxs violentxs, somos nosotrxs. Es por ello que consideramos menester repensar constantemente nuestras prácticas, porque todxs estamos atravesadxs por el machismo y el patriarcado.

A modo de cierre, con todo esto vislumbramos que el protocolo de un tiempo a esta parte,  ha demostrado no llenar las expectativas de convertirse en una herramienta empoderadora para quienes quieren denunciar, sino que ha profundizado el camino hacia una especie de embudo selectivo en el que solo unxs pocxs pueden realmente utilizarlo. El Protocolo se volvió la herramienta punitivista de las gestiones en contra de sus opositores políticos que pueden usar con total legitimidad. En el caso de lxs estudiantes, es la posibilidad de volver a utilizar la famosa ordenanza 822 como método de castigo aleccionador. Como movimiento estudiantil y como comunidad universitaria, nos debemos la tarea crítica de elaborar nuevas herramientas para problematizar las violencias de géneros y la violencia institucional que es moneda corriente. Necesitamos la organización de todas nuestras fuerzas para construir mediante la más amplia discusión herramientas populares y democráticas. 

cropped-academic-things.jpg

Atención Gnoseología: Sleimen designa a su amigo Comesaña mientras vacía la materia

 

A partir de lo sucedido en la cátedra de Gnoseología y la respuesta de la gestión Sleimen – Valcarce y su brazo estudiantil HxEP, tenemos la necesidad de explicitar nuestro posicionamiento además de hacer un poco de historia. En el último Consejo Académico del primer cuatrimestre solicitamos la información de tres cargos los de Ayudante Graduado y Adjunto para Gnoseología y Adjunto para Medieval, con el motivo que se haga la designación interina (hasta que se realicen la sustanciación de los concursos de dichos cargos) porque son cátedras que requieren mayor banda horaria para evitar la deserción estudiantil, considerando que son materias de segundo año importantes para nuestra formación, tanto Medieval por ser troncal y Gnoseología que es correlativa de otras materias en el área Teoría del conocimiento. Ésta última es la que presenta mayores dificultades. Venimos denunciando un vaciamiento de la materia que puede generar la imposibilidad de su dictado para este cuatrimestre. La gestión de Sleimen rechazó una y otra vez nuestros pedidos de designación de docentes solicitadxs por el Departamento de Filosofía. La única solución propuesta por la Decana y sus acólitos fue asignarle las funciones a su amigo Manolo Comesaña, un docente jubilado que nunca dio Gnoseología mientras fue docente regular de nuestro departamento, en la materia.

¿Por qué eligen a Comesaña y no se respeta lo decidido por el Departamento de Filosofía?

El Departamento de Filosofía, desde la asunción de su nueva gestión a finales del 2017, ha tomado la decisión de avanzar con métodos de designación docente democráticos. Por ello, desde ese momento se realizan registros de antecedentes como método contrario a las designaciones a dedo que se realzaban históricamente en nuestro departamento. La designación a dedo está contemplada en el estatuto como designación directa, lo cual no necesariamente garantiza transparencia ni calidad profesional ni la vuelve legítima. Por el contrario, sólo les consideran a lxs amigxs del poder y dejan afuera a todo el resto de lxs graduadxs y docentes capacitadxs para competir por el cargo. Además, repercuten directamente en nuestra formación académica pues la mayoría de lxs designadxs a dedo no se forman en las materias para las que son elegidos. Por todo ello, consideramos que los registros de antecedentes se asemejan mucho más a un concurso, se pueden anotar todxs lxs postulantes que así lo deseen, un jurado compuesto de manera interclaustral evalúa los currículum, y de esta forma se decide quién es el/la postulante con mejores condiciones para el dictado de la materia. En el caso de Gnoseología, se realizaron dichos registros de antecedentes a mediados del 2018 previendo la situación actual, pero el consejo académico (El sector de la decana Sleimen, sus consejerxs docentes, graduadx y su brazo estudiantil) decidió rechazar los pedidos del Departamento de manera sistemática.

De este modo, llegamos al final del primer cuatrimestre del 2019 sin docentes designadxs en Gnoseología. Una situación generada por estos sectores que mencionamos, ya que de haber respetado la decisión del Consejo Asesor Departamental de Filosofía, Gnoseología contaría con dos docentes para este inicio de cuatrimestre, el problema no sería tan grave y sólo quedaría esperar que se sustancien los respectivos concursos para que la materia cuente con docentes concursados. Desde que tenemos espacio en el Consejo Académico (la minoría estudiantil), hemos denunciado públicamente cada avasallamiento sobre los departamentos, principalmente, Geografía y Filosofía, que suelen ser los más castigados por la gestión de turno. En el último consejo académico del primer cuatrimestre, la decana Silvia Sleimen no titubeó en hacer esto transparente: Mencionó a los departamentos de Filo y Geo como “conflictivos”. No reparó en la falta de presupuesto, en la falta de docentes y mucho menos habló de banda horaria, algo que en Filosofía no se puede garantizar siquiera en materias de primer año dada la falta de concursos para la carrera, y un vaciamiento sufrido durante muchos años. La gestión de Sleimen propone desestimar el pedido del Departamento de Filo, y designar a Manolo Comesaña “porque ya dio la materia”. Asimismo, como buen maltratador, entiende “conflictivos” por aquellxs que no responden a su voluntad, defienden su derecho a decidir (ganado democráticamente) y no hacen lo que ordenan las lógicas mafiosas de la Facultad.

Es menester recordar cómo llegó Comesaña a Gnoseología: En 2016, la materia contaba Graciela Fernández como titular y dos docentes que cumplían funciones en la materia. Para ser una materia de segundo año de una de las carreras históricamente vaciadas, la cátedra estaba bien conformada. En ese momento, Patricia Britos era la directora del departamento, y decide arbitrariamente asignarle funciones a un Comesaña jubilado pero con título de docente emérito (la emeritud fue declarada por el mismo consejo académico, es decir, por sus amigos que nos han vaciado la carrera históricamente) previendo que Graciela Fernández estaba a punto de jubilarse (ver: Arremetida de Britos contra Gnoseología). A decir, le paralelearon la cátedra a Fernández porque se estaba por jubilar, designando a un jubilado. Allí comienza el vaciamiento de Gnoseología y las ansias de Comesaña de adueñarse del área Teoría del Conocimiento (ya estaba en Lógica y en Filosofía de las ciencias). Comesaña nunca concursó ni pasó por ningún tipo de evaluación para dictar la materia. Durante el año donde la cátedra fue paraleleada, se evidenciaron las diferencias: La cátedra de Fernández tenía un PTD (Plan de Trabajo Docente) con más de 10 autores, mientras que Comesaña daba solamente dos capítulos de un texto, y al final del cuatrimestre un artículo escrito por su hijo.

Resulta un tanto irónico, o no tanto, que aquellxs que se llenan la boca enunciando prácticas feministas y atacan las medidas democráticas del Departamento de Filosofía, invisibilizan algo muy claro y estructural: Graciela Fernandez era la única mujer en el área, el área manejada por Comesaña. Con esta avanzada sobre Gnoseología, se estableció el monopolio de los varones. ¡Oh casualidad!, quienes ganaron los registros y no son designadas también son mujeres. Ni hablar de lo que sucedió con la postulante del concurso de Filosofía de la Ciencia: ambas fueron víctimas de un dictamen cargado de valoraciones ofensivas (con Comesaña de jurado). Una de ellas era de hecho la docente interina de la asignatura y fue desplazada de ese cargo por otro varón rebasado de cargos en el área. ¿Ésta es la crítica al patriarcado? Se puede, pero se nota…

También por nuestra historia en la Facultad de Humanidades, nos resulta menester recordar lo que significa Comesaña para Filosofía. Fue director de la carrera desde su reapertura y se encargó de designar a dedo a todxs sus amigxs para conformar una carrera signada por la camarilla docente que hasta el 2017 tuvo la gestión del departamento. La Decana Sleimen, con esta designación elige desoír al departamento de Filosofía y avalar a un docente jubilado, que nunca estuvo en Gnoseología por evaluación y que mientras fue director gobernó con autoritarismo y persecución política contra la oposición. En el año 2007, Manuel Comesaña elaboró una lista negra con estudiantes y graduadxs de la carrera que estaban luchando por concursos para filosofía (ver: La mano negra huele a podrido II y Digamos basta a la violencia institucional) Intentó que se les aplique la OCS 822 (Régimen de disciplinamiento estudiantil). La lucha y la organización estudiantil no dejaron pasar tamaña arbitrariedad.

En fin, la medida paliativa de la gestión Sleimen para salir de este problema -generado por su propio sector político en cada rechazo a las designaciones pedidas por el departamento de Filo a fines de 2018, y durante el primer cuatrimestre- es designar a Comesaña. El área de Teoría de Conocimiento se encuentra con grandes problemas estructurales, imaginen que estamos luchando por poder cursar, suena utópico pedir formación en la misma y, por ejemplo, poder dedicarse a la investigación en el área. Quienes se quieren dedicar a Gnoseología lo tienen que hacer por su cuenta, por fuera de la carrera, ya que la materia está absolutamente vaciada.

Militamos una política de socialización de la información y creemos que nuestros profesionales y/o docentes por carreras deben estar lo mejor formados posibles. Difícilmente creemos que sea posible en estas condiciones paupérrimas, como la de Gnoseología. Denunciamos a la gestión de Sleimen – Valcarce por sus métodos autoritarios y la complicidad de la mayoría estudiantil en el Consejo Académico, HxEP, que abogan solamente por perpetuarse en el poder con sus prácticas clientelares. Exigimos la aprobación de las designaciones propuestas por el departamento. Basta de intervención contra Filosofía. Basta de autoritarismo. Llamamos a la comunidad de Filosofía, en especial a quienes están interesadxs en cursar Gnoseología, y a todas las fuerzas sociales que componen la universidad a intervenir contra esta amenaza constante que realiza la gestión de Sleimen contra el Departamento recuperado de Filosofía. ¡Nuestra victoria será la de todxs, puede tardar más tiempo en llegar, pero transformará hasta las raíces!

ACADEMIC THINGS

lechutips_para_blog.jpg

 

Cuando la gente piensa en la Universidad, lo primero que viene a la mente es el prestigio de esta institución, la asociación directa con el conocimiento, con el desarrollo de ideas, con el esfuerzo mancomunado para alcanzar objetivos que mejoren a nuestra sociedad. Cuando, además, se piensa en la Facultad de Humanidades, las expectativas son quizás mayores y se cree que quienes allí enseñan y gobiernan, se dedican a sembrar ideas y prácticas democráticas, que tienen la capacidad de la reflexión, que la razón ocupa un lugar preponderante a la hora de tomar decisiones y más aún las expectativas por un mundo más justo. Porque ¿dónde más que en Humanidades? Un pueblito idílico…

Sin embargo, la cara de lo que se quiere mostrar oculta un trasfondo oscuro. En la medida en que uno transita los pasillos y las aulas de la facultad van apareciendo indicios de que hay cosas que suceden y contrastan con aquella idea. De pronto, las condiciones en las que hay que cursar son muy negativas: aulas que explotan de gente, faltantes de bancos, baños clausurados hace años, docentes que maltratan, que acosan, que abusan de su rol de autoridad. Desorganización en la formación, fachadas educativas que tienen “objetivos públicos” y verdaderos objetivos, privados. En la Facultad de Humanidades se disputan recursos y poder, y nuestra formación depende de esas tensiones que no se presentan abiertamente. El lugar donde emerge esa otra cara es en el Consejo Académico. Allí se encuentra la grieta por donde podemos espiar y escabullirnos en el upside down. Sabemos que lo que encontraremos allí no nos recibirá con alegría…

d

 

¿QUÉ ES EL CONSEJO ACADÉMICO?

El Consejo Académico (CA) es, técnicamente, el lugar donde se definen desde la fecha de inicio de clases, pasando por las fechas de las mesas de finales y hasta los asuetos académicos. Qué docentes ingresan a nuestras carreras y cuáles no. Hasta cuándo nos recibimos se desprende de la combinación de elementos que allí se deciden. Habitualmente, el CA sesiona una vez por semana alternándose entre plenarios y comisiones. En las comisiones, varios grupos conformados por consejerxs de todos los cuerpos (estudiantes, graduadxs, docentes y no docentes), se organizan por temática para escribir dictámenes acerca de lo evaluado. A la semana siguiente se tratan en el plenario para su aprobación o rechazo.

Lo que oculta la descripción anterior es que el CA es un terreno de disputa política. Lo que condiciona todo es el modo en que se administra el presupuesto, el cual es utilizado casi en su totalidad para cubrir la planta docente. Y esto es el huevo de Demogorgon: los cargos docentes indican quienes pueden formar parte del co-gobierno, quienes pueden acceder a los cargos de poder y, casi como una consecuencia indirecta, quienes dan clase. La actual gestión conformada por la decana Sleimen, sus docentes y graduados, y los estudiantes de HxEP, tienen mayoría automática para aprobar todo a su antojo. Dicha coalición no atiende razonamientos, en el upside down reina la fuerza.

ACADEMIC THINGS

 

¿QUIENES LO COMPONEN?

El Consejo Académico cuenta con seis representantes docentes, cuatro por la mayoría (Docentes por Humanidades) y dos por la minoría (Pluriversidad), cuatro estudiantes, tres por la mayoría (HxEP) y uno por la minoría (Colectivo Mundo x Ganar), dos graduadxs (Alianza Docentes por Humanidades y Pluriversidad) y unx trabajadorx universitarix (sin voto). A su vez, participa la decana Sleimen (con voto en caso de empate) y el secretario, Takla (quien se encarga de las actas). Son 12 votos, 6 de los cuales conforman un bloque inquebrantable, sumado al eventual voto desempate. De esta manera, la gestión de la decana Sleimen, representa tanto a la histórica Franja Morada (UCR-Pro) de Rodolfo Rodríguez y Porta, como al sector de Romanin y Humanidades x el Proyecto (Nuevo Encuentro y La Cámpora).

La participación no es tan democrática como se muestra a primera vista. Por empezar,  sólo los docentes regulares pueden participar de las elecciones, tanto para votar como para ser candidatxs. Los docentes regulares son aquellos que accedieron a su cargo a través de un concurso, es decir, no son ni interinos ni designados a término. He aquí, una vez más, el huevo de Demogorgon: este requisito es el que condiciona políticamente la publicación de concursos: docente concursado = un voto más. Por lo tanto, la gestión sólo realiza aquellos concursos que garanticen votos favorables para su continuidad. En el mismo movimiento en que definen qué concurso sale, se determinan los que se cajonean por tiempo indefinido cuando no hay manera de manipular los jurados y existen posibilidades de que gane algunx opositorx políticx. El aire que se respira en el upside down envenena durante la eterna espera.

sombras con lechuPor otra parte, lxs graduadxs que responden al Devorador de Mentes —los grupos de poder— son utilizados como peones de su política a cambio de cargos interinos (designaciones a dedo, nunca registros de antecedentes) o de su mera promesa, es decir, clientelismo. Asimismo, las estructuras que manejan exceden a la Facultad y llegan hasta las escuelas y las conducciones de los gremios de ADUM y SUTEBA, con lo cual siempre hay alguna promesa para realizar. Como contrapartida, desde el Colectivo Mundo x Ganar, impulsamos desde hace más de 10 años la construcción del Frente 20 de Diciembre, junto a otrxs compañerxs graduadxs, para combatir esta lógica acompañando la conformación de espacios asamblearios de discusión en cada carrera y fomentando la construcción de conocimiento crítico.

Finalmente, lxs estudiantes, el cuerpo más numeroso de la Universidad, cuentan con una representación de consejerxs no proporcional a esa mayoría. Los grupos de poder docente suelen comenzar a moldear la lógica clientelar a través de las promesas de ayudantías, becas y grupos de investigación. Por parte del Colectivo Mundo x Ganar, reivindicamos la democracia directa y participativa. Intentamos resignificar la tarea del consejerx académicx para democratizar el cogobierno de la Universidad prefigurando una nueva práctica política. Nuestra consejera toma las decisiones en función de las posiciones discutidas en las bases, en espacios democráticos como las asambleas o los Departamentos que no están bajo el control de la gestión.

lechu eleven

¿CONSEJO TRANSPARENTE?

Hace algunas semanas, HxEP, inició una campaña con este nombre pero en realidad sólo disfraza una estructura liberal de entender la democracia. Lo único transparente sobre su actividad en el Consejo es que, por más reuniones con estudiantes que realicen, las decisiones las toman en la oficina de decanato y a puertas cerradas, pues estamos frente a los Demodogs. HxEP jamás cumplió el mandato de una asamblea, ni de Humanidades, ni de ninguna carrera. Más bien, han votado en contra de cualquier tipo de iniciativa asamblearia, siempre fieles a la decana. A la lógica representativa liberal y de fortalecimiento de las camarillas que impulsa HxEP, le contraponemos la socialización de la información, la organización desde abajo y la toma de decisiones en las bases.

SOCIALIZACIÓN DE LA INFORMACIÓN COMO VICTORIA DE LXS ESTUDIANTXS

Desde que contamos con representación en estos espacios, evidenciamos el cercenamiento de la información. Eso que se cocina del otro lado siempre ha permanecido en la oscuridad. Por eso, la socialización de los acontecimientos políticos y académicos es uno de nuestros principios fundamentales para avanzar en el combate.

El Consejo Académico es el lugar donde podemos construir nuestros proyectos para transformar la facultad. Hemos impulsado la discusión por concursos transparentes, el reclamo de implementación de la doble banda horaria y el aumento de las ayudantías estudiantiles, además de haber acompañado las propuestas de cada una de las asambleas por carrera y las resoluciones de las asambleas de Humanidades. Sin embargo, parafraseando a Kant: representación sin participación es vacía, participación sin representación es ciega. En este sentido, no hemos dejado de impulsar la participación activa de lxs estudiantes en el Consejo Académico a través de convocatorias públicas durante todas las semanas. Estas convocatorias también son parte de la socialización y visibilización del co-gobierno. Sin dudas, la única forma de conquistar nuestras demandas y de transformar la universidad es a partir de la lucha y la organización.

Finalmente, participar del Consejo Académico significa acceder a información, disputar la toma de decisiones, definir el modo en que se gobierna una institución pública y el rol de nuestras carreras en la sociedad. Por eso, podemos celebrar que desde que asumimos, por primera vez en la historia, lxs estudiantes de Humanidades pueden acceder a la información de lo discutido en cada Consejo Académico. Cada semana, subimos a nuestra página el orden del día y una memoria de la sesión para que todxs puedan estar al tanto de lo que pudimos pelear o de los detalles del autoritarismo reinante. Entendemos que cuantos más estudiantes, graduadxs, docentes, trabajadores universitarixs e investigadorxs estemos presentes y participemos activamente de las decisiones, venceremos los oscuros tentáculos del poder y la democratización será un hecho.

ACADEMIC THINGS – Boletín Junio de 2019

 

 

Sepan disculpar, ¡Estamos refundando Filosofía!

Muchos años luchando contra esa maldita “gestión de Filosofía”, esa casta universitaria con políticas rancias que repartía recursos a su antojo y para unxs pocxs. Logramos sacarlxs del Departamento, ¡ahora vamos contra sus secuelas y sus secuaces!

 

Nuevas luchas

Después de muerto Buda, su sombra —enorme y espantosa—

siguió proyectándose durante siglos en una cueva. 

Dios ha muerto, pero los hombres son de tal naturaleza que,

tal vez  durante milenios,

habrá cuevas donde seguirá proyectándose su sombra.

Y respecto a nosotros… ¡habremos de vencer también a su sombra!

F. Nietzsche

nosferatuvsmetropolis2.jpg

A fines del año pasado los espacios políticos en los que participamos dentro del Departamento de Filosofía obtuvieron buenos resultados en las elecciones, reflejando el trabajo de tantos años: la Asamblea de Estudiantes ganó la mayoría, la Asamblea de Graduadxs ganó el único espacio de representatividad con que cuentan dentro del CAD y el sector docente al cual decidimos apoyar ganó la minoría. Para la carrera de Filosofía en la UNMDP no es poco ganar una minoría docente dado que desde que se reabrió la carrera en el año 1994 nunca había siquiera existido una lista opositora a la camarilla docente que se adueñó de Filosofía: Manuel Comesaña, Rita Novo (intelectual PRO: http://www.nueva-ciudad.com.ar/notas/201511/22354-mundo-de-ideas-el-nuevo-grupo-de-intelectuales-macristas.html), José María Gil, Antonio Manna, Patricia Britos, El Ruda Rodríguez (lxs dos últimxs personajes históricos de la UCR-Franja Morada en Humanidades).

De la confluencia de sectores estudiantiles, docentes y graduadxs surgió también un novedoso candidato para que sea el director de la carrera, con un proyecto discutido en conjunto con estudiantes, graduadxs y docentes en instancias asamblearias. Dicho proyecto fue avalado por la mayoría del Consejo Departamental (por la mayoría estudiantil, la representante graduada y la minoría docente) mientras que la minoría estudiantil -Mayeútica en HxEP- y la mayoría docente representada por Omar Murad y Celina Martín -los continuadores de la camarilla- se abstuvieron de apoyarlo. ¡Tantos años luchando para poder terminar con los representantes de la miseria y el vaciamiento! ¡Tantos años que parecieron mentira! Sin embargo, habemus proyecto de carrera. Un proyecto con políticas claras y antagónicas al modelo anterior: acceso democrático a los cargos docentes, lucha por más presupuesto para la carrera, promoción de la filosofía en la universidad, en las escuelas y en las calles, políticas contra la deserción y para que la carrera se vuelva un sitio habitable.

Pero, no todo es color de rosa. La vieja política dio su último golpe. Así, en medio del proceso de elecciones, Britos (la directora saliente) elevó (sin ningún tipo de tratamiento en el órgano de cogobierno) un paquete de concursos con fondos atados a jubilaciones futuras, que liberarían recursos durante el 2018. De este modo, la nueva conformación del CAD, encargada de, entre otras cosas, administrar los recursos de Filosofía (https://colectivomundoxganar.org/2017/10/27/cad-de-filosofia-2/) vio cercenado su derecho a decidir, en suma, a ejercer las funciones para las cuales fuimos electos. Sabemos que para las gestiones anteriores de Filosofía, los órganos de cogobierno siempre fueron un malestar para sus políticas. Bueno, los órganos de cogobierno no, sino, para ser más específicos, su composición, pues si no los manejan a su gusto, se ven obligados a tener que dar explicaciones. ¿Qué es eso de tener que discutir con estudiantes las decisiones de la carrera? en esa pregunta retórica puede resumirse su línea política.

Toda acción tiene sus motivaciones y sus consecuencias bien concretas y diferenciables. Así, la acción realizada por la gestión anterior (con Britos a la cabeza) cuya motivación, no tenemos ninguna duda, puede ilustrarse como el último manotazo de ahogado, derivó en que el actual órgano de cogobierno de Filosofía no pueda ni siquiera discutir el presupuesto de la carrera y mejor administración del mismo. La vieja gestión quiere asegurarse su vuelta, y sólo puede hacerlo concursando cargos de sus acólitos con jurados amigos. Queda todo en familia. La falta de recursos y la administración corrupta de los mismos fue moneda corriente en Filosofía (dicho sea de paso, bien sabemos que en Filosofía nunca se mueven demasiados recursos por no ser una “carrera estratégica”, como sí lo son las avaladas por los modelos de gobierno neoliberales), especialmente teniendo ese sector docente la mayoría, como dijimos, desde el comienzo. Tampoco son nuevas las operaciones políticas de estos personajes que golpean con furia despótica, desconociendo los principios básicos de la democracia.

Con toda evidencia, una de las consecuencias del proceder del radicalismo -y el kirchnerismo que lo acompaña- es impedir que la nueva conformación del CAD de Filosofía –con una mayoría que no es de su agrado– pueda hacer una distribución democrática y coherente acorde a las necesidades de la carrera y al proyecto de Filosofía que, les guste o no, ganó las elecciones.

A la muerte de Dios le sobreviene su sombra, ha observado Nietzsche muy agudamente. Sin embargo acá no hay dioses, hay hombres y mujeres de carne y hueso que, por años, han decidido y elaborado políticas para minorías, de modo antidemocrático. Ellxs ya no están en Filosofía, pero su sombra pervive intacta en aquellxs que gobiernan la Facultad de Humanidades. Si el Consejo Asesor Departamental no puede administrar los recursos de la carrera porque ya los destinaron a las cátedras donde a la camarilla docente le resultó conveniente, ¿qué queda por hacer? ¡Presentar notas al Consejo Académico para que esos recursos vuelvan al Consejo Departamental y se retraten! Eso fue exactamente lo que hicimos, pero nos encontramos con que la actual decana Silvia Sleimen ni siquiera quiso que las notas sean tratadas en el Académico, devolviéndolas al Departamento de Filosofía con una negativa rotunda carente de justifcación.

Frente a esta situación, se decidió volver a elevar el pedido y explicitar que sea tratada en el órgano de co-gobierno. Cuando logramos que se trate en el Consejo Académico, el bloque conformado por esa entente entre “kirchneristas” de la carrera de Sociología y ADUM, “kirchneristas” de Nuevo Encuentro en el ámbito estudiantil, Radicales (UCR) provenientes de los orígenes más remotos y PRO/Cambiemos votó corporativamente en contra del pedido. Casi ninguno argumentó, como era de esperarse. Lxs estudiantes por la mayoría (HxEP) ya a esta altura tienen el doctorado en servilismo y, por supuesto, son titulados en su contraparte: la desidia organizada hacia quienes dicen representar.

La vil intentona de continuar perpetuando su casta docente en el poder puede observarse concretamente en los concursos pedidos por ‘lxs Britos’: dos cargos de Adjunto con dedicación Parcial para una cátedra de cuarto año donde cursan 10 estudiantes. Nada para las cátedras de primer y segundo año que no cuentan siquiera con un docente concursado. Por lo que se refiere a lxs jurados: es la misma camarilla de siempre. ¿Convocar jurados externos? ¡Jamás! Eso es una locura de otras facultades. Hay agravantes. Dichxs juradxs no son sino aquellxs que nos han perseguido y hostigado durante tantos años. ¿A quién se le ocurre poner de jurado de concurso a los mismos docentes que pusieron en una lista negra a una postulante? Ustedes dirán que lxs postulantes tienen el derecho a recusar a lxs juradxs en el caso de causales “objetivas”. Es cierto, pero eso tiene que aprobarlo el consejo académico. Y, por supuesto, eso también lo votan en contra.

Ese es el caso de nuestra compañera Sonia López Hana, quien se presentó al concurso de “Filosofía de la ciencia” y lxs juradxs eran lxs mismxs que la han denunciado y perseguido políticamente desde que cursaba como estudiante. Respecto de los juradxs estudiantiles, la secretaria recientemente saliente, Yanina Zucconi, se ha encargado de elegirlxs a su criterio (que seguro fue el criterio ordenado por Britos) y sin dar explicaciones, bajando nuestra lista y poniendo en su mayoría lxs presentadxs por la minoría estudiantil. En este caso, puso de titulares a lxs juradxs estudiantiles de la minoría, que son sólo 3 personas: todxs de la lista estudiantil de Mayéutica-HxEP. Desestimando, así, una propuesta de juradxs que contaba con una mayor heterogeneidad en los nombres y promovía la participación de toda la carrera en estas instancias y la cual consideraba la idoneidad de lxs compañerxs para cada concurso, guiándonos según la especialización que estén haciendo.

Ojo, el panorama parece desalentador, pero desde abajo tenemos fuerza. Conseguimos ayudantías graduadas y estudiantiles, desde el Departamento se promoverá una Revista de Filosofía por primera vez desde la reapertura de la carrera y también Jornadas específicas de la carrera, además de que es un hecho la política de socialización de la información. Durante todos estos años nos han impuesto los horarios para sesionar en el Departamental, sin dejarnos proponer un horario que nos resulte conveniente a todxs lxs consejerxs. Esto ha sido revertido: ahora en el mismo Consejo o por la cadena de mails consensuamos entre todas las partes que integramos el Consejo Departamental para coordinar un horario donde nadie quede afuera. Este espacio, el órgano de co-gobierno, se ha vuelto muchísimo más amenos exceptuando, claro, los exabruptos de la mayoría docente y de la minoría estudiantil –quienes siguen atacando a las consejeras mujeres como lo han hecho durante todos estos años–. Se ha logrado garantizar la doble banda horaria en algunas cátedras de los primeros años como Introducción a la Filosofía y Antropología Filosófica desdoblando comisiones (la panacea sería poder abrir más comisiones y no tener que depender de la buena voluntad de lxs docentes), tenemos un programa de tutorías elegido de manera democrática y transparente que promoverá el acompañamiento a lxs ingresantes, luchando contra la deserción estudiantil que tanto ha afectado a la carrera, y cuyos recursos son el resultado de parte de la dedicación que resignan de su sueldo tanto el director Andrés Crelier (Filosofía Nuevo Espacio) como el secretario Federico Giorgini (Colectivo Mundo x Ganar).

 

No nos dejemos desanimar.

Quitemos los palos de nuestras ruedas, saltemos los pozos, esquivemos sus trampas.

Con lucha y organización, ¡Filosofía será de una buena vez de todxs!

 

lechu.jpg

 

Otro episodio sobre los concursos en Filosofía

.

DE CÓMO NO SABEN PERDER

.

Ayer, Lunes 13 de noviembre, la secretaria del Departamento de Filosofía nos entregó -tras solicitarlo vía mail y luego, ante la falta de respuestas, personalmente-, la lista de juradxs estudiantiles que elevó al Consejo Académico. Hablamos de lxs juradxs para el nuevo paquete de concursos impuesto por la Directora saliente Patricia Britos en la sesión del 25/10 (ver CAD de Filosofía).

Como ya informamos anteriormente, este paquete de concursos fue presentado en la sesión anterior a la elección de Director, con lo cual no existió una instancia previa de discusión sobre cómo administrar esos recursos que se liberarán con las próximas jubilaciones. Por eso, nos preguntamos en su momento y aún seguimos preguntándonos: ¿quién hizo un análisis de la planta docente para distribuir los recursos? ¿Por qué se abren concursos en cátedras que son optativas cuando hay tantos problemas en las materias troncales? ¿Cómo se decidió qué concursos son necesarios? La respuesta que nos dieron durante esa sesión fue que este paquete era una promoción para algunxs graduados -lxs que componen la nueva camarilla docente-. Por esta razón, como mayoría estudiantil decidimos no avalar ninguna medida que sea regresiva para nuestras carreras y que, a su vez, fue tomada a espaldas de la comunidad de Filosofía: la minoría estudiantil no estaba presente en la sesión donde se presentó (y aprobó prepotentemente) este paquete, desde la mayoría estudiantil estuvimos en desacuerdo y ni la nueva representación del cuerpo graduado ni la nueva minoría docente ni el Director entrante pudieron discutir este nuevo grupo de concursos.

Días después del departamental, la secretaria del Departamento, Yanina Zucconi, salteando las vías formales de comunicación, se acercó a la mesita del Colectivo Mundo x Ganar para interpelar directamente a una de las consejeras de la Asamblea de Filosofía. De esta manera, nos exigió que confeccionemos un listado de juradxs estudiantiles y los entreguemos en el lapso de dos días. Y nos aseveró que de lo contrario elevaría los concursos con lxs juradxs que la minoría estudiantil, Mayéutica (HxEP), había propuesto. Es inevitable pensar en el tono de advertencia/amenaza que dejó entrever la exigencia de la secretaría, sobre todo teniendo en cuenta que la presentación de juradxs para 14 concursos requiere de un proceso que lleva un tiempo (difusión, comunicación, etc.).

A pesar del escaso y ridículo tiempo del que dispusimos, logramos presentar una lista de juradxs, -titulares y suplentes- con unxs 10 compañerxs intercaladxs. Sabiendo que la minoría presentó sus juradxs, le escribimos a Zucconi para pedir que nos envié la tentativa lista unificada de consejerxs, antes de su elevación. ¿Cuál fue nuestra sorpresa al lograr comunicarnos luego de varios días? Zucconi decidió unilateralmente, a espaldas de la comunidad y del CAD de Filosofía el orden de lxs juradxs y los elevó para su aprobación en el académico.

Es absolutamente ilegítimo que la secretaria del Departamento se tome la atribución de ejecutar decisiones que atañen al CAD sin el consentimiento de lxs consejeros electos. Durante este año, Zucconi venía haciendo el esfuerzo de llevar a cabo sus tareas de forma prolija, sin embargo, a último momento se puso el traje de Ana Caro -la anterior secretaria- y ejecutó  órdenes que atentan contra la democracia del co-gobierno.

La lista de juradxs que logramos presentar en los tiempos que nos exigió demuestra que contemplamos, por un lado, los intereses de lxs estudiantes que se están formando en las diferentes áreas y, por el otro, la diversidad necesaria para garantizar concursos democráticos. En su mayoría son estudiantes que no participan ni de la Asamblea de Filosofía ni del Colectivo Mundo x Ganar (juradxs CMXG). Por el contrario, Mayéutica (HxEP) se limitó a presentar una lista incompleta con tan sólo 5 estudiantes como juradxs, 3 de los cuales son consejerxs por la minoría. Zucconi decidió a espaldas del cogobierno que Elías Bravo y Mariano Olivera, militantes de Mayéutica (HxeP), ocupen la titularidad en las comisiones asesoras en 7 de los 14 concursos. Mientras que eliminó a Juan Francisco Arias, único militante orgánico de la Asamblea de Filosofía y del Colectivo Mundo x Ganar en la nómina presentada, de lxs juradxs de uno de los concursos y lo relegó a la suplencia de Mariano Olivera en dos de los concursos en los que estaba como titular. De más está decir que no existió explicación alguna acerca del criterio por el cual lxs juradxs propuestxs por la minoría ocupan la titularidad en la mayor parte de los concursos y lxs presentadxs por la mayoría estudiantil quedaron relegadxs a suplencias (ver JURADXS ESTUDIANTILES).

Por supuesto, no hay criterio explícito porque es inconfesable, para variar. La situación de lxs juradxs graduadxs es similar: sólo 8 juradxs, todxs pertenecientes al mismo sector político, para repetirse en 14 concursos. Muchxs de ellxs fueron  juradxs ausentes en los últimos concursos que se hicieron en nuestra carrera. Y en otros tantos, participaron de sus irregularidades. Lamentablemente, desconocemos por completo la nómina de juradxs docentes. De seguro, son lxs mismxs de siempre.

El objetivo es que estxs juradxs repliquen el accionar que vienen llevando adelante lxs juradxs impuestxs por José Gil durante su gestión (ver Aquí no entra nadie que no sepa obedecer). Estos juradxs nunca opusieron su voz ante las gravísimas irregularidades o, en algunos casos, directamente ni se hicieron presentes en los concursos. Así, garantizaron el silencio ante los designios de la gestión.

No podemos permitir que este tipo de prácticas se repitan en nuestra carrera. No podemos permitir más atropellos. La gestión saliente no puede imponer sus condiciones a la dirección entrante. Necesitamos elaborar colectivamente una propuesta de concursos que respete las necesidades de las carreras y un listado de juradxs que garantice la transparencia y la democracia en el ingreso a la docencia universitaria.

 

¡Exigimos que los concursos vuelvan al Departamento de Filosofía!

¡Concursos transparentes en Filosofía y en todas las carreras de Humanidades!

 Colectivo Mundo x Ganar

Sobre la elección de Decana en Humanidades

El día 13 de noviembre se realizará la elección de decana en la Facultad de Humanidades. Este año estuvo atravesado por una inmensa rosca política entre los sectores docentes, y también algunas agrupaciones estudiantiles, principalmente, la conducción del CEH, Humanidades x el Proyecto, quienes quieren hacerse del poder a cualquier costo.

Asistimos nuevamente a una elección antidemocrática. Solo pueden ser elegidxs como decanx y vicedecanx lxs profesores regulares de la planta docente. Es decir, aquellxs que en la jerarquía docente se encuentran en la cima y, a su vez, son minoritarios en cantidad en relación a lxs docentes auxiliares, lxs graduadxs y lxs estudiantes. Por otro lado, la elección se da en el seno del Consejo Académico donde lxs estudiantes, mayoría real, tan solo contamos con cuatro representantes; mientras que lxs docentes cuentan con seis. Lxs graduadxs, por su parte, tienen dos representantes y lxs no docentes cuentan con unx pero no tiene voto.

Los procesos configurados en este contexto implicaron, por un lado, la necesidad de acumulación de fuerzas de uno y otro lado para llegar mejor posicionados a la hora de las negociaciones y, por otro lado, imposibilitaron un debate real sobre qué universidad, qué facultad queremos construir y cómo le hacemos frente al ataque permanente del gobierno contra la educación pública.

Ante la ruptura de la actual gestión de Coira y Sleimen, de un lado quedó el sector que impulsó la candidatura de Lazzeretti a Rector en Transformación Universitaria. Su fuerza principal reside en Letras e Historia y lleva como propuesta a Rosalía Baltar, como candidata a vicedecana, y a Adriana Álvarez, como candidata a decana. Este sector que hasta hace unos días condujo Humanidades junto con sectores de la UCR y sectores vinculados al PRO conformando así una bien coordinada sociedad cuya función principal, más allá de los posicionamientos políticos individuales, pareció ser la de garantizar la autoreproducción in aeternum  de ese círculo de poder; hoy pretende plantearse como una alternativa. Sin embargo durante todos los años de la conducción de Coira como decana y Sleimen como vicedecana, han aprobado sin chistar y de manera unánime en el Consejo Académico el vaciamiento presupuestario de las carreras de Humanidades. Aprobaron, por ejemplo, los fondos del PHROHUM y se los repartieron entre ellxs, haciéndose así de dedicaciones exclusivas. Han votado cada una de las designaciones a dedo, han aprobado llamados a concursos con los mismos tres juradxs para cada unx de ellxs –docentes adictxs a la gestión, por supuesto–, han ignorado impugnaciones a dictámenes de los mas tendenciosos. Han desconocido al sector estudiantil en cada una de sus decisiones, han llevado adelante una campaña de estigmatización de la lucha y una persecución política enfocada en algunxs individuos, al mismo tiempo que han ocultado el caso del docente acosador Lobosco y no han tenido la voluntad política de iniciarle juicio académico, menos aún de solidarizarse con la víctimas. Y, como si todo lo dicho fuera poco, continúan defendiendo la evaluación y acreditación de las carreras de Humanidades por parte de organismos externos.

El otro sector quedó conformado por la actual vicedecana de la UCR, Silvia Sleimen, quien será la candidata a decana, y el espacio CUM representado por Federico Lorenc Valcarce, candidato a vicedecano. Silvia Sleimen no solo responde al gobierno de Cambiemos y fue parte de la Franja Morada en los 80 y 90. Desde el año 1993 es parte de la gestión de la Facultad de Humanidades, siempre perteneciendo al sector político de Rodolfo “Ruda” Rodríguez y Patricia Britos –por nombrar solo algunxs–, como Secretaria de Coordinación (1993-1997), Responsable de la Evaluación Institucional (1996), Asambleísta universitaria (1999-2001), Directora de Bibliotecología y responsable del arancelamiento de la carrera de grado de Bibliotecario Escolar a Distancia y de la Licenciatura en Bibliotecología y Documentación a Distancia (2010-2012) y Responsable de la Maestría en Gestión junto a Rita Novo (2016). Entendemos que la posibilidad de que este sector asuma la conducción del decanato representa un retroceso para la comunidad educativa de la facultad.

Durante las elecciones de septiembre, en las que se votaron lxs representantes estudiantiles, graduadxs, docentes y no docentes de todas las facultades quedó claro el pacto de no agresión entre la UCR-Cambiemos y el kirchnerismo-CUM en las Facultades de Humanidades y Exactas. En Exactas, CUM bajó su lista y le dio sus votos a la lista de Cambiemos. En Humanidades, fue el revés. La UCR-Cambiemos cedió lugares en las listas docentes de Consejos Académico, Superior y en la de Asamblea Universitaria en beneficio de CUM, conformando así Pluriversidad. Ahora, confirmamos el desarrollo de un nuevo nivel en la alianza de estos dos sectores. Ni más ni menos, el espacio CUM con Romanin y Humanidades x el Proyecto a la cabeza traicionan a sus votantes, estudiantes y docentes, y le dan la posibilidad a la UCR-Cambiemos de conquistar una nueva facultad con Sleimen como decana. Muchas han sido las maniobras que hemos visto llevar adelante a este sector como parte de su estrategia de tener poder a cualquier precio. Entre ellas podemos destacar aquella vez en la que violaron el mandato de la Asamblea de Humanidades y votaron la reelección de la decana Coira. En este caso, CUM evidencia lo que ya sabíamos sobre ellxs, que no tienen principios, que son más de lo mismo, que no tienen un proyecto nuevo de universidad, que son tan rancios como lxs que gobernaron siempre, que transan, que se venden y que por una secretaría en decanato le entregan nuestra facultad al macrismo que dicen combatir.

Desde el Colectivo Mundo x Ganar, repudiamos enérgicamente a esta conducción burocrática del CEH, que no solo toma decisiones a espaldas de lxs estudiantes, sino que nos miente y nos manipula pretendiendo sostener la idea de que apoyan a Sleimen por un proyecto político cuando lo único que les interesa es tener un cargo de gestión.

En el día de ayer, realizamos una Asamblea de Humanidades donde HxeP demostró nuevamente su accionar burocrático. En la primera intervención, afirmaron que sus consejerxs estudiantiles en el académico no iban a someterse al mandato asambleario. Entonces, simplemente expusieron que iban a apoyar la candidatura de Sleimen a decana sin más, chicanearon a lxs estudiantes que les pidieron explicaciones e interrumpieron a quienes lxs criticaron. Vale aclarar que, al mejor estilo troll center, fueron preparando el terreno en las redes sociales provocando y llevando ataques que nada tenían de político. Lo de siempre, nada nuevo bajo el sol. Por nuestra parte, denunciamos esta vil maniobra y dejamos claro que no podemos acompañar ninguna de estas dos propuestas. Luego de un extenso debate, la decisión de la asamblea por mayoría fue que lxs cuatro consejerxs estudiantiles en el académico se abstengan ante la elección de decana. ¿HxeP violará otra vez el mandato asambleario? Por lo que dejó ver el troll center luego de la asamblea, así parece que será. Esconden sus jugadas detrás de difamaciones personales en la búsqueda de silenciar la denuncia, corren el eje de la discusión llevándola al paroxismo del absurdo. Si finalmente violan el mandato, esta vez, será con el único propósito de llevar a Cambiemos al decanato.

Para sumar un elemento al análisis, el miércoles fue la elección de director en el Departamento de Filosofía. Allí fuimos participes de un proceso inédito de construcción de un proyecto desde las bases que llevó como candidato a director a Andrés Crelier (ver: Asamblea Interclaustro de Filosofía, Elección CAD y Filosofía por asalto, entre otros comunicados con información sobre el proceso). Este proyecto no solo surge desde la Asamblea de Filosofía sino que encarna la única oposición a la UCR – Franja Morada en Filosofía desde el año 2001. El consejero de HxeP (Mayéutica en Filo) se abstuvo en la votación de la misma forma que lxs consejerxs docentes, Mariano Iriart y Celina Martin, parte de la camarilla del Ruda y de Britos. El único argumento expuesto por la minoría estudiantil fue que la mayoría estudiantil y lxs graduadxs teníamos formas agresivas de hacer política. No es la primera vez que este tipo de acusaciones se vierten sobre nuestra práctica política (por eso hicimos este video: Hago política). Todas las gestiones lo han hecho. No soportan la organización por fuera de los márgenes de la estructura de gobierno de la universidad. Y sobre todo si empezamos a correr esos márgenes, nos desplazamos entre ellxs y construimos poder desde abajo. En fin, no soportan que luchemos. Es increíble que nunca reconozcan la violencia institucional, la persecución política, el clientelismo, que nos perjudiquen en un concurso, que nos armen sumarios truchos y listas negras. Han llegado a perseguir compañeras por los pasillos a los gritos. Incluso hasta el día de hoy no se manifestaron contra el docente acosador Lobosco. Pero, claro, nosotrxs somos lxs violentxs.

El pacto espurio entre CUM (HxeP y Romanin) y Cambiemos (Sleimen, Ruda y Britos) para quedarse con la facultad debe encender nuestras alarmas. Nos encontramos en las vísperas de un ataque feroz contra la educación pública y particularmente contra las humanidades. En este sentido, llamamos al conjunto del movimiento estudiantil a movilizar al Consejo Académico el lunes durante la elección de decana para asegurar que todxs lxs consejerxs cumplan el mandato de la Asamblea de Humanidades y que HxeP cese su estrategia de deslegitimación de las asambleas.