Ante las elecciones estudiantiles: LUCHEMOS POR TRANSFORMAR LA CARRERA

[Balance y perspectivas del Consejo Departamental]

.

Se vienen las elecciones estudiantiles en la Facultad y como todos los años el aire de Humanidades se convulsiona. Para nosotrxs es momento propicio para dar nuestro parecer en el terreno de la carrera de Filosofía y poner en cuestión lo que efectivamente se juega este año en el Consejo Asesor Departamental (CAD).

Ante todo debemos pararnos en el lugar que tenemos dentro del CAD: hoy la Asamblea de Filosofía (AF) cuenta con la minoría estudiantil. La mayoría está en manos de la Agrupación Phrónesis. Una de las diferencias fundamentales que nos dividen es el papel asumido en el CAD. Para los compañeros de Phrónesis las discusiones a puertas cerradas y la conciliación están por delante del debate político y la toma de posición frente a diversas problemáticas que aquejan a la carrera. Esto se evidenció, por ejemplo, en la última sesión del Consejo Académico de la Facultad, donde ningún integrante de Phronesis se hizo presente para pelear por la extensión del plazo de inscripción para las Ayudantías de Segunda. Tampoco socializaron la información del período de inscripción de las mismas. Finalmente, se inscribieron sólo cuatro estudiantes para cinco cargos, dos de ellos militantes de Phrónesis, quienes jamás ofrecieron una explicación pública de lo sucedido, evadiendo las preguntas que se les hacía al respecto.

Otro ejemplo de “neutralidad” y “diálogo” del que se jacta Phrónesis, fue el papel asumido en el conflicto por el Registro de Antecedentes de Historia de las Ciencias. En el mismo, Sonia López, compañera de la AF, resultó seleccionada por la comisión evaluadora para cubrir el cargo para la cátedra. No obstante, dicho Registro luego sería boicoteado por la gestión a través de un animoso dictamen redactado por el consejero del claustro docente – flamante candidato a jefe del Departamento –: Dr. José María Gil. La postura de Phrónesis fue la de desprestigiar el Registro de Antecedentes y la comisión evaluadora, idéntica posición a la del graduado usurpador del cargo de la AF, Eduardo Assalone. Militante del Espacio Deconstrucción Asamblearia, Assalone no hace más que ser funcional a los intereses de la gestión de la Facultad y, por ende, de la permanente pauperización de nuestra carrera. Cuando se debería haber aprobado el dictamen de la comisión evaluadora, Assalone, resguardándose en fundamentos burocráticos, no hizo más que jugar a la anulación del registro. Pero esto es sólo una muestra del carácter reaccionario del graduado Assalone. En la última sesión del CAD, el consejero propuso, sin ningún escrúpulo, la designación a dedo del docente José María Gil en la materia Taller de Tesis. Así es: el mismo docente que metió por la ventana el dictamen del Registro de Historia de las Ciencias, quien volvió hacia atrás el procedimiento. Claro que, en el CAD, toda decisión que uno tome tiene sus consecuencias: en este caso quedó sin cubrir un cargo para una materia que cuenta con un solo docente.

Éstas son algunas muestras de lo que se evidencia en cada sesión del CAD. Como venimos sosteniendo desde hace un tiempo hasta aquí, estamos ante un claro pacto interclaustros. Este pacto no se podría sostener sin la acción permanente de los consejeros docentes. Muchos de ellos pertenecientes a la vieja casta política que gobierna la Facultad, provenientes de la Franja Morada y de la UCR –incluso uno de ellos, Rodolfo “Ruda” Rodríguez, llegó a ser Decano de la Facultad–. Siendo que la mayoría no ha surgido de la carrera de Filosofía, son quienes ocupan cargos desde la reapertura de Filosofía en el ‘94 y aún así no han modificado –o por lo menos no para mejor- el estado de la misma.

De nuestra parte, con errores y aciertos, seguimos intentando modificar el estado actual de nuestra carrera, desde abajo; apostando a un espacio de base, abierto, participativo y público. Esto no es mera retórica. Puede evidenciarse en la última asamblea interclaustros donde participaron docentes, graduados y compañeros/as estudiantes no agrupados y de distintas agrupaciones de la Facultad. También se puede palpar en el Seminario Colectivo que en su segundo año de existencia convoca a estudiantes no sólo de Filosofía, sino también de otras carreras de Humanidades, donde se ponen en jaque las jerarquías dominantes de la estructura académica y la forma de producción del conocimiento. Las propuestas de comisiones para materias con franjas horarias escasas, los Registros de Antecedentes frente a las designaciones a dedo ante la falta de concursos, los talleres colectivos de Lógica y de Producción de Monografías, la lucha por la extensión del plazo de inscripción para las ayudantías de segunda, el festival “Perseguidos y Precarizados” y la pelea por los concursos docentes que permitan la regularización de nuestra carrera; son algunas muestras de lo que venimos haciendo, con avances y traspiés, pero siempre hacia delante y desde abajo. Aún cuando anunciaban la muerte de la AF desde algún pulcro y cómodo lugar.

Sin dudas habrá errores en este andar, pero sabemos con claridad dónde pararnos: ni neutrales ni dialoguistas. No podemos conciliarnos con aquellos/as que pretender reducir nuestra carrera (LA CARRERA DE TODOS/AS) a un lugar minúsculo, en la pauperización absoluta, donde se regalan cargos por mero amiguismo o filiación política con el poder. Eso no.

Sabemos que aún en la adversidad y con derrotas a cuestas, seguiremos luchando para democratizar Filosofía, romper el cerco informativo y socializar toda la información. Para esto es fundamental la participación de todos/as los/as que formamos parte de la comunidad de Filosofía: docentes, graduados/as y, sobre todo, estudiantes. Es importante tomar parte de todos los asuntos que forman el quehacer cotidiano de Filosofía. Es importante desnaturalizar el orden actual de los acontecimientos y desordenar lo dado, para empezar a cuestionar, desde una perspectiva global y filosófica, el lugar que ocupamos en la Academia. 

Hoy sin dudas estamos en ese camino. Desde la AF entendemos que es necesario seguir dando batalla contra el pacto explícito tejido entre la mayoría estudiantil (Phrónesis), el consejero graduado Assalone (Espacio Deconstrucción Asamblearia) y el claustro docente (UCR). Es necesario seguir peleando para que Filosofía sea un territorio de todos/as y no un lugar para los “privilegiados”, para que todos/as tengamos acceso a la información y no la “escondan” unos pocos.

Sirvan estas líneas para convocar a todos/as los/as compañeros/as independientes y agrupados de la carrera, a alimentar de debates y propuestas concretas, los espacios de base como la AF y pelear de conjunto por transformar la carrera. Es deber ineludible de todos/as los/as que luchamos por una Facultad, Universidad y sociedad diferentes.

.

.

ASAMBLEA de FILOSOFÍA

.

Octubre/2012

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s