Cuando lo privado se camufla de público

.

Cripsis o camuflaje: Disimular dando a algo el aspecto de otra cosa. Fenómeno por el que un animal presenta adaptaciones que lo hacen pasar desapercibido a los sentidos de otros animales. La palabra cripsis proviene de la palabra griega [κρύπτω krypto, «oculto»] que se encuentra en la criptografía, lo que no es comprensible para la mayoría de las personas porque está hecho para ser entendido por unos pocos.

.

55c209bc336b3

.

Desde los albores de la Asamblea de Filosofía, uno de los pedidos históricos que nos congregó fue el de los concursos. Pero nunca pensamos que ellos fuesen buenos por sí mismos. No somos platónicos, sabemos que los concursos no son ninguna panacea, pero representaban un claro avance ante las designaciones directas. Es por eso que el llamado a concursos sin atender al modo en que se lleven a cabo era contentarnos con migajas. Siempre creímos que los concursos debían ser abiertos, democráticos, trasparentes, públicos, con jurados externos, etcétera. Debían ser una instancia que demostrara de la manera más objetiva posible la idoneidad de los ganadores. La lucha por los concursos era el resultado de un diagnóstico de las necesidades para una carrera que se encontraba vaciada y administrada históricamente por unos pocos. Regularizar la planta docente era ni más ni menos que abrir el juego democrático para la participación política[1].Era, ni más ni menos, mejorar las condiciones de cursada de los estudiantes. Era la proyección de una carrera enriquecida.

Cuando contábamos con los tres representantes estudiantiles y la representante graduada en el Consejo Departamental, por entonces, la Asamblea de Filosofía se vio sistemáticamente bloqueada para la participación democrática en la toma de decisiones. Una lista de eventos demuestran lo que decimos, por mencionar sólo uno: el vaciamiento del CAD a través de la no presentación de lista docente. La consecuencia buscada por la gestión fue la anulación del cogobierno. Claro que no la de las decisiones. Sin embargo, una de las pocas veces que pudimos intervenir con propuestas concretas y por un desliz de la gestión en la carrera, logramos aprobar una planta de más de 40 concursos (ver: El fruto de 9 años de lucha sabe a concurso y Aprobación de los concursos ) Aunque el zorro pierde el pelo, pero no las mañas: la gestión de humanidades ejecutó sus mecanismos de seguridad apropiados para que los 40 concursos no avanzaran. Archívese. (ver: Un paso más en la lucha por los concursos )

.Sabemos con los bueyes que aramos: hacer efectivos los concursos solo puede depender de la lucha y la participación. Los concursos que hoy en día están saliendo no responden a la planta que se aprobó aquella vez. Las vastas designaciones a dedo que se fueron sucediendo como un río, hoy encuentran su solidificación. Hoy ya son glaciares. Estos concursos intentarán cristalizar la nueva casta política que continúe con el manejo de la carrera y les garantice la impunidad eterna e imperecedera.

.Ponernos contentos con el llamado a concursos tal como está, así, decidido a puertas cerradas y en secreto y por los mismos de siempre, sería como alegrarse porque el marido golpeador nos trae flores. No nos reconciliamos con la opresión y la injusticia, no queremos flores, queremos terminar con los golpes. El llamado a concursos, así, de éste modo, sean 10, sean 2, no será otra cosa que la continuación de una política de exclusión que hace de lo público su pequeña empresa privada. No hablamos de pronósticos, lo que decimos ya es un hecho. Los últimos concursos sustanciados son una muestra clara de un procedimiento de legitimación de docentes que ya han sido designados a dedo, y no tenemos ninguna pista para pensar que la matriz bajo la cual se lleven adelante los próximos concursos, sea distinta. Porque no son errores, no es una enfermedad pasajera que aqueje a Filosofía, no hay nada irregular en la máquina. Son decisiones conscientes. Es el modo en que funciona. El Ruda, Gil, Britos, Comesaña, no son enfermos con comportamientos erráticos, son hijos sanos del nepotismo, del despotismo. Son algunas piezas de la maquinaria putrefacta de la gestión.

.Vayamos a lo concreto: Moyano Loza acaba de legalizar el cargo que le regalaron en Metodología de la Investigación Científica. Nadie se enteró de la sustanciación de ese concurso, no sabemos siquiera si se realizó o bajo qué circunstancias. Sabemos que los jurados propuestos eran los mismos que lo habían designado a dedo, mostrando abiertamente su parcialidad. No defendemos las reglas de la academia, pero las conocemos. Sabemos que no se pasa de ser ayudante alumno a adjunto con dedicación parcial. Eso, claramente, no es magia. Definir la línea de una asignatura, dirigir un grupo de investigación son tareas que requieren experiencia y preparación; si la gestión quiere afirmar que Moyano Loza es Bertrand Russell, puede hacerlo, incluso puede pensarlo él sobre sí mismo si así lo desea; lo relevante es que pueda probar su idoneidad en una instancia que sea pública, abierta y no con papá y mamá de jurados.

.Otro caso bien concreto: Desconocemos absolutamente bajo qué criterios se llama a dos concursos de ayudante graduado para la asignatura Metafísica. Menos aún, cuando acaban de concursarle un cargo de ayudante graduado a Maximiliano Loria también para la misma asignatura. Menos aún, cuando Emiliano Aldegani, último designado a dedo en la misma materia, cumple su horario en el café de enfrente porque no tiene estudiantes. Lo que desconocemos, claro, son los argumentos públicos de tales decisiones. Para nosotros es evidente que el criterio de la gestión es el clientelismo. No importan las asignaturas con mayor cantidad de cursantes, no importa un estudio claro sobre la situación real de la carrera, no importa si no tenemos bandas horarias, no importa la deserción estudiantil, no importan la calidad de las cursadas; carecen absolutamente de un proyecto de carrera a largo plazo. Lo que está a las claras es que quieren cargos, el puestito, el sueldito, la mezquina y asquerosa política de perpetuar la mediocridad, la garantía de que las decisiones serán de pocos, ayer, hoy y mañana.

.Y el último: Sonia López, compañera militante del colectivo, se presentó al llamado a concursos de las materias del área a la que se dedica y presentó una recusación a los jurados Comesaña y Gil, guiada por el Estatuto ( acá y acá pueden leer las notas presentadas por Sonia con los argumentos) que contempla que no se puede obligar a una docente e investigadora a atravesar una situación de parcialidad a la hora de un concurso público. No obstante, y más allá de la potencia de los hechos concretos, la gestión decidió hacer caso omiso al pedido, profundizando una vez más su accionar antidemocrático y autoritario. Nuevamente, sin dar mayores explicaciones, rechazaron la solicitud. Así, por mero ejercicio de inferencia, no quedan dudas de que sus intenciones siguen siendo las de no permitir el acceso de opositores a los cargos que son públicos. Comesaña y Gil deben ser los jurados cancerberos que no permitan el paso en dichos concursos. Si para ello deben utilizar maniobras ilegítimas o la mismísima fuerza, no habrá ningún problema.

.Pero ya lo hemos dicho: cuando la arbitrariedad es la norma, la rebeldía es nuestro derecho. Nada sucede porque sí. Que la gestión tenga que hacer el llamado a concursos de la planta docente es resultado de nuestra lucha constante. Que lo hagan con recursos espurios, negando el cogobierno y la participación estudiantil, que tengan que esconderse, que eviten la socialización de la información, que se guarden hasta el último papelito, que cometan la grasada de quitarnos de la lista de mails oficiales del departamento, que nos intimiden, que nos denuncien, que nos persigan, que hayan tenido que cajonear nuestra propuesta de planta docente, que hayan tenido que esperar 10 años para poder obtener la correlación de fuerzas beneficiosa, que hayan designado a 20 personas a dedo, que tengan que poner los jurados de los concursos violando el cogobierno, que nos nieguen la posibilidad de poner jurados estudiantiles, que se tengan que poner a ellos de jurado repetidas veces, en resumen, que tengan que mostrar tan apodícticamente su mugre, no tiene otra explicación que nuestra oposición política. Porque ponemos en evidencia sus irregularidades. Porque estos personajes son usurpadores de lo público. Y porque somos los que históricamente hemos denunciado esta usurpación. Sabemos que no estamos ganando esta batalla, los conservadores gozan de buena salud; pero seguiremos ganando en la explicitación de las irregularidades. Sepan disculpar esta disquisición, no pretendemos hacer autorreferencia, pero no podemos pensarlo de otra forma que como un efecto de nuestra (un nosotros que incluye a todos los que se oponen a la gestión de lo existente y apoyan un proyecto alternativo) lucha por hacer público lo que es público, por socializar lo que es privatizado, por defender el trabajo, por defender la carrera que es de todos, por arrebatarla de las manos de los históricos usurpadores de lo público.

.Si, ya lo sabemos, no es el texto más feliz. Pero nunca nos gustó mentirles, las condiciones hoy no son las mejores. Sabemos que no los estamos invitando a una fiesta. En todo caso, no a la nuestra. De todos modos, no podemos dejar de instarlos a participar. Somos conscientes de que muchos graduados han sido perjudicados, han quedado afuera, han sido víctimas de injusticias, de que su trabajo durante años ha sido desacreditado y otros apenas han podido concursar alguna vez. Sin embargo, en el momento donde tuvimos la posibilidad de tomar algunas decisiones, abrimos el juego, y no nos contentamos con repartir el botín entre unos pocos; gracias a eso varios graduados tuvieron la posibilidad de ser evaluados en igualdad de condiciones, han podido entrar a trabajar en cátedras por medio de los registros de antecedentes. Creemos fervientemente que la lucha da sus frutos y la lucha sigue, que participar de los concursos es la única manera de abrir una grieta en esta situación endógena. Tenemos que llenar esos concursos de gente. Tenemos que hacer visible lo que quieren que sea invisible.

En el siguiente link podés ver el: llamado a concurso.

————————————————————————————————————————-

[1] Solo los docentes concursados pueden participar de la vida política de la carrera. Eso implica que pueden armar listas docentes para candidatearse como consejeros para el cogobierno, pueden votar, y por ende tomar las decisiones políticas en el seno de la institución.

.

10600352_10205123106226991_3023904333551224208_n

 Colectivo de Filosofía

Noviembre de 2015

Vigilar los concursos, castigar a los opositores

.

Todo lo que se impone en los Consejos Departamentales de Filosofía, se ratifica con idéntica ausencia de discusión en los Consejos Académicos de Humanidades. Nunca a través de argumentos, siempre a través de la fuerza, el castigo, la vigilancia.

.

VigilarCastigar_BN_SMarca.indd

.

En el último Consejo Académico, llevado a cabo el miércoles 2 de Septiembre, –y encabezado por la Decana María Coira–, se aprobaron ocho de las quince designaciones a dedo que la dirección del Departamento de Filosofía –a cargo de José María Gil– impuso (ver: Para terminar con la oscuridad…). Estas 8 designaciones corresponden a César Vicini, Lorena Battaglino, Celina Martín, Paula Jessurum, Maximiliano Loria, Emiliano Aldegani, Yanina Zucconi y Carolina García. Por su fiel espera, ahora les tocó a ellos ser los beneficiados de la gestión; por supuesto que todo sucedió sin siquiera llevarse a cabo una evaluación de los curriculums ni de su idoneidad para ocupar el puesto. El orden del día con las designaciones y los respectivos números de expediente pueden verse aquí: Designados).

Como sucede habitualmente, todos los consejeros de la gestión de la facultad –docentes y graduados– representantes de la lista Juntos por Humanidades, votaron automáticamente a favor de las designaciones. Lo mismo sucedió con el ala estudiantil que responde lealmente –Humanidades por el Proyecto Nacional– los cuales cuentan con un representante en el Consejo Académico: otro incondicional voto a favor.

El otro tema referido a Filosofía fue en referencia a los jurados de los concursos. Tras las denuncias públicas que llevamos a cabo sobre el último paquete de concursos de nuestra carrera,  el cual se aprobó con una antidemocrática conformación de las comisiones evaluadoras (Ver: Aquí no entra nadie que no sepa obedecer), tampoco se pretendía entrar en la más mínima discusión. Es necesario aclarar que, tanto Manuel Comesaña como José Gil, quienes se repiten en todas las nóminas de jurados, han sido organizadores y artífices de la persecución política en Filosofía y forman parte de esta misma gestión.

Respecto a este punto, el tema a tratar en el consejo era el pedido de impugnación de dichos jurados, por parte de nuestra compañera –y militante del Colectivo de Filosofía– Sonia López. Su pedido atañe a los concursos en los cuales va a participar (ver notas acáacá y denuncia Comesaña ). Como se pueden leer, los argumentos son claros y precisos: alguien no se puede exponer a la situación de evaluación frente a quienes han llevado a cabo una persecución política y una difamación pública sistemática en su contra. Estas mismas personas fueron los ejecutores de una serie de acciones premeditadas con la intención de perjudicar a una opositora. Manuel Comesaña, en el año 2007, mientras era el Jefe de Departamento de Filosofía, confeccionó una lista negra solicitando sanciones para más de una decena de estudiantes y graduados. El criterio siniestro que utilizó en su confección fue el de la participación política: por haber sido consejeros departamentales de –en aquel entonces– la Asamblea de Filosofía, quienes conformaban la nómina debían recibir sanciones disciplinarias y si fuera necesario legales. Nuestra compañera formaba parte de dicha nómina. Unos años más tarde, el sucesor de Manuel Comesaña, José Gil, llevó a cabo, entre varias acciones enraizadas en la misma motivación, la adulteración de un Registro de Antecedentes de la asignatura Historia de la Ciencia. En ese registro, Sonia López había sido elegida primera en el orden de mérito por el titular de la cátedra, otro docente, un graduado y un estudiante. A la hora de refrendar los resultados de horas de trabajo en la conformación de un orden de mérito, durante una sesión de Consejo Departamental, José Gil –quien no participó de la evaluación– presentó un dictamen disidente con un orden arbitrario. Sin argumento alguno, con la mera intención de no permitir el acceso a un puesto de trabajo a una opositora política y sabiendo que contaba con la fuerza de los votos, logró su cometido (ver: El dictamen de la animosidad y Pacto explícito, persecución permanente).

Dado este cuadro, no es posible que se obligue a una docente e investigadora a atravesar una situación de parcialidad a la hora de un concurso público. No obstante, y más allá de la potencia de los hechos concretos, la gestión decidió hacer caso omiso al pedido, profundizando una vez más su accionar antidemocrático y autoritario (ver Rechazo de recusación de jurados). Nuevamente, sin dar mayores explicaciones,  rechazaron la solicitud. Así, por mero ejercicio de inferencia, no quedan dudas de que sus intenciones siguen siendo las de no permitir el acceso de opositores a los cargos que son públicos. Comesaña y Gil deben ser los jurados cancerberos que no permitan el paso en dichos concursos. Si para ello deben utilizar maniobras ilegítimas o la mismísima fuerza, no habrá ningún problema.

Justamente, en el marco de esta sesión, cabe destacar un hecho tan novedoso como grave. No contentos con la fuerza de su mayoría automática –la cual no se preocupa en esgrimir ni un intento de argumentación–, la gestión de Coira solicitó la presencia del personal de seguridad de la Universidad para custodiar la entrada del aula donde se encontraban sesionando. Este hecho inédito en una sesión de Consejo Académico sienta un precedente preocupante: ¿cómo puede ser que haya personal universitario dedicado a amedrentar indirectamente a quienes ejercen su derecho de participar en las instancias públicas del cogobierno de dicha institución? Esto no puede dejar de leerse como otra amenaza implícita, en este caso esgrimiendo, ya no la fuerza de su mayoría automática sino, la fuerza física del personal oficial de la Universidad. Ante esta situación, es necesario recordar que hace poco más de un año, el Secretario del Consejo Académico, Germán Takla, agredió con golpes a un estudiante de Sociología en el marco de una sesión ordinaria, provocando que, en la caída, el cuerpo del estudiante se estrellara contra el vidrio de una puerta haciéndolo estallar (ver: Se fueron al carajo). En aquel entonces, lejos de tomar medidas con el funcionario o de solidarizarse con el estudiante agredido, la decana y sus consejeros continuaron sesionando como si nada hubiera sucedido. Del tema no se habló más. Es por eso que, bajo estos parámetros, entendemos la presencia del personal de seguridad como una amenaza dirigida a quienes oficiamos como la voz de la disidencia. Es un hecho político grave.

Por un lado, llamamos a la reflexión a los compañeros del personal universitario, pues el mismo sector que les niega la participación política en estos espacios, los utiliza como fuerza de choque para salvaguardar sus intereses sectoriales. Por el otro, denunciamos la manipulación ilegítima del personal universitario por parte de la gestión de Humanidades. No aceptamos que se le otorguen funciones coercitivas a los miembros de la planta de trabajadores. Preocupantemente, este accionar nos remite a las épocas más oscuras de nuestra reciente historia.

De este modo, el despliegue realizado deja en evidencia las intenciones de la gestión en avanzar sobre determinados temas sin que nadie pueda expresar siquiera la disidencia. En esta sesión, lo más controversial, claramente, se trataba de los concursos de Filosofía. No obstante, su accionar aplastante se repite sistemáticamente –y cada vez con signos de violencia más explícitos– ante cualquier situación que amenace aunque sea un ápice su hegemonía.

.

Encabezado copia

Colectivo de Filosofía

Septiembre de 2015

Corrupción y Nepotismo en Filosofía

Se multiplican groseramente las designaciones a dedo en la UNMdP

corrupcion-01

En el último Consejo Departamental de la Carrera de Filosofía realizado el martes 7 de julio, con el aval del Director del Departamento José María Gil; los representantes docentes Rodolfo Rodríguez, Patricia Britos y Fernando Folcher, y la representante graduada Ángela Raimondi, designaron a dedo quince personas en Filosofía. Cada uno de los designados accederá a un cargo docente en nuestra carrera.

No hubo ninguna instancia pública, ni comisión de jurados interclaustros, ni evaluación alguna que avale tales designaciones. Tampoco hubo una instancia donde se pudieran presentar otros postulantes para ser evaluados por su trabajo, por lo tanto, no hubo ni comparación de currículums, ni comprobación de la experiencia docente. Lo único que importó para seleccionar a los designados fue su filiación política con el sector que tiene el poder en la Facultad y en la carrera de Filosofía. Dicho sector se encuentra en nuestra carrera desde que la misma se reabrió en el año 1994. Son un grupo de docentes que forman parte de la Unión Cívica Radical marplatense. En todos los casos hablamos de ex integrantes de la agrupación estudiantil Franja Morada.

Es decir, esta fuerza gestiona Filosofía y sus recursos económicos como si fuera su negocio privado desde hace años. Rodolfo Rodríguez, quien fue Decano de la Facultad de Humanidades entre 2000 y 2004, y Vicedecano entre 2004 y 2008, y que desde 2008 hasta hoy es consejero docente de forma ininterrumpida en Filosofía, es quien maneja los hilos de la corrupción y promueve el manejo discrecional de los fondos públicos de Filosofía. Por supuesto, en connivencia con la gestión de la Facultad de Humanidades. En el caso particular de las designaciones a dedo hablamos de un total de $37.500 por mes sin antigüedad, lo cual nos deja un total de $450.000 por año que se están manipulando de este modo.

Hay que agregar que durante el año 2014, la Facultad de Humanidades aceptó el ingreso de los fondos del PROHUM desde el Ministerio de Educación de la Nación. Con dicho dinero se otorgaron cargos con designaciones exclusivas a los docentes que, desde la reapertura, ofician de representantes en el órgano de cogobierno. Además, los únicos que pueden serlo son ellos, pues sólo ellos revisten la categoría de regulares concursados. Así, Rodolfo Rodríguez, pasó a cobrar $30.300,80 Patricia Britos, 28.940,86, Fernando Folcher $27.574,30, y José Gil, $27.525,42. Por otro lado, la Consejera graduada Ángela Raimondi, fue designada a dedo en un cargo durante el año 2013.

Sin dudas, enfrentamos a una gestión a la que no le importa la carrera de Filosofía, ni los estudiantes, ni los investigadores, ni los profesores, que no discute la línea académica de las cátedras, ni la formación académica, ni la carrera docente. Esta gestión sólo se ocupa de mantener y acrecentar su poder mediante el armado de camarillas políticas y la distribución del presupuesto educativo público de manera absolutamente privada y arbitraria.

 

¡Basta de corrupción y nepotismo en Filosofía!

¡Fuera la UCR de nuestra carrera!

¡Exigimos respuesta de la Decana Coira y del Rector Morea!

Contactos:

Francisco Arias (0223) 155494470

Ana Alvarez (0223) 155-917974

10600352_10205123106226991_3023904333551224208_n

Colectivo de Filosofía

Septiembre 2015

¿Quién es?

.
¿Sabés quién es? ¿Lo conocés? ¿Lo viste en alguna cátedra? ¿Lo tuviste alguna vez de profesor? ¿Te lo cruzaste alguna vez por los pasillos? ¿Sabés a qué se dedica?

.

Ruda-c

.

Nosotros te vamos a contar quién es:

Tiene el título de profesor de Historia, es docente en Bibliotecología, pero Consejero Docente por Filosofía (desde que recordamos)

Da clases en un seminario para Historia y Bibliotecología, pero cobra el sueldo por Filosofía.

Con la guita del PROHUM se hizo de una exclusiva (ahora gana $30.800,80 (Ver: Coira y sus amigos, un club para exclusivos)

Es un afiliado histórico de la Unión Cívica Radical

Es quien en el último Departamental dictó los nombres de los 15 designados a dedo. Acción que se repitió a lo largo de la historia cada vez que había nuevos designados. (Ver: El Ruda ya eligió sus 12 apóstoles y Para terminar con la oscuridad de la carrera, hay que cortarla con el dedo)

Es quien maneja verdaderamente el Departamento de Filosofía

¿Sabés quién fue?

Fue Secretario Académico de Humanidades durante el Menemato, desde el año 1990 al año 1994 [por esos años el Decano de Humanidades era Antonio Manna (1990 a 1992) y luego fue Rivas (1992 al 1994)]. Fue decano de la Facultad de Humanidades durante el gobierno de De La Rúa, desde el año 2000 hasta el año 2004 y vicedecano desde el año 2004 hasta el 2008 (ver OCAs)

¿Cómo llegó a Filosofía? ¿Por qué maneja la carrera? ¿Por qué el director de la carrera es su títere y el su marionetista? ¿Quién lo puso en ese lugar? ¿Qué se esconde detrás del Ruda?

.

Consejo Académico

.

Los malos, los advenedizos

y los desentendidos

.

academico

.

El miércoles 19, el Consejo Académico de Humanidades, presidido por la Decana María Coira, le dió tratamiento y aprobación definitiva a dos (al menos es lo que pudimos enterarnos) de las quince designaciones a dedo que la dirección del Departamento de Filosofía a cargo de José María Gil impuso en la última sesión del CAD (Consejo Departamental de Filosofía). Estamos hablando de Lucrecia Gaich y Pablo Sisterna (de la Facultad de Ciencias Exactas), quienes fueron los beneficiados, sin una evaluación de los curriculums ni de su idoneidad para ocupar el puesto, con cargos para la materia Historia de la Ciencia.

Como sucede habitualmente, todos los consejeros de la Gestión, los docentes y los graduados, representantes de la lista Juntos por Humanidades, votaron a favor de las designaciones. El ala estudiantil de la Gestión de Coira, Humanidades por el Proyecto Nacional, que cuenta con un representante en el Consejo Académico, también votó a favor de las mismas.

El rol de Vamos de Frente (La Unidad + Confluencia), mayoría estudiantil y conducción del Centro de Estudiantes de Humanidades, merece un párrafo aparte. En primer lugar, durante el tratamiento de las designaciones, dos de los consejeros de la agrupación no se encontraban en el lugar porque llegaron tarde. Mientras tanto, la única consejera presente en la sesión también votó a favor de las designaciones a dedo.

La Unidad y Confluencia no tienen acostumbrados a la cicatería de la información sobre lo que ocurre en el Consejo Académico, eso está claro. Aún cuando días antes de la sesión, las consejeras departamentales del Colectivo de Filosofía se comunicaron con los consejeros académicos de Vamos de Frente para saber en qué fecha sesionaría el Consejo Académico y para confirmar si se tratarían las designaciones a dedo. Ante nuestras consultas, la conducción del Centro de Estudiantes se negó a socializar el orden del día con los temas que se tratarían y no informó cuándo sesionaría el Académico. Directamente, no hubo repuesta.

Los consejeros académicos de Vamos de Frente esta vez aprobaron las designaciones a dedo en filo. Pero, también aprobaron la aplicación de los fondos del PROHUM en el 2013 y continúan aprobando los concursos armados para los amigos con dichos fondos. Durante su mandato no socializaron la información, ni coordinaron con las diferentes carreras para interiorizarse sobre lo que pasa en cada una. En muchas de las sesiones se ausentaron, no llevaron la totalidad de sus representantes o llegaron tarde. Los consejeros académicos, en coordinación con los consejeros departamentales de cada carrera, deben ser una herramienta para la organización del conjunto de los estudiantes y no meros representantes de sus propios intereses.

Entendemos que el Consejo Académico es un espacio político en el que disputamos poder. Es el lugar donde nos plantamos contra la Gestión que maneja los fondos públicos como si fuera su negocio privado. Necesitamos consejeros académicos que socialicen la información, que difundan los temas que se traten, que convoquen públicamente a las sesiones, que expongan los negociados corruptos de la Gestión y el kirchnerismo, que lleven la discusión a las aulas y que convoquen asambleas de humanidades para discutir en conjunto medidas de acción; para organizar entre todos y de la mejor manera lo que en definitiva es común a todos.

.

10600352_10205123106226991_3023904333551224208_nAgosto de 2015

Para terminar con la oscuridad en la carrera…

…hay que cortarla con el dedo

 .

«Tres Anillos para los Reyes Elfos bajo el cielo.

Siete para los Señores Enanos en palacios de piedra.

Nueve para los Hombres Mortales condenados a morir.

Uno para el Señor Oscuro, sobre el trono oscuro

en la Tierra de Mordor donde se extienden las Sombras.

Un Anillo para gobernarlos a todos. Un Anillo para encontrarlos,

un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas

en la Tierra de Mordor donde se extienden las Sombras».

R. R. Tolkien, El Señor de los Anillos

.

finger

.

El día martes 7 de julio se realizó la segunda sesión del año del Consejo Asesor Departamental de Filosofía (en adelante CAD). La sesión fue presidida por José Gil. Por el claustro docente, los consejeros fueron Rodolfo Ruda Rodríguez, Fernando Folcher y Patricia Britos y la consejera graduada fue Ángela Raimondi. Pero no estaban solos, estuvieron acompañados por  la bancada de sus graduados, ansiosos por recibir un cargo a dedo. Además se hicieron presentes funcionarios de la Gestión de Humanidades como Pablo Coronel y Juan José Escujuri. La minoría estudiantil, Phronesis, llegó tarde y no participó en ninguna discusión. Como es usual no tuvieron posicionamiento alguno sobre ningún tema y sólo se limitaron a levantar la mano. Finalmente, la mayoría estudiantil, el Colectivo de Filosofía (en adelante CF), estuvo presente con las consejeras Ana Álvarez y Lourdes Prieto y por supuesto, estudiantes y graduados que acompañaron.

Antes de relatar lo acontecido durante la sesión es importante decir que nuevamente el orden del día (pueden verlo acáfue redactado deliberadamente de forma críptica, es decir: ¡no se entiende nada! Además, la información nos fue negada en reiteradas ocasiones. Decimos esto porque varios compañeros del Colectivo de Filosofía nos acercamos al Departamento para obtener información y ver las notas que se iban a tratar. Con diversas excusas nunca nos mostraron nada. El agravante es que minutos antes de iniciar la sesión, el Director de la Carrera, José Gil, nos dijo que no podía mostrarnos las notas y nos mintió en relación al contenido de una de ellas y con respecto a  los temas que se iban a tratar en el CAD. Una vez más, la Gestión montó toda una operación política con el fin de que los consejeros estudiantiles por la mayoría vayamos a sesionar al CAD sin la información necesaria. La política oscurantista es la clave para garantizarle a la camarilla sus negociados corruptos y punteriles.

Una vez comenzada la sesión, las consejeras del CF presentamos las resoluciones de la última asamblea de la carrera (ver Resoluciones de la Asamblea 19/05) junto a una serie de notas que presentamos sobre tablas, entre ellas una propuesta de los graduados de la carrera (ver nota acá: Pedido Graduados/as de Filosofía) en torno a los jurados de los últimos concursos (ver notas abajo).




Todas las notas que presentamos sobre tablas fueron rechazadas de manera antidemocrática. Ni siquiera se tuvo en cuenta si éstas eran realmente importantes para solucionar problemáticas  de la carrera como la realización de concursos transparentes, la ausencia de CADs periódicos, la falta de socialización del informe presupuestario de la carrera para poner a disposición de toda la comunidad de Filosofía, etcétera. Queda en evidencia el accionar autoritario de esta Gestión que solo accede a tratar “sus” temas en cada sesión y desestima nuestro pedido para ingresar otras cuestiones en el orden del día, no respetando los derechos que tenemos como miembros del co-gobierno.

Aunque las consejeras del Colectivo de Filosofía todavía reclamaban el tratamiento de las notas, José Gil, quien no hizo nada sin la autorización del consejero Rodolfo Ruda Rodríguez, se dispuso a continuar la sesión. Acto seguido, se trataron una serie de temas, entre ellos, la aprobación de las adscripciones del primer cuatrimestre! Como dijimos durante la sesión, la ausencia de CADs retrasa el tratamiento de algunos temas de urgencia y vuelve obsoletos a otros, tornando infecunda la instancia de cogobierno. La sesión continuó con el tratamiento de algunas cuestiones de forma como el pedido de licencia por parte de algunos docentes, pedidos de aval para la realización de jornadas. Todas ellas cuestiones vetustas. Hubo una nota de Rita Novo solicitando aumento de dedicación para dos graduados designados a dedo (Mariano Iriart y Omar Murad) pero el Ruda inmeditamente miró a Gil y sentenció “eso lo vemos la próxima” dando por cerrado el tema (pueden ver la nota Acá). Por último había una nota presentada por el graduado Mariano Martinez (ver nota acá) que fue directamente ignorada, al igual que nuestra consulta sobre el asunto.

Llegados al punto 18 del orden del día nos encontramos con la solicitud de extensión de funciones docentes por parte de Antonio Manna para la graduada Paula Jessurum (ver nota acá). En primera instancia, nuestras consejeras preguntaron –“¿quien es? nunca vimos o nos enteramos de que esta persona diera clases en nuestra carrera”. Luego de indagar por varios minutos, nos enteramos que Paula Jessurum es una graduada vinculada a la Gestión que no cuenta con ningún cargo concursado ni ganado por registro de antecedentes. Su cargo es político, elegido a dedo. Actualmente es Secretaria en Decanato. Por lo tanto, una extensión de funciones, en este caso, es una designación a dedo en la materia, pues la graduada no pasó por ninguna instancia evaluativa, y el cargo no fue llamado de manera abierta y pública. Nuestras consejeras, como ya lo hemos hecho en otros casos de este tenor (ver Sed astutos como…)  se opusieron votando en contra. Phronesis, que no sabía muy bien que hacer, y por supuesto, no dijo nada, votó junto a nosotros. Pero los cuatro consejeros de la gestión votaron a favor.

Luego se trataron las notas presentadas por las consejeras del Colectivo de Filosofía, elaboradas en la última Asamblea de Filosofía sobre la situación de Historia de la Ciencia (ver nota acá: Historia de la Ciencia) Como sabemos esta materia no cuenta con ningún docente luego de la expulsión de Javier Viau. La segunda nota presentada (ver nota acá: Filosofía Antiguasolicitaba la apertura de un registro de antecedentes con inmediato llamado a concurso para Filosofía Antigua. Esta materia sólo cuenta con un práctico en un horario nocturno. Ante nuestra propuesta de la realización de registros de antecedentes para cubrir los cargos, los consejeros docentes y la consejera graduada, propusieron la designación a dedo de Pablo Sisterna, graduado de la Facultad de Ciencias Exactas, para el teórico de Historia de la Ciencia. Como si fuera poco, sumaron a esta propuesta la designación de una de sus graduadas, Lucrecia Gaich, en un práctico para la misma materia. Recordemos que el registro de antecedentes realizado para Historia de la ciencia en el año 2012, registro que Lucrecia Gaich perdió, fue cajoneado porque la ganadora no era fiel a la gestión (ver: El dictamen de la animosidad) ¡Pobre Gaich! ¡Cuánto hace que espera su cargo regalado!  Nuevamente el manejo discrecional de los fondos públicos con el único objetivo de meter a su gente. Con respecto a Filosofía Antigua, ningunearon nuestro pedido sin motivo alguno. Queda en evidencia que no les importa nada la situación de cursada de los estudiantes, y menos aún suplir las necesidades de aquellos compañeros que trabajamos.

“Nota presentada por el Prof. Rodolfo Rodríguez sobre situación presupuestaria de la carrera” rezaba el último tema del orden del día (ver nota acá) En realidad, se trató del accionar más nefasto que hemos presenciado en un CAD por mucho tiempo. El grado de impunidad con el que se manejó la corruptela de la gestión fue proporcional a la inmensa indignación que sentimos aquellos que luchamos todos los días por una Filosofía inclusiva y democrática, donde el acceso a la docencia universitaria no dependa del amiguismo o la filiación política, sino de la idoneidad comprobada en una instancia pública.

El Ruda sacó su lista de nombres, una lista que no armó sólo, una lista que tuvo retoques de la Decana María Coira, una lista en la que no hay lugar a confusiones. No. No hay lugar para la confusión, quienes representamos una amenaza, que no es más que ser la oposición política de esta Gestión, nunca vamos a formar parte de estas listas. Por el contrario, cuando en instancias públicas, como registros de antecedentes, hemos ganado, han hecho lo imposible por revertir los resultados. Hasta han violado convenios con CONICET para que compañeros del Colectivo de Filosofía no entren a dar clase en la Universidad (ver: Sin lugar para opositores) Las únicas listas en las que la Gestión nos ha puesto fueron listas negras: el ex Director de Filosofía, Manuel Comesaña, por denunciar  el estado de la carrera y la desaparición de expedientes (ver Denuncia Comesaña)  la actual Secretaria del Departamento, Ana Caro, simplemente por estar en el pasillo; y la ex Decana Rosenthal, por acompañar el reclamo de concursos transparentes para Geografía. 

Lo que ocurre en Filosofía no se reduce a los nombres de quienes fueron designados a dedo en esta ocasión: Lucrecia Gaich, Paula Jessurum, Yanina Zucconni, Celina Martín, Romina Conti, Maximiliano Loria, Lorena Battaglino, César Vicini, Emiliano Aldegani, Carolina García, Pablo Sisterna (graduado de la Facultad de Ciencias Exactas), Diego Fornoni, Ángela Raimondi, Daniela Suetta y Eliana Fayó (graduada de la carrera de Historia),  si no a la oscurantista administración de los fondos públicos que realiza la camarilla. El ingreso a la docencia no puede depender de simpatías o filiaciones políticas; debe ser abierto y democrático, donde todos los postulantes puedan participar en igualdad de condiciones. Los fondos públicos de la Universidad deben ser manejados en el ámbito del cogobierno. Este debe ser abierto y participativo. Todos los actores en cuestión tenemos que ser parte de las decisiones. No podemos permitir que una casta política, que en la carrera de Filosofía es principalmente de la Unión Cívica Radical, pero que cuenta con sus aliados kirchneristas, del PJ y del Partido Socialista del Rector Morea, se reproduzca mediante estos mecanismos. En este contexto, donde todo elegido es seleccionado mediante la lógica del dedo, nosotros preferimos la elección en el ámbito público. Los registros de antecedentes y los concursos, cuando estos son legítimos, permiten evaluar la idoneidad de los docentes para el cargo, mediante una convocatoria abierta a todos los que quieran postularse y la conformación de un jurado en el ámbito del cogobierno que evalúe por el trabajo realizado y no por “portación de cara”.

Por todo lo expuesto, nos retiramos del CAD repudiando el accionar de la Gestión, no sin antes exponer nuestro profundo desacuerdo con su idea empobrecida y endógena de la Filosofía y, por supuesto, con tamaño acto de tiranía. Ellos continuaron con la distribución de prebendas. Phronesis también se quedó.

No queremos una Filosofía que sea el negocio privado de quienes carecen de decisiones políticas democráticas y coherentes. No queremos una Filosofía que dependa de las ambiciones de los lacayos del poder político y económico. No queremos una Filosofía inundada de expresiones brutales y burdas de aquellos que temen perder su poder y su comodidad. Queremos una Filosofía que rechace la clausura y el oscurantismo, las decisiones autoritarias y  la propensión al empobrecimiento que pretende reducirla a su expresión inofensiva.

Seguiremos resistiendo y subvirtiendo las medidas virulentas y abusivas de quienes gobiernan en nombre de lo privado y en desmedro de la educación. En Humanidades termina el cuatrimestre, pero comienza un gran desafío para todos aquellos que queremos una universidad y una carrera distinta.

.

lechu_imán_2

Colectivo de Filosofía

Julio de 2015

El Ruda ya eligió a sus 12 Apóstoles

cena_ratasSiempre dijimos que es necesario asistir a las sesiones de los órganos de cogobierno, en este caso particular, al Consejo Departamental de Filosofía, pues allí sufrimos en carne propia la violencia institucional, nos hacemos conscientes de la indignación colectiva, y de la necesidad en sentido fuerte de organizarnos y luchar por una Universidad distinta. Hoy, el acceso a los cargos docentes se da por filiación política, amiguismo o prácticas serviciales. En esta ocasión entraron doce personas funcionales a los sectores del poder. Lucrecia Gaich, Paula Jessurum, Yanina Zucconni, Celina Martín, Romina Conti, Maximiliano Loria, Lorena Battaglino, César Vicini, Emiliano Aldegani, Carolina García, Pablo Sisterna (graduado de la Facultad de Ciencias Exactas) y Eliana Fayó (graduada de la carrera de Historia) son los últimos  acomodados de la carrera, los doce acólitos de la gestión Gil.

A continuación, compartimos las impresiones de un compañero que tuvo su primer encuentro con esta instancia:

 “Ayer, vi un rebaño, hipócrita, de ovejas filosofantes, con su estúpido atuendo de criaturas inocentes. Un rebaño de docentes y graduados esperando un cargo asignado de forma fraudulenta que es a imagen y semejanza del Ruda. Una falsa perplejidad en sus rostros que intentó disimular el “qué carajo me importan mis colegas que se ilusionan con conseguir un cargo por concurso”. Quedó algo muy claro, en cuanto al valor que se le da a la voz estudiantil, cuando la Secretaria del “Director de la carrera” se refirió a las consejeras estudiantiles como “ALUMNAS”, así manifestó su consideración de los estudiantes en general. Estos cavernícolas engrampados a sus escritorios del departamento ni siquiera ocultaron su risa. Su pereza superó la necesidad de ocultar toda está mierda mafiosa con olor a Ruda. La prótesis estudiantil “no recuerda”, enmudeció, no hizo nada. El director de la carrera no es el director, el director es un gil, lo sentaron en el lugar del director. HOY COMPRENDÍ COMO LA EDUCACIÓN PÚBLICA ES ADMINISTRADA DE FORMA PRIVADA. Rebaño parásito que ofende el sentido de nuestra carrera. El día que arda la filosofía en la UNMdP olerá a Ruda, lamentablemente. ¡Quememos las plantas parasitarias entonces!”

10600352_10205123106226991_3023904333551224208_n

Julio de 2015