Asamblea Interclaustros de Filosofía

.

Si Filosofía esta menemizada…¡ES HORA DE CAMBIARLA!

La impunidad de los ’90 parece estar de moda en nuestra carrera, lugar donde todo puede suceder. Las decisiones criteriosas parecen estar en desuso y en su lugar reina la imposición para administrar la miseria que nos toca -deserción, desinformación, falta de docentes, persecución política, ausencia de doble franjas horarias- . Con la intención de revertir la situación que nos atraviesa es que invitamos no sólo a todos los participantes de nuestra carrera, sino también a toda la comunidad académica de Humanidades a acercarse a la Asamblea Interclaustros de Filosofía. Cuantos más seamos mejor nos posicionaremos para luchar contra las medidas regresivas que las gestiones de turno nos quieren imponer. 

.

JUEVES 27/09 – 16 HS 

.

NOS ENCONTRAMOS FRENTE AL DEPTO. DE FILOSOFÍA

PARA IR AL AULA 62

.

¡ROMPAMOS EL CERCO INFORMATIVO!

¡SOCIALICEMOS LA INFORMACIÓN!

¡DEMOCRATICEMOS FILOSOFÍA!

.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

.

ASAMBLEA de FILOSOFÍA

Septiembre/2012

Acto y movilización a 36 años de la “Noche de los lapices” y a 6 años de la desaparición forzada de Julio Lopez.

.

El sábado 15, diversas organizaciones políticas, estudiantiles y de derechos humanos nos congregamos para conmemorar los 36 años de la trágica “Noche de los lapices” y para seguir reclamando la aparición con vida de Jorge Julio Lopez, a días de cumplirse seis años de su desaparición forzada, en pleno mandato del “gobierno de los derechos humanos”.

Desde la Asamblea de Filosofía nos hacemos parte a las exigencias de juicio y castigo para los autores materiales y políticos de la desaparición de Lopez y, asimismo, a la lucha por el boleto estudiantil por el que dieran sus vidas los/as compañeros/as desaparecidos/as en la Noche de los lapices.

.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

.

.

ASAMBLEA de FILOSOFÍA

Informe 5ª Sesión de Consejo Asesor Departamental de Filosofía – Segunda parte

Este lunes 10 de septiembre, luego del cuarto intermedio del día 3 del corriente – ver Informe -, continuó la 5° sesión del Consejo Asesor Departamental (CAD) de Filosofía. En la misma se hicieron presentes los tres docentes: Rodolfo “Ruda” Rodríguez, Fernando Folcher y el Dr. José María Gil; el graduado en plena usurpación del cargo, Eduardo “Borocotó” Assalone acompañado una vez mas por militantes del Espacio de Construcción Asamblearia; el consejero por la minoría estudiantil, Francisco Arias, mandatado por la Asamblea de Filosofía; y el consejero por la mayoría estudiantil, Phrónesis, Román March. Hay que mencionar que no se hizo presente en la sesión el segundo consejero por la mayoría estudiantil.

En primer lugar se trató el tema de la asignación de funciones de la Profesora Florencia Sal. Era su intención dedicar sus funciones en la materia Filosofía Antigua en la franja horaria de 18 a 20 hs. Agradecemos a la Prof. Sal haber tenido en cuenta el pedido realizado por la Asamblea de Filosofía de contar con una comisión de prácticos de esta materia en dicho horario, debido a que las comisiones existentes estaban ofertadas en los horarios de mañana y mediodía, imposibilitando así la cursada de los compañeros que trabajan en ese horario.

El segundo tema a tratarse fue el pedido de extensión en la licencia sin goce de sueldo por este cuatrimestre para la Profesora Victoria Arroche. El Lic. Lucas Misseri mantendrá su cargo en reemplazo de la profesora, cumpliendo sus funciones en el seminario sobre cine y filosofía a cargo de la docente Dra. Susana Violante.

En tercer lugar, se tomó conocimiento del informe presupuestario que se pidió tras la nota elevada por la profesora Rita Novo, en la que solicitaba ayudantes de 1era para su materia. La respuesta –para no perder la costumbre- es que no hay presupuesto, razón por la cual el pedido queda en nulidad. La insistencia nunca esta demás: seguimos padeciendo la miseria presupuestaria, evidenciando el interés de la gestión de la Facultad.

El cuarto tema a tratar fue un pedido presentado por la mayoría estudiantil, Phrónesis, en el cual se proponía la aprobación de un reglamento para los Registros de Antecedentes. En seguida, se apresuraron a decir que no era un reglamento –es decir: que no querían hacer una OCA (Ordenanza de Consejo Académico)-, sino que querían establecer unos criterios internos del Departamento de Filosofía.

El consejero Assalone manifestó que estaba discutiendo una reglamentación de los Registros con los graduados y mocionó que pase el tema a  una comisión ad hoc abierta. Una vez más, el graduado Assalone dice hablar en nombre de los “graduados”, cuando en realidad sigue usurpando el cargo que obtuvo como participante de la Asamblea de Filosofía; a la cual declaró por muerta. El consejero Assalone no participa de ningún espacio público de discusión del claustro graduado, por lo tanto nos preguntamos: ¿Bajo que argumentos dice representar y habla por los mismos? ¿Acaso las comunicaciones que puede llegar a abarcar a título personal, las cuales sólo él puede constatar, son suficientes para nombrarse por todo un claustro? Finalmente, los docentes avalaron la convocatoria a comisiones, mientras que el consejero de la Asamblea de Filosofía se abstuvo a la votación.

Vale resaltar que la propuesta de Phrónesis y Assalone no es casual; ya que dicho reglamento surge tras lo sucedido en el Registro de Historia de la Ciencia tratado en la primera parte del Consejo Departamental – ver Pacto explicito…-. Ponen el acento en el mal accionar de la Comisión Asesora y los criterios establecidos por ella; pero ninguno de los dos impugnó el dictamen paralelo del profesor Doctor Gil, realizado un día después y de manera arbitraria y tendenciosa. Para poder justificar lo que hacen prefieren calificar de incapaces y/o de tendenciosos a compañeros que ellos mismos fueron a buscar para que sean jurados en la Comisión Asesora.

En el siguiente tema a tratar, se aprueba un pedido de información sobre los grupos de investigación existentes en nuestra carrera y la publicación de esta información.

El sexto tema fue el que presento el consejero Assalone, para reducir el cargo en la cátedra de Ética en el pedido integral de concursos, solicitando el cambio de titular/asociado a asociado. De esta manera, el Dr Ricardo Maliandi podría continuar como titular de la cátedra, en consonancia con el pedido de emeritud expedido por el CAD (que debe ser aprobado en el Consejo Académico y en el Consejo Superior) y la continuación en su cargo durante el año 2013. Tanto la mayoría estudiantil como el consejero por la AF votaron afirmativamente la propuesta, no así los docentes que votaron en contra. De este modo en igualdad de votos, desempato el consejero Rodolfo “Ruda” Rodríguez, con el resultado cantado: no aprobar la moción.

A continuación, se trató un pedido de llamado para Proyectos de Gestión, es decir, presentación de postulantes para Director de la carrera. Recordemos que nuestra carrera no cuenta con Director desde finales del año 2007. Acorde con esto se aprobó unánimemente el llamado a Jefe de Departamento y se estableció el siguiente cronograma: del 10 al 24 de septiembre difusión del llamado a postulantes para el cargo; y del 24 de septiembre al 19 de octubre será el plazo para la recepción de proyectos.

Seguido de eso, se trató un pedido de licencia por parte del Profesor Fernández Acevedo, el cual fue aprobado. También se avaló el pedido de un estudiante para acreditar como materia optativa “Sociología de la Ciencia”, ofertada por el Departamento de Sociología.

En octavo lugar, se trató una carta presentada por Phrónesis, que proponía cambiar los jurados del Registro de Antecedentes de Historia de la Ciencias, argumentando que uno de los jurados docentes se encuentra de viaje. El consejero de la Asamblea de Filosofía hizo notar que la agrupación Phrónesis y el consejero automandatado Assalone no estaban respetando la moción que ellos mismos habían propuesto -y votado- en la primera parte de esta sesión del Consejo Departamental; ya que ésta consistía en rehacer el Registro con los mismos jurados integrantes de la Comisión Evaluadora y los mismos postulantes. A la vez, la Asamblea de Filosofía había aclarado que el Dr. Antonio Manna no se encontraría en la ciudad durante la primera parte del Consejo Departamental, hecho que “no tuvo” en cuenta el bloque Phrónesis-Assalone al momento de proponer que se junte la misma comisión asesora.

El consejero Assalone pretendía “resolver rápido” el asunto, cosa que podría haber hecho si respetaba el dictamen de la comisión evaluadora. Para eso propuso el cambio de jurados. Pero se dieron dos situaciones de las que el consejero automandatado y la agrupación Phronesis se aferraron para mocionar el cambio de comisión evaluadora: una es que el Dr. Manna no se encontraría en la ciudad y, sumado a esto, el docente Javier Viau envió un mail al departamento de Filosofía donde renuncia a oficiar de jurado en las convocatorias siguientes, pero también da cuenta de que su decisión, en la comisión evaluadora del registro de Historia de las Ciencias, es irrevocable –ver nota Dr. Viau viau-. Vale destacar que la primera había sido afirmada por la Asamblea de Filosofía en la primera parte del CAD –el lunes 3-, lo que da a pensar que la moción votada por el bloque Phrónesis-Assalone fue realizada en conocimiento de esto. Es decir, hicieron una moción en la que pedían los mismos jurados, sabiendo que el Dr. Manna estaría de viaje. Por otro lado,  transforman el sentido de la carta de Dr. Viau, quien expresa claramente que la Prof. Sonia López debería ser la ganadora del registro, utilizándola como argumento para cambiar el jurado.

El hecho de que el docente titular de la cátedra, quien en principio propuso la realización del registro de antecedentes, no participe del mismo nos resulta de lo más extraño. Que el graduado Eduardo “Borocoto” Assalone y Phronesis usen esto como excusa para modificar los jurados es definitivamente tendencioso. Nos da la pauta de una “jugada” preparada, y que lo único que se busca es continuar ensuciando el registro de antecedentes. La mayoría estudiantil y el consejero automandatado Assalone, se escondieron tras el velo de la “pureza” para ensuciar el Registro de Antecedentes. La necesidad de trasparencia a la que aludía Assalone para desconocer el dictamen de la comisión asesora poco pareció importar al momento de pretender cambiar a todos los jurados docentes lo más rápido posible. ¿Hubiera pasado lo mismo si el ganador del Registro hubiese sido otro? Finalmente los docentes se abstienen de esta moción, Assalone y Phronesis votan afirmativamente, sin dar lugar para otra propuesta por parte del consejero de la Asamblea de Filosofía.

Durante la sesión se nos notifica que el llamado a concursos para ayudantes de segunda se realizará este año para cubrir las ayudantías del año que viene. Recordemos que este año nos fueron negadas las ayudantías de segunda, con el argumento de una falta presupuestaria, cuando se había dicho que se haría una reserva presupuestaria para garantizarlas – ver Informe IV sesión-.

El último tema de la sesión fue el pedido de licencia de la profesora Alicia Belloc. Se tomó conocimiento de que dicha licencia finalizaría el 1 de octubre. El consejero graduado expresa que la licencia se extenderá (no sabemos bien de dónde obtiene esta información, pues no había ninguna nota presentada por la Profesora Belloc que confirmara ese dato) y plantea la necesidad de tomar una decisión ya que el Taller de Tesis debería dictarse este cuatrimestre. Como “alternativa” propone que algún docente dicte la materia de forma voluntaria, ya que no se contaba con dinero para realizar una designación interina. Inmediatamente el Dr. Gil se ofrece para cubrir el cargo de la profesora Belloc ad honorem. Una vez más Assalone reniega de su historia olvidando que mientras participaba de la Asamblea de Filosofía se opuso a las designación arbitrarias –a dedo- . En este caso tanto Assalone como el Dr. Gil parecen  ofrecer, a primera vista, una solución viable, cuando en realidad están impidiendo que cualquier otra persona pueda acceder a cargos en todas las cátedras, incluso en Taller de Tesis, a través de convocatorias publicas, abiertas y democráticas. La designación de Gil ni siquiera se votó, y cuando el consejero por la Asamblea de Filosofía lo evidenció, quien presidía la sesión inmediatamente acusó a aquel de ideas conspirativas, desviando la atención del tema mientras se guardaban todos los documentos para dar por terminada la sesión. El consejero fue a hablar con la secretaria del Departamento para corroborar qué había escrito en las actas, quien respondió que no se había votado la moción, y que se había aprobado “por consenso”, desconociendo lo expresado por el consejero de la Asamblea de Filosofía. Ante esta situación, decidimos presentar una nota para que nuestra postura quede por escrito. Todo parece indicar que la designación del profesor doctor Gil es un premio por su “fidelidad” y “buen” comportamiento en el registro de antecedentes de Historia de la Ciencias.

Para concluir, no queremos dejar de expresar lo llamativo que nos resulta que algunos graduados de la carrera, apelando a un discurso que condena la violencia que pretendidamente ejercen otros, avalen formas de violencia indirecta y violencia institucional legitimando la injusticia, la discriminación, la persecución y el menoscabo del trabajo y los méritos ajenos. Es, además, algo triste que las cualidades y los progresos ajenos no sean causa de satisfacción para los propios colegas de la disciplina, sino motivos de recelo y de diputas que están lejos del compañerismo y el decoro profesional que debería caracterizar la actividad filosófica. 

Lo mismo vale para la organización de la cual forma parte el graduado Assalone: Espacio Deconstrucción Asamblearia, cuyos integrantes no paran de usufructuar la violencia desconociendo, como mencionamos antes, la violencia social de todos los días, e incluso siendo parte de su aplicación. En este caso particular, que el Espacio de construcción asamblearia difame a compañeros de la AF, acusándolos de “violentos”, intenta esconder su complicidad con la gestión de la Facultad en la persecución política a una compañera de la carrera de Filosofía y, por supuesto, en las políticas de vaciamiento que Assalone vota en el Departamento de la mencionada carrera como consejero graduado.

.

.

ASAMBLEA de FILOSOFÍA

Septiembre/2012

Pacto explícito, persecución permanente

.

Sobre la V Sesión del Consejo Asesor Departamental de Filosofía

El pasado lunes 03 de septiembre se dio lugar a la quinta sesión del CAD de Filosofía – ver Informe-. La reunión se pretendía iniciar a las 15 hs., pero el claustro docente, graduado y la mayoría estudiantil (Agrupación Phronesis) no se hicieron presentes en el aula donde se sesionaba, hasta las 15:30 aproximadamente. Es importante remarcar que mientras quienes habían ido a presenciar el CAD, junto con el consejero de la Asamblea de Filosofía, esperaban en el aula en que se realizaría la sesión, el resto de los consejeros y la secretaria del Departamento se encontraban reunidos en el Departamento de Filosofía –cosa que dejaron de hacer repentinamente cuando el consejero de la AF los fue a buscar-. Da toda la impresión que ese día habría habido dos CAD de Filosofía: el primero realizado sin nosotros, por lo que no podremos relatar lo sucedido. Sí nos tomaremos el atrevimiento de relatar el segundo, el cual sospechamos que fue sólo un reflejo de lo decidido a puertas cerradas minutos antes en el Departamento. 

El orden del día a tratar enumeraba 30 asuntos, entre los que se encontraban los registros de antecedentes para Historia de las Ciencias y Filosofía Contemporánea y el pedido de emeritud del profesor Dr. Ricardo Maliandi.

La sesión dio inicio con las palabras de Rodolfo “Ruda” Rodríguez, quien presidió la misma dado su carácter de consejero más antiguo. Seguido intervino el consejero estudiantil por la AF, Pancho Arias, mocionando orden de preferencia para aquellos asuntos que consideramos más urgentes: como cubrir dos cargos docentes de materias que lleva ya 4 semanas de cursada y la situación del profesor Maliandi.

Seguido se dio inicio al debate sobre los registros de antecedentes. En primer lugar, se aprobó, sin mayores sobresaltos, el dictamen de la comisión evaluadora para el registro de Filosofía Contemporánea. A nadie pareció molestarle, en este caso, la metodología de los registros de antecedentes ni que el dictamen estuviera firmado por dos de los docentes del jurado, y no por los tres que se habían propuesto (cabe destacar que la gran mayoría de los registros de antecedentes realizados en la Facultad de Humanidades fueron realizados con dos de los tres docentes designados como jurados ya que, por alguna razón, tal vez de usos y costumbres, rara vez van los tres. Esto es usual también en las mesas de finales).

Es notoria la diferencia con lo que sucedería a continuación, al tratarse el resultado del registro de Historia de la Ciencia. El docente Doctor José María Gil dio el puntapié inicial intentando justificar la animosidad política con la que se había manejado –ver “El dictamen de la animosidad”-. Recordemos que el Doctor Gil, siendo jurado suplente, no se había presentado al registro, tomándose el atrevimiento de confeccionar un dictamen en la comodidad de su casa y un día después de la reunión de la comisión evaluadora. De esta manera, le faltó el respeto al trabajo realizado por la comisión evaluadora, compuesta por los docentes Javier Viau (profesor a cargo de la materia objeto del registro) y Antonio Manna, el graduado Mariano Martínez y el estudiante Alejandro Silva Moreno, cada uno en representación de su claustro. Es importante aclarar que la confección del registro de antecedentes fue aprobada por el CAD y los jurados propuestos fueron elegidos por cada uno de sus claustros.

No contento con eso, el dictamen individual del Doctor Gil ubicaba a la postulante que había sido ganadora del registro para la comisión evaluadora en el último lugar del orden de mérito. Esto convertía al dictamen del Doctor Gil en un mamarracho tan ridículo que resultaría gracioso, si no fuera porque alguna gente se lo tomó en serio. Cualquier palabra emitida por el Doctor Gil, no hacían mas que poner en evidencia la desprolijidad de su jugada y la impunidad con la que la ejecuta. El resultado de la discusión se hacia cada vez mas claro a medida que los oradores de los diferentes claustros daban sus argumentos falaces.  

Al momento decisivo, tanto los consejeros de Phronesis como Eduardo “Borocotó” Assalone, mocionaron a favor de que se vuelva a realizar el Registro de Antecedentes de Historia de las Ciencias, por las “irregularidades” que se presentaron. En esto  coincidieron con el Doctor Gil, quien se abstuvo en la votación, pero manifestó su acuerdo con esta moción. Pero es necesario hacer notar que la única irregularidad relacionada con este registro no se dio en el registro mismo, si no un día después, y fue el dictamen hecho y presentado en solitario por el Doctor Gil. Es decir: el Doctor Gil, una vez conocido el resultado de un registro perfectamente regular, genera una situación obviamente irregular y después denuncia irregularidad. Es como si alguien tirara una piedra en medio de la sesión del CAD y después pidiera que suspendan la sesión porque se están tirando piedras.

No obstante, al bloque formado por Assalone y Phronesis la actitud le pareció razonable y decidió darle forma de moción: “rehacer el registro con los mismos jurados y los mismos postulantes, pero con criterios de evaluación claros”. De lo que este bloque no se informo es que los criterios se encontraban explicitados en el dictamen de la comisión asesora; los criterios elegidos por la misma fueron, principalmente, los de especificidad en la materia objeto del registro y los antecedentes en docencia. Tampoco se manifestaron preocupados por planificar una nueva reunión de la comisión asesora, ni siquiera presentaron una propuesta, con lo cual pareciera que el interés porque finalmente se sustancie el Registro no es muy grande.

En cuanto al resto de los consejeros docentes, los profesores Fernando Folcher y Rodolfo “Ruda” Rodríguez, su posición fue no menos impresentable. Ellos no pidieron que el registro se haga nuevamente. Tampoco mocionaron que se apruebe el resultado propuesto por la comisión evaluadora. Ni siquiera solicitaron que se eleven los dos dictámenes para que tome la decisión final el Consejo Académico.

Lo que propusieron los consejeros docentes es que se apruebe el dictamen solipsista del Doctor Gil. Para ellos, sin que den argumento alguno, había que desestimar por completo el dictamen realizado por la comisión evaluadora designada por ese mismo Consejo –y que incluía, recordemos, al profesor a cargo de la cátedra- y designar a un docente con base sólo en la opinión personal del Doctor Gil.

El consejero por la minoría estudiantil, en nombre de la Asamblea de Filosofía, fue el único que mocionó a favor de que se respete el trabajo de la comisión evaluadora y se apruebe el orden de mérito propuesto por la misma. El argumento expuesto por el consejero podría exponerse así: 1) el consejo departamental convoco al registro de antecedentes y designo a la comisión asesora, 2) la comisión asesora designo para el cargo a la postulante Sonia López,   3) puesto que el propio CAD la designo, en la premisa de que respetaría su decisión,  no puede desconocer el dictamen de la comisión, ni poner en duda su honestidad, capacidad y criterio (de lo contrario, la propia convocatoria perdería sentido), por lo tanto 4) el consejo debía aprobar la decisión de la comisión asesora.

El resultado de la votación fue el siguiente: 1 voto a favor de aprobar el dictamen elaborado por la comisión evaluadora (Asamblea de Filosofía); 3 votos a favor de que se haga nuevamente el registro (Assalone y Phronesis); 2 votos a favor de aprobar el dictamen del Doctor Gil (claustro docente). El voto faltante es el del Doctor Gil, quien en un aparente acto moral, decidió abstenerse. Sin embargo, tratándose de moral, cuesta creer que la misma persona que no tuvo pruritos para crear un dictamen paralelo, los tenga para votarlo. Por otra parte, los docentes jamás desperdiciarían un voto en una situación que lo requiera. Todo parece indicar que aquello que deliberaban en el Departamento antes del comienzo de la sesión, era lo que efectivamente sucedería. El claustro docente sabía que aún sin uno de sus votos el dictamen de la comisión asesora no seria aprobado. Más aún, la moción de volver a realizar el registro no contemplaba una fecha de realización del mismo, se conocía que el Doctor Manna estaría en el extranjero por un tiempo, que ya llevan 4 semanas de clases y que el cargo es temporario.   

Algunas cosas que no quedaron claras: si los registros son negativos para la carrera, como sostienen la Agrupación Phronesis en conjunto con el claustro docente, ¿Por qué no se impugnó, también, el registro de Filosofía Contemporánea (aprobado sin discusión diez minutos antes) o cualquiera de los varios que se han hecho anteriormente? ¿Por qué el graduado Assalone y la Agrupación Phronesis dieron lugar a la posición de las impugnaciones, y por ende al retraso en cubrir las horas de la materia Historia de las Ciencias, cuando dicen defender la carrera? Acaso ¿no sabían que dando lugar a las impugnaciones, estaban propiciando la irregularidad en la actuación del docente Gil, que implicaba ni más ni menos que volver atrás el registro? ¿No les resultó evidente que la actuación de Gil no era más que otra muestra de persecución y de negación del lugar de trabajo a una docente, por el sólo hecho de tener otra filiación política?, ¿Phronesis y Assalone, dan el visto bueno a la negación de un puesto de trabajo en la Facultad de Humanidades? Con la miseria presupuestaria en la que se encuentra nuestra carrera ¿Se dan el lujo de comprometer el uso de este recurso?

Queremos hacer constar nuestra firme creencia en la existencia de un pacto inter claustros operante en el Departamento de Filosofía desde hace un tiempo, y observable a partir de practicas de abstencionismo reflejadas en los siguientes casos: el primero, renunciar al pedido de excepción para que todos los graduados de la carrera pudieran ser jurados de la planta integral de concursos; el segundo, abstenerse a votar posibilitando así las dos ultimas designaciones a dedo que impulso la gestión (ver “Sobre las prácticas del abstencionismo”).

Asimismo, las valoraciones que se hacen de los antecedentes de uno u otro postulante que surgen en el contexto de la mera opinión, y que en nada tienen que ver con el dictamen de la comisión, no tienen mayor relevancia y están restringidas a lo que cada uno pueda pensar privadamente. El hecho de designar una comisión idónea y confiar en sus capacidades para decidir aparece como la única posibilidad razonable de sustraerse a las arbitrariedades. El Consejo Departamental confió la designación al criterio de la comisión y no puede, con el resultado final, desconocerla.

Hay que observar la forma explicita en que el consejero graduado lleva sus diferencias políticas al contexto de las decisiones que atañen a la carrera, ejerciendo practicas que alguna vez hubieron sido impugnadas por el mismo, y lo selectivo de sus criterios para defender a determinados graduados, desconociendo y perjudicando la condición de otros a los que debería representar.

La actuación de la agrupación Phronesis y de Assalone, que estuvo acompañado durante toda la sesión por militantes del Espacio Deconstrucción Asamblearia que oficiaban de grupo de apoyo (más bien de provocación), dan cuenta del accionar conjunto en el que convergen con el claustro docente, compuesto por la casta política afín al gobierno de la facultad. La persecución política por parte de la gestión de Humanidades, de la que Assalone y Phronesis son claramente cómplices, otra vez cantó victoria. Una vez más, se trató de la negación de un puesto de trabajo a una compañera, y del impedimento de lo que hubiera sido un avance importante en la carrera, dado que se cubría un cargo en una materia que cuenta con un sólo docente.

La alianza política tejida entre el claustro docente, el graduado y la mayoría estudiantil, no hace más que hacernos pensar que en Filosofía no hay lugar para opositores (ver “Sin lugar para opositores”). En un departamento que históricamente se había ubicado en la vereda de enfrente de la gestión de Humanidades, hoy se evidencia una realidad absolutamente distinta. La persecución sistemática a participantes de la Asamblea de Filosofía tiene la clara intención de hacer desaparecer todo rastro de oposición.

Para sostener esto, no podemos dejar de pensar en retrospectiva. En estos casos es importante una metodología materialista más que una idealista. Es decir que no podemos confiar en que lo discutido en el último Consejo Departamental sea el mero reflejo de errores de procedimiento, de formas burocráticas que buscan reglamentarse o que el problema reside en no respetar ciertas condiciones abstractas y virtuosas de Registros o incluso de Concursos. Consideramos que nuestro análisis debe respetar la historización del caso, el cual, de por sí, no deja de expresarse en forma escandalosa como un caso particular, pues el Registro anterior –así como tantos otros – no fue objeto de la más mínima refutación, por lo tanto, el procedimiento no fue el problema. Lamentablemente tenemos que puntualizar en la profesora López, pues desde hace años sufre una persecución particular encubierta con falacias burocráticas – y otras veces de manera menos “formal”–.

De este modo, pasamos a enumerar algunos hechos: ya en el año 2007, formó parte de la “lista negra” elaborada por, en aquel entonces el director de la carrera, Manuel Comesaña con motivo de “haber sido alguna vez Consejera Departamental por la Asamblea de Filosofía”.

Luego, en el año 2009, realizándose un registro de antecedentes en el Departamento de Sociología – Departamento que en aquel momento era abiertamente opositor a la gestión de la facultad – la profesora López queda 2º en el orden de mérito, con lo cual accedía a uno de los cargos de Ayudantía de 1ª para la materia Teoría y Metodología de la Investigación Social. A la hora de aprobar dichas designaciones en el Consejo Académico (órgano máximo de decisión en la Facultad), los consejeros docentes partidarios de la gestión propusieron arbitrariamente modificar el orden de mérito sin siquiera dar un argumento. La propuesta implicaba – entre otras irregularidades – posicionar a la profesora López por debajo de aquellos/as postulantes que accederían a los cargos.  Dando lugar a un descuido, el Profesor Rodolfo “Ruda” Rodríguez, quien – casualmente – en aquel momento era el Consejero Académico que comandaba las políticas de la gestión en dicho órgano, no acreditó para aquella sesión. No obstante, en el momento de la votación apareció por una ventana y, cual emperador romano, bajó el pulgar (literalmente) indicándole al resto de los docentes de su bloque lo que tenían que votar. En esa oportunidad, sólo por un voto de diferencia, dicha votación resultó favorable para que se cumpla lo decidido en la Comisión Asesora.

En el año 2011, la profesora López obtuvo la beca de CONICET tipo 1,  gracias a la cual comenzaría a cursar los seminarios del doctorado en la UNTREF (el cual fuera ocultado como una información privada – ver “Convenio UNMDP – UNTREF”). Es un requisito, para dicha beca, indicar un lugar de trabajo en el cual se desarrollaran las investigaciones pertinentes, el formulario fue firmado por la máxima autoridad de la institución de pertenencia – en este caso, la decana de Humanidades en aquel entonces, Cristina Rosenthal –. Cuando los trámites avanzaron, los expedientes llegaron al Consejo Académico donde se debía ratificar la aprobación del lugar de trabajo para los diferentes becarios, procedimiento que jamás generó ninguna clase de discusión pues está considerado como un tema “de forma” en la jerga burocrática. Nuevamente haciendo gala de su opulenta arbitrariedad, la gestión decidió, sin ninguna clase de argumentación, votar en contra del lugar de trabajo de la profesora López. Dado que, por motivo del compromiso tomado con la firma de la decana, la facultad incurriría en una falta grave, y por el revuelo público que cobró tan injusta medida, la gestión tuvo que dar marcha atrás y aprobar el lugar de trabajo.

Unos pocos meses más tarde, la profesora López volvió a ser el blanco de una denuncia, en este caso la Decana Rosenthal la acusaba de participar en el conflicto por la transparencia de los concursos de Geografía que devino en la toma del Decanato a fines del año 2009. Gracias a una nueva medida de fuerza, las injustas sanciones disciplinarias por la participación política no pudieron llevarse a cabo.

Este es sólo un breve resumen de las situaciones institucionales sufridas por la profesora López, sin poner a consideración otras situaciones particulares e informales que nunca han dejado de sucederse. Es por dicho historial que no podemos dejar de comprender este nuevo hecho como una continuidad en las medidas arbitrarias, discriminatorias y persecutorias. Pareciera haber una decisión firme en expulsar de alguna manera a la profesora, ya que el ensañamiento es sorprendente. Por eso, no nos resulta difícil interpretar el accionar del Doctor Gil como una acción deliberada, planificada en otros estratos que van más allá de un Consejo Departamental, pero que necesitaba de los actores que allí participan para ser ejecutada, haciendo el burdo intento de camuflarla como una desprolijidad y jugando con las expectativas de otros graduados por obtener uno de los escasos puestos de trabajo que ofrece la carrera de Filosofía. Ante esta avanzada represiva de la gestión, hubo algunos que prefirieron dejar de denunciar lo que estaba sucediendo y ahora fuerzan interpretaciones maliciosas, suavizando de este modo la caracterización que dicha gestión pueda tener sobre ellos, con la intención de que la persecución no caiga sobre sus cabezas, intentando subterfugios para evitar el juicio a la traición de los viejos ideales. Quizás así sea más fácil conseguir un puesto en la Universidad.

Por nuestra parte seguiremos insistiendo en democratizar Filosofía y socializar la información. Sabemos que estas condiciones adversas harán más difícil esta tarea. De todos modos, y con mas fuerza aún, seguiremos proclamando que “no esta muerto, quien pelea”. 

.

.

Septiembre/2012

ASAMBLEA de FILOSOFÍA

Informe 5º sesión de Consejo Asesor Departamental de Filosofía

.

Es importante remarcar que en esta sesión se aprobó por unanimidad la solicitud de emeritud. Desde la Asamblea de Filosofía (en adelante AF), presentamos una nota solicitando que se continúe con su contrato durante el año 2013, porque consideramos que el profesor Maliandi es autor de una teoría ética original que se estudia en muchas universidades del mundo y, en la actualidad, es Director de muchos becarios. Si bien nos pone contentos esta aprobación, todavía faltan otras instancias en las cuales se apruebe la emeritud. La aprobación por parte del CAD no deja de ser un paso importante pero simbólico.

Por otro lado propusimos que en la materia Filosofía Antigua exista una comisión de trabajos prácticos en la franja horaria de las 18. Nos parece importante que aquellos/as compañeros/s que no pueden cursar por la mañana –  por cuestiones laborales u otro tipo de inconvenientes- tengan la alternativa de optar por una comisión en el horario propuesto. En este sentido, se decidió hablar con la Profesora Marisa Divenosa y la Profesora Florencia Sal, a quién se le asignaron funciones en la materia, para solucionar el problema.

Por otro lado, nos manifestamos en solidaridad con las exigencias de juicio y castigo a los responsables intelectuales y materiales y a los cómplices políticos del asesinato de Mariano Ferreyra.

Durante la sesión también se aprobaron los siguientes temas: las adscripciones de estudiantes y graduados del segundo cuatrimestre, los programas de trabajo docente (PTD) 2012, la solicitud de reconocimiento de materia de postgrado por materia optativa por parte de Daniela Suetta Rozas, el permiso de comisión de Trabajo para la Profesora Cecilia Colombani, la solicitud de alumno vocacional presentada por el Profesor Marcelo Scelso, la solicitud de licencia del Profesor Eduardo Chiaramonte, la solicitud para cursar la materia “Derechos Humanos y Garantías” de la Facultad de Derecho por parte de Mauro Mac Intyre, la asignación de funciones docentes al becario Maximiliano Loria en la cátedra Metafísica, la asignación de funciones docentes a la Profesora Nora Bustos en la materia Pensamiento Argentino y Latinoamericano por su cargo en la materia Filosofía perteneciente a la carrera de Sociología. Además se puso en conocimiento el trabajo realizado como proyección de material de cátedra por la Profesora Cecilia Colombani, la asignación de funciones al Licenciado Lucas Misseri hasta el reintegro o cualquier novedad acerca de la Profesora Victoria Arroche y la asignación de funciones a la Licenciada Florencia Sal por su cargo en la materia Filosofía de la carrera de Sociología.

La sesión paso a cuarto intermedio hasta el día lunes 10. 

.

.

Septiembre/2012

ASAMBLEA de FILOSOFÍA

¡Democraticemos Filosofía, Participemos TODOS/AS!

.

Quinta Sesión del Consejo Asesor Departamental de Filosofía

.

Como hemos expresado públicamente con anterioridad (ver “El dictamen de la animosidad” aquí) el dictamen del registro de antecedentes para la materia Historia de las Ciencias -el cual será tratado como tema 27 en la próxima sesión- no estuvo exento de controversia. En particular hay que consignar que el docente doctor José María Gil, jurado suplente, presentó un día después de celebrado el registro – al cual no asistió, por el hecho de estar disconforme con este tipo de instancias de evaluación – un dictamen aparte del resto de la comisión asesora. Cabe recordar que los docentes votaron por una designación a dedo, y no por hacer registro.

A continuación reproducimos las respuestas del docente al comunicado de la AF, con fechas del 17 y 20 de julio y un mail que llego al correo de la AF:

A la comunidad de la Facultad de Humanidades:

Circula un mensaje de la autodenominada “Asamblea de Filosofía” (se refiere al comunicado citado anteriormente – AF) que incurre, como es habitual, en la difusión de falsedades y agravios.

Por ejemplo, se dice que soy director de la beca de Nicolás Moyano Loza y
omiten deliberadamente mi condición de “doctor”. (Se refieren a mí como
“profesor” o “docente”).

De manera ofensiva y temeraria me atribuyen animosidad cuando tengo todo
el derecho de establecer el orden de mérito que yo crea adecuado. Me
ofrezco, además, a dar razones de mi decisión en forma pública.

Según dice el relato colectivo y anónimo de la “Asamblea”, representantes
de la “gestión” señalan que no fue regular que yo presentara el dictamen
un día después del dictamen de la mayoría, en disidencia por ejemplo con
mis colegas y amigos el Ing. Javier Viau y el Dr. Antonio Manna.

Si la “gestión” le da la razón al planteo de la “Asamblea”(como siempre
ocurrió por otra parte en los registros de antecedentes), no veo por qué
deban sentirse “perseguidos”.

Se refieren también a una negación que desconozco de la que habría sido
objeto la Prof. Sonia López Hanna. Sin embargo, recuerdo haber votado no
hace mucho A FAVOR de una solicitud de dicha profesora para que ella
pudiera estar al frente de una comisión de trabajos prácticos. ¿De qué
animosidad se habla entonces?

Por el contrario, vuelvo expresar mi repudio contra la conducta fascista y
extorsiva que pone de manifiesto en los mensajes de la “Asamblea de
Filosofía”, que se autodenomina agrupación política pero parece funcionar
como una barra brava dedicada al “apriete” o agencia de colocaciones para
los amigos.

Un afectuoso saludo a todos,

Dr. José María
Investigador Adjunto del CONICET
Profesor Adjunto regular del Departamento de Filosofía de la UNMDP
Presidente del Instituto de Estudios Filosóficos y Sociales (IDEFYS)
Becario internacional de la Comisión Fulbright (2009-2010), la Región de
Toscana (1998-1999), el Consejo Británico (1996-1997) y Rotary
Internacional (1996).

 

Estimados colegas. 

 

Como todos fueron aspirantes al cargo de atp de Historia de la Ciencia, les reenvío el mensaje que escribí como respuesta a las calumnias que publica el colectivo anónimo que da en llamarse “Asamblea de Filosofía”.

 

Me permito agregar que los registros de antecedentes son una irregularidad en sí misma: (1) se determina quién accede a un cargo sólo con evaluar lo que el candidato pone el CV, (2) los jurados no saben con anticipación quiénes se presentan, (3) no hace falta que la comisión se reúna en pleno para evaluar a los candidatos, (4) pueden pasar tanto los jurados titulares como los suplentes, etc. 

 

En conclusión, el tiempo que se malgasta en este procedimiento podría invertirse en un humilde pero correcto concurso, procedimiento que está reglamentado y que exige la estipulación de una fecha con suficiente anterioridad.

 

Aclaro que no me hice presente el miércoles 11 porque supe de la citación con menos de 24 horas (el martes 10 por la tarde) y no pude arreglar mis horarios. Reconozco por supuesto que debí haber estado allí, pero no supe con suficiente antelación el día y la hora en que se reunían todos los jurados.

 

Tampoco puede culparse al departamento de filosofía ni a división concursos, porque no tienen un protocolo para seguir en estos casos.  

Mis disculpas por las molestias que mis errores hayan podido causar. No quiero desentenderme de mis responsabilidades, pero lo que está mal es el procedimiento de estos infames “registros de antecedentes”.

 

Y, desde luego, los mensajes de la “Asamblea” son una catarata de mentiras y tergiversaciones que, increíblemente, quieren desmerecer a todos los graduados que no pertenezcan a esta agrupación. 

 Felices vacaciones

 José María 

 

(17/ 07) Gente del colectivo anónimo que integra la Asamblea de Filosofía:

Como ustedes se han referido de forma falsa y ofensiva a mi persona,
solicito que me permitan ejercer el derecho a réplica en su blog.

En un genuino ejercicio de la democracia deberían ustedes deberían
publicar el mensaje que les contesté hace un rato y que difundí para toda
la comunidad.

El año pasado pude publicar mis réplicas en el blog de la Asamblea, pero
esta vez no he encontrado la forma de hacerlo.

Tal vez ustedes puedan indicarme cómo.

O tal vez, en lo que sería reconocido de mi parte como un verdadero acto
de nobleza comparable a la del Chapulín Colorado, ustedes mismos puedan
cortar y pegar lo que yo escrito.

Saludos y hasta la próxima discusión.

José María

Hacemos públicas las notas por pedido del propio docente: señalamos que no hace más que poner en evidencia que las explicaciones adolecen de la misma desprolijidad que los hechos referidos. También lo hacemos en calidad de “acto de nobleza”, que el docente pone a prueba con la burda comparación del Chapulín Colorado. No somos un personaje de televisión y no tememos afirmar que la nobleza forma parte de nuestra práctica política. También nos retractamos de indicar que Nicolás Moyano Loza sea becario del Dr. Gil, dado que esto no es precisamente así.

Queremos recusar la actitud del profesor Gil al poner en duda los criterios de la Comisión Asesora al momento de decidir sobre el registro, y reclamar al Consejo Departamental en tanto autoridad máxima de la carrera, la ejecución de lo que hubo determinado la citada comisión.

 

Convocamos a estudiantes, graduados/as, docentes y a todas las organizaciones que luchan contra el estilo de gestión de la Facultad de Humanidades, a presenciar la 5 sesión del Consejo Departamental  este lunes 3 de septiembre a las 15 en donde será tratado este tema.      

.

SIGAMOS LUCHANDO POR LA TRANSPARENCIA

.

¡NO A LAS DESIGNACIONES A DEDO!

.

¡DEMOCRATICEMOS FILOSOFÍA!

.

.

ASAMBLEA de FILOSOFÍA