Informe de cuarta sesión del Consejo Departamental

El miércoles 13 de junio de este año sesionó por cuarta vez el consejo departamental de Filosofía. A continuación socializaremos lo que sucedió en la reunión.

La sesión fue presidida por Rodolfo “Ruda” Rodríguez, acompañado por los docentes Fernando Folcher y José María Gil, el graduado usurpador del cargo público Eduardo “Borocotó” Assalone, el grupo de graduados de la gestión de Humanidades, la mayoría estudiantil Phronesis y el consejero por la minoría estudiantil mandatado porla Asambleade Filosofía.

En primer lugar, la secretaria propuso tratar un tema sobre tablas en relación al contrato del profesor Ricardo Maliandi, alegando que su contrato será finalizado debido a falta presupuestaria. Nos negamos a tratar un tema sobre el que no se nos había notificado, ya que, a diferencia de los demás consejeros, nosotros decidimos previamente en asambleas públicas y regulares todos los temas a tratar en el Consejo.

El primer punto del orden del día, la solicitud de la profesora Rita Novo de tres ayudantías de primera para Filosofía dela Historia, y el segundo, la respuesta dela SecretaríaAcadémicaal pedido de informe presupuestario para las solicitudes de cargos de ayudantías de primera en Filosofía Contemporánea, Filosofía del Lenguaje, Historia dela Cienciay Metafísica, están íntimamente relacionados.

La SecretaríaAcadémica, es decir, la gestión, nuevamente vaciando a Filosofía dice que sólo hay dinero para dos cargos de los cuatro que se habían pedido. Esto deja traslucir dos problemas fundamentales. En primer lugar, el ahogo presupuestario dela Universidad; en segundo lugar, el abandono de la carrera de Filosofía por parte de la gestión. Cabe aclarar que los cargos que se ofrecen son temporales y no permanentes.

Uno corresponde a la licencia de Barbieri en Sociología y el otro es parte de una vacante temporaria, ambos corresponden al segundo cuatrimestre.

Lamentablemente, tuvimos que ponernos a elegir a cuáles materias le daríamos los cargos. El primero en tomar la palabra por este tema fue el graduado de la gestión Daniel “Cholo” Vazquez, opinando que debían obtener las ayudantías los primeros que las hayan pedido. Para sorpresa de todos (incluída la nuestra) expresamos que, por primera vez, estábamos de acuerdo con él: el criterio por el cual se debían elegir las materias era el cronológico, pues todas las materias se encuentran en un estado crítico. El consejero Ruda, sin salir de su asombro, sonrió y dijo “no lo puedo creer, espero que esto también lo pongan en su informe”. Así que, Ruda, si estás leyendo esto: acá lo tenés! Por supuesto que este acuerdo no duró mucho. Hasta que Ruda leyó que los pedidos para Historia de la Cienciay Metafísica se habían realizado a fines de 2011, después de los pedidos para Contemporánea y Filosofía del Lenguaje. Ahí el graduado cambió rápidamente de parecer, diciendo que el criterio debía ser que los cargos debían ir a las materias con menor cantidad de gente trabajando en ellas. Esas materias, para el graduado, eran Historia de la Cienciay Metafísica. Luego de decirle que eso no era cierto, el graduado, Vázquez, comenzó a aseverar que él tenía información de toda la gente que iba a presentarse para trabajar en las materias Lenguaje y Contemporánea, ya que varios becarios de CONICET iban a pedir lugar de trabajo en dichas cátedras. Estas declaraciones al aire pretendían persuadir de lo inverso a su primer planteo. Estaba más que claro que la gestión estaba interesada en que los cargos fueran para Historia de la Cienciay Metafísica. La mayoría estudiantil, Phronesis, manifestaba que ellos habían hecho una encuesta (que jamás hicieron pública) donde el resultado mostraba que la mayor necesidad de los estudiantes estaba en cubrir las materias Metafísica e Historia de la Ciencia. Elconsejero graduado se limitó a decir que vayan “una y una” en un claro gesto de quedar bien con todo el mundo, que sea un cargo para Filosofía Contemporánea y el otro para Historia de la Ciencia.Losdocentes mocionaron que los cargos sean para Metafísica e Historia de la Ciencia, sin dar una explicación al respecto, como de costumbre. Nosotros volvimos a explicitar y mocionamos que los cargos debían ir para Filosofía Contemporánea y Filosofía del Lenguaje, ya que esos pedidos vienen trabados desde el año pasado, donde tanto los docentes como la entonces minoría estudiantil Phronesis se negaron a llamar a registro de antecedentes para dichas materias. Phronesis, en un intento fallido de tercera moción, propuso que se les otorguen a Metafísica e Historia de la Ciencialas ayudantías. Cuando les dijimos que esa era la misma moción que la de  los docentes de la gestión, se armó un pequeño revuelo. Mientras los docentes nos gritaban, defendiendo a los consejeros de Phronesis, el consejero usurpador del cargo aprovechó el momento para pararse e ir hasta donde estaban los consejeros de la mayoría estudiantil para “rosquear” la votación. Finalmente, cuando todo se calmó, Borocotó Assalone mocionó que los cargos fueran para Contemporánea e Historia dela Ciencia. Phronesis, luego del “consejo” del usurpador de cargos, decidió bajar su moción. La votación fue de 4 votos a favor para que los cargos fueran a Historia dela Ciencia y a Filosofía Contemporánea.

Un nuevo inconveniente se generó cuando comenzamos a discutir la modalidad con la que se iban a llevar a cabo las designaciones. Desdela Asambleade Filosofía defendemos una posición muy clara: no vamos a permitir que se siga designando gente a dedo en nuestra carrera, porque entendemos que es una práctica totalmente antidemocrática que profundiza las políticas oscurantistas de la gestión y restringe la inserción laboral de los docentes. Por ello es que proponemos que ante la falta de concursos, los registros de antecedentes son la única opción democrática por la cual un docente puede ser designado en un cargo.

Nuestra preocupación siempre es la misma ¿De qué lado se habrá levantado Phronesis hoy? Ellos dicen que los registros de antecedentes son “desastrosos, monstruosos”, sin poder probar uno solo de sus comentarios. Sin embargo, votaron la moción dela Asambleade Filosofía de que los cargos salgan por registros de antecedentes. Los consejeros docentes, votaron en contra. De igual forma, ganó la moción Asamblearia.

El último tema del orden del día era una solicitud de Antonio Manna para concursar un cargo de Profesor Adjunto, con dedicación simple, en la materia Filosofía Política. Los docentes mocionaron y votaron que se realice el concurso sin siquiera dar lugar a la discusión. Nuestra inquietud se hizo moción y pedimos un informe presupuestario para saber a cuánto equivale el cargo que quiere concursarse y tener de este modo la información suficiente con la cual poder tomar decisiones que favorezcan las cursadas de la carrera. Nuestra moción fue la que ganó con 4 votos.

Audio de la sesión

Asamblea de Filosofía

Junio/2012

Con lista selecta, gestión contenta

El 15 de marzo del año 2010 se aprobó el llamado a concursos de la planta docente de la carrera de Filosofía. (ver información aquí) El pedido  fue aprobado con una salvedad que consistía en modificar la dedicación de algunos cargos docentes de titular/asociado/adjunto, es decir, profesores a cargo de las materias, de “simple” a “parcial”, permitiendo así no sólo el desarrollo de la docencia, sino también de la investigación.

.

A partir de la fecha mencionada los claustros graduado y estudiantil nos pusimos en campaña para armar las listas de jurados correspondientes. La consejera graduada –mandatada por la Asamblea de Filosofía- inició una serie de consultas a los/as graduados/as de la carrera sobre su conformidad para ser jurados/as en los concursos de la planta docente de Filosofía. Muchos fueron los que dieron su confirmación y expresaron en cuáles de las materias querían oficiar de jurados.

.

A fines del año 2010 los docentes de filosofía no presentaron lista para ser representantes en el Consejo Departamental, y la gestión impidió que cualquier otro docente que no estuviese concursado pudiera presentar lista. Desde Octubre de 2010 a Agosto de 2011 no sesionó el CAD de Filosofía, aún cuando graduados y estudiantes habían sido electos (ver información aquí). Una vez reanudada la actividad del CAD de la carrera (cosa que también logramos gracias a la insistencia, incluso cuando ya estaban los consejeros docentes electos), dicha lista fue presentada en el mismo para ser aprobada. Tiempo después, algunos graduados pertenecientes a la gestión de la facultad presentaron una lista paralela de jurados graduados para los concursos. La Asamblea de Filosofía, considerando que la lista de jurados debía ser lo más amplia y democrática, propuso armar una lista unificada a partir de las dos presentadas. Finalmente, el día 01 de septiembre de 2011 –segundo departamental de ese año- se aprobó la lista de jurados/as estudiantiles y graduados, sin dejar de señalar que algunos graduados todavía no se habían comunicado y que nuestra intención era incorporar sino la totalidad, gran parte del padrón (ver información aquí)

.

La lista de jurados graduados/as se conformaba hasta al momento de la siguiente manera:

  1. Alberti Miguel
  2. Aldegani Emiliano
  3. Alfageme Jorgelina
  4. Assalone Eduardo
  5. Barrio Catalina
  6. Basso Leticia
  7. Bedin Paula
  8. Blanco Pablo
  9. Brando Juan
  10. Bustos Nora
  11. Caruso Gabriela
  12. Cattogio Leandro
  13. Conti Romina
  14. Crelier Andrés
  15. Fernandez Eduardo
  16. Ferreyro Esteban
  17. Fornoni Diego
  18. Gaich Lucrecia
  19. Iriart Mariano
  20. Jessurum Paula
  21. Leto Federico
  22. Llamas Figini Laura
  23. López Sonia
  24. Misseri Lucas
  25. Murad Omar
  26. Murano Hernán
  27. Paollichi Leandro
  28. Parente Diego
  29. Pulley Romina
  30. Rusos Mario
  31. Salerno Gustavo
  32. Taraborelli Gustavo
  33. Ynoub Yamil

La semana siguiente asistimos al departamento para corroborar que todo lo que había sido aprobado en la sesión tuviese la signatura requerida dela Secretariapara su correspondiente transferencia a las comisiones del Consejo Académico. Sin embargo, nos encontramos con la previsible y aciaga sorpresa de que lo único que carecía de dicha convalidación eran las listas de jurados para los concursos. ¿Explicación obtenida? Ninguna.

.

Transcurridos unos pocos días recibimos la notificación de que el pedido de excepción para los jurados/as graduados/as realizado en la primera sesión del Consejo Departamental (ver informe aquí)  había sido denegado. Una nota del entonces Secretario Académico Luis Porta impedía la aprobación de los jurados graduados en el Consejo Académico, ordenando el regreso del expediente al Departamento de Filosofía. El argumento era que muchos de los graduados no contaban con 5 (cinco) años de recibidos. Reglamento claramente restrictivo y antidemocrático que no hacía más que impedir el aceleramiento del trámite de concursos en Filosofía.

.

Este año, nuevamente, aparece en el orden del día de la sesión de Consejo Departamental el tema jurados graduados. Vale aclarar que hasta el momento los docentes no habían publicado en el departamental la lista de sus jurados. Para nuestra sorpresa todo el trabajo hecho por el claustro graduado desde marzo del 2010 (fecha en que se aprobaron los concursos en el Consejo Departamental de Filosofía) cayó en saco roto.

.

El actual Consejero graduado –en plena usurpación de cargo público- utilizó como base para la construcción de su nueva nómina de jurados la lista excluyente presentada por los graduados de la gestión en su vocero: Daniel “el cholo” Vazquez; como si jamás hubiese existido la nómina presentada por la Asamblea de Filosofía por intermedio de su Consejera Graduada, y como si el Consejero Graduado fuera Vazquez. A la lista de graduados de la gestión se le agregaron algunos nombres (que cumplen con los 5 años de recibidos) que la gestión había dejado afuera. Asimismo, el Consejero usurpador junto con los/as graduados de la gestión, y por supuesto los docentes, coinciden en no continuar con el reclamo de una amplia participación de graduados en los jurados para los concursos.

.

Actualmente la nómina jurados graduados para los concursos de la planta docente de Filosofía es la siguiente:

  1. Alfageme Jorgelina
  2. Blanco Pablo
  3. Bustos Nora
  4. Caruso Gabriela
  5. Cattogio Leandro
  6. Conti Romina
  7. Crelier Andrés
  8. Fernandez Eduardo
  9. Fornoni Diego
  10. Gaich Lucrecia
  11. Iriart Mariano
  12. Jessurum Paula
  13. Leto Federico
  14. Llamas Figini Laura
  15. López Sonia
  16. Misseri Lucas
  17. Murad Omar
  18. Murano Hernán
  19. Paollichi Leandro
  20. Parente Diego
  21. Rusos Mario
  22. Salerno Gustavo
  23. Ynoub Yamil

La nómina de jurados/as graduados/as aprobados es a todas luces selecta. De los 85 graduados que tiene la carrera (véase: padrón de graduados de Filosofía)  sólo 23 quedaron como jurados, de los cuales, es importante remarcar, sólo 19 oficiarán de jurados efectivamente, pues será jurado el titular o el suplente, nunca ambos. Esto significa que para 39 concursos (que cubrirán 44 cargos) de la carrera sólo 19 graduados podrán ser jurados. En porcentajes: sólo el 27,06 % del padrón de graduados está incluido en la nómina de jurados; y sólo el 22,35 % está como jurado titular. Esto significa que el 72,94 % de los graduados queda excluido de la nómina. Contando sólo los 43 graduados que cumplen con el requisito de los 5 años se está dejando afuera de la nómina a un 46,51 % del padrón, aunque teniendo en cuenta que 4 sólo son suplentes, en realidad el 55,81 % no será jurado.

.

Lo que se aprobó finalmente en el Consejo Departamental (ver informe aquí) del 6 de Junio fue la lista de los graduados de la gestión. El Consejero “automandatado” Assalone no sólo utilizó como base la nómina mencionada, sino que evitó por todos los medios aludir a la nómina presentada por la Asamblea de Filosofía. Lo único que hizo fue agregar a dicha lista unos pocos nombres de graduados de su simpatía y ubicados (¿casualmente?) en los concursos de las materias en las que Assalone se desempeña actualmente y en los que, con toda probabilidad, se postulará (pueden ver la lista de graduados aprobada aquí). Todo ello dentro del marco de la restrictiva normativa, como le apetece a todo buen burócrata. La gestión docente, la mayoría estudiantil (Phronesis) y el Consejero Assalone estaban extasiados al constatar cómo las cosas se adaptaban a los vericuetos legales.

.

La lista aprobada cuenta con graduados que ni siquiera fueron consultados sobre la materia en la que estarían dispuestos a oficiar de jurados. Tampoco sabemos cuál fue el criterio para distribuir a los graduados en la nómina, por qué algunos sólo aparecen una vez y otros se repiten considerablemente. Para legitimar dicha lista se alude a una reunión de claustro del día 18 de abril a la que sólo asistieron 6 personas.  Parece que para el Consejero Assalone, antes militante de las asambleas y las decisiones abiertas, le basta con una reunión minúscula y charlas, a puertas cerradas, con Daniel “el cholo” Vazquez (pueden escuchar el audio del departamental aquí para constatar lo que decimos) para resolver la nómina de jurados de 39 concursos de la carrera. La Asamblea de Filosofía, que había elaborado una nómina y que a través de sus consejeros había participado en el armado de la lista de jurados, jamás fue notificada de nada; siendo conocido por todos la participación de graduados en la misma.

.

Era usual que el Consejo académico no aprobara las recomendaciones del Departamento de Filosofía o cambiara las decisiones cuando no eran de su agrado. Y es que la AF, entonces con mayoría, nunca solapó su discrepancia y oposición política a la gestión de Humanidades (que nuclea, entre otros, a los docentes Consejeros del CAD de la carrera). Hoy, ya ni siquiera tenemos dos propuestas en el departamento para que sean elevadas al Consejo académico y éste decida por la que más le gusta. En efecto, se aprobó una sola lista de jurados graduados que será la elevada. La rosca cerró en  el estrato más bajo del gobierno de Humanidades.

.

Abandonar el reclamo por una nómina de jurados abarcativa, abstenerse ante las designaciones a dedo, arreglar a puertas cerradas con los graduados de la gestión las decisiones del Departamento parecen todos indicativos claros de que lo único que queda de oposición a la gestión en el Departamento de la carrera es la minoría estudiantil mandatada por la Asambleade Filosofía. Por estas estafas, que ya venía haciendo Assalone al interior dela AF, es que insistimos en su renuncia como Consejero Departamental. Si quiere serlo por la gestión que se presente integrando una lista de Juntos por Humanidades (o como decidan llamarse) y gane las próximas elecciones.

.

Desde la Asamblea de Filosofía seguiremos insistiendo en la democratización de los concursos, de la carrera y de la Universidad. Seguiremos votando en contra de toda propuesta de designación a dedo, seguiremos proponiendo registros de antecedentes hasta tanto no salgan los concursos, seguiremos luchando por franjas horarias, por una filosofía crítica. Seguiremos luchando por una carrera que no sea propiedad de una camarilla, por una carrera que sea propiedad de todos/as.

.

Asamblea de Filosofía

Junio de 2012

Los suicidados por la carrera

Pero yo se que hay caballos que se mueren potros, sin galopar

PR y sus Redonditos de Ricota, La Bestia Pop, 1985.

 

En esta carrera, de cien caballos, sólo cinco, con suerte, llegarán a la meta. El resto, casi todos, se mueren potros sin galopar. Pareciera que cada muerte se produjera por motivos externos a la carrera. A algún caballo se le quiebra una pata; a otro su dueño le pega un tiro de gracia; uno elige correr otra carrera; a otros, muertos de hambre, los hacen mortadela. De los demás, de la inmensa mayoría, ni noticia. Los afortunados cinco, los felices pocos, logran atravesar todos los obstáculos y superar cada valla. ¿Cuál es su mérito? Probablemente, saber escuchar a su jinete para no dar pasos en falso. O mejor, más que escuchar, obedecer incondicionalmente. ¿Y cuál es la falta de los que no llegan? Ninguna. Si la pista presenta obstáculos mortales, entonces la culpa no será de los caballos sino de la carrera.

 Cada compañero o compañera que “deserta” o “abandona” la carrera constituye una muerte más, una “baja” en los registros de la Academia. Verbos como desertar o abandonar, ponen en el acento en quien se fue como si el o ella fueran responsables de su partida. La Academia aparece como un espacio vacío en el cual se puede entrar, salir, permanecer, desertar, es decir, dejarlo tal cual es: un desierto. Un espacio que puede ser abandonado a voluntad, y no un espacio que abandona. No se piensa que la Academia haga algo que pueda ser expulsivo para aquellos que la transitan; no se piensa que detrás de cada suicidio, de cada muerte individual o voluntaria, de cada baja, pueda haber una verdadera masacre silenciosa y anónima. Si la Academia presenta obstáculos mortales, entonces la culpa no será de los “desertores” sino de la carrera.

 Podríamos pensar que cada suicidio cotidiano en la carrera, cada número en la cifra de deserción, cada nombre de desertor, es un suicidio durkheimiano, un acto individual que debe ser visto como un hecho social. Como Artaud llamaba a Van Gogh, “el suicidado por la sociedad”, así nosotros podríamos llamar a cada uno de los compañeros y compañeras: los suicidados por la academia.

 La Academia cuenta noventa y cinco muertos de cada cien ingresantes; noventa y cinco muertos al nacer. No hay curso de ingreso en Humanidades porque es irrestricto. La única forma en que la Academia se interese por tener un ingreso, es siendo restricto, a modo de acelerar unas cuantas muertes. Para la Academia la casi totalidad de los que ingresan ya están muertos, y como muertos los cuentan.

 Pero, ¿a qué le puede temer un muerto? Más bien los muertos atemorizan, y no hay nada que atemorice más que un muerto vivito y coleando, un muerto que ya no tiene nada más que perder sino todo por ganar. Sin embargo, la mera supervivencia no existe; sobrevivir implica hacer cosas y hacer cosas individualmente es la peor manera de asegurar la supervivencia. Más bien, nuestro modo de sobrevivir es resistiendo colectivamente. Sobrevivimos luchando, organizándonos, construyendo, siendo críticos, subvirtiendo, divirtiendo(nos), transvalorando, desobedeciendo. Los que aún no fuimos suicidados por la Academia queremos que a vos te pase lo mismo.

 El refrán dice: “no se menciona la soga en la casa del ahorcado”. Sin embargo, en la casa de los ahorcados, la Academia, nada más atinado que hablar de sogas para que no nos ahorquemos y podamos seguir resistiendo. Porque nunca fue más oportuno el dicho: ¡No está muerto quién pelea!

 

 

ASAMBLEA de FILOSOFÍA

Junio de 2012

Sobre las prácticas del abstencionismo

Durante los años que fuimos consejeros por la Asamblea de Filosofía (como estudiantes, y graduados) en el C. Departamental, jamás votamos a favor, menos aún usamos la no-decisión (abstención), cuando de designaciones a dedo se trataba. Queríamos los concursos y, hasta tanto no salieran, los registros de antecedentes. Así lo acordábamos en asambleas públicas y regulares (como las que se hacen actualmente) y nuestra función era cumplir dicho mandato. Por supuesto, eso no fue gratis, menos tratándose de una gestión tan oscurantista que ataca las decisiones políticas en términos personales: denuncias, negación del lugar de trabajo, obstáculos burocráticos y calumnias de todo tipo. Sin embargo, siempre supimos y estábamos convencidos de que ese lugar estaba en función del interés común, no del propio. No está de más notar que, en medio de tanta persecución, algunas cosas fueron positivas: la insistencia con los registros de antecedentes tuvo como resultado que varios compañeros graduados tuviesen la posibilidad de presentarse y fueran evaluados por jurados (conformados por los tres claustros) y no en base al amiguismo. Hoy son docentes de la carrera.

En la sesión pasada del Consejo Departamental se debían definir las funciones docentes de dos graduados que fueron designados a dedo en Filosofía. Por supuesto la Asamblea de Filosofía, por intermedio de su Consejero Estudiantil, volvió a argumentar en contra de esa práctica que con el trabajo de años logramos desnaturalizar, y votó en contra. Los docentes, como es costumbre y sin siquiera argumentar (y porque son ellos mismos quienes eligen a su gusto a los graduados que serán docentes), votaron a favor. Como uno de ellos se había ido, sus votos positivos formaban un total de 2 (dos). Hasta ahí teníamos 2 votos (de los docentes) contra el único voto negativo del estudiante de la Asambleade Filosofía. ¿Cómo votaron el resto de los Consejeros?: se abstuvieron. El Consejero graduado y los consejeros por la mayoría estudiantil, pertenecientes a la lista Phronesis, decidieron no decidir. Pues, en fin de cuentas, eso es abstenerse. Cuando decimos que por omisión se beneficia a la gestión nos referimos a situaciones como la mencionada.

El “abstencionismo”, dice el diccionario, es la “acción o costumbre de abstenerse por deliberado propósito, especialmente de participar en la vida política”. Cuando uno se abstiene, su íntima convicción es que no tiene una opinión formada sobre el tema, porque sus deliberaciones no le permiten decidir. Pero si alguien sabe fehacientemente que su abstención tendrá una consecuencia efectiva, el abstenerse ya no lo es tanto. En todo caso, se trata de un usufructuo de la figura formal de la abstención para avalar una posición: en este caso, una designación a dedo, que como podemos suponer, es contraria a los intereses del conjunto. Absteniéndose, los representantes estudiantiles y el graduado, hacen algo: nada menos que dar la espalda a sus representados. Además de remarcar que ganar por 2 votos de un total de 7 miembros del Consejo es irrisorio, al menos si le queremos llamar a eso democracia; nos preguntamos: el Consejero Graduado, quien se “apropia” de forma personal de un cargo que la organización estipula como mandatado, ¿para qué lo hace? ¿Para beneficiar a la política de la gestión con sus abstenciones? ¿Para perjudicar a la política de la Asamblea de Filosofía? ¿Para ambas cosas? Cualesquiera sean las razones no parecen estar en función del bien común. Lo extraño es que su argumento de cara al resto de los graduados y estudiantes no alineados a la gestión es: “me quedo con el cargo para no beneficiar a la gestión”. Sin embargo, no hay en las repetidas abstenciones muestras de oposición, sino todo lo contrario. La cuenta es simple: si no estás de acuerdo con las designaciones a dedo y sos Consejero entonces, votás en contra cuando se proponen. Porque quienes votaron ala Asamblea de Filosofía lo hicieron porque acuerdan en dicha política. A los estudiantes de la lista Phronesis les cabe la misma cuenta, excepto que consideren que los votaron para avalar las designaciones a dedo.

Algo similar sucedió con la nómina de graduados. Fueron muchos los intentos –durante dos años- para que se incluya a todos los graduados de la carrera como jurados de los concursos de la planta docente: pedido de excepción a la OCS690 que estipula un mínimo de 5 años de graduado (y es que durante los últimos 5 años tenemos el mayor número de recibidos); consultas sobre en qué materia quería cada uno ser jurado; combinación de la lista presentada por la Asambleade Filosofía y la lista presentada por los graduados de la gestión, que incluía a todos, pero todos, los graduados; reuniones y diversas consultas por mail, etc. Actualmente se arregló, por abajo, una lista selecta de 25 personas que ni siquiera fueron consultadas sobre las materias en las que estaban interesados en ser jurado. El argumento que sostiene la decisión también tiene la forma de la abstención, ahora en el sentido práctico de renunciar a los reclamos; y pareciera expresarse así: hay que desistir de reclamar lo justo y los más democrático porque sino somos los responsables de que los concursos no salgan; ¿y es que los graduados nos creemos esta acusación? o ¿simulamos que la creemos? Para el caso es lo mismo. Pues su efectividad (para la política de la gestión, claro) reside en su auténtica o simulada credibilidad, aunque sea a todas luces falsa. El punto es, ¿cómo se explica que desde el año 1994 hayan salido sólo dos concursos en Filosofía? ¿Cómo puede ser el “desacuerdo” de los graduados el motivo por el cual los concursos no salen? ¿Cómo puede ser que querer hacer una lista de graduados los más inclusiva posible sea la razón por la cual los concursos están trabados? ¿Cómo puede explicar un desacuerdo -que data desde el año pasado- lo que viene sucediendo hace 18 años? Suponemos que la gestión tendrá que tener una explicación más plausible. Sucede que para que la den, antes hay que pedirla. Cosa que no ocurrirá si nos contentamos con sus mentiras plausibles y con la práctica del abstencionismo.

Asamblea de Filosofía

Junio de 2012

Operación Coira

Cómo opera la gestión de la Facultad de Humanidades en el Departamento de Filosofía. Informe de la tercera sesión del Consejo Departamental.

Todo lo que exponemos a continuación sobre los dichos de los consejeros pueden escucharlo en el audio del CAD haciendo click aquí.

El día miércoles 6 de junio se realizó la tercera sesión de consejo departamental, después de casi 2 meses sin funcionar. Para nuestra sorpresa, la sesión fue intervenida de hecho por la nueva decana, María Coira. Como ya es habitual, contamos con la presencia de los graduados de la gestión: firmes, como perro que espera su hueso, para defender los cargos con los que ya fueron premiados y los futuros que están por venir. Como continuamos sin director en la carrera, la sesión fue presidida por el consejero más antiguo Rodolfo “Ruda” Rodríguez, secundado por los docentes Patricia Britos y José María Gil, los consejeros estudiantiles de la mayoría estudiantil y el consejero graduado, en plena usurpación del cargo público perteneciente a la Asamblea de Filosofía, Eduardo “Borocotó” Assalone.

La sesión comenzó con un tema conocido por todos: los jurados graduados para los concursos docentes. El consejero Ruda inició el tema con una reseña muy tendenciosa sobre la situación diciendo que los expedientes de los concursos habían sido tratados por el Consejo Académico y devueltos al departamento. Tenemos (y lo hicimos durante la sesión) que remitirnos a los hechos para denunciar que lo dicho por el consejero Ruda es una mentira.  El Consejo Académico (y esto lo sabemos por boca de los mismos consejeros, a menos que sean ellos los que mienten) no tomó conocimiento alguno sobre los expedientes relacionados con los concursos de Filosofía. Fue el entonces Secretario Académico de la facultad, Luis Porta, quién intervino el curso normal del expediente y lo devolvió al departamento. Este accionar fue, en su momento, repudiado por la Asamblea de Filosofía. Y es que el accionar de Porta fue totalmente antidemocrático y viola la autonomía de los departamentos. La intervención del ex Secretario Académico está fundada en su desacuerdo con la nómina de jurados graduados aprobada en el Consejo Departamental. En esta nómina se incluía a graduados que no contaban con los 5 años de egresados que estipula la Ordenanza del Consejo Superior (OCS) 690 para poder ser jurado. La misma fue acompañada por una nota pidiendo la excepción a dicha OCS porque consideramos que para concursar más de 45 cargos de la carrera necesitamos la mayor cantidad de jurados posibles para garantizar la democratización del proceso. Es decir, ¡no nos conformamos ni con 8 ni con 25, porque pueden ser más!

El consejero Assalone, en plena usurpación de un cargo público, tomó la palabra y mencionó que estaba en representación de los graduados. Nos preguntamos: ¿de qué graduados? ¿Los graduados de la gestión? ¿Algunos graduados de la carrera? ¿De quién? Su cargo pertenece a la Asamblea de Filosofía y fue ganado en elección de representantes de claustro. La Asamblea de Filosofía mandata a sus consejeros en asambleas públicas. ¿Quién mandata al consejero usurpador que no decide su accionar en la asamblea pública? El graduado Daniel “Cholo” Vázquez de la gestión hizo mención a una reunión con Assalone en la que los dos estaban de acuerdo en algo. No se especificó en qué. Sin embargo se relacionaba con la nómina de jurados graduados presentada.

Assalone presentó a través de una nota, la nómina de jurados para los concursos que había presentado el Cholo Vázquez, pero agregando algunos jurados más que cumplen con el requisito de los 5 años, llegando a un total de 25. Es decir, quien antes bregaba por una mayor democratización en los concursos ahora se conforma con 25 jurados para 45 concursos. La rosca cerró a la perfección entre la gestión de la Facultad, la gestión docente de Filosofía, los graduados de la gestión nucleados en Juntos por Humanidades, el consejero usurpador Assalone y la agrupación Phronesis. Pero, desde la Asamblea de Filosofía entendemos que los concursos son muy importantes para nuestra carrera y tenemos que hacer todo lo posible para que salgan de la forma más transparente posible, puesto que vemos una posibilidad real de cambiar las condiciones materiales concretas de la carrera en la que estamos día a día. Es por esto que desde que nos organizamos, luchamos, ente otras cosas, por los concursos. Consideramos que si incluimos a los graduados de estos últimos 5 años la nómina de jurados será mucho más amplia, democrática y plural. Vimos, sin embargo, que la propuesta era un tanto más amplia que la anterior y que había compañeros graduados muy valiosos que habían prestado su nombre para ser jurados. Sin embargo, no podemos dejar de remarcar que una gran lista de graduados quedó excluida de la posibilidad de ser jurado. Por todo lo dicho anteriormente es que decidimos abstenernos en la votación, mientras que todos los demás votaron a favor, sin importarles demasiado los derechos de quienes dicen representar, o mejor, representando los derechos de una facción.

No está de más agregar que, mientras se discutía este tema, la Decana se tomó su tiempo para hacer un par de declaraciones. Acusaba que los concursos no salían por errores burocráticos del departamento, a la vez que el consejero Gil expresaba, por medio de un modus ponens, para hacerse entender (para nuestra sorpresa), que mientras insistiéramos con el pedido de excepción no habría concursos. Una clarísima extorsión. A continuación, la señora Decana expresó su preocupación por el estado de nuestro departamento, confesando impunemente que años atrás se había encontrado en un dilema ético: intervenir o no intervenir el Departamento de Filosofía.

Una vez cerrada la rosca del primer tema, el consejero Rodolfo Rodríguez intentó modificar el orden de los restantes, considerando a los concursos de la materia Filosofía de la carrera de Sociología como más importantes a tratar. La decana confesó que esos eran los temas que le interesaban y por los que allí se encontraba presente. Nos opusimos a esto, creímos injusto priorizar aquellos, siendo que en el orden del día encontrábamos temas que vienen postergándose desde mediados del año pasado. Los consejeros accedieron a seguir con el orden acordado: pedidos de ayudantías de primera en varias materias. Se recibió respuesta al informe de recursos solicitado en la primera sesión de este año. Las noticias, como de costumbre, no fueron buenas. El informe notifica que hay recursos suficientes para tan sólo 2 (dos) Ayudantías de Primera,  que estarían en la planta temporaria. Una vez más nos toca administrar la miseria de nuestra carrera. A los pedidos de una ayudantía para Filosofía Contemporánea y otra para Filosofía del Lenguaje (realizado en agosto del año pasado, y negado por los docentes y la entonces minoría estudiantil, Phrónesis) y al de otro cargo para Historia de la Ciencia y Metafísica (realizados en marzo de este año), se le suma un pedido de 3 (tres) ayudantías para la materia Filosofía de la Historia realizado la semana pasada. Aún no se tomó ninguna decisión sobre este tema, y será tratado la próxima sesión.

Los siguientes temas presentaron otra acalorada discusión. Si bien una asignación de funciones suele ser una cuestión simple, no consideramos lo mismo en esta situación. Las asignaciones eran para Ángela Raimondi y Hernan Murano, ambos consiguieron su cargo mediante el dedo de la gestión de los docentes del Departamental de Filosofía, nunca pasaron por ningún concurso, ni registro de antecedentes. Bastó el voto y no la evaluación metódica para conquistar el cargo. Es por esto que desde la Asamblea de Filosofía no quisimos que se nos trafique por un simple trámite burocrático el encubrimiento de asignaciones de cargos que son ilegítimos. Llevada a votación la cuestión, consecuentes, votamos en contra de dichas asignaciones; no así los consejeros docentes quienes votaron a favor; por su parte, los consejeros de Phronesis se abstuvieron al igual que el consejero Assalone. La diferencia entre la agrupación mencionada y el graduado es que el último se había presentado durante 10 años como enemigo de las designaciones de este tipo. Quizás la arbitraria metodología le esté simpatizando.

Otro tema que queremos remarcar es que, si bien a la profesora Divenosa se le iban a asignar funciones en Ética, propusimos que, debido a que el cuatrimestre está finalizando y, por ende, la materia Ética, sus funciones se cumplan en la misma asignatura en la que fue designada por medio de un registro de antecedentes. Así, el cuatrimestre que viene, la materia Filosofía Antigua contará con una tercera comisión de trabajos prácticos. Desde la Asamblea de Filosofía consideramos que es fundamental contar con una amplia banda horaria para combatir la deserción en nuestra carrera.

Las demás cuestiones fueron de forma. A continuación les dejamos el Orden del día de la sesión pasada. Los temas que serán tratados en la próxima sesión (miércoles 13 de junio a las 16 hs.) serán los puntos 2), 3) y 20).

Orden del Día Sesión nro. 3/12

Fecha: 6 de junio de  2012 de 16 a 18 hs.

1) Jurado Graduado  (concursos)
2) Respuesta de Secretaría Administrativa al pedido de informe de cargos para las asignaturas Metafísica, Historia de la Ciencia, Filosofía del Lenguaje y Contemporánea
3) Expte. 007-1268/2012 Solicitud de la Mag. Rita Novo
4) Asignación de Funciones a Prof. Ángela Raimondi (Filosofía Medieval 1er.
cuatrimestre)  (Segundo cuatrimestre Pensamiento Arg.)
5) Asignación de Funciones a Prof. Hernán Murano (Filosofía de la Ciencia)
(2do. cuatrimestre Pens. Arg.)
6) Asignación de Funciones de la Prof. Marisa Divenosa (Ética) (2do.
cuatrimestre F.Antigua)
7) Expte. 007-4286/2010 Prof. Victoria Arroche licencia sin goce de haberes desde el
1/04/2012 hasta el 30/06/2012.
8) Licencia sin goce de haberes solicitada por la Mag. María Cristina Barbieri
(Ayudante de Primera Simple, interina)
9) Permiso de Comisión de Trabajo Mag. Marcelo Lobosco
10) Permiso Comisión de Trabajo Prof. Andrés Crelier
11) Permiso de Comisión de Trabajo Javier Viau
12) Permiso de Comisión de Trabajo Dra. Patricia Britos
13) Solicitud de cursada materia optativa alumno Juan Pablo Sosa.
14) Solicitud de reconocimiento de asignatura de postgrado por materia de
grado alumna Vanesa Laportilla Lamarche
15) Solicitud de reconocimiento de asignatura de postgrado por materia de
grado alumno Juan Pablo Sosa.
16) Solicitud de reconocimiento de asignatura de la Prof. Daniela Suetta
17) Respuesta Dpto. de Historia respecto a seminario de Prof. Parente.

18) Nota Decana por Concursos de la materia “Filosofía” para la Carrera de Sociología, un cargo de  Profesor Adjunto con dedicación simple. (Jurado Docente)

19) Nota Decana por Concursos de la materia “Filosofía” para la Carrera de Sociología, un cargo de Jefe de Trabajos Prácticos con dedicación simple y tres cargos de Ayudante de Primera con dedicación simple. (Jurado Docente)

20) Nota Antonio Manna solicitando concurso para un cargo de Adjunto en la materia Filosofía Política.

Convocamos a la próxima sesión del CAD:

miércoles 13 de junio a las 16 hs.

¡PARTICIPEMOS TODAS Y TODOS!