Elección de Jefa de Departamento en Filosofía

Los dispositivos de control, la imborrable violencia de la academia

 

En el marco del Consejo Departamental llevado a cabo la semana pasada, para definir quién se ocuparía de su dirección, el director saliente y su secretaria amenazaron e intimidaron a graduados y estudiantes. Con ocultamiento de datos, balances negativos, concursos fantasmas y bajo condiciones de amedrentamiento se definió el futuro de la carrera.

.

«Como la más perfecta expresión de aquella mediocridad

Administrativa [en el departamento], alzóse en el horizonte la estrella de Britos»

[intervención a] León Trotsky

.

            La desalentadora y precaria situación que atraviesa nuestra carrera, arrastrada desde hace mucho tiempo, hoy avanza sin freno y promete ocuparlo todo. Esto nos lleva a percibir un reflejo fiel y preciso de la macro política, ejecutada a nivel nacional, en la política universitaria, en nuestra carrera. Acá se presentan sus mismas miserias: la austeridad para muchos y los beneficios para pocos. Así, se constituye la sistematización de un conjunto de prácticas con diferentes niveles de alcance, pero no de efectos; un despliegue de medidas políticas con claros tintes totalitarios que conllevan efectos similares en terrenos diversos.

              Bajo esta estructura repetida, nos encontramos con que así como Cambiemos hambrea a la gente y luego criminaliza la pobreza, la gestión del departamento de Filosofía (UCR) se ha caracterizado por ocultar la información y luego acusarnos de que no la conocemos. Bajo una actitud psicopática, las  intenciones parecen ser la manipulación y el intento por desviar la atención de las verdaderas causas de los problemas.

             No hay dudas de que se trata de algo sistemático, pues hoy, siendo gobierno nacional, estas prácticas que sus representantes reproducían en la política de un departamento, de una facultad, se  ejercen a gran escala. Efectivamente, en Filosofía, hace años que sufrimos la persecución política y muchas veces personalizada. El amedrentamiento nunca se detuvo y hoy se reedita envalentonado.

 El Consejo Departamental

            La sesión extraordinaria en la que los representantes docentes y la representante graduada avalaron el proyecto de Patricia Britos debía ocurrir rápido y de manera imperceptible. Esta sesión, que en un primer momento estaba pautada para el lunes 6 de Junio a las 15:00, finalmente se realizó a las 16:00. No es menor remarcar que los lunes, en ese horario, se dicta la cursada más grande de la carrera de Filosofía: el teórico de Introducción a la Filosofía, el cual brinda la Profesora Cecilia Colombani. Por lo tanto, dicha sesión, con la importancia que conlleva para el futuro de nuestra carrera, se realizó a espaldas de la mayoría de los y las estudiantes.

           Lamentablemente, tampoco es novedosa la persecución que sufren cotidianamente las voces disidentes que se expresan en la carrera. En esta oportunidad, el Director Gil y luego la Secretaria Ana Caro amedrentaron a los estudiantes y a los graduados que asistieron a la sesión para respaldar lo decidido en la última Asamblea de Filosofía. Ni bien llegamos, fue Gil quien se acercó bruscamente a quienes esperábamos para ingresar: primero increpó directamente a un graduado, con amenazas solapadas de tono personal, mencionando su lugar de trabajo y desestimando su opinión por no ser un consejero departamental, y luego pretendió utilizar la figura de autoridad por sobre el resto exigiendo el ingreso inmediato al aula donde se llevaría a cabo la sesión por haber 5 o 10 minutos de demora.

          Luego de esta escena e inmediatamente comenzado el departamental, los consejeros docentes Rodolfo “Ruda” Rodríguez, Fernando Folcher y Gustavo Acevedo, y la consejera graduada Paula Jessurum, sin mayores argumentos más allá de motivos personales, alusiones a la amistad y otros datos poco precisos, avalaron a la única postulante: Patricia Britos. Hasta allí, evidentemente, todo salía según lo planeado por el sector docente que dirige y vacía la carrera desde su reapertura, pero la idea se completaría no permitiendo que las consejeras estudiantiles se manifestaran. Efectivamente, Gil pretendió que expresaran su aval o su negativa sin fundamentar previamente como lo habían hecho los demás. Sin embargo, las representantes por la mayoría (Colectivo de Filosofía) y la minoría estudiantil (PTS), en conjunto, pasaron a leer las resoluciones de la Asamblea de Filosofía llevada a cabo la semana previa a la sesión, en la cual se discutió sobre la elección de Jefe de Departamento (ver: Ante la elección del director del departamento). Así, en el momento en que una de las consejeras por el Colectivo de Filosofía leía, el director saliente comenzó a interrumpir sistemáticamente la exposición. Cuando fue el turno de la siguiente consejera del Colectivo, la interrupción se tornó cada vez más insistente y en el momento en que quien hablaba intentó ceder la palabra a un graduado (procedimiento habitual en cualquier sesión de un órgano de co-gobierno), el director no lo permitió. Primero a través de una rotunda negativa y luego a través de los gritos por encima de quienes querían exponer su postura, censurando definitivamente la discusión en el marco de la elección. En ese clima, nuestra compañera finalizó su exposición sobre el balance de la jefatura de José Gil y el rechazo a la propuesta de Patricia Britos. En ese clima, estudiamos, nos graduamos, investigamos y damos clases en la Universidad quienes no nos conformamos con la gestión de la miseria, con la gestión de lo dado.

              Inmediatamente, a pesar de que había prometido que luego de contabilizar los avales se permitiría el espacio para debatir, Gil dio por finalizada la sesión. Ante los reclamos por parte del conjunto de quienes acompañamos el posicionamiento de la Asamblea de Filosofía, el consejero “Ruda” Rodríguez le indicó al director que permitiera la palabra a quienes querían hablar. Gil acató, pero ni bien comenzó la exposición, estalló, y comenzó a acusar al graduado que estaba hablando y, otra vez, lo amenazó laboralmente con una clara intención de amedrentamiento. Como dijimos, ésta es una práctica habitual, pero no por eso legítima y, mucho menos, justa. Supuestamente, José Gil estaba enojado porque en el comunicado de la Asamblea de Filosofía se mencionaba que habían habido sólo 6 concursos docentes en su mandato, a la vez que sostenía que habían habido 17, 19 o 20. Ante la sorpresa de gran parte de los presentes y las preguntas pertinentes, comenzó a mencionar una serie de concursos de los que ni las consejeras por la mayoría, ni por la minoría estudiantil estaban enteradas. A la hora de preguntar por qué no se había informado de la sustanciación de estos actos públicos, como Departamento de Filosofía, empezaron las evasivas y se recrudecieron los ataques y las amenazas. En este marco, en el que no se permitió la palabra de la oposición, ya no hubo más espacio para expresarse. Como ya dijimos al principio: se oculta la información y luego se criminaliza la falta de datos.

          De todos modos, allí no culminó lo acontecido. Tras la finalización de la sesión, los compañeros y las compañeras se retiraron del aula. Las consejeras se acercaron a firmar las actas de las sesiones anteriores y en ese momento, el director Gil, en tono intimidatorio, indicó a una de ellas que sabía muy bien quién era y en qué materia estaba adscripta. En sintonía con la amenaza del diario Clarín a una periodista de Canal 13, Gil le hizo llegar su “saludito”. Mientras tanto, no permitió que las consejeras del Colectivo de Filosofía salieran del aula, inmediatamente la Secretaria del departamento, Ana Caro, comenzó a exigirles que firmaran un papel haciéndose cargo, a nivel personal, de publicaciones en el blog del Colectivo de Filosofía, de lo contrario, que señalaran quienes eran los autores de la publicación. Tras la llegada de varios compañeros que se acercaron para conocer el motivo de la retención de las consejeras, la secretaria bajó el tono y pasó a decir que sólo sugería que firmaran y que si no querían no hacía falta. La actitud patoteril por parte de ambos funcionarios públicos, ejerciendo sus cargos de poder, no es novedosa. Tristemente, y como también mencionamos, se encuadra dentro de una tradición en el Departamento de Filosofía. Cabe recordar algunos de los oscuros hitos: la lista negra elaborada por Manolo Comesaña -el promotor de José Gil en la carrera- llevada a cabo en el año 2007. En aquella ocasión, el propio Gil auspició de matón del entonces director Comesaña, amenazando estudiantes, incluso físicamente. Otro claro ejemplo fue el que sucedió en el año 2011, cuando Gil manipuló el dictamen de un registro de antecedentes para perjudicar a una graduada por claros motivos políticos.

           De esta manera, es doblemente violento que el director Gil se rasgue las vestiduras por la diferencia en el número de concursos llevados a cabo, pues sólo pretende desviar la atención del balance abiertamente negativo de su gestión. Es la propia Britos, la sucesora en su cargo y miembro de su propia lista, quien reconoce la crisis en la carrera. Aunque este reconocimiento es a medias, pues pretende que la crisis sería una variable incontrolable, casi como el clima, escondiendo de este modo la existencia de responsables políticos. Si, tal como ellos mismos sostienen, son quienes se encargaron de la carrera desde su reapertura: ¿a quienes van a culpar de la crisis?

Sobre los concursos

            La lucha por concursos en Filosofía viene transitando un largo camino (ver: Cuando lo privado se camufla de público). Nada sucede porque sí. Durante la sesión, Gil, informó que en su gestión se realizaron unos 16 concursos. Nosotros solamente nos enteramos de 6. ¿Cómo puede ocurrir que ni siquiera los consejeros departamentales estudiantiles se enteren del momento y el lugar de la sustanciación de los concursos? Violante, Sal, Loria, Penelas y Catoggio fueron concursados durante el año pasado y supimos de dichas instancias. El supuesto concurso de Moyano Loza aparentemente se “sustanció”. Desconocemos el lugar y la fecha. Pero bueno, hasta ahí son 6.

           Capítulo aparte merecen los cuatro “concursos del PROHUM”, concursos que llegaron con nombre y apellido, y que además, sirvieron para aumentar las dedicaciones y el sueldo de la camarilla docente de la gestión: Fernando Folcher, Rodolfo “Ruda” Rodríguez, el saliente director, José María Gil y la flamante jefa de departamento, Patricia Britos (ver: Coira y sus amigos, un club para exclusivos). Cabe aclarar que estos procedimientos, además de inflar los bolsillos de quienes mantienen el departamento clausurado, son parte de la preparación para la acreditación de nuestras carreras a la CONEAU, con todos los riesgos que ello implica. De esta manera, jamás consideramos que estos simulacros de concursos entrarían dentro del plan de regularización de la planta docente. No obstante, sólo nos enteramos de la sustanciación de uno de ellos (ver: Ay, ay, ay, uy, uy, uy…). Siguiendo la cuenta de Gil, hasta acá serían 10.

               Por otra parte, al día siguiente de la sesión, el saliente director envió una serie de mails en la que se incluía un listado con los concursos mencionados allí. Nuevamente fuimos sorprendidos o no tanto. Efectivamente, el plan que anunciamos cuando se llevaron a cabo las designaciones a dedo (ver: El Ruda ya eligió a sus 12 Apóstoles), continúa ejecutándose, pues una vez que generaron el antecedente, tras ser designados, tanto Murad como Iriart fueron (¿) concursados (?). Tampoco nos enteramos jamás de la sustanciación de dichas instancias y, al parecer, los jurados estudiantiles dispuestos por Gil sin siquiera consultar a los consejeros de la mayoría, esos mismos que tuvo que “salir a buscar por los pasillos” (ver: Aquí no entra nadie que no sepa obedecer ),  renunciaron o no se presentaron, según explicó el “Cholo” Vázquez en la sesión (ver: Sed astutos como el Cholo…y mansos como palomas ). Casualmente, o no tanto, el jurado que se habría ausentado era Matías Delfino, ex integrante de Phronesis, el mismo en ser beneficiado hace algunos años durante un manipulado concurso de Ayudantía de Segunda para Lógica (ver: Si a ella le suma, entonces no lo contamos). Incluso ante la mirada más ingenua, todos estos movimientos tienen que ser mínimamente convenientes. Entonces, hasta acá van 12.

             En el listado también aparecieron los concursos de Gustavo Fernández Acevedo -uno de los docentes de la camarilla, el cual avaló la candidatura de Britos- y el de Luis Varela -docente de Ética-. De la sustanciación de estos concursos tampoco nos enteramos y nunca obtuvimos datos. Van 14. Mea culpa: cuando durante la Asamblea de Filosofía se contabilizaron 6 concursos, no se tuvieron en cuenta los de Diego Parente y Gustavo Salerno, quienes dictan la materia Introducción en Filosofía para la carrera de Sociología. Estos concursos deben llevarse a cabo por el departamento encargado de cada cátedra. Dado que no eran cargos para nuestra carrera, no entraron en la cuenta. Ahora sí son 16. Es decir que de estos 16 concursos 4 fueron para el aumento de dedicaciones a través del PROHUM – con lo cual ni siquiera tuvieron impacto en la carrera porque estos docentes no pasaron a dictar más clases-, los de Moyano Loza, Iriart y Murad (sin jurados estudiantiles) fueron el blanqueo de las designaciones a dedo y de registros de antecedentes viciados (ver: Concursar y designar como cerdos)   y el resto para regularizar un puñado de cargos ya existentes o devaluados -por provenir de cargos con partidas presupuestarias superiores, las cuales “se perdieron” tras renuncias, jubilaciones o fallecimientos-. Siendo que a principios de 2010 habíamos aprobado en el consejo departamental (ver: El Fruto de 9 años de lucha sabe a concurso) el llamado de aproximadamente 45 concursos, hace ya más de 6 años, y tras las escandalosas  designaciones a dedo, (ver: Para terminar con la oscuridad en la carrera… )  presentar 16 concursos -la mayoría de los cuales (¿) se realizaron (?) a escondidas mientras hay otros que a duras penas pueden denominarse concursos-, presentar esto como una gran hazaña, parece al menos cínico y provocador.

La lucha continúa

         Ha sido muy importante la presencia y la participación de muchos compañeros y compañeras de la carrera, tanto en la Asamblea de Filosofía como en la sesión del Consejo Departamental, donde se encontraron con la amarga experiencia de observar con sus propios ojos el amedrentamiento y la violencia ejercida por el director saliente José Gil. Por este tipo de prácticas, resulta fundamental ampliar la participación en las instancias públicas, para llenar la carrera de estudiantes, graduados y docentes informados, que se encuentren al tanto de las circunstancias que atraviesa la comunidad de Filosofía, así como de la situación de violencia, no sólo simbólica sino también explícita, a la que los representantes de la academia nos someten regularmente. Es de suma importancia que los compañeros y las compañeras continúen acercándose a charlar y a discutir al respecto de la vida en Filosofía y en Humanidades. Desde el Colectivo de Filosofía continuaremos invitando y convocando para llenar de participación las asambleas y los órganos de co-gobierno, para que se escuche de una vez por todas las voces disidentes, a pesar de que pretendan censurarnos y callarnos. La Asamblea de Humanidades ya se pronunció en contra de las prácticas de la gestión de Filosofía y anunció su repudio a todo lo acontecido. Deben saber que no quedarán impunes.

 ¡No más más persecución política en Filosofía!

¡Concursos transparentes ya!

¡Democratización de los órganos de cogobierno!

¡Participación abierta en la organización de los recursos de la carrera!

 .

Recuperemos nuestro pasado de manos de quienes lo mancillan, critiquemos lo que han hecho con nuestro presente y expropiemos el futuro porque no hay nada para nosotros en el que nos ofrecen.

                                                                                                          lechu roja

 

 

 

                                                                                                                                       Colectivo de Filosofía

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s