Consejo Académico – Sesión plenaria ordinaria 19 [19-06-19]

 

Lxs invitamos al próximo plenario del Consejo Académico, que se realizará este miércoles 19 de junio a las 16 hs., en el aula 66.

En esta ocasión, el orden del día es bastante extenso. Entre los temas a tratar se encuentran varios expedientes de concursos para carreras como Historia, Sociología y Filosofía. En este sentido, hay varios concursos de CCT (corresponden al Convenio Colectivo de Trabajo) en donde, en algunos casos, nos encontramos con dictámenes divididos para dichos concursos. Recordemos que los mismos regularizan a docentes que llevan tiempo siendo interinxs en determinados cargos. Razón por la cual resulta extraño que nos encontremos ante expedientes con varios dictámenes por parte del jurado evaluador.

Encontrá todos los temas del orden del día en el siguiente link.

¡No dejemos que decidan por nosotrxs!

¡Tomemos entre todxs las decisiones de las carreras!

lechu

ACADEMIC THINGS

lechutips_para_blog.jpg

 

Cuando la gente piensa en la Universidad, lo primero que viene a la mente es el prestigio de esta institución, la asociación directa con el conocimiento, con el desarrollo de ideas, con el esfuerzo mancomunado para alcanzar objetivos que mejoren a nuestra sociedad. Cuando, además, se piensa en la Facultad de Humanidades, las expectativas son quizás mayores y se cree que quienes allí enseñan y gobiernan, se dedican a sembrar ideas y prácticas democráticas, que tienen la capacidad de la reflexión, que la razón ocupa un lugar preponderante a la hora de tomar decisiones y más aún las expectativas por un mundo más justo. Porque ¿dónde más que en Humanidades? Un pueblito idílico…

Sin embargo, la cara de lo que se quiere mostrar oculta un trasfondo oscuro. En la medida en que uno transita los pasillos y las aulas de la facultad van apareciendo indicios de que hay cosas que suceden y contrastan con aquella idea. De pronto, las condiciones en las que hay que cursar son muy negativas: aulas que explotan de gente, faltantes de bancos, baños clausurados hace años, docentes que maltratan, que acosan, que abusan de su rol de autoridad. Desorganización en la formación, fachadas educativas que tienen “objetivos públicos” y verdaderos objetivos, privados. En la Facultad de Humanidades se disputan recursos y poder, y nuestra formación depende de esas tensiones que no se presentan abiertamente. El lugar donde emerge esa otra cara es en el Consejo Académico. Allí se encuentra la grieta por donde podemos espiar y escabullirnos en el upside down. Sabemos que lo que encontraremos allí no nos recibirá con alegría…

d

 

¿QUÉ ES EL CONSEJO ACADÉMICO?

El Consejo Académico (CA) es, técnicamente, el lugar donde se definen desde la fecha de inicio de clases, pasando por las fechas de las mesas de finales y hasta los asuetos académicos. Qué docentes ingresan a nuestras carreras y cuáles no. Hasta cuándo nos recibimos se desprende de la combinación de elementos que allí se deciden. Habitualmente, el CA sesiona una vez por semana alternándose entre plenarios y comisiones. En las comisiones, varios grupos conformados por consejerxs de todos los cuerpos (estudiantes, graduadxs, docentes y no docentes), se organizan por temática para escribir dictámenes acerca de lo evaluado. A la semana siguiente se tratan en el plenario para su aprobación o rechazo.

Lo que oculta la descripción anterior es que el CA es un terreno de disputa política. Lo que condiciona todo es el modo en que se administra el presupuesto, el cual es utilizado casi en su totalidad para cubrir la planta docente. Y esto es el huevo de Demogorgon: los cargos docentes indican quienes pueden formar parte del co-gobierno, quienes pueden acceder a los cargos de poder y, casi como una consecuencia indirecta, quienes dan clase. La actual gestión conformada por la decana Sleimen, sus docentes y graduados, y los estudiantes de HxEP, tienen mayoría automática para aprobar todo a su antojo. Dicha coalición no atiende razonamientos, en el upside down reina la fuerza.

ACADEMIC THINGS

 

¿QUIENES LO COMPONEN?

El Consejo Académico cuenta con seis representantes docentes, cuatro por la mayoría (Docentes por Humanidades) y dos por la minoría (Pluriversidad), cuatro estudiantes, tres por la mayoría (HxEP) y uno por la minoría (Colectivo Mundo x Ganar), dos graduadxs (Alianza Docentes por Humanidades y Pluriversidad) y unx trabajadorx universitarix (sin voto). A su vez, participa la decana Sleimen (con voto en caso de empate) y el secretario, Takla (quien se encarga de las actas). Son 12 votos, 6 de los cuales conforman un bloque inquebrantable, sumado al eventual voto desempate. De esta manera, la gestión de la decana Sleimen, representa tanto a la histórica Franja Morada (UCR-Pro) de Rodolfo Rodríguez y Porta, como al sector de Romanin y Humanidades x el Proyecto (Nuevo Encuentro y La Cámpora).

La participación no es tan democrática como se muestra a primera vista. Por empezar,  sólo los docentes regulares pueden participar de las elecciones, tanto para votar como para ser candidatxs. Los docentes regulares son aquellos que accedieron a su cargo a través de un concurso, es decir, no son ni interinos ni designados a término. He aquí, una vez más, el huevo de Demogorgon: este requisito es el que condiciona políticamente la publicación de concursos: docente concursado = un voto más. Por lo tanto, la gestión sólo realiza aquellos concursos que garanticen votos favorables para su continuidad. En el mismo movimiento en que definen qué concurso sale, se determinan los que se cajonean por tiempo indefinido cuando no hay manera de manipular los jurados y existen posibilidades de que gane algunx opositorx políticx. El aire que se respira en el upside down envenena durante la eterna espera.

sombras con lechuPor otra parte, lxs graduadxs que responden al Devorador de Mentes —los grupos de poder— son utilizados como peones de su política a cambio de cargos interinos (designaciones a dedo, nunca registros de antecedentes) o de su mera promesa, es decir, clientelismo. Asimismo, las estructuras que manejan exceden a la Facultad y llegan hasta las escuelas y las conducciones de los gremios de ADUM y SUTEBA, con lo cual siempre hay alguna promesa para realizar. Como contrapartida, desde el Colectivo Mundo x Ganar, impulsamos desde hace más de 10 años la construcción del Frente 20 de Diciembre, junto a otrxs compañerxs graduadxs, para combatir esta lógica acompañando la conformación de espacios asamblearios de discusión en cada carrera y fomentando la construcción de conocimiento crítico.

Finalmente, lxs estudiantes, el cuerpo más numeroso de la Universidad, cuentan con una representación de consejerxs no proporcional a esa mayoría. Los grupos de poder docente suelen comenzar a moldear la lógica clientelar a través de las promesas de ayudantías, becas y grupos de investigación. Por parte del Colectivo Mundo x Ganar, reivindicamos la democracia directa y participativa. Intentamos resignificar la tarea del consejerx académicx para democratizar el cogobierno de la Universidad prefigurando una nueva práctica política. Nuestra consejera toma las decisiones en función de las posiciones discutidas en las bases, en espacios democráticos como las asambleas o los Departamentos que no están bajo el control de la gestión.

lechu eleven

¿CONSEJO TRANSPARENTE?

Hace algunas semanas, HxEP, inició una campaña con este nombre pero en realidad sólo disfraza una estructura liberal de entender la democracia. Lo único transparente sobre su actividad en el Consejo es que, por más reuniones con estudiantes que realicen, las decisiones las toman en la oficina de decanato y a puertas cerradas, pues estamos frente a los Demodogs. HxEP jamás cumplió el mandato de una asamblea, ni de Humanidades, ni de ninguna carrera. Más bien, han votado en contra de cualquier tipo de iniciativa asamblearia, siempre fieles a la decana. A la lógica representativa liberal y de fortalecimiento de las camarillas que impulsa HxEP, le contraponemos la socialización de la información, la organización desde abajo y la toma de decisiones en las bases.

SOCIALIZACIÓN DE LA INFORMACIÓN COMO VICTORIA DE LXS ESTUDIANTXS

Desde que contamos con representación en estos espacios, evidenciamos el cercenamiento de la información. Eso que se cocina del otro lado siempre ha permanecido en la oscuridad. Por eso, la socialización de los acontecimientos políticos y académicos es uno de nuestros principios fundamentales para avanzar en el combate.

El Consejo Académico es el lugar donde podemos construir nuestros proyectos para transformar la facultad. Hemos impulsado la discusión por concursos transparentes, el reclamo de implementación de la doble banda horaria y el aumento de las ayudantías estudiantiles, además de haber acompañado las propuestas de cada una de las asambleas por carrera y las resoluciones de las asambleas de Humanidades. Sin embargo, parafraseando a Kant: representación sin participación es vacía, participación sin representación es ciega. En este sentido, no hemos dejado de impulsar la participación activa de lxs estudiantes en el Consejo Académico a través de convocatorias públicas durante todas las semanas. Estas convocatorias también son parte de la socialización y visibilización del co-gobierno. Sin dudas, la única forma de conquistar nuestras demandas y de transformar la universidad es a partir de la lucha y la organización.

Finalmente, participar del Consejo Académico significa acceder a información, disputar la toma de decisiones, definir el modo en que se gobierna una institución pública y el rol de nuestras carreras en la sociedad. Por eso, podemos celebrar que desde que asumimos, por primera vez en la historia, lxs estudiantes de Humanidades pueden acceder a la información de lo discutido en cada Consejo Académico. Cada semana, subimos a nuestra página el orden del día y una memoria de la sesión para que todxs puedan estar al tanto de lo que pudimos pelear o de los detalles del autoritarismo reinante. Entendemos que cuantos más estudiantes, graduadxs, docentes, trabajadores universitarixs e investigadorxs estemos presentes y participemos activamente de las decisiones, venceremos los oscuros tentáculos del poder y la democratización será un hecho.

ACADEMIC THINGS – Boletín Junio de 2019

 

 

Consejo Académico – Sesión plenaria ordinaria 18 [05-06-19]

Lxs invitamos al próximo plenario del Consejo Académico, que se realizará este miércoles 5 de junio a las 16 hs., en el aula 66.

Se encuentran para ser tratados en el orden del día varios llamados a concurso para las distintas carreras de Humanidades. Algunos de ellos se encuadran dentro del convenio colectivo de trabajo (CCT), es decir, concursos que suponen el pase a planta regular de docentes interinos. Cabe destacar, una vez más, que en las carreras más atacadas por la gestión Sleimen – Valcarce, como es el caso de Filosofía, se continúa en la eterna espera de la regularización de docentes.

Enterate de todos los temas que serán tratados en el siguiente link.

¡No dejemos que decidan por nosotrxs!

¡Tomemos entre todxs las decisiones de las carreras!

lechu

Memoria Consejo Académico - Plenario 5 de junio de 2019

El plenario pasado fue un trámite más para la gestión de Humanidades. Esto se debió a que los temas que se trataron fueron contados con la mano y, al no haber ningún expediente de concurso que se tenga que disputar o no aprobar, se terminó votando todo en bloque. En resumen, en menos de media hora había terminado el CA.

En un principio, la decana —Silvia Sleimen— en su informe, se tomó el tiempo para “desmentir” la fecha en la que el expediente para la apertura del profesorado de Sociología llegó a sus manos. Esta fue una pantomima más de un acto de aparente transparencia en cuanto al manejo de dicho expediente. Como siempre, se desligó de toda responsabilidad afirmando que si lo hubiese recibido antes, lxs estudiantes de Sociología estarían cursando las materias del profesorado el cuatrimestre que viene. En este sentido, si la gestión hubiese tenido la voluntad política, el profesorado habría salido años atrás. Recordemos que el expediente pasó por el circuito administrativo incontables veces e incluso fue devuelto por el Ministerio de Educación, ya que contenía “errores de tipeo” realizados por la gestión de Humanidades. Sin embargo, abren y promocionan carreras que les convienen en detrimento de otras. Porque lo único que importa en este año electoral es perpetuarse en el poder y esto se logra aumentando el padrón docente: designando a sus aliadxs en donde haya huecos disponibles. Huecos que son creados a gusto y piacere por la camarilla que maneja la Facultad.

Por otra parte, no podemos dejar de mencionar que en cada plenario, desde que pasaron por el Consejo Académico los concursos de CCT (corresponden al Convenio Colectivo de Trabajo) siempre dos o tres, en el menor de los casos, se encuentran para ser aprobados. Cabe destacar que dichos concursos se realizan para regularizar a lxs distintos docentes que actualmente están interinos en cada una de las carreras. Además, los que se aprobaron hasta el momento son mayormente para las carreras afines a la gestión de turno. Es decir, carreras como Sociología (Romanin— Lorenc Valcarce y la pata estudiantil, sus futuros graduadxs de HxEP), Ciencia de la Información (Radicalismo del ala Sleimen), entre otras.

Por último, en cuanto a Filosofía, después de mucha espera, se aprobó sin inconvenientes la designación de un cargo de Adjunto para la cátedra de Ética. Si bien seguiremos peleando para que en el CA se acaten las decisiones elevadas por el Departamental, este es un pequeño logro entre tanto oscurantismo a la que la alianza Sleimen — Lorenc Valcarce y HxEP nos tiene acostumbradxs.

Desde la minoría estudiantil seguiremos socializando la información de cada uno de los Académicos. A las lógicas tradicionalistas en donde prevalece el nepotismo y la impunidad de quienes manejan los hilos de las carreras, le oponemos organización desde las bases y democratización de los órganos de co-gobierno. Porque entre todxs, de manera colectiva e interclaustral construiremos las carreras que queremos.

Consejo Académico – Sesión plenaria ordinaria 17 [15-05-19]

 

Lxs invitamos al próximo plenario del Consejo Académico, que se realizará este miércoles 15 de mayo a las 16hs, en el aula 66.

En esta ocasión, la mayoría de los temas tratados salen con dictamen único, lo cual supone un consenso por parte de todxs lxs consejerxs, excepto en dos expedientes de concurso para Filosofía. Dichos expedientes estuvieron guardados durante semanas en las cajas de comisiones y ¡Oh, casualidad! la gestión los impuso para que sean tratados en las comisiones pasadas. Además, cabe destacar que los trajeron a último momento, ya que no se encontraban mencionados en el orden del día. ¿A quién piensan que van a perjudicar este próximo miércoles con la pantomima bisemanal? Adivinaron…

Una vez más, se pone de manifiesto la intervención de la Gestión Sleimen – Valcarce sobre el manejo discrecional que hacen con los expedientes. Desde la minoría estudiantil y como parte del co-gobierno de la Facultad denunciamos, una vez más, este nefasto accionar.

En el siguiente link podrán encontrar el orden del día.

¡Tomemos entre todxs las decisiones de la Facultad! ¡Visibilicemos los atropellos de la gestión!

 

lechu

 

         Memoria Consejo Académico - Plenario 15 de mayo de 2019

 

Pasó otro plenario y, una vez más, los temas con dictamen único se votaron sin ningún problema y en bloque. Sin embargo, volvimos a encontrarnos con las negativas de siempre, las que se presentan cuando el Consejo Académico tiene que decidir sobre lo presentado por los departamentos opositores a la Gestión Sleimen – Valcarce. Si, hablamos de Filosofía y Geografía.

En el caso de Geografía, en un Departamental y de manera conjunta, se tomó una decisión respecto al concurso de Ayudante Graduado para Política y Economía de los Recursos Naturales. En dicha sesión, se decidió no solo completar el juradx estudiantil que faltaba, sino también modificar el resto de lxs juradxs de ese concurso. Esta decisión tuvo su base en las suspicaces circunstancias en las que fue solicitado el mencionado concurso: lxs juradxs que aparecían en el expediente no habían sido aprobados por el Consejo Departamental de dicha carrera. Esta modificación, completamente necesaria, produjo un malestar virulento en la minoría docente –Pluriversidad—, en la mayoría estudiantil —HxEP— y a su graduado —Joaquín Artieda—, quienes pusieron el grito en el cielo y entre objeciones poco claras, nuevamente votaron en contra. En otras palabras, otra vez el sector político que aglutina a Sleimen, Porta y Romanín vuelve a pasar por encima y a desestimar las decisiones de un Consejo Departamental, el órgano democrático correspondiente a las carreras. Ahora también ponen los juradxs de los concursos, haciendo caso omiso a lo elevado por el Consejo Asesor Departamental.

Asimismo, pedirle una argumentación sobre sus votos a dicho bloque político es la mejor experiencia y muestra sobre una definición de hipótesis ad hoc. Esto sucede cuando cuestionamos las decisiones que toman respecto de Filosofía; desde que formamos parte de la conducción del departamento cada decisión se toma de manera horizontal e interclaustral. Sin embargo, lxs consejerxs académicxs suelen votar totalmente a la inversa de lo decidido por el órgano de co-gobierno de la carrera. Porque claro, no seguir las tradiciones de las gestiones anteriores, que no hicieron más que vaciar la carrera, supone un problema. Que haya quienes develen las irregularidades en los concursos y la violencia ejercida por lxs mismxs juradxs de siempre, es un problema. Y como si esto fuera poco, querer administrar los recursos propios de la carrera, de manera transparente y en base a las necesidades estudiantiles supone un quiebre a la lógica que impone la gestión de Humanidades. Romper con ese esquema de lo dado, de lo preestablecido, para quienes gobiernan con total impunidad porque les dan los votos, molesta. Porque básicamente lo que se exige en cada Consejo Académico es que den cuenta de sus acciones.

En este sentido, nos seguimos preguntando: ¿hasta cuándo el CA va a hacer la vista gorda ante cada recusación de juradxs que se hacen para los concursos? En este caso fueron dos concursos para Gnoseología, donde el causal de recusación era —y es— evidente. La violencia y la persecución política que ejerció Manolo Comesaña (en el siguiente link pueden ver una cronología de los hechos: https://colectivomundoxganar.org/2017/07/28/otra-persecucion-politica-en-humanidades/) durante años hacia distinxs compañerxs y con particular énfasis hacia nuestra compañera graduada Sonia López, quien viene luchando incansablemente contra la gestión radical y sus lógicas feudales, pasó —y pasa— desapercibida para lxs consejerxs que sesionaron en el CA pasado. Así, como la impunidad de quienes manejan los hilos desde las sombras es moneda corriente, volvieron a votar en contra de la recusación pedida. De esta forma, una vez más, Manolo Comesaña —jubilado que dicta clases de 45 minutos donde solo se dedica a desalentar a lxs ingresantes— será jurado de un concurso para asegurar que quienes ganen sean lxs candidatxs de la gestión y no graduadxs formadxs en el área. Jurado docente que también garantiza el maltrato a lxs postulantes opositores a su sector.

Párrafo aparte merece HxEP —mayoría estudiantil—, que si bien manifestó preocupación sobre las situaciones de violencia en ciertos concursos retomando las palabras de nuestra consejera, ni bien lxs docentes levantaron la mano para votar en contra de la recusación, ellxs lo hicieron en consonancia. Lamentamos que quienes lanzan campañas sobre “Consejo transparente” continúen replicando las prácticas oscurantistas y cínicas que aún perduran en Humanidades de la mano de lxs docentes Franja Morada.

Desde la minoría estudiantil, rompemos el cerco informativo, y seguiremos luchando para que se cumplan las decisiones tomadas en conjunto en los órganos co-gobernados. Seguiremos posicionándonos en contra de quienes solo buscan perpetuarse en el poder y de la violencia que ejercen hacia quienes queremos mejores carreras.

¡Basta de intervenir las decisiones tomadas en conjunto en los órganos de co- gobierno!

¡Tomemos entre todxs las decisiones de la Facultad!

Consejo Académico – Sesión plenaria ordinaria 16 [24-04-19]

 

Frente a la situación actual que enfrentamos, vemos y vivimos cada día en nuestra facultad, entendemos necesaria una (auto)crítica oportuna y constructiva que posibilite al conjunto de lxs estudiantes de Humanidades discernir hacia donde estamos yendo en tanto constituimos, como estudiantes universitarixs, un actor político históricamente activo. De más está decir que el estudiantado de nuestra facultad posee una historia política copiosa que se construye —y construyó— día a día en instancias tan importantes y decisivas como el Consejo Académico.

En este sentido, invitamos a la comunidad estudiantil a asistir y presenciar la próxima sesión plenaria del Consejo Académico que tendrá lugar el miércoles 24/4 a las 16 hrs, en el aula 66. Cabe destacar que esta sesión se realizará en medio del paro docente, la Gestión decidió imponer la sesión plenaria rompiendo –carnereando- la medida de lucha que llevan adelante lxs docentes universitarios. En ese sentido, remarcamos la importancia de la participación en dicho espacio donde se tomarán las decisiones de nuestras carreras sin la comunidad de Humanidades en las aulas.

A continuación podrán encontrar el orden del día.

          Memoria Consejo Académico - Plenario 24 de abril de 2019

 

Antes de comenzar con la narración de los acontecimientos de la última sesión del Consejo Académico, nos parece necesario remarcar que su convocatoria fue impuesta por parte del sector de la decana Sleimen. El CA sesionó en el marco de un paro docente impulsado por el gremio ADUM. Lamentablemente, esto no se trató de un hecho aislado sino que ya sucedió durante el año pasado. Desde la minoría estudiantil entendemos que estas medidas de lucha docente deben defenderse en la calle. Por eso, repudiamos el intento de boicot de la gestión de Sleimen al paro activo. Además, como futurxs docentes y como parte del conjunto de la clase trabajadora, debemos acompañar la defensa de la educación pública así como también la mejora de las condiciones de trabajo y el aumento salarial. Habiendo hecho esta salvedad, en este plenario nos encontramos ante un orden del día bastante reducido, no obstante, sobre tablas se trataron varias notas que fueron el resultado de lo discutido en la última Asamblea de Humanidades.

Semanas atrás y durante la mañana, la gestión radical de Arquitectura cortó las cadenas y se llevó los candados, los bancos y las mesas de los espacios de militancia de todas las agrupaciones de Humanidades, reclamando como propio dicho mobiliario. Por tal motivo, se presentó una nota repudiando este accionar, entendiendo que estos métodos obscuros y profundamente antidemocráticos ponen en peligro la participación estudiantil además de que no solucionan los problemas presupuestarios. Es necesario pelear por más presupuesto para que ningún estudiante de ninguna facultad se quede sin silla o sin mesa; nunca podemos permitir un ataque contra los sectores que nos organizamos para transformar la universidad. En este sentido, nuestra consejera mocionó que el Consejo Académico en su conjunto repudie estos hechos de violencia institucional. Dicha moción obtuvo un acuerdo unánime, así que esperamos con ansias el repudio público de la Gestión de la Facultad de Humanidades que, por cierto, todavía se hace esperar.

Siguiendo con la lista de recurrentes preocupaciones que nos aqueja como movimiento estudiantil, se encuentran las pésimas condiciones de cursada. El inicio de clases, año a año, nos encuentra en peores condiciones. La apertura de nuevas carreras sin una estructura edilicia adecuada no es otra cosa que un hacinamiento organizado. En Humanidades ya no entramos.  Hay compañerxs cursando en un piso del Banco Provincia y otrxs en una “sede” que queda por Juan B. Justo. En el complejo, las aulas no están acondicionadas para poder desarrollar eficazmente nuestras actividades. En Humanidades, solo contamos con un baño habilitado que raras veces se encuentra en condiciones. Y cómo si eso fuera poco, nos vienen acompañando roedores y en algunas aulas abejas. Todo esto sin dudas es una causal concreta del desgranamiento que vamos viendo a lo largo del cuatrimestre. Otro problema mencionado fue la constante falla del ascensor, lo que produce una continua expulsión hacia las personas con reducción de capacidades de movilidad, quienes se ven imposibilitadas de cursar al no poder acceder a los últimos pisos por sus propios medios.

Sobre lo mencionado previamente, la Decana Sleimen trató de esbozar una respuesta sobre las condiciones de higiene manifestando que se había llamado a fumigar y demás… aunque, desde el inicio, afirmó que ella seguía el plan estratégico propuesto por el Rector –Alfredo Lazzeretti–, para justificar la falta de aulas. A fin de cuentas, no se hace cargo. Creemos firmemente que la Gestión de Humanidades debe dar respuesta ante estas pésimas condiciones. En todo caso, en lugar de lavarse las manos, debería exigir en conjunto con el movimiento estudiantil una respuesta ante nuestras problemáticas. Por otro lado, cabe destacar la defensa hacia la Decana ejercida por parte de lxs consejerxs de la mayoría estudiantil —HxEP—, quienes acordaron con todo lo expuesto por ella e hicieron lo posible por desligarla de toda responsabilidad. Claro, Sleimen es responsable política de nuestras condiciones de cursada (por más que lo niegue) y, por lo tanto, HxEP, como parte de su armado político, también debe asumir las discusiones —al menos— al interior de su sector.

Por último, una vez más fue evidente la discriminación hacia Filosofía, tema que salió a la luz en la sesión pasada y que no deja de verse sesión tras sesión. Es increíble la molestia que le ocasiona a la Decana el tener que dar respuesta sobre la diferenciación que hacen con las carreras. Tanto es así que tuvo que llamar a la Secretaria Académica —Gladys Cañueto— para que se presentara con una lista de los concursos que vienen sacando a gusto y piacere. Señalamos que la Secretaria Académica solo es solicitada en los académicos para leer la lista de concursos de Filosofía, jamás hizo algo parecido con el resto de las carreras. Sería bueno que esa lista de concursos se haga pública. Así, podremos observar cómo la decana y sus aliados van sustanciando los concursos a conveniencia. Mientras se están realizando concursos aprobados durante el año 2018, todavía hay concursos aprobados en 2012, 2014 y 2015 que no salen. Así, la decana distribuye los cargos a su antojo y manipula el padrón docente.

Además, leer una lista de concursos que “están por sustanciarse” no explica por qué votan en contra las designaciones de docentes que son propuestas por el Departamento de Filosofía. Los cargos están vacantes y ese presupuesto que es de Filosofía no está en poder de Filosofía. No se necesita ser un burócrata con título para saber que los concursos llevan un circuito de meses hasta que se designa a una persona, mientras tanto ¿quién hace uso de ese dinero? La gestión tiene que explicar por qué no deja que Filosofía administre y use su propio presupuesto y, por ende, qué están haciendo con ese presupuesto actualmente. Mientras tanto, los perjudicados son lxs estudiantes que no tienen docentes en las cátedras para que les dicten las clases. Y, por supuesto, los trabajadores que ven afectada su fuente de trabajo, su estabilidad laboral, su desarrollo profesional. Como agravante, los pocos concursos que van saliendo están plagados de irregularidades procedimentales y maltratos explícitos durante las exposiciones por parte de lxs juradxs de siempre: la antigua gestión de Filosofía y amigxs, lxs aliadxs de Decanato. Obvio que en la cuenta de la gestión esto es lo menos relevante, porque lo relevante es la especulación electoral que les permita perpetuarse en el poder. Y, ‘¿para qué?’ nos preguntamos. La respuesta es la misma: para perpetuarse en el poder. Cuando el programa no tiene contenido, los medios pasan a ser los fines.

Todo lo antedicho fue denunciado oralmente por nuestra consejera estudiantil y por lxs compañerxs que se encontraban presentes en la sesión. No hubo respuestas. Llevan un año con estas prácticas —desde la nueva conformación del Consejo Departamental de Filosofía— y todavía no han querido ni desarrollar un argumento plausible. Quién como funcionarix públicx cree que no tiene que dar explicaciones por el presupuesto público y su administración, cree, sin dudas también algo más: que goza de impunidad.

Una vez más, nos encontramos con que HxEP —la mayoría estudiantil en el CA— sacó a relucir su alianza, y defendió a la gestión radical. Llamamos la atención sobre esta situación: HxEP debería representar los intereses de lxs estudiantes, pero se enfoca principalmente en defender a la Decana. Asimismo, en un exabrupto que quebró el clima de las discusiones que se estaban llevando a cabo, tomó la palabra uno de lxs consejerxs de HxEP para lanzar afirmaciones agresivas y chicanas hacia lxs representantes del Departamento de Filosofía que se encontraban allí cuando se discutió sobre dicha carrera. Diciendo cosas poco claras, inverosímiles o directamente falsas no hizo más que contradecir el posicionamiento público de su organización en la Asamblea de Humanidades, donde votaron acompañar a la carrera de Filosofía en el reclamo por sus problemáticas. Como corolario, finalizó su intervención proponiendo que no se deje hablar más a quienes asisten a las sesiones. Esto representa un ataque directo contra la participación política en la universidad. El CA es una instancia de cogobierno, de representación y es público. Además, como parte del movimiento estudiantil y del movimiento que pretende modificar las estructuras opresoras que se ponen en juego en la universidad y la sociedad en su conjunto, entendemos que la participación política es un elemento aún más importante y debe ser defendida en todos los ámbitos que transitamos. Por otro lado, miembros de la mayoría docente llamaron la atención del consejero sobre estos dichos, remarcando, justamente, la necesidad de que en los órganos de cogobierno se oigan las diferentes voces. Nos parece muy grave que un representante estudiantil lance este tipo de propuestas antidemocráticas abiertamente.

Y la última nota sobre tablas la presentó la Asamblea de Historia, con la intención de repudiar el el accionar de la gestión que aprobó un proyecto de tutorías pares, que no contentos con plantear de manera poco clara los requisitos, realizaron las entrevistas para la cobertura de cargos en Diciembre, entre Navidad y Año Nuevo. Después de leer la nota, la gestión argumentó diciendo que éste proyecto pasó y se aprobó en el Consejo Académico –cosa que no es cierta–, y que tuvo suficiente difusión para que cualquier estudiante de historia pueda presentarse. Cabe destacar que el consejero por la mayoría estudiantil también participó de la discusión y acusó a la Asamblea de Historia de ir contra lxs estudiantes por éste reclamo, una vez más apoyando a su Decana y diciendo que estas respectivas tutorías fueron  democráticamente publicitadas.

Por nuestra parte, acompañamos el pedido de que la gestión explique cómo se administra el presupuesto de dichos cargos y cómo realizó su designación. Además, explicitamos lo sucedido con las ayudantías estudiantiles de Filosofía: fueron pedidas, con presupuesto existente de la carrera, para acompañar a lxs dos docentes en el Programa de Ingreso y Permanencia de Filosofía hace un año y todavía no tienen ni siquiera tratamiento en el Consejo Académico. Mientras nos siguen dando vueltas y seguimos sin ser parte de las parejas pedagógicas, nos enteramos hace poco que de las dos que teníamos reservadas, ahora solo tenemos una ayudantía, de la cual seguimos sin poder hacer uso.

Dejando de lado los exabruptos y tomando en cuenta que la mayor parte de los temas del orden del día se aprobaron sin inconvenientes, cerramos subrayando la problemática del Departamento de Filosofía. Queda cada vez más claro que la gestión de Sleimen no permite que el CAD administre los recursos de Filosofía. Ante esto nos seguimos preguntando: ¿Dónde se encuentra ese presupuesto que no se ejecuta en la carrera? La respuesta tal vez sea muy simple. Abrir carreras nuevas sin planificación, sin estructura edilicia, sin tener en cuenta las necesidades de lxs estudiantes y sin presupuesto propio, hace que el presupuesto surja del ya existente. No existe información pública al respecto. Sin embargo, el presupuesto proviene de las arcas del estado y por lo tanto es una responsabilidad de las autoridades de la Facultad dar una respuesta de carácter público. Al oscurantismo de Sleimen lo derrotamos con participación, organización y lucha. ¡Continuemos llenando los CA! ¡Vamos por más participación y poder de decisión de la comunidad universitaria!

 

Intervención. Espisodio 3

.

Filosofía ha sido víctima de una nueva discriminación por parte de la gestión de Humanidades

 

“¿Cuántos estudiantes hay en sus cátedras? ¿cuántos docentes? ¿cuáles son sus nombres?”

Comenzado el año, en pleno hacinamiento por la falta de aulas, desbordadxs por la apertura de una nueva carrera sin infraestructura ni recursos, con nuestros bolsillos golpeadísimos con la crisis desatada por el macrismo, retomamos la participación en el cogobierno de la Facultad. En la segunda sesión plenaria del Consejo Académico, no tardó en manifestarse nuevamente lo que sucedió a lo largo de todo el año pasado: la intervención por parte de la gestión Sleimen, secundada por HXEP, del Departamento de Filosofía. Aunque esta vez, hubo un elemento que fue mucho más explícito y palpable que antes, la discriminación.

                Como siempre sucede a comienzos de año, es necesario aprobar las plantas docentes de cada carrera. A la vez, con la política de sólo realizar designaciones el 1ro de Abril y el 1ro de Agosto, las sesiones de CA previas a esas fechas suelen estar cargadas de designaciones discutidas antes en cada Departamento. Así fue en la sesión ordinaria del 27 de Marzo. No obstante, como ya vimos el año pasado con las Ayudantías de Estudiantes, Filosofía no corre con la misma suerte que el resto.

                Para poder ilustrar un poco la situación, en el último Consejo Académico se aprobaron casi sin pestañar: 4 (cuatro) Ayudantes Graduados y la promoción de una docente JTP a Adjunta para Geografía, la promoción de un docente Adjunto para Ciencias Políticas, 8 (ocho) Ayudantías Estudiantiles para Ciencias de Información, un cargo docente para Inglés, otro para Sociología, entre otras cosas. Todos estos pedidos tenían carácter urgente por diferentes problemáticas particulares de cada una de las carreras. Ahora bien, cuando llegó el turno de Filosofía la urgencia dejó de existir. Como bien dijimos, todas las designaciones solicitadas por otros departamentos de la facultad fueron aprobadas. En algunos casos, ni siquiera hubo consejerxs que tomaron la palabra frente al tema, se aprobaron por unanimidad como un mero trámite formal. Para Filosofía, en cambio, todo es cuesta arriba. Comenzando por la formalidad más simple de todas: si no fuera por la consejera de la minoría estudiantil que presentó sobre tablas las notas elevadas por el Departamento -en tiempo y forma-, no habría habido siquiera tratamiento porque no fueron incluidas en el orden del día. Para esto no hubo ni siquiera explicación. Luego, cuando finalmente llegó el turno de discutirlas todo el ambiente cambió.

                De pronto, eso que había sido una mera formalidad, se volvió un procedimiento rocoso y retorcido. Cabe aclarar que las notas presentadas fueron dos: una solicitaba las designaciones de quienes el año pasado ganaron registros de antecedentes y fueron frenadas por la gestión con la excusa de que antes del 1ro de Abril ya se iban a realizar los concursos pertinentes. Dado que llegó la fecha y los concursos aún no se sustanciaron, el Consejo Departamental de Filosofía decidió por unanimidad reiterar el pedido para poder aprovechar los recursos propios, sobretodo teniendo en cuenta que existen cátedras sin unx sólx docente designadx y otras sólo con unx o dos. La otra nota, solicitaba una promoción de Ayudante Graduado a JTP en Didáctica Especial, la cátedra donde tiene uno de los cargos radicados Lobosco -quien cobra sin dar clases desde que visibilizamos las múltiples denuncias por acoso y abuso de poder, hace ya dos años-. Para intentar solucionar el problema -sin poder utilizar los propios recursos-, el CAD dispuso que el JTP de la asignatura, Prof. Mario Beade, quedara a cargo de la misma. Dado que este año presentó su renuncia condicionada a causa del inicio de los trámites por su jubilación, la nueva conformación del CAD, en una actitud inédita para nuestra carrera, previó la pronta acefalía de la asignatura. Entonces, en lugar de esperar que la renuncia se haga efectiva y que les estudiantes corran el riesgo de perder sus prácticas docentes, solicitó la promoción de un docente de la asignatura que pueda quedar a cargo cuando lleguen los papeles de la jubilación de Beade.

                Ante este panorama, que resultaba incluso más grave que el de otras urgencias antes tratadas, comenzó el ejercicio del sembrado de dudas, suspicacias, datos improcedentes, etc. Frente al pedido de Filosofía se dio algo nunca antes visto: de pronto se solicitan informes a la Secretaria Académica para ver cuantos estudiantes hubo en años anteriores de cursadas, para saber cuántos docentes tiene la asignatura o cosas por el estilo. De pronto aparecían justificaciones, ad hoc, de que las asignaturas estuvieran compuestas por uno o dos docentes y que en rigor no hacía falta designar a nadie con urgencia. Se corría el eje de las necesidades de Filosofía, de las decisiones tomadas -como nunca antes- democráticamente, para evitar que la carrera pueda ejecutar sus propios recursos (los cuales son muy codiciados a la hora de abrir una carrera como Ciencias de la Educación sin recursos propios). Así, tuvimos una reedición de la intervención[1], intervención que pone en evidencia algo contundente: hay discriminación hacia Filosofía.

                 Además de todos estos procedimientos fraudulentos, el ambiente que se despliega a la hora de tocar los temas de Filosofía es extremo. Esto se ve con mayor claridad cuando se pone el foco en el contraste. Hay consejerxs o integrantes de la comunidad de Humanidades que toman la palabra y no tienen ninguna clase de inconveniente a la hora de utilizarla. Inclusive, muchas veces hemos sido testigos de exabruptos, chicanas e ironías. Sin ir más lejos, en esta última sesión, el consejero Porta lanzaba ironías patoteriles sin más, y nadie le dijo nada. Sin embargo, cuando se trata de Filosofía, todo cambia radicalmente, el aire se corta sólo, los ánimos de la gestión se exasperan como si hubiera un switch. Todo lo que digan estudiantes, graduadxs o docentes de Filosofía que defienden el proceso colectivo que se viene desarrollando, será objeto de dudas, de chistadas, de interrupciones abruptas. Sino, se tiñe todo lo que se diga con un manto de sospecha o directamente se intenta silenciar (en ocasiones hasta se intentó negar el uso de la palabra). De pronto, los estudiantes de HXEP se dan cuenta que tienen voz y hablan, sólo para bastardear el camino de apertura en las decisiones de las carreras de Filosofía.

                Es así, parece exagerado pero no lo es. Las personas que a lo largo de los años han conocido la realidad de nuestras carreras a través de la difusión y los relatos, cuando se han acercado a las instancias públicas (antes a los Consejos Departamentales, hoy a los Consejos Académicos) quedan boquiabiertas. En las conversaciones informales se sienten cosas como: “pensé que eran recursos retóricos, pero esto es peor de lo que ustedes cuentan”. Una vez que se compara el tratamiento de otras carreras con Filosofía, no hay vuelta atrás, es como la pastilla de Matrix.

                A todo esto hay que sumar la virulencia en los métodos de imposición desplegados a lo largo de los años. Desde la lista negra de Manolo Comesaña, allá por el 2007, hasta la actualidad con las diferentes modalidades que incluyen desaprobaciones de cursadas y finales, manipulación fraudulenta de concursos y registros de antecedentes, pedidos de sumarios, difamaciones, amedrentamientos, cartas documento, montajes de todo tipo. Los clásicos métodos de Bullrich, TN y Clarín, retorciendo la realidad con cosas como la RAM, los cuadernos o los tesoros enterrados en la Patagonia para correr la atención de lo que está sucediendo: el vaciamiento sistemático y la persecución política a quienes lo denuncian.

                Hace años que venimos padeciendo este trato diferencial. A partir de lo que sucedió en la última sesión del CA ya no quedan dudas para nadie, hay discriminación hacia Filosofía. Especialmente hacia quienes formamos parte de la conducción del Departamento. La Universidad no es un kiosco privado, es una institución pública, por lo tanto, quienes allí desempeñan funciones en el cogobierno no son kiosqueros, son funcionarixs públicos y no pueden elegir a quién atender y a quién no.

                Esta vez fue distinta. No fue sólo una vez más. Cuando la consejera graduada del Departamento de Filosofía tomó la palabra, tras el desempate de la Decana en la votación que determinó la negativa para que haya nuevxs docentes durante este cuatrimestre en nuestras carreras, todxs lxs presentes pudieron verlo con más claridad que nunca: discriminan a Filosofía, discriminan a quienes luchamos por su democratización y discriminan a trabajadorxs docentes (con nombre y apellido). Esta última manifestación de la discriminación es, además, doblemente grave porque muchxs de quienes la llevan a cabo forman parte de la conducción del gremio docente ADUM. Hay una discriminación disciplinaria, política y laboral. Inclusive, la mayoría docente intervino acertadamente remarcando que nunca había visto algo así con ninguna otra carrera. Ya no se puede ocultar más, el silenzio stampa de la gestión y sus cabezas gachas tras la faena no hizo más que confirmarlo con contundencia.

****

[1] El año pasado, primero fueron los concursos impuestos a las apuradas, antes de irse, por la gestión Britos. Eso se trató en el CAD de Filosofía, se solicitó aprobar las prioridades desprendidas del análisis público de la planta docente en lugar de esos pedidos caprichosos pero la gestión, junto a HXEP, lo impidió. Luego, se realizaron Registros de Antecedentes -en lugar de las tristemente célebres designaciones a dedo- para cubrir los cargos de esos concursos que impusieron, porque se sabe que los concursos se aprueban, pero se realizan 3, 4 o 5 años más tarde. Estos registros arrojaron informes evaluatorios mucho más detallados que la mayoría de los concursos que se realizan en Filosofía, sin embargo, como táctica de guerra, la gestión mandó a su gente a ensuciarlos. No obstante, el CAD ratificó los resultados e insistió por las designaciones. De pronto, casi en Diciembre del año pasado, la gestión prometió que realizaría los concursos antes de Abril y por eso no designarían. Asimismo, aseguraron que si se llegaba a esta fecha y los concursos no estaban hechos, se vería la posibilidad de las designaciones. Llegamos a ese punto y aparecieron las nuevas excusas ad hoc antes mencionadas. Al menos, y en favor de la seguridad de la cursada de Didáctica Especial, se logró aprobar la promoción solicitada.

Consejo Académico – Sesión plenaria ordinaria 15 [27-03-19]

 

Lxs invitamos al plenario del Consejo Académico, que se realizará este miércoles 27 de marzo en el aula 66.

En esta ocasión, la Gestión modificó el horario de la sesión plenaria para comenzar a las 15hs. Esto se debe a que el acto oficial por la inauguración de la carrera de Ciencias de la Educación se realizará a las 18hs. Cabe mencionar que dicho cambio el horario no fue consultado formalmente con todxs lxs consejerxs. Es decir, en ningún momento se contempló la disponibilidad horaria para realizar tal cambio.

En el siguiente link podrán encontrar el orden del día.

Tomemos entre todxs las decisiones de la Facultad!

    Memoria Consejo Académico - Plenario 27 de marzo de 2019

 

 

Para leer la memoria, hacé click acá