Respuesta a las falsas acusaciones

Crónica de una Traición Anunciada

violencia es mentir

Los militantes de la Asamblea de Filosofía, por medio de la presente comunicación, cuya difusión fue decidida en una reunión pública el miércoles 21 de Marzo, desmienten las declaraciones formuladas el lunes 19 del corriente por parte de los consejeros Eduardo Assalone y Francisco Casadei. Queremos consignar aquí que bajo ningún concepto la Asamblea de Filosofía resolvió agredir físicamente a ninguna persona, estando ese tipo de hechos muy lejos de constituir sus objetivos políticos.

Los consejeros calumnian e injurian a sus propios compañeros impunemente e incurren en una falta de probidad al seguir detentando cargos mandatados por una organización a la que desconocen, llegando al punto de dictaminar su muerte. Los consejeros advierten elocuentemente que “si bien es cierto que la Asamblea ha muerto, no es menos cierto que estaba muerta desde hace ya bastante”. La pretensión adversativa de la primer parte de la oración no se confirma en la segunda: en realidad, podría haberse dicho simplemente que “hace tiempo la Asamblea ha muerto”. El decretar la “muerte de la Asamblea” por parte de los consejeros no puede ser sino una ambición insólita, al menos hasta tanto se encuentren formas de “eugenesia” política o de administración de certificados de defunción de expresiones colectivas. Un ejemplo palmario de la vitalidad de la Asamblea se advierte en la decisión (asentida por una numerosa concurrencia) de dar a conocer este comunicado. De otra parte, sería interesante escuchar de boca de los consejeros, una explicación acerca del concepto de “legitimidad autoconcedida” que mencionan en su denuncia. ¿Acaso no es legítimo que un grupo de personas se reúnan en Asamblea a través de una convocatoria pública? ¿En qué sería impugnable que se autoconcedieran la legitimidad?

Los hechos que referiremos aquí son de una gravedad que es preciso subrayar en toda la línea. El más pregnante de ellos consiste en usurpar cargos electivos arrogándose su titularidad, cambiando de filiación una vez que hubieron accedido a ellos; modificando radicalmente el sentido de las acciones políticas, y desconociendo el carácter mandatado de los cargos en las formas de organización asamblearia. Todas estas son causales para exigir que los consejeros, caso de tener escrúpulos, presenten la renuncia a los cargos que ejercen espúreamente.

Éste que aparece primero es el último de una prolongada serie de acontecimientos recusables. Será preciso enumerar, para echar un poco de luz sobre algunas cuestiones mencionadas por los consejeros, los “crímenes” políticos que determinaron su separación de la Asamblea. Estas cuestiones atañen concretamente a las acciones de algunos compañeros, que la apreciación colectiva ha juzgado como contrarias a las convicciones y valores abrazados por la Asamblea. Entre ellos se cuentan el manifestar que efectuaron aviesamente grabaciones no consentidas en asambleas y reuniones de militantes; tener conversaciones privadas con personas que forman parte de la gestión de la Facultad, transmitiéndoles datos confidenciales; extorsionar con el vaciamiento del claustro graduado en el Consejo Departametal, sugiriendo falazmente tener en sus manos la renuncia de la Consejera graduada Catalina Barrio; tomar decisiones particulares sin cumplir los mandatos del colectivo, tergiversando información sobre situaciones de hecho; no asumir cargos electivos en el Consejo Departamental, delegando la responsabilidad y la exposición en otros compañeros, priorizando sus propias situaciones personales por sobre las ajenas; no afrontar tareas decididas colectivamente; negarse a debatir sobre temas puntuales; tener una exigua participación en la campaña para las elecciones de los claustros graduado y estudiantil; no admitir el haber suscripto la decisión de romper el vínculo Asamblea-Espacio, negando haber firmado el documento que daba cuenta de esa decisión, cuando en efecto lo hicieron; ocuparse de la cooptación de compañeros a través de la conspiración y la falsedad ideológica; retirar el apoyo a los representantes estudiantiles y graduados en el consejo departamental; negar y minimizar tareas de la Asamblea, apropiándose asimismo, de algunas de ellas a título personal; valerse del trabajo ajeno para su propia vanagloria, adueñándose, por ejemplo, del Seminario Colectivo de Filosofía Contemporánea, y proponiendo invitar a participar en él a sectores anuentes a la gestión de la Facultad; hacer afirmaciones de veracidad dudosa sobre la negativa del respetado docente Andrés Crelier a dar su consentimiento para la realización del Seminario Colectivo en el caso en que militantes de la Asamblea decidieran participar de él, limitando, contradictoriamente, el acceso de los mismos a un espacio de conocimiento y debate pretendidamente amplio e irrestricto; esgrimir los cargos y posiciones que detenta cada uno como principio de autoridad, en desmedro de la horizontalidad que dicen defender, práctica que puede achacarse también a algunos militantes del espacio llamado Deconstrucción Asamblearia, quienes, invocando sus cargos de representación estudiantil, expresaron discutibles opiniones sobre la Asamblea de Filosofía sin haber participado nunca en ella, lo que implica no tener conocimiento cabal de la situación; apropiarse de los archivos de la Asamblea conservándolos en su domicilio particular; afirmar que eran expulsados en tanto practicaban mecanismos de auto-expulsión; tomar decisiones sobre convocatorias a Consejo Departamental a espaldas del mandato de la Asamblea; usufructuar consignas y símbolos característicos de la Asamblea para su militancia en otro espacio; promover la separación en la militancia de los claustros, siendo que el común de la Asamblea pretendía reunirlos, basándose en auténticas premisas igualitarias (Léase “Papanazi”); calumniar a compañeros a través de diversas vías de comunicación, entre ellas, en el importante afiche, confeccionado por la Asamblea, que hacía referencia a la desaparición de Luciano Arruga.

Los anhelos de aniquilación de la Asamblea se expresan tanto sea en palabras como en acciones, y se reflejan con claridad en la inspiración del comunicado de los consejeros, quienes queriéndolo o no, convienen con la gestión de la Facultad en la calidad de sus objetivos.

Los consejeros hacen una innecesaria referencia a la situación de estar “esperando el colectivo” al igual que otras personas circunstantes, dando a través de esa frase la nebulosa impresión de ser ciudadanos neutrales preocupados por su integridad. Los discursos del miedo, la desconfianza y la apelación morbosa, amplificada, a la violencia, son compatibles con una ideología de la seguridad, el sectarismo y la segregación que, apareciendo como denunciada, es en realidad vindicada. Las reacciones temerosas del ciudadano común amenazado son el caldo de cultivo más propicio para la imposición de mentalidades represivas.

Los consejeros, que supuestamente son, ellos mismos, miembros de la “autodenominada” Asamblea de Filosofía (es de interés aclarar que la inmensa mayoría de las organizaciones políticas son autodenominadas) sostienen que ésta convocó a una reunión en “pleno” receso de verano, supuestamente un domingo de noche (convocatoria que, según hay que aclarar, es resuelta colectivamente) y, expresándose en potencial, sostienen que en esa reunión se “habría” adoptado la decisión de desvincularse del espacio llamado Deconstrucción Asamblearia. Esta afirmación es extraña, en virtud de que el consejero Francisco Casadei concurrió a la citada reunión, expresando allí su opinión, curiosamente  favorable a la dicha desvinculación. Asimismo, faltan a la verdad cuando dicen que se les impidió usar los medios de difusión de la Asamblea, y se refieren, confusamente, a la situación de haber “creado” ellos mismos algunos de esos medios.

A continuación mencionan que “una decena” de estudiantes fueron virtualmente expulsados de la Asamblea, sin consignar sus nombres ni las circunstancias en que esto pudiese haber ocurrido. Es una forma inicua de ver la política el ignorar las importantes relaciones del ejercicio del poder en el nivel más amplio con el que se observa en las instituciones y espacios puntuales. También lo es reducirla a las circunstancias de la psicología individual. Los eventuales decaimientos en el vigor de la militancia asamblearia se explican, a nuestro entender, por el cambio de paradigma en las prácticas políticas a nivel nacional, que transitaron desde la exaltación del autogobierno en la época de la crisis de 2001, hasta el regreso de la confianza en las instituciones de la democracia liberal y la representatividad. A un nivel restringido, la gestión de la Facultad, preocupada por la preservación de las instituciones de administración, no se aviene con las premisas de la participación asamblearia e igualitaria, y ejerce para su eliminación todo tipo de prácticas corporativas y de criminalización del reclamo.

Los consejeros dicen que las diferencias entre militantes de la Asambleafueron “silenciadas” cuando es el caso de que siempre se les ha dado la oportunidad de hablar claro. Incluso se los ha instado a que lo hagan, negándose ellos sistemáticamente. Por otro lado, aunque manifiestan no abjurar de los principios asamblearios, parecen hacerlo efectivamente cuando se autodefinen como consejeros sin mención de la Asamblea por la que han sido mandatados. Asimismo, subvierten sus convicciones cuando amenazan con recurrir a leyes punitivas contra las que se pronunciaron en instancias anteriores de su militancia, como la Ordenanza 822. La existencia de esta ordenanza es un claro ejemplo de criminalización y persecución que fue aplicado para disuadir a estudiantes, graduados y docentes de Humanidades en ocasión de las protestas sobre la transparencia de los concursos de la carrera de geografía (Léase Documento por la derogación del régimen disciplinario estudiantil)

Hay que destacar que los militantes de la Asamblea de Filosofía no tuvieron nunca la intención de publicitar las diferencias internas que la afectaban, no obstante la actitud de los consejeros y otros militantes a los que ya nos hemos referido, que reproduciendo procedimientos de la gestión, apelaron a la denuncia, la delación pública y las charlas ocultas y a puertas cerradas, han ocasionado que la Asamblea no pueda guardar silencio ante la serie de difamaciones y acusaciones recibidas. Lamentamos que la deriva política transforme a compañeros en partisanos que engrosan las filas adversas, sin eximirlos de su culpa política. Hay militantes que se dicen compañeros, pero anteponen su carrera académica y sus posiciones de poder a las responsabilidades colectivas y la trayectoria política, publicitan las disensiones internas favoreciendo los intereses de la gestión de desarticular la Asamblea, amenazan con las armas de la burguesía, y bregan por el trato represivo y punitivo hacia las manifestaciones colectivas y los espacios públicos de participación y opinión.-

 

 

Asamblea de Filosofía

Viernes 23 de marzo de 2012

convocatoria 24 de marzo

Este sábado 24 de marzo, a 36 años del inicio de la última Dictadura Cívico – Militar, convocamos a una JORNADA DE LUCHA


CONCENTRAMOS 11hs en Plaza Colón (Radio Abierta y Actividades)

MOVILIZAMOS 12:30hs con intervenciones artísticas, señalamientos y un acto de cierre de la jornada

———————————————————————————————————————————-


Contra el Ajuste, el Saqueo y la Represión del gobierno

Más Organización y más Lucha


Abajo la Ley Antiterrorista y el Proyecto X
Desprocesamiento de los luchadores populares
Libertad a los presos por luchar
Basta de gatillo fácil y de criminalización de la pobreza
 
¡POR LOS 30000 COMPAÑEROS DETENIDOS DESAPARECIDOS
SEGUIMOS LEVANTANDO SUS BANDERAS!
 
Seguimos en pie de lucha contra este sistema opresor, 
hacia una sociedad donde no exista ningún tipo de explotación.

30.000 compañeros PRESENTES!
Todos los caídos en la lucha popular PRESENTES!

Convocan: 

Frente Antirrepresivo Mar del Plata –  Asamblea de Filosofía – Agrupación La Violeta  SUTEBA –  Espacio Deconstrucción Asamblearia –  Votamos Luchar (Movimiento Teresa Rodriguez, Barrios Unidos en Lucha, Corriente Universitaria Amaranto, Espacio Sindical de Base, Juventud Guevarista, Fogoneros)


1976 – 24 de marzo – 2012


A 36 años del inicio de la última Dictadura Cívico- Militar en nuestro país, siguen en el poder político del Estado los socios locales de los intereses imperialistas. Los gobiernos democrático-burgueses que le sucedieron a la dictadura, han ido profundizando sus políticas de saqueo, explotación, ajuste y precarización sobre el pueblo trabajador.

Todos estos gobiernos avanzaron sobre cada una de las conquistas populares conseguidas en una larga y rica historia de lucha de nuestro pueblo. La dictadura vino a jugar un papel en el marco de un plan del imperialismo en toda la región con el llamado Plan Cóndor. El empresariado nacional junto a las transnacionales, los partidos del sistema (PJ, UCR) y los militares, trazaron los lineamientos de ese plan en nuestro país, profundizando la represión sobre nuestro pueblo, sobre sus organizaciones sociales, sindicales y políticas, golpeando las coordinadoras obreras, las organizaciones barriales, el movimiento estudiantil y las organizaciones revolucionarias, intentando eliminar de una vez y para siempre el poder popular que pudiera hacer temblar el poder de la burguesía.

Nos golpearon duro, y cuando la tarea estaba en buena parte cumplida, yla Dictaduraentraba en crisis, volvieron sobre la forma de gobierno parlamentario. Pero en esa transición quedaron nuevamente en el poder los mismos de siempre, disfrazados detrás de un discurso democrático, intentando lograr legitimidad para extender la dominación de los capitalistas sobre los trabajadores.

Las fuerzas represivas del estado siguieron en pie. Hubo con la vuelta de la democracia algunos juicios, acotados, en su momento reclamados por los organismos de derechos humanos que por ese entonces y por muchos años más seguirían levantando las banderas de la lucha. Pero esas concesiones en el terreno de los derechos humanos, ayer como hoy tienen entre sus objetivos limpiar el carácter represivo de las instituciones de un estado en esencia represor, un estado que sigue siendo la herramienta de opresión de los capitalistas sobre los trabajadores.

Siguieron en pie tras la dictadura las burocracias sindicales, que fueron parte de la misma, entregando compañeros y entregando las conquistas obreras. Allí recobró poder esa burocracia aún en muchos casos enquistadas, sobre la sangre de miles de compañeros. Para poner ejemplos, Moyano, hasta hace muy poco aliado de los K, fue conla Juventud Sindicalparte dela AAA; Gerardo Martínez, dirigente dela UOCRAy aun aliado de los K, trabajaba parala SIDE, entregando compañeros.

El capital financiero siguió siendo beneficiado en dictadura y en democracia. La dictadura militar cuadruplicó la deuda externa y cada gobierno parlamentario la reconoció y la pagó para seguir endeudándose. El gobierno K es el que más deuda externa pagó, y sigue pagando. Gran parte de esa deuda externa la generaron los empresarios que fueron subsidiados por el gobierno militar. Ese subsidio les permitió cuantiosas ganancias al multiplicarlo en el negocio financiero. El gobierno K mantiene esa política de subsidios. Por ejemplo TBA, recibió oficialmente en concepto de subsidios el año pasado 150 millones de pesos, utilizando gran parte de estos fondos para acrecentar su capital financiero.

Otro ejemplo es el subsidio a la patronal portuaria, que en la misma medida que aumenta sus ganancias tiene en condiciones cada vez peores a los trabajadores del sector: desocupación masiva y precarización sumado a subsidios a los empresarios. Los empresarios del transporte en Mar del Plata recibieron del gobierno nacional $130 millones más los subsidios al gasoil.

El conjunto de los empresarios (automotrices, de alimentación, transportes, metalúrgicos, etc.), que se beneficiaron con la dictadura, y que estuvieron al frente de la desaparición de cuerpos delegados y comisiones internas enteras en esas empresas, hoy están mejor que nunca con el gobierno K y la persecución a los luchadores obreros en el interior de las fábricas crece.

El golpe fue duro, pero nuestro pueblo ha ido encontrando, incluso durante la dictadura, formas de resistir sus planes de dominación, de empujar la lucha y hacer crecer la organización, con históricas jornadas, puebladas, con las luchas contra las privatizaciones, en defensa de la educación y la salud pública y gratuita, con la aparición del movimiento piquetero, pasando por un 19 y 20 de diciembre de 2001 que volteó a cinco presidentes en un mes y condicionó la política en nuestro país dejando heridas todas las instituciones del sistema y abierta una nueva etapa de luchas. Las luchas sindicales hace años vienen en ascenso, crecen y se nacionalizan las luchas contra el saqueo.

Al igual que los anteriores gobiernos, para intentar frenar las luchas y la organización del pueblo, el kirchnerismo se ha preocupado desde el primer día de su gobierno en mejorar el aparato represivo. Parte de esa política consistió en su supuesta política de “derechos humanos”, la cual no tuvo otro objetivo que intentar “limpiar” a las fuerzas represivas del estado para intentar reprimir con mayor legitimidad. Y de esa política fueron cómplices muchas organizaciones políticas, sociales y de derechos humanos que favorecieron ese discurso, que hablaron de lo positivo del gobierno, que hablaron de cuidarse del avance de la “derecha” como si este gobierno fuera otra cosa distinta, como si no representara los mismos intereses quela Dictadura, Alfonsín, Menem, dela Rúa, Duhalde….

El kirchnerismo ha profundizado, perfeccionado y ampliado la política represiva. Siempre fue y sigue siendo un gobierno represor. Es el gobierno con más presos políticos, aumentaron los casos de gatillo fácil, Julio López y Luciano Arruga siguen desaparecidos, impulsaron y aprobaron junto a la supuesta oposición las leyes antiterroristas con unas siete modificaciones a pedido del FMI a través de su organismo el GAFI. Ley que fuera modificada ocho veces durante el mandato del kirchnerismo, debutando con aperturas de causas y detenciones a luchadores contra la mega minería contaminante a cielo abierto y que fuera aprobada en tiempo récord para cumplir servilmente a los intereses del imperialismo yanqui. Los que hoy son denominados terroristas, tiempo atrás eran llamados subversivos, dando cuenta de las continuidades de la dictadura durante este gobierno. Estas leyes son instrumentos revestidos de legalidad, destinados a disciplinar a los sectores y organizaciones que combaten al sistema.

Este gobierno K tiene tropas en Haití bajo mando del imperialismo yanqui y entrena sus tropas en la nueva Escuela de las Américas, la misma donde se formaron los militares de la dictadura y que nunca dejo de existir.

Este gobierno nombró como Jefe del Ejército a Luis Alberto Pozzi, quien desempeñó funciones en Campo de Mayo durante la dictadura, donde por aquellos años funcionó el mayor centro clandestino de detención y donde hoy se comanda el Proyecto X.

Este gobierno es responsable de más de veinte compañeros asesinados por luchar durante 2010 y 2011. Durante este gobierno se ha profundizado la tercerización de la represión con la utilización de patotas a sueldo, que trabajan en complicidad con las policías provinciales y conla Federal.

La persecución a los luchadores populares es cada vez más intensa. El hostigamiento al pueblo que lucha contra la mega minería contaminante y las fumigaciones es uno de los tantos ejemplos que podemos encontrar enla Argentina.

No nos extraña la política de represión que impulsa este gobierno y todos los partidos políticos de la burguesía. Todos ellos gobiernan para los capitalistas, administrando un estado que en su esencia es ferozmente represor, cualidad necesaria en una sociedad donde una minoría se enriquece a costa de la mayoría. Donde para cuidar sus ganancias, golpean duro al pueblo trabajador; expresión de esto son los tarifazos, la inflación, los despidos, políticas que se profundizan dia a dia.

A los gobiernos explotadores, se los enfrenta con lucha y organización.

Por eso levantamos las banderas de los 30000 compañeros, así como la de todos los caídos por luchar en los sucesivos gobiernos. Y la mejor manera de hacerlo es continuando la lucha permanente por cambiar de raíz esta sociedad.

Este 24 de marzo, este pueblo se hace presente porque no olvida, no perdona a los tiranos de ayer y de hoy, no negocia la sangre de ningún compañero. Este pueblo está dispuesto a conquistar sus verdaderos anhelos de libertad, y llegará el día en que el 24 de marzo lo estemos recordando con el mejor homenaje a todos nuestros caídos: la nueva sociedad, en manos de los que hacen rodar los ejes de la historia, los trabajadores.

Para hacer crecer la unidad, la lucha y la organización

contra todas estas políticas, contra el ajuste, el saqueo y la represión.

Marzo de 2012

Asamblea de Filosofía

Seminario Colectivo

Seminario Colectivo  

Horizontal y Autogestionado

Nuestra carrera posee muchas falencias; entre ellas, la escasez de ofertas curriculares de seminarios y la falta de abordaje de ciertas temáticas fundamentales de la filosofía que se marginan de la estructura académica. Éstas motivaron en el año 2010 la necesidad de crear un Seminario Colectivo, entendiéndolo como un espacio de producción y circulación de conocimientos, organizado según una modalidad horizontal y autogestionaria, fiel a los principios que hacen a la Asamblea de Filosofía.

La realización del Seminario Colectivo es resultado de un trabajo arduo por parte de quienes participan de forma desinteresada en la Asamblea de Filosofía; que implicó, entre otras cosas, hablar con el docente para que firme el proyecto -formalidad necesaria-, armar los proyectos y presentarlos en todos los departamentos –no solo en Filosofía- para que el seminario sea dictado para todas las carreras, confeccionar la convocatoria del mismo, divulgar por todos los medios posibles la invitación, etc. Es decir las tareas que hicieron posible la existencia del Seminario Colectivo.

La forma propuesta para el seminario implicaba otra manera de concebir la formación y producción de los saberes, que comprometía por igual a todos/as los/as participantes sin necesidad de jerarquías dentro del aula. Asimismo, el hecho de que el seminario tuviese la característica de ser curricular permitía sumar una experiencia diferente al programa dela Academia.

Así, a fines del 2010 se realizó un llamado público para todxs aquellxs que estuvieran interesados en participar del Seminario Colectivo, lo cual implicaba varias y diversas cuestiones:

  • elección de la temática: entre todos/as los/as concurrentes se discutió y resolvió la elección de una temática amplia e interdisciplinaria que pudiera contener diversas problemáticas que propiciasen a los diferentes intereses personales de los participantes.
  • También se discutió de forma abierta el funcionamiento del seminario: en cada clase se realizaban dos exposiciones de un tema a elección propia, con un/a comentador/a que complementaba la exposición.
  • Con respecto a las pautas de evaluación: fueron discutidas y establecidas por la totalidad de los/as participantes. La nota final era una indicación formal del cumplimiento de las responsabilidades colectivas.

Durante las clases del seminario no se dio lugar a la figura de un “maestro evaluador”, ya que cada uno funcionaba como docente y alumno/a a la vez, y se pretendía establecer un dialogo entre todxs lxs participantes, sin autoridades calificadoras a las cuales nos tiene acostumbrados la educación formal. En este sentido todas las “correcciones” fueron hechas de la forma más sincera y reflexiva con el fin de enriquecer el debate.

El Seminario Colectivo no sólo promueve la producción colectiva de conocimiento, contraria a la concepción academicista, sino que prefigura la  supresión de las relaciones de poder que se generan a través de la experiencia de aula.

El afiche y el blog que socializamos fue elaborado por quienes concurren actualmente al seminario, dando muestra de que todos/as participan de forma activa en la difusión y puesta en escena del mismo, y no solo la organización que elaboró e impulsó este proyecto desde su origen.

Blog del Seminario Colectivo

Desde la Asamblea de Filosofía consideramos que la participación comprometida le da a este seminario el carácter de colectivo, y es también lo que posibilitó su realización. En este sentido seguiremos trabajando e impulsando este tipo de prácticas alternativas de producción horizontal y autogestionaria, ya que entendemos que es la forma de generar conocimiento colectivo y pensamiento crítico.

Asamblea de Filosofía

Marzo de 2012