Estado de situación del sumario a nuestra compañera

.

            Tras varios meses, tenemos nuevos datos para socializar en cuanto al sumario que le sigue a nuestra compañera Sonia López por un supuesto insulto a una autoridad en 2014. Asimismo, queremos mantener informadxs a todxs lxs compañerxs que han dado sus muestras de apoyo y acompañamiento.

18839604_10154890714643822_4770941594384826646_o.jpg

            Desde octubre pasado, luego de que comunicáramos (click aquí) que se llamó a declarar a diferentes testigos, el procedimiento desatado con el pedido de sumario siguió su curso. A principios de marzo, luego de culminar su investigación, el nuevo instructor sumariante, abogado Irineo Di Matteo (click aquí), confeccionó un extenso informe para presentar a las autoridades en el cual sugiere la realización de un apercibimiento. Respecto a ello queremos subrayar ciertos elementos.

– La excusación de la abogada Valeria Pensel como instructora sumariante significó un paso adelante y un reconocimiento, por parte de las autoridades de la UNMdP, de algunas de las irregularidades con las que carga el procedimiento que venimos denunciando. La falta de prolijidad con las formas sólo oculta el trasfondo político que motiva al pedido de sumario. Este importante hecho es producto del primer descargo que realizó nuestra compañera frente a la instructora sumariante el 1 de agosto del 2017, donde indica la inexactitud de los hechos investigados, la falta de garantía del derecho a su defensa, la falta de encuadre legal para los hechos investigados y la marcada vulneración de su derecho constitucional de igualdad ante la ley  (para más información, pueden acceder al primer descargo en el siguiente link).

– Di Matteo subraya la sospecha volcada en la declaración de nuestra compañera, la cual indica que el presente pedido de sumario sale a la luz en el mismo momento en que se destapó el caso Lobosco. Asimismo, deja explícita su no objeción a la lectura de la persecución política denunciada: “(…) lo cual no empece ni obsta que la alegada persecución política de parte de la autoridad de aplicación, que afirma haber padecido la agente -precisamente a través de la promoción del presente sumario- deba ser debidamente deslindada (…)”.

Un paso importantísimo: el instructor consideró pertinentes las observaciones de nuestra compañera acerca del momento en que se “despierta” este sumario -en comparación con el radicado contra el docente Marcelo Lobosco- y la persecución política que reviste este punto, agregando en su informe que inició un expediente bajo la carátula “Información sumaria en relación al tratamiento dado a las derivaciones de un sumario referido a la conducta de un docente de la Facultad de Humanidad por una cuestión de violencia de género”, para que este hecho sea estudiado y se actúe en consecuencia.

– Se trata de la primera vez en nuestra historia política dentro de la UNMdP que un documento institucional, por parte de las propias autoridades, expresa la preocupación ante hechos discriminatorios en contra de nuestra compañera: “No obstante, advierto sí, que de la documental adjuntada por la agente López en su descargo se evidencian ciertos episodios que podrían significar tratos discriminatorios en su perjuicio, cuestión de vieja data -año 2010- que no sin idas y vueltas, se hubo resuelto favorablemente para la agente (…)”.

– El instructor sumariante reconoce, también, que el detonante de la tensión surgida hace ya cuatro años es una injusticia y requería una denuncia por parte de quienes eran consejeras/os departamentales en aquel entonces: “(…) ya que existían carriles institucionales pertinentes para conjurar la irregularidad y/o injusticia del trato incorrecto, abusivo, arbitrario y/o irregular que se le achacaba a la Secretaria Caro, y que en verdad existió, y contravino no ya la Ley 27-275 no vigente al tiempo del hecho, aunque sí los emergentes de deberes propios de su función, enmarcados en la transparencia, y publicidad de los actos de gobierno, pilar nodal del sistema republicano, y esenciales en la consolidación del orden democrático, en punto a brindarles la información requerida a los Consejeros, que primeramente negó, y luego depusiera. Que sin dudas dicha conducta debió ser denunciada por los Consejeros y/o por la agente López, según los carriles procedimentales correspondientes”.

– Concluyendo con su informe, Di Matteo considera pertinente resaltar la actitud colaborativa para la investigación por parte de nuestra compañera: “Asimismo, y por imperativo legal, valoro como atenuante la carencia de antecedentes de sanciones disciplinarias en el Legajo del agente sumariada (…); y la buena impresión que me causara, en el punto al trato cordial, sumamente respetuoso y colaborativo con el avance del presente procedimiento disciplinario demostrando a lo largo del mismo”.

– Como punto final, la sugerencia del instructor refrenda lo que denunciamos durante años y que ya señaló antes. Es decir, el instructor advierte que la información es pública y no puede esconderse: “(…) corresponde se advierta e instruya al Departamento de Filosofía de la Facultad de Humanidades acerca de la pertinencia del deber de conducirse con apego a la legislación vigente en punto al deber de brindar en lo sucesivo la totalidad de la información que les sea requerida”.

            Más allá de la sugerencia de APERCIBIMIENTO, es interesante realizar esta lectura entrelíneas. Por primera vez la institución reconoce parte de lo que venimos denunciando hace más de 15 años. Esto es un triunfo de la organización, la coherencia y la persistencia. Por eso mismo no nos quedamos calladxs y vamos a continuar insistiendo para que nuestra compañera no reciba ninguna clase de sanción. Sabemos muy bien que estas acciones por parte de las gestiones de Humanidades no son sólo disuasivas sino que pretenden ser aleccionadoras. Insistimos, estas son las consecuencias de denunciar las irregularidades y los manejos discrecionales de lo público. No vamos a permitir que coarten nuestra participación política en la Universidad, porque vamos a construir una formación para que lxs docentes y lxs investigadorxs desarrollen la crítica que nuestra sociedad requiere.

            De esta manera, acompañamos el nuevo descargo presentado por la Profesora López ante la Dirección General de Asuntos Jurídicos de la UNMDP (pueden leerlo en el siguiente link). Remarcamos que tanto la denuncia de Ana Caro en 2015 como su reactivación, por resolución del Rector el 29 de mayo de 2017, no hicieron más que intentar acallar determinados reclamos y tienen por objeto judicializar la política. La primera situación se da en el marco de un conflicto en el Departamento de Filosofía donde la gestión y a quien denunciamos públicamente como su brazo ejecutor, Ana Caro, se negaron sistemáticamente y durante años a socializar la información pública del Departamento de Filosofía. La segunda situación aparece como un contraataque de la gestión de la Facultad de Humanidades y de la UNMDP inmediatamente posterior al momento culmine de la campaña de denuncia contra el Profesor acosador Marcelo Lobosco y el encubrimiento por parte de las autoridades, se produce al otro día del consejo superior donde con una movilización masiva conseguimos que las autoridades se comprometan a iniciar el juicio académico (click aquí). Cosa que por supuesto no querían hacer y que aún hoy intentan demorar. Dicha voluntad política por parte de las autoridades no permite que el caso Lobosco tenga resolución, mientras que el sumario a nuestra compañera se encuentra en instancias resolutivas con una propuesta de apercibimiento en su contra. Repudiamos el sumario por estar plagado de irregularidades según el decreto 467/99, rechazamos la propuesta de apercibimiento contra nuestra compañera y acompañamos su planteo de que se han vencido los plazos administrativos para que el proceso siga su curso.

            No es menor, por otra parte, la cuestión de la judicialización de la política que implica necesariamente un abuso de poder por parte de quien ostenta la embestidura de autoridad, ya sea de un departamento, de una facultad o de la universidad en su conjunto. En este caso, a través de una nota, un sector político de la Facultad de Humanidades enquistado en el poder desde tiempos inmemoriales (referenciado por María Coira, Silvia Sleimen y Ruda Rodríguez) comienza un proceso de persecución y señalamiento contra la profesora López teniendo como finalidad, por un lado, que la misma cese su militancia política y su lucha por un ingreso a la docencia democrático, porque la información sea verdaderamente pública, porque la universidad sea cada vez más inclusiva, etcétera, y, por otro lado, que dicha acción funcione como aleccionamiento para lxs luchadorxs que vienen. Por eso no podemos bajar los brazos, tenemos que continuar esta lucha porque la derrota política de este sumario implicará necesariamente una derrota para este modo de hacer política a través de su judicialización, implicará una derrota para esa lectura caprichosa que tienen quienes consideran que la universidad es un lugar con unas cuantas parcelas donde cada unx puede tener su kiosco.

Insistimos:

       ¡Basta de judicializar la política! ¡Basta de misoginia y proscripción!

       ¡Basta de perseguir a nuestra compañera, la Profesora Sonia López!

       Ante el intento aleccionador, juntxs gritamos: ¡Ni un paso atrás!

       ¡Si tocan a unx, nos tocan a todxs! ¡Arriba lxs que luchan!

 

 

Colectivo Mundo x Ganar

 lechu

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s