Consejo Académico – Sesión plenaria ordinaria 22 [25-09-19]

La semana anterior el Consejo Académico no sesionó debido al desarrollo de las elecciones de todos los claustros en la UNMDP. Por otra parte, la mayoría de los temas tratados en la sesión plenaria del miércoles 25 no requirieron demasiada discusión ya que se trataban de temas de forma para aprobar, como por ejemplo: adscripciones de graduadxs y estudiantes para el segundo cuatrimestre de varias carreras, licencias o comisiones de trabajo docente, proyectos de extensión, entre otros. Pero como siempre comentaremos destacadamente aquellos que sí suscitaron un debate más prolongado.

El tema que produjo mayor discusión, por ser de interés para el conjunto de la comunidad académica, fue la aprobación del proyecto para el uso en el ámbito académico del lenguaje inclusivo. Respecto a este punto, desde el Colectivo Mundo x Ganar, saludamos la propuesta de debate pero rechazamos los métodos de la gestión de Sleimen y de HxEP. En primer lugar, dicho sector presentó una nota de dos páginas con una propuesta. Es importante aclarar que no es lo mismo una nota que un proyecto elaborado y listo para la aprobación, sobre todo teniendo en cuenta su importancia para el conjunto de la comunidad académica. En segundo lugar, el debate propuesto por ese mismo sector careció de contenido pues luego de plantear la inquietud la nota no ofrece soluciones a algunas problemáticas prácticas que pueden tener lugar en el desarrollo de cursadas, exámenes, tesinas, etcétera. Tampoco mencionaba cómo se deberían corregir los trabajos en cátedras de Letras, como por ejemplo en Gramática. En tercer lugar, nos preocupa que el tratamiento de esta cuestión tan importante para nuestra universidad se haya realizado sin un debate amplio con todos los sectores que componemos la facultad. El debate no se desarrolló en asambleas, HxEP no lo discutió con lxs estudiantes, ni siquiera se realizó una comisión ampliada del Consejo Académico para invitar a todxs aquellxs que quisieran participar de la discusión. En cuarto lugar, durante toda la discusión fue recurrente la hostilidad por parte de ese sector contra quienes intentamos plantear el debate para que el proyecto fuese fructífero. Frente a nuestras inquietudes sobre cómo se íbamos a aplicar el uso académico del lenguaje inclusivo en las distintas carreras, las únicas respuestas que recibimos, tanto del consejero Bóxer como del graduado Joaquín Artieda e incluso de la propia Decana –Silvia Sleimen–, fueron chicanas y tergiversaciones. Ya no nos asombra el maltrato que sufrimos en los académicos, pero nos preocupa de sobremanera ese posicionamiento político frente a las voces disidentes sobretodo porque en unos meses ese sector contará con mayoría especial en el CA. En quinto y último lugar, nos manifestamos a favor del uso académico del lenguaje inclusivo y si lo que querían impulsar en el última CA era un aval o un pronunciamiento hubiéramos votado a favor, pero como se trata de un proyecto vemos la necesidad de continuar trabajando con el mismo en una comisión ampliada donde todas las actrices interesadas de la comunidad académica puedan participar y donde demos solución a los posibles problemas prácticos que puedan surgir. Estamos segurxs de que esa instancia, más temprano que tarde, será necesaria pues lo que se aprobó en el último CA no fue más que algo propagandístico y declamatorio. Llamamos a la reflexión sobre estas prácticas, que distan mucho de permitir una genuina discusión ante los temas que se deben tratar de manera democrática en los plenarios. 

Fueron muchas las maniobras que realizó la gestión para que el “proyecto” se pase a votar sin debate, entre ellas, en una intentona por cancelar rápido la discusión, la Decana –Silvia Sleimen– mencionó que al día siguiente se iba a aprobar en el Consejo Superior un proyecto que también permitiría utilizar el lenguaje inclusivo en la Universidad. Ante este comentario, desde la minoría estudiantil quisimos interiorizarnos más sobre el tema, es así que la Decana contestó que se trataba de una guía -en sus palabras, un manual de los tipos de lenguaje inclusivo que podrían ser aceptados en el ámbito académico- y que aún no había nada definido al respecto. Su respuesta oscureció la discusión más de lo que aclaró. 

Párrafo aparte merece la intervención del consejero por la mayoría estudiantil de HxEP, quien no solo monopolizó la palabra, interrumpiendo y no dejando hablar a sus compañeras, sino que fue su discurso, luego de haber hablado mínimo 30 minutos, quien se llevó los aplausos de sus compañerxs de agrupación que lxs acompañaban. Ni hablar de la constante directiva hacia sus compañeras sobre cuándo y a quién se le debía ceder la palabra a la hora de hablar. Es menester hacer esta observación, dado que se viene haciendo hincapié en las cuestiones de género en los distintos CA. 

Por último, pero no menos importante, se presentó sobre tablas una nota sobre la situación actual del concurso ya sustanciado de Antropología Filosófica para el Departamento de Filosofía. Para lxs estudiantes y el conjunto de la comunidad académica es un recurso indispensable y por lo tanto requerimos el tratamiento urgente desde hace más de un año y medio. En una primera instancia se realizaron registros de antecedentes que en el momento de la aprobación de las designaciones en el CA fueron rechazadas sistemáticamente. Luego, con el concurso ya sustanciado y debido a una serie de irregularidades cometidas por parte del jurado y de la gestión de la Facultad, aún seguimos sin poder tener un docente que se haga cargo de los prácticos de dicha materia. La misma actualmente cuenta solo con un docente Adjunto regular, esto se debe a que quien se encuentra en los prácticos, cumple funciones de su cargo radicado en otra materia –es decir, jamás fue evaluado para dar un práctico de Antropología Filosófica. Ante este pedido, la negativa de parte de la Decana fue expresa. Seguimos preguntándonos aun porqué no se quiso tratar, cuando desde que somos parte del CA, cualquier expediente que se trae para ser tratado sobre tablas es aprobado sin ningún tipo de impedimento o cuestionamiento. Cabe mencionar que nos asombró aun más la negativa virulenta de HxEP, que en un acto de provocación comenzó a esgrimir una serie de falacias sin sentido alguno. Un acto tal tenía como único fin justificar porqué para ciertos temas, sus temas, ellxs piden celeridad y acusan de boicot a quienes queremos discutir políticamente sus propuestas. Ahora bien, cuando se está pidiendo poder utilizar los recursos genuinos de una carrera que quieren continuar vaciando, ahí se enervan sin motivo y el tiempo deja de ser un argumento para avanzar. 

Más allá de las constantes negativas por parte de la Gestión de Sleimen–Valcarce y de HxEP, seguiremos peleando para que cada carrera pueda administrar sus recursos. Continuamos organizados contra la intervención del Decanato sobre los departamentos opositores.ACADEMIC THINGS 

Hay Alternativa: La Juntada

Las elecciones que tendrán lugar durante esta semana en la Facultad de Humanidades se enmarcan en un contexto muy particular. En primer lugar, porque se eligen representantes gremiales y del cogobierno estudiantiles, graduadxs y docentes de manera simultánea por segunda vez en la historia de la UNMDP. Pero, a su vez, porque vivimos en la Argentina en un contexto de endeudamiento con el FMI (con todo lo que ello implica) y a nivel electoral todo parece indicar que habrá un cambio de gobierno.

Ante este panorama, desde el Colectivo Mundo x Ganar, entendemos que gane quien gane el poder ejecutivo, lxs de abajo tenemos que organizarnos en unidad para salir a pelear por nuestras reivindicaciones. En nuestra sociedad, y particularmente en Argentina, la democracia es muy débil pues hay escasos canales de participación política. La democracia se encuentra determinada por las relaciones de producción y, por lo tanto, se encuentra supeditada a las decisiones de la clase capitalista. Los mercados presionan, gobierne quien gobierne. Por eso, no podemos quedarnos quietxs. No debemos conformarnos con ejercer el voto. Tenemos que presionar nosotrxs también. Nuestra tarea es construir junto a los sectores populares, desde los sindicatos, desde los centros de estudiantes y desde todos los lugares donde transitamos nuestra vida, la resistencia en la que paso a paso vayamos prefigurando la sociedad que queremos construir.

En la Facultad de Humanidades, los sectores populares atravesamos un proceso de avances y retrocesos constante. En este momento, logramos conducir los Departamentos de Filosofía y Geografía no sin dificultades. La gestión radical histórica, con la decana Sleimen y HxEP como sus aliados estudiantiles, no cesa sus ataques contra estos departamentos y otros opositores como Historia y Letras, votaron en contra de registros de antecedentes y concursos que podrían haber garantizado más bandas horarias para las carreras, cajonearon las ayudantías estudiantiles durante todo este año, hicieron silencio ante los reclamos por más presupuesto para las carreras, en resumen, se ha atentado contra la cursada de lxs estudiantes. Es así que la democracia en los órganos de cogobierno se ha visto sumamente debilitada en estos dos años de gestión de Sleimen y se ha profundizado la persecución política contra aquellxs graduadxs y docentes opositores. 

Frente a esta coyuntura, la conducción del CEH, Humanidades a la Lucha, hoy Frente estudiantil en Lucha, se mantuvo en silencio, evitando así la confrontación con la Decana e incluso en algunos casos se sentaron a negociar con la gestión a espaldas de lxs estudiantes. Una conducción que proponía un CEH asambleario se negó a convocar asambleas y desmovilizó a lxs estudiantes. La falta de perspectiva política y de lectura de la situación llevó su experiencia de conducción a un fracaso rotundo que afectó negativamente no solo a lxs estudiantes sino a los procesos políticos contrahegemónicos de la facultad.

Desde el Colectivo Mundo x Ganar, asumimos la responsabilidad de enfrentar a la gestión de Sleimen y sus prácticas antidemocráticas desde su asunción en cada lugar en el que nos encontramos. Así lo hicimos por ejemplo, durante dos años, con nuestra representación minoritaria en el Consejo Académico de la Facultad. Lxs estudiantes venimos apaleados por la crisis y por la situación en Humanidades. Por eso, vemos la necesidad de construir en unidad una alternativa independiente de los gobiernos y verdaderamente independiente de la gestión, no sólo para resistir, sino para avanzar posiciones para la transformación de la Facultad de Humanidades. Por eso, decidimos construir La Juntada en estudiantil y Despierta Humanidades en graduadxs. Quienes trabajamos todo el año para transformar la universidad, desde sus aspectos académicos, políticos y disciplinares, tenemos la experiencia, el conocimiento y el compromiso necesario para hacerlo. Queremos otras carreras, queremos otra Humanidades. Queremos una facultad democrática y popular donde el conocimiento esté al servicio de lxs trabajadores, donde ningunx compañerx se quede afuera por ausencia de opciones para cursar, donde exista la pluralidad de voces en las materias, donde nuestrxs docentes ingresen por evaluación y de manera democrática, donde lxs estudiantes participemos de las decisiones sin someternos al mandato de los poderosos como hace HxEP, entre otras cosas.

Lxs estudiantes estamos frente a la oportunidad histórica de llevar a la victoria desde las bases una alternativa de gremio y de cogobierno independiente, abierta y participativa que se organice para derrotar las políticas de ajuste y para avanzar en todas nuestras reivindicaciones. Otra Humanidades es posible. Otra Humanidades está cada vez más cerca. Del 16 al 20 de septiembre, elegimos apoyar a las nuevas coordinaciones de los Departamentos de Geografía y de Filosofía. Elegimos pararle la mano a la lógica clientelista, autoritaria y persecutoria de Sleimen. Elegimos un ingreso a la docencia, a la investigación y a la extensión democrático. Del 16 al 20 de septiembre, no solo elegimos una lista, elegimos transformar la Facultad de Humanidades de una vez y para siempre.

lechu

 

 

Consejo Académico – Sesión plenaria ordinaria 21 [14-08-19]

.

Nada de revoque: la estructura está podrida

EL PROTOCOLO ES LA NUEVA 822

Pasó el primer plenario desde que volvimos del receso de invierno y, en cuanto a expedientes, estuvo bastante “tranquilo”. Si bien no hubo demasiados temas para tratar, un expediente en particular merece ser mencionado.

Dicho expediente llegó desde las oficinas de Rectorado, enviado por el protocolo de violencia de género con un dictamen de Legales para que el Consejo Académico hiciera efectiva una sanción hacia un estudiante, a raíz de una denuncia realizada en su contra. En este sentido, como minoría estudiantil, queremos expresar nuestro posicionamiento al respecto. Creemos que es  necesario recuperar la historia reciente sobre lo sucedido.

En primer lugar, Legales –como suele llamarse a la Secretaría Legal y Técnica de rectorado- sugiere que se le aplique al estudiante una suspensión de 60 días además de que realice un curso de reeducación. Este es el primer caso en el cual el Consejo Académico puede “argumentar” la utilización de la ordenanza del Reglamento Disciplinar Estudiantil (OCS Nº822) para castigar a un estudiante. Un dato no menor es que dicha ordenanza no contempla casos de violencia de género. La ordenanza data del año 1990 y solo la han tratado de utilizar para aleccionar y perseguir políticamente a lxs estudiantes opositorxs. En el año 2007, Manual Comesaña –mejor conocido hoy como el docente jubilado que Sleimen designó a dedo en Gnoseología- intentó aplicarle dicha ordenanza a un grupo de estudiantes de la Asamblea de Filosofía que luchaban por concursos transparentes. En el año 2010, fue Cristina Rosenthal, por ese entonces Decana de Humanidades, quien intentó aplicar la ordenanza a estudiantes que – ¡oh, casualidad! – también peleaban por concursos transparentes. Los dos intentos fueron anulados por la capacidad de organización y de movilización de los sectores contrahegemónicos de la universidad. Parecía que habíamos logrado enterrar la persecución política y las formas de adoctrinamiento que buscaban imponer las autoridades de la universidad. 

En el plenario del que hablamos, tanto la mayoría estudiantil –HxEP–, así como la minoría docente – Pluriversidad–  y su graduado, decidieron acatar lo dictaminado por Legales y aplicar la suspensión al estudiante por este cuatrimestre –ya que el máximo de faltas permitidas por cuatrimestre es del 25%, es decir 4 faltas, lo que corresponde a un mes de clases–. Además, previo al tratamiento del expediente, la Decana interrumpió el circuito de la designación de dicho estudiante en un cargo de ayudante de segunda que había concursado y ganado el año pasado. Como en otras ocasiones, sacó de las cajas de las comisiones el expediente de designación, sin consultar al resto del CA, lo que produjo que no pudiera asumir el cargo que ganó durante el período estipulado. Esto le fue informado a posteriori de haber ganado, por lo cual el estudiante perdió no solo la oportunidad de seguir formándose en la cátedra que ganó, sino que se quedó sin trabajo. Lo que implica una doble pérdida, monetaria y académica. Esto es una avanzada por sobre sus derechos laborales. Además, los perjuicios no solo impactan contra el estudiante, el Departamento de Letras perdió un recurso importantísimo para la estructura de una de las materias y para la formación de sus estudiantes.

La OCS Nº 822 siempre ha sido utilizada como herramienta aleccionadora y de amedrentamiento para el cese de los reclamos por mejoras para las carreras y por concursos transparentes. Fue gracias al movimiento estudiantil y la lucha que, por ejemplo, Comesaña se tuvo que comer la saña contra lxs estudiantes que defendían la educación pública y exigían transparencia en el Departamento y no pudo aplicarles la medida disciplinar. Este caso es distinto a esos precedentes y allí lo conflictivo: La pena, en ese momento, era aplicada a estudiantes luchadorxs por la educación pública y la transparencia en el acceso a los cargos docentes. En este caso particular, la están aplicando por “sugerencia” del Protocolo de Género (OCS 2380/17). 

Sigamos recordando la historia, el Protocolo fue aprobado durante la lucha llevada adelante contra el docente acosador de Filosofía, Marcelo Lobosco. El caso fue silenciado y cajoneado por las gestiones de Humanidades y del Departamento de Filosofía, incluso bajo la dirección de Patricia Britos. Fueron 7 denuncias radicadas en la Universidad escondidas durante años. La movilización estudiantil y del conjunto de la comunidad universitaria sacó el caso a la luz de los medios locales y nacionales. Dada la escasa perspectiva de género en la institución, aprobaron el Protocolo para apaciguar un poco los ánimos. Un Protocolo era necesario para que lxs compañerxs puedan denunciar y tengan un acompañamiento en todo el proceso. Sin embargo, el actual, considerando las circunstancias en las que fue aprobado, tiene vacíos, ambivalencias e irregularidades a considerar. La aprobación del Protocolo tuvo como único fin acallar al movimiento organizado, para continuar tapando las problemáticas estructurales en torno a las violencias de género en la UNMDP. El Protocolo fue elaborado a espaldas de la comunidad universitaria y sin tener en cuenta a los diferentes sectores. Esto es un agravante si consideramos que la Universidad ostenta una estructura patriarcal.

Lo paradójico del Protocolo es que las reglas no están claras: Recientemente se le negó, esta vez a una graduada opositora a la Gestión de Sleimen, la designación de un cargo para Filosofía por “estar comprendida en un expediente del Protocolo”. La designación había sido sugerida por el CAD el año pasado y había sido rechazada igualmente por el CA. Y también fue rechazada durante la primera parte del año sin el “argumento” del Protocolo. Esto expuso a la gestión de Sleimen por dos aspectos. El primero: la intervención de la decana sobre el Departamento de Filosofía. Desde que el Departamento tiene una nueva gestión no alineada a Decanato, la gestión no permite que administren el presupuesto. En este caso, perjudicando a lxs estudiantes de segundo año que tienen que cursar Gnoseología y se quedan sin la posibilidad de contar con una docente especializada en el tema y con doble banda horaria de teóricos. El segundo: la discriminación contra los graduadxs de Filosofía que son opositorxs. La persecución contra la oposición en Filosofía tiene larga data y no se termina sino que se recrudece. De esta manera, la gestión de Sleimen y de HxEP quedó en evidencia. Sin embargo, ahora aparece el “argumento” del Protocolo y es utilizado por la Decana. Entonces, redacta una simple nota y la presenta en el momento del tratamiento de la designación a lxs consejerxs académicos. Allí menciona el número de ordenanza del protocolo y no brinda más información al respecto. Parece ser que de dicha mención –que no menciona nada– se desprende la culpabilidad de algo y resulta ser argumento suficiente para no designar. Es decir, estar comprendidx en un expediente del Protocolo está por sobre el estado de derecho. Y hay algo más que contiene gravedad: la docente no fue notificada de nada al día de la fecha, sin embargo la decana no solo parece estar al tanto del expediente, sino que lo utiliza públicamente para operar política. 

En este caso, la implicada es una mujer (cosa rarísima, teniendo en cuenta que desde el mismo Protocolo nos han explicitado que las denuncias no pueden ser hacia mujeres), graduada, docente, compañera, que siempre ha acompañado a lxs estudiantes y ha participado activamente de la lucha en defensa de la Educación Pública. La gestión está avanzando por encima de sus garantías constitucionales y por sobre su trabajo. La justicia burguesa, en estos casos, estaría siendo más garantista que la UNMDP, embanderada con los DDHH y distintas reivindicaciones de género, como la adhesión a la Ley Micaela y a la utilización del lenguaje inclusivo. Asimismo, la diferencia con el caso Lobosco es transparente, a la docente ya se le vulneró el derecho al trabajo, mientras que Lobosco continúa con licencia médica y sigue cobrando su sueldo y, por supuesto, el juicio todavía no se ha llevado a cabo (ya pasaron dos años de aquella promesa).

Es menester considerar que parte de lxs consejerxs que conforman el CA, son lxs mismxs personas que se encuentran, entre otrxs docentes de otras unidades académicas, en las comisiones del Protocolo que evalúan si los casos presentados por las denunciantes son pertinentes para que Legales sugiera una pena y para que el Consejo Académico haga efectiva la misma. El Secretario del CA Germán Takla, la consejera docente por Pluriversidad Cecilia Rustoyburu y la ex directora del Departamento de Filosofía, Patricia Britos, son lxs representantes de Humanidades en el Protocolo de Género. Todxs pertenecientes al mismo sector político (Recordemos que en Humanidades hay una alianza fuerte entre radicales y Nuevo Encuentro – HxEP). Es decir, lxs mismxs que juzgan son lxs que aplican la pena. Se convierten con total complicidad de sus aliadxs de la Gestión, en jueces y verdugxs.

mirò


Este Protocolo avala la discrecionalidad de los sectores que gobiernan la universidad. Es la Decana quien elige a dedo las personas que van a conformar la comisión. Por lo tanto, no todxs pueden ir a denunciar, algunas denuncias tendrán curso y otras no. Pero fundamentalmente el Protocolo no está hecho para lxs opositorxs. Si sos opositorx y vas a hacer una denuncia estás desprotegidx. Si los cargos son políticos, el Protocolo lo manejan las gestiones. Un Protocolo de Género debería estar integrado por una comisión técnica, con Planta Permanente, que ingrese a los cargos a través de concursos transparentes. Sí, parece sencillo, pero la Universidad tiene una lógica punteril que le impide cumplir con una simple estructura democrática. 

Como movimiento estudiantil, seguimos esperando que finalice el juicio académico, mientras tanto, Lobosco sigue con licencia, ya que nunca se lo apartó del cargo. Por otra parte, las compañeras que fueron víctimas de este docente, siguen sin poder volver a cursar la materia, por miedo a que se le termine la licencia y vuelva a ejercer como titular de la cátedra.

Otro aspecto a mencionar fueron los juicios de valor expresados en este último CA contra el estudiante que provinieron de docentes. Entre los argumentos mencionados para aplicar la medida contra lxs estudiantes figuraron los siguientes: que era “militante”, que era “buen estudiante” y que era “varón hetero cis”. Como si de pronto todxs lxs presentes ese día, estuviésemos deconstruidxs y capacitadxs para juzgar cada uno de los aspectos. Queda expuesta la doble vara de quienes se posicionan desde un lugar pulcro, de quienes consideran que ya no pueden ejercer violencia de género o violencia en general por que se dedican a estudiar género. Esto responde a que,  incontables veces por parte de estxs mismxs consejerxs, se ha querido silenciar con interrupciones, gritos y chicanas a las distintas voces disidentes, especialmente la de estudiantes. Porque para quienes no estamos alineadxs a la gestión radical, lxs violentxs, somos nosotrxs. Es por ello que consideramos menester repensar constantemente nuestras prácticas, porque todxs estamos atravesadxs por el machismo y el patriarcado.

A modo de cierre, con todo esto vislumbramos que el protocolo de un tiempo a esta parte,  ha demostrado no llenar las expectativas de convertirse en una herramienta empoderadora para quienes quieren denunciar, sino que ha profundizado el camino hacia una especie de embudo selectivo en el que solo unxs pocxs pueden realmente utilizarlo. El Protocolo se volvió la herramienta punitivista de las gestiones en contra de sus opositores políticos que pueden usar con total legitimidad. En el caso de lxs estudiantes, es la posibilidad de volver a utilizar la famosa ordenanza 822 como método de castigo aleccionador. Como movimiento estudiantil y como comunidad universitaria, nos debemos la tarea crítica de elaborar nuevas herramientas para problematizar las violencias de géneros y la violencia institucional que es moneda corriente. Necesitamos la organización de todas nuestras fuerzas para construir mediante la más amplia discusión herramientas populares y democráticas. 

cropped-academic-things.jpg

Reunión abierta de estudiantes, docentes y graduades por una facultad popular y democrática

El próximo Lunes 02/09 a las 16hs en el aula 66 de Humanidades estudiantes, docentes y graduades de la UNMDP llevaremos adelante una reunión abierta para debatir sobre la democratización de los órganos de co-gobierno, representación en los tres claustros, autonomía universitaria, experiencias anteriores y proyecciones a futuro.
Todxs invitadxs!

Por una universidad popular y democrática

Que los claustros no nos dividan!

Invitan: Colectivo Mundo x Ganar / Confluencia Humanidades / Agrupación Graduadxs y docentes 20 de Diciembre – Universidad Popular

IMG-20190828-WA0021-1

Consejo Académico – Sesión plenaria ordinaria 20 [17-07-19]

El último Consejo Académico del cuatrimestre fue extenso (duró 5 horas) y se tomaron decisiones de suma importancia para las carreras más afectadas. Para las que la Gestión siempre tiene una objeción, muy poco justificada, a la hora de aprobar  las decisiones que toman los Consejos Departamentales. Nos referimos especialmente a Filosofía y Geografía.

El orden del día contaba con varias propuestas de designaciones de docentes, en su mayoría de la carrera de Sociología. La urgencia de designarlos al 01 de agosto tiene su explicación en que el cierre del padrón docente se encuentra próximo y necesitan los votos. Los intereses particulares partidarios que mueven a la gestión a designar con urgencia a sus amigxs es una de las principales causas de la pauperización de las carreras que no se encuentran alineadas a su sector. Desde hace meses, Filosofía y Geografía vienen discutiendo en conjunto en cada Departamental la estructuración de cada carrera. También vienen intentando, sin mucho éxito, hacer uso del poco presupuesto disponible para poder conformar cátedras que se encuentran acéfalas o con pocos recursos. El problema es siempre el mismo, los departamentos opositores a la Gestión Sleimen – Valcarce y HxEP deciden de manera democrática e interclaustral y en el Consejo Académico se rechazan de plano sus decisiones. 

En el caso de Geografía, necesitaban con suma urgencia que se aprueben designaciones para que puedan tener un par de prácticos más en varias cátedras. Sin embargo, la disputa se dio porque un grupo de docentes, afines a Sleimen, presentaron una nota en contra del modo de designar que se viene utilizando. La nueva composición del CAD, eligió los registros de antecedentes como método democrático, hasta que se sustancie el concurso. Como lxs que ganaron no son lxs de siempre, es decir, esta vez se priorizó la designación de docentes especializadxs en el área, la decana, interviniendo sobre el Consejo Departamental, les ordena que dejen de hacer registros de antecedentes. La mayoría del CA votó que se consensúe con la comunidad docente de Geografía el método de designación. Esto implica un atropello e intervención directa hacia quienes hoy en día componen el departamento de Geografía, elegidos democráticamente. Porque mientras lxs mismxs docentes que presentaron su queja en la nota manejaban con anterioridad el Departamento a su piacere, sin contemplar las voces disidentes, ahora, como no les gustan las decisiones democráticas, llevan sus reclamos al CA, donde sus amigxs tienen los votos para obligar al Departamento a hacer lo que quieren. La síntesis de su política podría rezar del siguiente modo: si ganamos las elecciones manejamos las cosas como queremos y si perdemos las elecciones, también.

La otra carrera que se vio perjudicada por las decisiones autoritarias de la Gestión Sleimen – Valcarce y HxEP, fue Filosofía. En esta oportunidad desde el CAD se pidieron 4 (cuatro) designaciones que se necesitaban con suma urgencia. Dos de ellas eran para cubrir un teórico y un práctico para Gnoseología, materia que actualmente se encuentra sin docentes a cargo, es decir, acéfala. Cabe destacar que las excusas para la no designación de los registros llevados para su aprobación fueron de lo más irrisorias. Las verdaderas explicaciones son simples, aunque inconfesables públicamente para la gestión: no es que no quieren designar docentes, lo que no quieren es designar esos docentes. Prefieren designar a sus subordinadxs por una cuenta simple: se aseguran los votos que a su vez aseguran la perpetuación en el poder que a su vez aseguran ampliar su camarilla para seguir asegurándose los votos para seguir asegurándose perpetuarse en el poder…y así todas las veces que quieras…

La solución de la Gestión y de lxs consejerxs, tanto de la minoría docente –Pluriversidad–, así como su graduado –Joaquín Artieda– y de la mayoría estudiantil  –HxEP– fue que, como hay un docente emérito –el siempre dispuesto a dar clases de cualquier materia (también a denunciar y perseguir estudiantes/graduadxs/docentes (ver: Denuncia Comesaña) Manuel Comesaña– puede dar el teórico de Gnoseología. En cuanto al práctico, la solución fue que el departamento asigne funciones a unx docente del área. Esta especie de “solución” no soluciona nada. No resuelve ni la doble banda horaria, tan necesaria para que quienes trabajan puedan cursar, tampoco resuelve el problema principal: que, de hecho, no tenemos docentes en la materia. Ni hablar de que quienes quieran adscribirse en la signatura, no podrán formarse como es debido, pues no se cuenta con docentes, ni dispuestos ni especializados. Un dato no menor en todo este entramado es la evidente manipulación que la Decana –Silvia Sleimen– tiene sobre el manejo de los expedientes o de la información que oportunamente trae a cada Consejo Académico para que vote en contra de lo que pide el CAD. De hecho, las designaciones fueron todas las veces presentadas sobre tablas en el CA por nuestra Consejera, dado que no aparecían para ser tratadas en los órdenes del día del Académico (esta es la tercera vez, la primera fue en Octubre de 2018, que se piden las designaciones para estas asignaturas y fueron rechazadas sistemáticamente y sin argumento alguno).

Párrafo aparte merece la mayoría estudiantil –HxEP– que dice defender los intereses estudiantiles, sin embargo solo levantan la mano para votar resoluciones que cumplan con los intereses de lxs docentes que conforman su alianza política. Tras su manto turquesa esconden su identidad morada que se deja ver con claridad en cada Consejo Académico. Al igual que durante los mandatos de la juventud radical, nunca lxs estudiantes de Humanidades carecimos tanto de representación en los órganos de cogobierno como con HxEP. En este caso concreto, por orden de la Decana, votaron en contra de tres designaciones docentes en Filosofía. Una de ellas permitiría la doble banda horaria en una materia troncal: Filosofía Medieval. Las otras designaciones permitirían el armado de la materia Gnoseología con un teórico y un práctico para que pueda ser dictada. ¡Que no nos mientan más! Esas votaciones son en contra de lxs estudiantes que terminan siendo siempre los mayores afectados por sus políticas mezquinas.

La conducción del centro de estudiantes otra vez pegó el faltazo. Lamentablemente, Humanidades a la Lucha nunca realizó su programa político. En esta ocasión, las cosas no fueron distintas. Fueron convocadxs por la Asamblea de Filosofía a bancar las peleas que lxs estudiantes estamos dando en el Consejo Académico pero decidieron ausentarse dándole la espalda a lxs estudiantes de Filosofía de la misma forma que ya lo había HxEP.

No podemos dejar de remarcar la discriminación que existe en ambas carreras, en las palabras de la Decana – Silvia Sleimen – “Filosofía y Geografía son las carreras más conflictivas”. No aceptar el autoritarismo y la discrecionalidad, la discriminación y el desdén ante quienes no nos comportamos como adictos a su política es, para la Sra. Decana, conflictivo. Transformar la manera tradicional en la que se seleccionan docentes, administrar el presupuesto y comenzar a estructurar las carreras que se vieron empobrecidas y/o vaciadas por priorizar a lxs amigxs por sobre las necesidades de las mismas, todo eso es conflictivo. El juego democrático de la política les resulta conflictivo. 

Desde un principio supimos que luchar contra lo establecido iba a ser una tarea ardua. Pero, no abandonaremos esa senda, la que venimos marcando desde Geografía y Filosofía, con una nueva gestión que toma las decisiones en conjunto con los tres claustros y en base a las distintas necesidades, desarmando viejas lógicas nepotistas y clientelares y peleando para construir carreras mejores.

lechu eleven

Memoria CAD 1/2019 Filosofía [12/03/2019]

El pasado martes 12 de Marzo sesionó, por primera vez de manera ordinaria, el Consejo Asesor Departamental de Filosofía. La sesión estuvo presidida por el director de la carrera, Andrés Crelier, acompañado de Federico Giorgini, secretario del Departamento, y lxs consejerxs que acreditaron por cada uno de los tres claustros: Omar Murad por la mayoría docente, Romina Conti, por la minoría docente, Sonia López Hana, graduada, Lourdes Prieto y Facundo Robles por la mayoría estudiantil y Micaela Rielo por la minoría estudiantil. También participaron de la sesión estudiantes, graduadxs y docentes de la comunidad de Filosofía.

La sesión comenzó con el informe de gestión del director Andrés Crelier. En dicho informe, resumió las actividades realizadas durante su mandato en 2018 —charlas, cine debates, la organización de las Jornadas, entre otras—, agradeció la participación y la coordinación entre todos los sectores de manera interclaustral —estudiantes, graduadxs y docentes—. Dicha conjugación se consagró durante todo el año, no sólo participando de las actividades propuestas por el Departamento sino también asistiendo a cada uno de los Consejos Académicos para pelear por los recursos de la carrera y para defender cada una de las decisiones tomadas en el seno del departamental.

Cuando decimos que estamos transformando Filosofía, no lo decimos en un sentido irónico, lo afirmamos en cada decisión que hemos tomado. Por primera vez en la historia del Departamento de Filosofía hubo sesiones de forma regular; trece ordinarias —récord absoluto— y tres extraordinarias (en 2018). En cada una se ellas se dio tratamiento a todos y cada uno de las cuestiones que surgieron en la carrera. Siempre con actas públicas de todas las sesiones y con la incorporación de todas las voces en el departamento para que nadie se encuentre fuera de este gran proyecto que llevamos adelante juntxs, de manera interclaustral. Con actividades anuales como el Ciclo de Cine y el Ciclo de Conferencias, que se renovará este año nuevamente, y que a su vez, enriquecen la formación de todxs. Con un análisis real de la planta docente, pedido de concursos y registros de antecedentes sujeto a las necesidades de la carrera. Con políticas de ingreso y permanencia —tales como el curso de ingreso y las tutorías de apoyo y promoción de la carrera— se logró un ingreso récord de estudiantes este año y la permanencia de muchxs otrxs. Cabe recalcar que, gracias estas políticas, ya se notan grandes cambios en filosofía. Así, es grato mencionar que el número de ingresantes en los últimos dos años —años en que se puso en funcionamiento el Proyecto de Ingreso y Permanencia— ha aumentado considerablemente, así como también ha bajado el porcentaje de deserción. Políticas como estas son las que señalan el horizonte que queremos para Filosofía.

Este informe de gestión presentado por Crelier se debió a su pedido de licencia por beca de investigación en Alemania, fruto de su desempeño académico. Por eso, a partir de ahora —y tal como lo establece el estatuto— la coordinación de las sesiones de CAD quedarán a cargo del consejero docente con mayor antigüedad en la carrera, en este caso Diego Parente. Asimismo, las actividades administrativas seguirán a cargo del Secretario del Departamento, nuestro compañero Federico Giorgini.

Como primer punto del orden del día —y como en todos los CAD desde la refundación de Filosofía— se deliberó la aprobación del acta de la sesión anterior. Resultó curiosa cierta suspicacia de la mayoría docente manifestando no estar seguros de aprobar dicha acta, la del CAD extraordinario, la cual tuvo nueve (9) temas y todos fueron aprobados por unanimidad.

Respecto a las cuestiones académicas, en primer lugar se le dio aval a las Jornadas de Antropología que son organizadas por la cátedra ‘Antropología Filosófica’ de nuestra carrera. Otro de los temas tratados fue la oferta de Néstor Cordero, quien dictará un curso de extensión para el Departamento de Filosofía a coordinarse para mediados del presente cuatrimestre. Este curso surgió a consecuencia del éxito de su charla sobre sus temas de investigación, charla que se brindó en el marco del Ciclo de Conferencias del año pasado.

lechu

Por otro lado, se trató una nota —traída y firmada por la mayoría docente en conjunto con las docentes titulares de ‘Introducción a la Filosofía’— dónde se solicitaba información respecto a la cátedra ‘Filosofía’, cátedra que desde este cuatrimestre aparece en los horarios de las carreras de Filosofía. En este sentido, se puso al tanto a lxs firmantes sobre la “otra” Introducción. Debido a la poca cantidad de docentes con que contaba ‘Introducción a la Filosofía’, lo que causaba una pobre oferta horaria —situación que padecieron los ingresantes 2018—, a partir de este cuatrimestre la cátedra ‘Filosofía’ se ofrece —de manera oficial— como otra opción para todxs aquellxs que quieran adentrarse en mundo de la Filosofía.


Por último, se trató la anómala situación de la asignatura Didáctica Especial de la Filosofía y Práctica Docente. A los incidentes sufridos por algunxs compañerxs, que van desde agresiones verbales hacia una estudiante por parte del docente a cargo hasta irregularidades al pasar las inasistencias —incidentes por los que el estudiantado ha presentado notas—, se le suma la situación propia de la cátedra. Por un lado, el pendiente y necesario juicio académico debido a múltiples denuncias por acoso y abuso de poder al titular de la cátedra, Marcelo Lobosco. Por otro, la renuncia condicionada por jubilación que presentó Mario Beade, docente que actualmente se encuentra a cargo de la materia. De este modo, esta asignatura no cuenta con las condiciones necesarias para garantizar la cursada y las prácticas docentes en los próximos cuatrimestres. En ese sentido, Daniel Vázquez, docente concursado de dicha materia, presentó una nota pidiendo su promoción al cargo vacante de JTP para asegurar una estructura de cátedra que permita tener un docente a cargo a los efectos de la jubilación de Mario Beade y, en consecuencia, poder garantizar que lxs estudiantes no perdamos la posibilidad de realizar las prácticas este año.

Asimismo, elevamos —nuevamente— una nota para pedir un estado de situación sobre el juicio académico a Marcelo Lobosco y su suspensión. Lobosco lleva dos años de licencia y las autoridades universitarias continúan poniendo excusas ante la infinidad de denuncias que ha recibido este docente. Lo que supuestamente tardaría solo quince (15) días, lleva dos años de parálisis.

No descansaremos hasta alcanzar la carrera que tanto deseamos. En cada departamental, en cada Consejo Académico y en cada órgano que sea necesario vamos a estar peleando por los recursos e intereses de la carrera. ¡A no bajar los brazos compañerxs, Filosofía nos necesita!

En el siguiente link pueden consultar y/o descargar el acta de la sesión: CAD de Filosofía – 12/03/2019.

¡El CEH es de y para les estudiantes!

Sobre las elecciones de Centro 2018

Del 5 al 9 de Noviembre se llevaron a cabo las elecciones de Centro de Estudiantes de la Facultad de Humanidades. En las mismas, Humanidades ¡a la lucha! se impuso entre las cinco listas que disputaban la conducción del CEH.

Desde el Colectivo Mundo x Ganar participamos activamente dentro de Humanidades ¡a la lucha!; espacio conformado por compañeres autoconvocades, en su mayoría participantes de las distintas asambleas por carrera, y también por distintas agrupaciones estudiantiles de izquierda. Lo novedoso de Humanidades ¡a la lucha! es que, además, algunos espacios de base como la Asamblea de Biblio y la Asamblea de Filosofía decidieron participar orgánicamente de la construcción política.

Desde el inicio, la propuesta representó cambios radicales respecto de cualquier otro frente que hayamos conformado antes. Dimos discusiones a fondo entre todes les participantes acerca del contexto nacional, de la organización del CEH y del Centro de Copiados, de la FUM, de las problemáticas de géneros y finalmente de la campaña que impulsamos para recuperar el gremio. Sin dudas, el conjunto del espacio dio un salto político en este proceso. En los hechos, trasvasamos las fronteras de un espacio electoralista para conformarnos como un espacio político con libertad de tendencias y con un gran poder de síntesis para tomar decisiones.

El balance no se agotó en ese plano. Humanidades ¡a la lucha! ha obtenido el 42% de los votos, arrebatándole así el Centro de Estudiantes a la burocracia de Humanidades x el Proyecto. No es casual: la génesis de la conformación de Humanidades ¡a la lucha! se da por los distintos procesos de organización antiburocrática que se vienen consolidando desde hace años. En particular, el 2018 es un año de crisis donde el ajuste del macrismo nos ha pegado fuerte. Las áreas de Educación y de Ciencia y Técnica no han sido la excepción. La toma del Consejo Escolar como expresión genuina de la bronca popular nos agrupó y marcó una brecha muy grande con las burocracias estudiantiles. Nuevo Encuentro (HxEP) nunca pisó el lugar tomado siendo que cuentan con un consejero escolar por Unidad Ciudadana. El proceso de las tomas de facultades en todo el país en defensa de la educación pública consolidó la unidad por abajo: mientras organizábamos cómo continuar con este proceso para demostrarle al gobierno de Macri que no lo dejaremos avanzar, las conducciones burocráticas sólo se encargaron de deslegitimar, estigmatizar y demonizar a les tomadores.

Otro punto a destacar es el rol de les consejeres académicos de Humanidades x el Proyecto, quienes de manera sistemática le han dado la espalda tanto a la Asamblea de Humanidades como a cada una de las asambleas por carrera (particularmente, a Filosofía y Geografía), priorizando los intereses de su organización y sus acuerdos con la decana, tomando las decisiones a espaldas de les estudiantes.

Ahora vamos a asumir la enorme responsabilidad de construir un gremio participativo que no agote la política estudiantil en las votaciones una vez al año. La participación se construye en las bases, con cada compañere que te invita a la asamblea de la carrera para organizarse contra el ajuste del gobierno pero también para defenderse de las prácticas nefastas de aquelles que mantienen la estructura de poder dentro de la Universidad.

Por mayor participación, por un CEH de todes, por la organización asamblearia, celebramos esta victoria y apostamos a la construcción colectiva, siendo consecuentes con nuestra trayectoria dentro de la UNMDP.

¡Arriba les tomadores, arriba les que luchan!

Felicitaciones a cada une de les compañeres que asumieron este compromiso convencides que podemos transformar la Universidad. ¡Refundar el CEH es posible y que les ambicioses de poder, bufen!

 

Foto HALL