No Hacen…Ni Dejan Hacer

El consejo departamental es el máximo órgano de deliberación, es el lugar donde se decide el presente y el futuro de la carrera de Filosofía. No es casual que semanalmente, desde hace ya diez años, convoquemos cada semana a asambleas de la carrera para llevar las decisiones del conjunto de los participantes al consejo departamental. Y porque, desde sus comienzos, la asamblea de filosofía ha entendido que el lugar donde se toman las decisiones de la carrera es un territorio de todos, no el patrimonio de unos pocos elegidos. Sin embargo, esta forma de concebir la política ha sido, desde sus inicios, perseguida y denunciada por quienes ven amenazado su estilo de gestión autoritario y exclusivo.

Una manera de neutralizar la participación fue el vacío político generado por los docentes en el Consejo Departamental durante los años 2008 y 2010, no presentando lista para sus elecciones, e impidiendo, de esta manera, la realización de los consejos (los estudiantes y graduados elegidos no están habilitados a sesionar sin docentes). Si los estudiantes y graduados no pueden decidir solos y los docentes solos se van, entonces hay un claro abandono. Pero, ahí no termina la cosa. Este año, la primera sesión del Consejo Departamental de Filosofía fue recién el 9 de agosto. Una gran cantidad de propuestas para el mejoramiento de la carrera esperaban ser discutidas y aprobadas en dicha sesión. Para nuestra sorpresa, luego de 1 hora y 20 minutos, los docentes hicieron uso de su poder de abandono y se retiraron de la sesión dejándola sin quórum. Hay algo peor que el abandono y es el boicot. Hay algo peor que no hacer y es no dejar hacer.

Porque esta situación sólo la podemos cambiar entre todos y todas, acercate a participar éste MIÉRCOLES 31 de agosto a las 14 hs. a la ASAMBLEA de FILOSOFIA.

También te invitamos a participar de la próxima sesión de CONSEJO DEPARTAMENTAL de la carrera el día JUEVES 1 de septiembre a las 17.00 hs.

3 comentarios en “No Hacen…Ni Dejan Hacer

  1. Queridos amigos:

    Los que “no hacen ni dejan hacer” son quienes les faltan el respeto a otras personas, quienes hablan cuando no corresponde, quienes pretenden cambiar de forma caprichosa el orden del día y quienes se resisten a votar las mociones.

    Una reunión de una instancia tan humilde (aunque importante) como la de un consejo departamental no puede extenderse ad infinitum sólo porque a algunos consejeros o a algunos invitados se les ocurra.

    En este sentido, aviso lo siguiente a todas las personas de nuestra comunidad: A la humilde (aunque importante) carga pública del próximo consejo departamental puedo dedicarle dos horas.

    Dejo en claro que dos horas es un período más que suficiente para tratar los temas si se respeta el orden del día.

    Cordiales saludos a todos.

    Dr. José María Gil

    Investigador Adjunto del CONICET
    Profesor Adjunto regular del Departamento de Filosofía de la UNMDP
    Presidente del Instituto de Estudios Filosóficos y Sociales (IDEFYS)
    Becario internacional de la Comisión Fulbright (2009-2010), la Región de
    Toscana (1998-1999), el Consejo Británico (1996-1997) y Rotary
    Internacional (1996)

    Me gusta

  2. Estimado Dr. Gil:

    Me resulta una grata sorpresa notar que es un fiel seguidor de nuestro humilde medio de comunicación, si no me equivoco, el único que socializa la información concerniente a nuestro departamento.

    Por otra parte, me vuelve a sorprender, aunque esta vez no de manera tan grata, su clara definición política.
    En un momento llegó a convencerme de que tenía ganas de mejorar la situación de la carrera, tal como me lo hizo manifiesto en reiteradas oportunidades. Incluso, recuerdo su insistencia para que trabajemos juntos (me refiero a usted y a la Asamblea de Filosofía) en proyectos que elevaran el nivel de nuestra escueta realidad académica. Es así que hace aproximadamente un año, nos reunimos en el Café Roca a charlar de cómo podíamos motorizar el proyecto de Doctorado en Filosofía en la UNMDP. Usted estaba desconcertado y bastante molesto porque la actual gestión había mantenido paralizado el expediente que ya contaba con firmas de doctores locales para empezar a diagramar el mentado doctorado. Acordamos intentar “revivir” dicho expediente y lograr que vuelva a circulación mancomunando esfuerzos. Lamentablemente, todos nuestros intentos en el laberinto kafkiano fueron en vano -como suelen serlo en dicho terreno-. Resultado: el expediente sigue cajoneado y nunca comprendimos bien cual era el motivo -siendo que algunos de los
    firmantes, en el mismo, pertenecen a la propia gestión-. Cuando vi que participaría del Consejo Departamental imaginé que, a diferencia de lo que ya habían demostrado otros compañeros de su fórmula, usted buscaría trabajar en conjunto con el resto de los participantes que no forman parte de su lista.
    Hoy en día, me encuentro con la situación de que es usted quien sale a dar la cara por sus compañeros, es decir, los miembros de la misma gestión que boicoteó el proyecto de Doctorado por el cual nos habíamos reunido alguna vez -así como los concursos, los registros de antecedentes urgentes y algunas otras cosas más-. Con lo cual, no me queda más que concluir que han pasado cosas que desconozco entremedio, las cuales lo han hecho cambiar de parecer desde nuestro último encuentro. Ahora, definitivamente, ha tomado partido y en vez de denunciar la ruinosa situación de nuestra carrera y a sus responsables, prefiere acusar a los que buscan cambiar las cosas desde hace 10 años, los mismos que han sido denunciados, que sufren exclusiones académicas, estigmatizaciones, persecuciones por parte de funcionarios de nuestra propia facultad.
    A usted le causa repugnancia, y se ha visto con muchas ansias de limpiar su imagen públicamente, consecuencia de las decisiones políticas que ha tomado. A mi me causa tristeza ver como se reproduce la eterna lógica del poder.
    La próxima vez que nos veamos, ya podré saber con quien hablo, pues, como dije antes, las definiciones políticas ahora son claras.

    Lo saludo atenta y humildemente sin ningún antecedente de peso que pueda certificar mis palabras.

    Federico Giorgini

    Me gusta

  3. Hola, Federico.

    A ver, como decía Panigassi, una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa.

    En primer lugar, me sigue interesando muchísimo “revivir” el proyecto de doctorado (tal como lo manifesté en uno de los comentarios de esta página, en una respuesta a “Agustina”).

    Me sigue interesando trabajar con toda la gente del departamento, tal como lo demuestran los congresos organizados, la supervisión de becas y proyectos, la obtención de subsidios, etc.

    Justamente esa voluntad de trabajo es totalmente incompatible, como vos sugerís, con toda forma de maltrato o persecución.

    En este caso concreto, los que estamos siendo maltratados injusta e innecesariamente somos los docentes que queremos “revivir” (¡también!) el consejo departamental y todos los proyectos que servirán para fortalecer a nuestra carrera.

    En fin, te mando un abrazo y seguimos hablando en cualquier momento.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s