Sobre la intervención de Filosofía y Geografía

La historia de los departamentos de Filosofía y Geografía ha corrido siempre pareja. No sólo el espacio físico compartido es lo que tienen en común, a modo de espejo, sino también el lugar al que han sido condenadas estas carreras: moneda de cambio para negociar entre sectores con más poder en la facultad y la caja para enriquecer otras carreras, subejecutando sus presupuestos. Sin embargo, como algo intrínseco al saqueo y al empobrecimiento de nuestras disciplinas, desde hace más de una década que existe una incansable organización de la resistencia para revertir esta situación.

Así, disputando cada instancia, llegamos al final del 2017 con una conformación inédita e idéntica en ambos departamentos: mayoría estudiantil, minoría docente y cuerpo graduado conformaron una discusión y un proyecto interclaustral que permitieron, por primera vez en la historia, poner directora y director por fuera de los grupos de poder que siempre tuvieron el control. Desde ese momento sabíamos que lo que venía iba a ser más duro que nunca, porque la camarilla no acepta perder, no acepta no conducir, entonces juega sucio -apelando a las maniobras más ruines-. Y así fue, así llegamos a este momento decisivo, no sólo para el presente, sino principalmente para el futuro más cercano.

Para quienes intentan retomar el control tras bambalinas no importa absolutamente nada. Ni el mayor índice de participación, ni la regularización de las sesiones del CAD -y sus actas-, ni la toma de decisiones de la carrera en el ámbito público, ni la socialización de la información, ni la apertura de las puertas para quienes siempre quedamos excluides. En Filosofía, por ejemplo, en lo que va del año ya hubo más sesiones que en 6 o 7 años juntos, un seguimiento a les ingresantes a través de un flamante curso de ingreso y permanencia para paliar el desgranamiento de la matrícula -con informe incluido-, hasta se realizó un inédito análisis público de la planta docente con proyecciones que contenían cuadros y estadísticas. Nada de todo esto vale para quienes ven en estas nuevas modalidades una pérdida de control de territorios, de recursos y, potencialmente, de votos. Porque esto es lo que siempre está de fondo: los concursos que garantizan votos, que garantizan poder, que garantizan recursos, los cuales se reparten a discreción entre unos pocos y con las migajas renuevan a los esbirros. Así se cierra el círculo, así destruyen nuestras carreras, así entran los loboscos, los beades, los bainos, etc.

Entonces, como no controlan el destino de los consejos departamentales despliegan su juego sucio: asedio, boicot e intervención. Este mecanismo se viene organizando por etapas. Por empezar, cuando las gestiones salientes se retiraban, dejaban marcada la cancha: todo recurso que estuviera libre o que fuera a estar libre en un futuro cercano sería condicionado. ¿De qué modo? Manejando los jurados de los concursos, para garantizar que nadie que ose ser oposición o no responder a sus mandatos pueda ingresar a la carrera. En Filosofía realizaron una jugada terrible: antes de que la gestión Britos se retire, aprobaron, en una sesión exprés de 10 minutos, un paquete de 14 concursos atados a jubilaciones que aún no habían salido. Es decir, condicionaron la administración futura de la carrera y de sus recursos de manera absolutamente ilegítima. De más está decir que no existió el más mínimo argumento de por qué los concursos se proponían para los cargos que eligieron. Como siempre, los motivos eran inconfesables y no respondían a las necesidades de la comunidad, sino a los de obstaculizar el ingreso de cualquier cuerpo extraño y promover la llegada de “los amigos de siempre”.

image 1

El asedio se dio durante la primera mitad de este año. En Geografía debieron tolerar que Lombardi (ex directora) y compañía irrumpieran en la oficina sistemáticamente para hostigar y semblantear al secretario y a la directora. En los consejos departamentales cuestionaban cosas absurdas con  intenciones de amedrentar y de golpear subjetivamente. En Filosofía se dio el drama de los concursos truchos. Ante la solicitud de que vuelvan al Departamento 7 de los 14 expedientes que contenían las solicitudes de concursos, la respuesta de la gestión de Humanidades (el mismo sector político de la ex directora Britos, la UCR – Cambiemos) fue una burla: gritos y maltratos sistemáticos del consejero Artieda en contra del director de la carrera y la propuesta de un diálogo con la ex-directora Britos. El resultado: el mismo, darle curso a esos concursos que nunca pudimos discutir, ni pensar. Los otros 7 concursos, habían vuelto al Departamento por problemas de jurados, tras realizar el análisis de planta se solicitó que 6 de los 7 pasen a archivo y se elevaron 10 nuevos pedidos (con cargos menores y 2 ayudantías estudiantiles extra). Llegada la segunda mitad del año entramos en la etapa donde la intensidad de las hostilidades y la manipulación se profundiza en la búsqueda de daños definitivos. Justamente, el miércoles pasado se trataron en el Consejo Académico 3 de los expedientes que contienen los pedidos de concursos que el Consejo Departamental decidió replantear. En el dictamen de comisiones (instancia previa al plenario), la gestión de Humanidades ya manifestó con su mayor desparpajo que no piensa discutir esto y que van a dar curso a los pedidos. Esto es un modo de desoír lo que el CAD conformado con todos los cuerpos, por mayorías y minorías, ha decidido que sería lo mejor para la carrera. Eso se llama boicot e intervención política. Ante la denuncia pública de la intervención, la jugada en el plenario del académico fue la misma que con el anterior paquete de 7 concursos: que pase a comisiones, es decir, meterlo en el freezer, intentar diluir el descontento creciente (algo así como tratar de esconder un elefante bajo la alfombra), esperar y finalmente revertir la decisión del Departamento de Filosofía que solicitó archivar estos expedientes.

El boicot es a las decisiones que el cuerpo colegiado toma. Quienes integramos las comunidades de Filosofía y Geografía vemos poner en tela de juicio todo lo que hace a la estructuración de nuestros departamentos. Ante cada cosa hay un “pero”, incluso ante cosas absurdas como el otorgamiento de funciones docentes en otro cuatrimestre para una profesora de Geografía. Las cosas que suelen ser una mera formalidad en cualquier carrera, en las nuestras se vuelven un objeto de discusión que incluyen hasta cartas de denuncias por hechos que son construidos falazmente.

Finalmente, se da la pantomima en la cual se puede decir cualquier cosa, corporativamente, y con la complicidad de la mayoría estudiantil de Humanidades por el Proyecto, le dan curso a cualquier clase de mentira. Un mecanismo perverso donde alguien miente o establece un argumento ad hoc y todo el resto lo enaltece como una verdad revelada. A través del refuerzo de sus propias mentiras o maniobras llega la intervención de hecho. Si bien no es formal, lo cierto es que los Departamentos de Filosofía y Geografía pasan a ser meras oficinas administrativas donde no hay posibilidad de decisión sobre los recursos ni sobre la planta docente. Dan clases cuando se les antoja, se meten en las cátedras que se les antoja, agarran los cargos que se les antoja, aprueban y rechazan concursos y registros según sus intereses punteriles. Además de todo esto, pretenden que quienes somos sometides nos quedemos calladites y sin chistar, buscan hacernos pasar por violentes y nos quieren hacer creer que somos nosotres quienes decidimos. Es el cuento de la buena pipa, hacen lo que quieren, nosotres denunciamos sus manejes fraudulentos y nos acusan de violencia. Siniestro, perverso.

Un párrafo aparte merece la supuesta oposición compuesta por la mayoría docente. Sus “pactos preexistentes” con Sleimen y cía. se llevan puestas a Geografía y, especialmente, a Filosofía. En lo que va del año, las promesas de defensa de las decisiones del Departamento de Filosofía no han sido más que eso. Cuando el bloque interclaustral de la gestión interviene, Docentes por Humanidades acuerda con “mandar las cosas a comisión”. Nada positivo salió de las comisiones para Filosofía, de hecho salió todo lo que la gestión quería. Asimismo, cuando hemos intentado defender a alguna docente de este sector frente a los gritos e improperios del consejero Bustos, les violentes hemos sido nosotres. Inclusive, y este es el colmo de las ironías, ante el recuerdo de cuando el secretario del CA, Germán Takla, en plena sesión estampó contra un vidrio -que se rompió- a un estudiante y su confirmación de que lo volvería hacer, se escuchó la justificación de este sector: “se estaba defendiendo; le querían sacar las actas”. El machismo y los tintes aristocráticos que destilan nos ubican en el lugar de les criminales indefectiblemente, es un dogma. De pronto, quienes hemos defendido a Filosofía y Geografía durante casi 20 años y que por primera vez accedemos a participar de la conducción del Departamento, somos el problema. Esta maniobra discursiva que busca forzar sentidos también es perversa. 1) Digo que soy oposición. 2) Ante el avasallamiento de la gestión a las carreras más débiles opongo una resistencia superficial. 3) Priorizo los “pactos preexistentes” frente a cualquier tipo de atropello. 4) Frente a la crítica por este movimiento hostigo a quienes se oponen a la gestión, les acuso y me victimizo. 5) Concluyo que el problema no es la gestión que interviene sino quienes se oponen a la intervención. ¡Aplausos! ¿Qué deducimos? “Mientras no se metan con Letras e Historia, con Geografía y Filosofía hagan lo que quieran”. -Fin del párrafo aparte-.

El asunto de fondo, al final, siempre es el mismo: no concursar adversarios políticos o disidencias que pongan en discusión el reparto del presupuesto y de cargos. Dinero y poder. Poder y dinero. Suena ridículo, pero esto rige en el seno de la institución universitaria. Las consecuencias: la pauperización de nuestra formación, la instalación de un sentido corporativo y acrítico frente a las jerarquías prestablecidas, reproducción de un orden piramidal y hereditario. Casi que para ser docente en Humanidades hay que tener sangre azul o ser unx buenx chicx de los mandados. Así, dependiendo de la disciplina que estudiemos, en algunas carreras podremos formarnos mejor que en otras, y en las que no, quedamos marcados por la mediocridad de nuestra formación, cosa que se evidencia cuando nos encontramos con compañeres de otras partes del país.

A pesar de todas las trabas, de la estigmatización, de la persecución sistemática, sabemos que estamos avanzando en la democratización de nuestras carreras. Sabíamos que las hostilidades se recrudecerían en la medida en que impulsáramos nuestros proyectos de apertura consecuentemente, contábamos con la miseria de siempre. Por eso no claudicaremos, nunca. Sabemos que estamos frente a un proceso histórico, inédito en nuestra facultad -y probablemente mucho más allá de estas fronteras-. Es necesario seguir organizades, bien juntes, en las asambleas, participando en los órganos de cogobierno, para poder empujar el bloqueo un paso más, quizás alguna voluntad suelta tenga la capacidad crítica de la reflexión y se de cuenta de que esta vieja política huele rancio. Ya formamos parte de la historia de la UNMDP, ¡vamos a abrir sus puertas para les hijes de les trabajadores!

lechu

Consejo Académico – Sesión plenaria ordinaria 10 [17-10-18]

Les invitamos al plenario del Consejo Académico, a realizarse el miércoles 16/10, a las 16hs en el aula 66.

Nuevamente, la Gestión de la Facultad de Humanidades, encabezada por la decana Silvia Sleimen, el representante graduado, Joaquín Artieda,  y su brazo estudiantil, HxEP (conducción del CEH, quienes siguen privilegiando sus acuerdos con los docentes de la UCR-Cambiemos en vez de priorizar las necesidades estudiantiles), se apresta a intervenir sobre las decisiones políticas que toman los Consejos Asesores de Departamentales (CAD) de Geografía y de Filosofía donde su alianza no cuenta con una mayoría automática.

En este caso, nos encontramos ante el pedido del CAD de Filosofía de redistribuir el presupuesto disponible en el Departamento a partir de un análisis de Planta Docente público elaborado en el órgano de cogobierno. La intención es que ese dinero no se malgaste yendo a parar a los bolsillos de los docentes que ya están en la carrera y que solo pretenden aumentar su dedicación o bien aumentar su cargo, sino que pueda ser distribuido en otras cátedras, algunas unipersonales, otras sin posibilidad de ofrecer doble banda horaria, que realmente lo necesitan. El análisis de Planta Docente evidenció  necesidades estructurales en Filosofía. Cabe destacar, es el primer análisis que se realiza en años. Por lo expuesto, reafirmamos la autonomía del CAD de Filosofía y exigimos que se respeten sus decisiones.

La Gestión de Humanidades reivindica otro modo de distribución del presupuesto: el modo punteril. No solo hacen oídos sordos ante los argumentos de la oposición, sino que avanzan sobre las decisiones tomadas de manera interclaustal en el órgano de co- gobierno de las carreras donde no cuentan con la hegemonía. Este modus operandi, no es nuevo. En el caso de Geografía, intentaron designar a otro docente en vez de otorgar la asignación de funciones que el CAD pedía. En cuanto a Filosofía, intervinieron un paquete de concursos que la actual conformación del CAD quería reorganizar y citaron a Patricia Britos (ex directora de la carrera) para que lo “negocie”, cosa que obviamente no pasó. Perdimos tiempo, nos sacaron presupuesto valioso para la carrera y la mayoría automática de la Decana Sleimen, Artieda y HxEP aprobó esos concursos sin ningún tipo de modificación.

Ante este panorama, nos preocupa la intervención y el avasallamiento sobre estos órganos de cogobierno en ambos Departamentos, que atenta contra las decisiones tomadas democráticamente. Contra cada decisión del dedo amigo, de las camarillas enquistadas desde hace años que creen que las carreras son su kiosquito privado y la ausencia de argumentación sobre estas decisiones arbitrarias, decimos:

¡Basta de deslegitimar las decisiones de los órganos de co- gobierno!

¡Que les consejeres estudiantiles de HxEP dejen de defender intereses docentes!

¡Tomemos entre todes las decisiones de la facultad!

En el siguiente link encontrarán el orden del día.

 

Memoria Consejo Académico - Plenario 17 de Octubre de 2018

Entre cintas de peligro que advertían la intervención de los Departamentos de Filosofía y Geografía por parte de la Decana, Artieda y Humanidades x el Proyecto, el pasado miércoles 17/10 se llevó adelante la décima sesión plenaria del Consejo Académico. 

En primera instancia y durante gran parte del CA se trató la designación de un JTP Parcial para la cátedra de Teoría y Critica Literarias I de la carrera de Letras. Una nueva designación en Letras sin previo análisis de planta docente para evaluar las distintas necesidades de la carrera. Lxs docentes de la gestión Baltar del departamento de Letras vuelven a designar a dedo, distribuyendo los recursos públicos en algunas cátedras de manera discrecional. Ante la eminente designación, desde la minoría estudiantil y llevando al CA el mandato de la Asamblea de Letras, exigimos que el expediente sea devuelto a las comisiones y, al mismo tiempo, se convoque al Consejo Departamental de Letras para discutir en conjunto. ¡Basta de designaciones a dedo, por una distribución democrática del presupuesto!

Por otro lado, sobre tablas, nuevamente se trató  la asignación de funciones para la docente de Geografía, Ana Liberali. Recordemos que en el plenario anterior (ver: CA 26-09-18) tanto la minoría docente (Pluriversidad), como su graduado (Joaquín Artieda), el brazo estudiantil (HxEP) y el desempate de la Decana Silvia Sleimen, dictaminaron que el expediente vuelva al departamento. Vieja práctica para demorar las asignaciones que se contraponen con la designación que ellxs pretenden. Obviamente, el CAD de Geografía decidió renovar el mismo pedido: que se le asignen funciones a la docente. Finalmente, tras el proceso Kafkiano al que somete de manera sistemática el sector Radical – K que conduce Humanidades y, entre agravios y pantomimas, se aprobaron las funciones. Lo paradójico en estas idas y vueltas es que sólo suceden en Filosofía y Geografía, no así con el resto de los departamentos, donde sus conformaciones responden a los sectores que desde hace mucho tiempo ejercen el poder en la UNMDP (Radicalismo – Kirchnerismo – Socialismo). Parece que a lxs poderosxs lxs incomodan las decisiones tomadas de manera interclaustral. Prefieren, sin lugar a dudas, la discrecionalidad del corporativismo docente, que la casta docente mande, el sector graduado agache la cabeza y obedezca (siendo esto condición necesaria para su escala en la jerarquía eclesiástica que compone la estructura docente de la universidad), y la participación estudiantil sólo se trate de un par de manos levantadas cuando el poder dominante así lo pide. De este modo, son garantes de los cargos prometidos a su gente, dejando de lado la “calidad” educativa de la que tanto les gusta hablar y así también continúan desgastando a aquellxs docentes que no han sido sus súbditos y pretenden trabajar en la Universidad.

En el caso de Filosofía, no tenemos tanta suerte. Se trataron varios expedientes de llamados a concursos que el Departamental, tras el análisis de la planta docente en un CAD abierto con la participación de les estudiantes, les graduades y les docentes, decidió archivarlos. Dicho acto administrativo permitiría redistribuir estos recursos en asignaturas que hoy en día se encuentren sin docentes o que sean unipersonales. Sin embargo, Docentes por Humanidades (mayoría docente), Pluriversidad-UCR-Cambiemos (minoría docente), lxs graduadxs de Juntos por Humanidades, Joaquín Artieda y Stefania Di Meglio, y la mayoría estudiantil (HxEP) – sí, casi todo el Consejo Académico-  entendían en una primera instancia que había que darle curso a lo propuesto inicialmente por la Gestión Britos (La cual terminó en Diciembre del 2017). Cabe aclarar que esa propuesta fue discutida seguramente en algún despacho, a espaldas de la comunidad, y solamente participaron Britos y algunxs docentes y graduadxs amigxs o futurxs beneficiarixs. Una vez más volvimos a exponer los motivos por los cuales el CAD de Filosofía creía necesario archivar dichos expedientes, pero fue en vano: exceptuando a nuestra consejera, todxs lxs representantes del CA decidieron desestimar lo decidido por docentes, graduadxs y estudiantes de Filosofía y los “pasaron a comisiones”. ¿Cuál es la razón para que queden en comisiones? No la hay. Pedir racionalidad en este espacio ya se ha vuelto un chiste irónico.  Solo se limitaron a citar la supuesta negociación del paquete de concursos que se dio durante todo el primer cuatrimestre con la ex directora (Britos) y el actual Consejo Departamental (negociación que pasó sin pena ni gloria, porque los expedientes siguieron su camino, tal como llegaron). Una vez más: el proceso Kafkiano. Mientras tanto, las carreras siguen funcionando como pueden y nuestros recursos vuelven a encontrarse retenidos en las cajas de comisiones. En este sentido nos preguntamos ¿Hasta cuándo van a seguir con esta actitud de dilación y diferenciación hacia las carreras que buscan su restructuración y democratización? Tal vez sea necesario recordarles que los recursos son públicos y no de unxs pocxs

Párrafo aparte merece la mayoría estudiantil, HxEP, quienes se ausentaron de prácticamente todas las sesiones del CAD de Filosofía y solo asistieron para apoyar las designaciones a dedo de sus amigxs. Sus consejerx, tanto en los CAD como en el Consejo Académico son títeres y, sin dudar, votan al son de lxs docentes radicales. De este modo, traicionan el mandato de lxs estudiantes que confiaron en ellxs a través del voto. Además, ante el pedido de explicación sobre por qué votan con lxs docentes en contra del Departamento de Filosofía o por qué continúan avalando el avasallamiento de las decisiones ya tomadas en el CAD, el consejero Boxer procedió a citar una ordenanza que le permite abstenerse de una argumentación de su voto. Cabe mencionar que, como consejerxs y parte del gremio estudiantil siguen decidiendo en detrimento de lxs estudiantes. Todavía seguimos esperando que defiendan nuestros intereses, que dejen de designar docentes a dedo y que acaten el pedido del CAD, el cual garantizaría la doble banda horaria en varias materias de la carrera. ¡Basta de vaciamiento en Filosofía! ¡HxEP cómplice!

Por último, se trató un expediente en el que Legales exige al CA la aplicación de la ordenanza del régimen disciplinar estudiantil (OCS 822) para dos estudiantes varones que ejercieron violencia de género en las redes sociales hacia una compañera de Humanidades, donde abundaron comentarios cargados de violencia machista, misoginia y discriminación. Repudiamos la violencia ejercida por estos estudiantes y nos solidarizamos con las compañeras violentadas. Creemos que es importante avanzar en la autoorganización para que estos casos no queden en la nada y también que nos debemos un debate acerca del Protocolo contra las violencias de géneros para transformarlo en una herramienta activa y dinámica. En este sentido, cabe destacar que la ordenanza 822, que se intenta aplicar, se encuentra desactualizada debido a que se realizó en los ’90 y no contempla casos de violencia de género. Al mismo tiempo, dicha ordenanza es el caballo de batalla con que cuentan lxs poderosxs de la UNMDP para amedrentar a compañerxs luchadorxs, por ejemplo, a quienes se expresan en contra del nepotismo y las arbitrariedades de las Gestiones de turno. Ese es el caso de las denuncias en contra de 11 compañerxs y una compañera graduada en el año 2011, en el contexto de la toma de Humanidades. La lucha impidió la aplicación de esta ordenanza creada para hacer un uso punitivista hacia lxs compañerxs que se rebelan contra lo establecido. Durante este debate, donde no solo lxs docentes y la mayoría estudiantil justificaron esta nefasta herramienta sino que también, con un gesto de aprobación, avalaron el accionar que años atrás realizó el secretario del CA (Germán Takla) durante una sesión plenaria, cuando golpeó a un estudiante contra la puerta de un aula provocando que, con su cabeza, el estudiante rompa un vidrio poniendo absolutamente en riesgo su integridad. En simultáneo, al preguntar quiénes integran la comisión del Protocolo de Género, nos enteramos que el mismo Germán Takla es parte del equipo de trabajo que nos protegerá en casos de violencia de género.

Hay que decirlo, el nivel de violencia de las camarillas que gobiernan la Facultad es realmente preocupante. No solo al justificar dichos accionares, sino ante la violencia que ejercen hacia quienes sostenemos un pensamiento crítico y exponemos posturas disidentes con la estructura de poder actual de la académica. Desde la minoría estudiantil, seguiremos trabajando en conjunto con los Departamentos de Geografía y Filosofía y con las Asambleas por carreras. Seguiremos socializando la información, peleando por concursos transparentes y por el acceso democrático a ellos. En contra de las camarillas que siguen manejándose como si las mismas fueran kioscos privados, en los cuales los acuerdos pautados de ante mano valen más que mejorar las condiciones estudiantiles.

 

Memoria CAD 9/ 2018 Filosofía [02/10/2018]

 

El pasado martes 2 de octubre se realizó la novena sesión ordinaria del CAD de Filosofía. Esta sesión fue la primera después del receso y de las medidas de fuerzas, paros y toma de los edificios, de la Facultad. Sin embargo, a pesar de que estudiantes, graduades y docentes llevamos adelante medidas de lucha en defensa de la Educación Pública, a algunes otres simplemente les interesa defender sus propios y egoístas intereses. Así es, el sector docente de la antigua gestión, Celina Martín y Maximiliano Loria, en conjunto con sus aliados estudiantiles, Mariano Olviera y Elias Bravo–de Mayéutica (HxEP)-, pretenden continuar con la tradición del amiguismo y las designaciones a dedo que durante mucho tiempo reinaron en Filosofía.

Sin dudas, el tema central de la sesión era la cobertura de cargos vacantes – de aquellos concursos que esperan su correspondiente llamado- con les seleccionades por las comisiones actuantes en los registros de antecedentes -en Filosofía Medieval, Gnoseología (2), Ética y Antropología-. Cabe resaltar que los registros de antecedentes son la herramienta más transparente, abierta y democrática con la que se cuenta para seleccionar docentes. Asimismo, también es pertinente recordar el oscuro pasado de Filosofía. Desde su reapertura, siempre fue administrada por gestiones que año tras año sólo se dedicaban a acrecentar su camarilla docente; las cuestiones académicas no importaban, sólo entraba quien supiera obedecer. Administrando los recursos públicos como privados.

Por el contrario, en la actualidad, defendemos un proyecto interclaustral -pensado y diseñado en el ámbito de la Asamblea de Filosofía- que guía la dirección del departamento. Un proyecto que intenta democratizar nuestra carrera, que propone registros de antecedentes y concursos transparentes. Es indudable que estamos viviendo un proceso histórico para transformar Filosofía, para alcanzar la carrera que todes -o casi todes- queremos. Un proceso que se contrapone de forma rotunda a la filosofía de antiguas gestiones, cuando prevalecía el amiguismo (el dedo) por sobre cuestiones académicas. Por esto, es importante recordar que, en sesiones anteriores, tanto la mayoría docente -antigua gestión- como Mayéutica -minoría estudiantil-, se opusieron a la realización de registros de antecedentes. Sin embargo, en esta última sesión, fueron por más. No sólo cuestionaron el método, los criterios y las personas que las comisiones asesoras determinaron como idóneas para ocupar los cargos, sino que tuvieron la osadía de mocionar que se designe a dedo a docentes y graduades de su sector político. Entre elles, Eduardo Assalone, Paula Bedin, Emiliano Aldegani e incluso al propio Maximiliano Loria que estaba presente y acreditó como consejero! Y no sólo eso, al solicitar argumentos de por qué convendría designar a alguien que quedó último en el orden de mérito en lugar de quién ganó de forma clara y contundente, simplemente se negaron a dar explicaciones. Simplemente admitieron que no las tenían. Y claro…

Por lo que se refiere al estudiantado, Mayéutica, a pesar de que se le instó a no acompañar la moción de designar a dedo, replicó lo que HxEP hace en cada sesión del Consejo Académico; guardó silencio y votó con la gestión. Ni siquiera les candidates de Mayéutica que asumirán en noviembre –que, a su vez, se encontraban presentes en el Departamental y presenciaron este accionar- emitieron palabra. Silencio. Así pretenden representar al estudiantado que se encuentra en lucha contra el ajuste del gobierno. Así, entregando los recursos públicos a un sector docente que sólo ansía repartirse los cargos entre los mismos de siempre en lugar de preocuparse por brindar más comisiones en aquellas cursadas que se encuentran desbordadas y más posibilidades para todes les que trabajamos y estudiamos al mismo tiempo. Ante esta situación, nos preguntamos: ¿Le van a exprimir hasta el último recurso a Filosofía?

Hoy más que nunca: que no decidan por nosotres! Llenemos las asambleas de compañeres y tomemos las decisiones en conjunto para construir entre todes la carrera que queremos. Sigamos luchando por una Filosofía crítica, plural, de excelencia y que incluya a todes. Adelante compañeres, la carrera es nuestra, sigamos transformando Filosofía!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ante las elecciones en los departamentos

¡Vamos con las Asambleas por carrera!

El gobierno de Cambiemos no deja de golpear a los sectores más vulnerables de la sociedad y de favorecer a esa pequeña minoría que se adueña cada vez más de todas las riquezas. El ascenso del precio del dólar, de las tarifas de los servicios públicos y de los bienes que necesitamos para vivir provoca una situación desesperante para la mayor parte de la población.

Agosto y Septiembre en Mar del Plata fueron el tiempo y el espacio adecuado para una lucha callejera que tradujo la desesperación de los sectores oprimidos en bronca organizada.  El lamentable detonante de la muerte de les compañeres trabajadores Sandra y Rubén en Moreno nos obligó a redoblar esfuerzos para pelear contra la desidia del estado provincial en nuestras instituciones educativas. Nos encontramos en el consejo escolar, una y otra vez, cada vez más compañeres. Lo tomamos. Y esa toma, junto a trabajadores, estudiantes terciaries, secundaries y universitaries, nos hizo más conscientes de nuestra fuerza colectiva y de nuestro poder de organización desde abajo.

Pasaron los días, ni la FUM, ni HxeP aparecieron, ni siquiera se solidarizaron. Les universitaries llevamos esta discusión hacia nuestros espacios de base, las asambleas por carrera. Nos hicimos carne de la rebelión educativa. Tomamos Psicología, Humanidades, Trabajo Social y Ciencias de la Salud, y, de pronto, todo el Complejo Universitario estaba tomado por un movimiento asambleario que no paró de crecer. Emergieron nuevas actrices: Asamblea en Derecho, Asamblea de autoconvocades de Ciencias Económicas y Sociales, Asamblea de Ciencias Exactas y Naturales, Asamblea de Terapia Ocupacional, compas de Ingeniería y de la Escuela de Medicina en la calle y en sus lugares de estudio debatiendo la posibilidad de organizarse para derrotar el ajuste de Macri.

La rebelión educativa encendió un proceso que será difícil de parar. Las burocracias estudiantiles lo intentaron por todos los medios. El de HxeP fue el caso más paradigmático: se ausentaron en la toma, aparatearon asambleas para intentar bajar las medidas de lucha, no movilizaron a rectorado para llevar el pliego de reivindicaciones elaborado en asamblea, recurrieron a sus aliados docentes radicales-pro de Pluriversidad para intentar deslegitimar la toma, entre otras cosas. Incluso, intentaron junto a la decana Sleimen imponernos un cronograma electoral ajustado interviniendo de hecho en las elecciones de departamento que se desarrollan durante esta semana entre el 1 y el 5 de octubre, mientras que las del CEH se realizarán del 5 al 9 de noviembre.

Les estudiantes nos organizamos por abajo a pesar de las políticas desmovilizantes de la conducción del gremio. Las asambleas por carrera son, desde hace tiempo, el motor que impulsa la resistencia contra el ajuste y el vaciamiento en la Universidad. Para cada conflicto, en cada cursada, contra toda injusticia y por cada reivindicación, hay una respuesta colectiva, horizontal, participativa y permanente desde la organización en los espacios públicos de las asambleas donde confluyen distintas tendencias políticas y estudiantes no agrupades.

Cada asamblea cuenta con su propia historia de lucha y sus acuerdos políticos al interior. No son meros espacios reivindicativos; son la principal herramienta política de les estudiantes para tomar decisiones. Las asambleas son espacios de participación directa y construcción colectiva donde comenzamos a prefigurar la democratización de nuestro gremio y, a su vez, de los órganos de cogobierno pues les consejeres estudiantiles participan de los mismos bajo el mandato asambleario y pueden ser revocados.

A lo largo de los años, les estudiantes organizades en asambleas hemos desarrollado debates en torno a sus disciplinas en pos de la construcción de conocimiento crítico participando de articulaciones a nivel nacional en federaciones o asambleas que nuclean compañeres de otras universidades del país. Las experiencias son diversas, pero el objetivo es claro: organizarnos para enfrentar a la ideología dominante como estudiantes en instituciones académicas públicas y como futures trabajadores.

La Asamblea de Estudiantes de Geografía, la Asamblea de Estudiantes de Sociología, la Asamblea de Historia, la Asamblea de Letras, la Asamblea de Filosofía, la Asamblea de Bibliotecología y la Asamblea Abierta de Ciencia Política en la Facultad de Humanidades y la Asamblea de Trabajo Social en la Facultad de Ciencias de la Salud y Trabajo Social representan la forma de construcción que debemos defender en estas elecciones a para departamento. Por eso, no sólo llamamos a votarlas en estas elecciones, sino que llamamos a promoverlas, a potenciarlas y a llenarlas de compañeres para que esta llama de lucha y organización antiburocrática jamás se apague.

elecciones decla 2018