Un caso más de dedocracia en Filosofía

Sed astutos como el Cholo…y mansos como palomas

El miércoles 12 de Mayo, en la sesión de Consejo Académico de la Facultad de Humanidades, se designó a dedo a Daniel “Cholo” Vázquez para cumplir funciones docentes en la materia Didáctica Especial de Filosofía. Daniel Vázquez (en adelante, “el Cholo”, como se lo conoce en la carrera) ocupa desde hace casi un año el cargo de Auxiliar docente en la Secretaría de Investigación y Posgrado, bajo la conducción de la Mg. Marta Arana y de la Decana Cristina Rosenthal (véase “Autoridades” en: http://www.mdp.edu.ar/humanidades/investigacion/index.htm). A dicho cargo sólo se accede por vía política, esto es, por decisión de la gestión de turno. Es por este motivo que un cargo así tiene, a diferencia de los restantes cargos docentes, una fecha de finalización determinada (un año), ya que debe ser redesignado anualmente en caso de que el grupo político que se encuentra momentáneamente en la gestión así lo prefiera —o no. Es un cargo que lleva el rótulo de “docente”, por cierto, pero esto obedece sólo a una cuestión burocrática (lxs bedeles, por ejemplo, también ocupan cargos docentes, pero no dictan clases; lo mismo lxs secretarixs de Departamento). Nadie espera que un auxiliar de un/a secretarix de un gabinete, de clases como parte de su responsabilidad en el cargo. Sus responsabilidades empiezan y terminan en el ámbito de la secretaría en la que fue designado.

Probablemente recuerden al Cholo por dos notas –que hemos publicado hace poco tiempo– firmadas por el Mg. Marcelo Lobosco quien, en la primera de ellas, solicita que el Consejo Departamental de Filosofía “tenga a bien incorporar en el presente ciclo como ayudante de 1ra. al Prof. Daniel Vázquez en la Catedra Didactica especial de Filosofia”, a su cargo (véase la nota escaneada en nuestro blog: https://colectivodefilosofia.files.wordpress.com/2010/03/pedidodedesignacionadedodedanielvazquez.jpg). La respuesta del Departamental fue negar la petición dedocrática del Mg. Lobosco y señalar que ese cargo ya estaba contemplado en la “propuesta integral de concursos” recientemente aprobada por este mismo órgano. Pese a este contundente rechazo, el Consejo Departamental volvió a recibir del mismo docente una segunda nota en la que nuevamente solicita la designación del Cholo en la misma cátedra, pero esta vez “como extensión de funciones de su cargo de gestión”, equivalente a un cargo de Ayudante de Trabajos Prácticos con dedicación simple (exactamente el puesto antes solicitado y denegado). Por medios alternativos, la gestión trataba obstinadamente de colocar en la carrera a uno de sus operadores políticos en Filosofía. Ante esta nueva intentona, el Departamental volvió a rechazar el pedido argumentando que se trataba indirectamente de una designación “a dedo”, puesto que todo nombramiento de un/a docente en un cargo de la universidad sin que medie un concurso público, un registro de antecedentes o alguna otra instancia de evaluación pública, es sencillamente una forma de acomodo por motivos extra-académicos (personales, clientelares, políticos).

Una de las primeras cosas que saltan a la vista a partir de este relato que hacemos aquí es que el Consejo Académico de la Facultad –con mayoría de la gestión– una vez más no respeta la decisión tomada por el Departamental de Filosofía. No se trata de un hecho aislado sino de una suerte de “recurso de última instancia” convertido en un clásico por las distintas gestiones que se han sucedido hasta la actualidad en el manejo de la Facultad. Cuando los Consejos Departamentales de las distintas carreras toman decisiones contrarias a los intereses de la gestión de turno, ésta aplica su mayoría automática (compuesta, en este momento, por la mayoría docente y lxs representantes graduadxs, adictxs a esta última, entre los cuales se encuentra nada menos que un graduado de la carrera, el Prof. Hernán Murano) y desconoce las resoluciones mayoritarias del Departamento. Poco importa, para la gestión, qué se decida en los Departamentos, mientras tengan los votos necesarios para imponer su voluntad en el Consejo Académico.

Es ya una política del Departamento de Filosofía que el ingreso a la docencia en la carrera sea a través de concursos públicos o, en su defecto,         de registros de antecedentes, nunca a través de designaciones directas o “a dedo”. Lo extraño es el grado de obstinación de la gestión en la política contraria. ¿Por qué alguien preferiría una designación a dedo a una realizada como resultado de una evaluación pública, abierta y transparente? El motivo más obvio podría ser el hecho de que el candidato o la candidata no pasarían la prueba sin la intervención milagrosa del dedo de su designador/a. Pero otra razón, menos evidente, es que se prefiera designar a dedo a alguien que, aún teniendo los antecedentes necesarios, se requiera su fidelidad incondicional para otros menesteres. Si una persona gana un cargo a través de un concurso, entonces no le debe ese cargo a nadie. Si, por el contrario, “entra por la ventana”, por una curiosa “extensión de funciones”, o por designación directa, entonces no obtiene sólo un cargo sino también una carga, una deuda con su protector/a. A esto le llamamos “clientelismo”. Un clientelismo que no se agota en el individuo aislado (el cliente) ni en su relación con un otro particular que lo designa, sino que se extiende como red clientelar en distintos ámbitos y jerarquías.

Para comprender correctamente en qué sentido la designación del Cholo se inscribe en una red clientelar que atraviesa Humanidades, es necesario reconstruir los capítulos anteriores de su historia con la gestión. Principalmente uno de ellos, el correspondiente a las últimas elecciones de graduadxs (septiembre de 2009). El Cholo, junto con Hernán Murano –actual Consejero Académico Graduado de la gestión- fue el principal operador político de la gestión a la hora de confeccionar una lista oficialista en el claustro de graduadxs de Filosofía (lista encabezada -¡jamás olvidarlo!- por Mariano Iriart). Fue él quien llevó la gente a votar; fue él quien prometió; fue el “puntero”. Su recompensa por dicho trabajo era, ni más ni menos, un cargo de Ayudante aparte de su cargo de gestión. Pero, donde existe una necesidad nace un puntero. ¿Cuáles son estas necesidades? Básicamente, puestos de trabajo. En verdad, “la gente” no es “llevada a votar”, va a votar. Los graduadxs de filosofía, tanto lxs que votaron a la gestión como lxs que no, necesitan trabajar. Algunxs aún esperan sus cargos prometidos, otrxs como el Cholo acaban de conseguirlo. El mandato implícito en la moraleja es simple: “sed astutos como el Cholo… pero mansos como las palomas”. Hay una alternativa a la falta de trabajo y no consiste en la desorganización y la sumisión, sino, por el contrario, en la organización y la participación. En efecto, desde las ayudantías de segunda que habían sido condenadas a la desaparición, hasta el reciente registro de antecedentes de Filosofía Contemporánea, fueron resultado de las distintas luchas llevadas a cabo, y constituyen puestos de trabajo para todxs lxs graduadxs, incluso para aquellxs que no nos votaron esta vez.

Sin embargo, el Cholo es un personaje más de la farsa institucional montada por la gestión, un personaje del sector de graduadxs de la gestión, comprendido políticamente por la lista “Juntos por Humanidades”, la actual conducción del Centro de Graduados. Este es  el costado declaradamente político de la red. Especialmente dentro del ámbito de Filosofía es el mencionado Hernán Murano el representante de las decisiones de la gestión en el Consejo Académico. Uno de los que votó la designación del Cholo el miércoles 12. No hay Cholo sin Murano.

La “democracia representativa” de la universidad es condición de la organización clientelar académica. El corporativismo de Hernán Murano no es una excepcionalidad del régimen académico democrático sino, por el contrario, su exponente fiel. No es sino una forma de manejarse políticamente mediante un intercambio de favores y lealtades que inhibe totalmente en el campo político la posibilidad del disenso. De esta forma, a las posiciones antagónicas no se las discute con argumentos sino que se las persigue en nombre de la “institucionalidad” democrática.

Tal como dijimos al principio fue el Consejo Académico de la Facultad el que aprobó la designación del Cholo. Es al Consejo Académico a quien tenemos que pedir explicaciones al respecto. Sabemos que no alcanza con nuestra participación política en el estrecho marco del Consejo Departamental, y que es necesaria la movilización y la participación de todxs en los espacios en los que se centraliza el poder clientelar.

Convocamos a todos y todas, sin distinción de claustro, a la próxima sesión de Consejo Académico el miércoles 26 de Mayo a las 16 hs.

¡Defendamos la autonomía de la carrera

y la posibilidad de trabajar sin pactos de sujeción!

Asamblea de Filosofía

Mar del Plata, 24 de Mayo de 2010

13 comentarios en “Un caso más de dedocracia en Filosofía

  1. Chicxs, felicitaciones por el comunicado. Muy completo y elocuente. Este hecho nos recuerda una vez más cual es el manejo de la gestión de la facultad y todos sus rastreros, que no solo hacen política retrograda, sino que además no tienen un poco de moral a la hora de tomar decisiones.
    Un hecho más para la colección de argumentos en contra de aquellos que dicen desconocer la corporación (oh casualidad siempre con un puestito en la universidad u oscuras alianzas políticas con la gestión).
    Ya sean estudiantes (llamese CAUCES, CEPA, p.e.), ya sean graduados (Hernan Murano, p.e.), ya sean docentes (la gran mayoría, excepto honradas excepciones), o ya sean simples burócratas que habitan lugares como el rectorado, a la hora de la corrupción, la Gestión no hace distinciones de claustro y la practica sistemáticamente.
    P.D. nos vemos mañana en el académico.

    Me gusta

  2. Una verguenza. Muy bueno lo que escribieron, directo, fuerte y de mucho valor para muchas personas que sino leyeran esto quizá nunca se enterarian de cómo se designan los profesores en la facultad. Nuevamente una verguenza la gestión…

    Me gusta

  3. Seria interesante que la Asamblea de Filosofía con el mismo rigor que atacaron y atacan a determinadas personas, se pregunte qué sucede con los Profesores de Filosofía que dictan clases la carrera de Licenciatura en Sociología y que trabajan un sólo cuatrimestre al año, es decir, que tienen un cuatrimestre pasivo y que cobrar su sueldo todo el año. También que sucede con los integrantes de la Asamblea de Filosofía que solicitaron y le fue otorgada LICENCIA POR CARPETA PSIQUIÁTRICA en Provincia (Consejo Escolar del Partido de Pueyrredon) y actualmente cumplen funciones en la UNMDP, que sucede con la adquisición de becas a integrantes de la Asamblea de Filosofía, que luego de conocida el orden de merito de las becas, se cambio el sistema de evaluación en beneficio personal………Esto es algo que actualmente sucede y de lo que la Asamblea Filosofía tiene prohibido informar….ya parecen Clarín.

    Me gusta

  4. Yo veo (y es mi humilde opinión) que hay más similitud entre vos y Clarín, puesto que ambos, para mandar fruta, se reservan la fuente. Bueno, vos te reservas a vos mismo y eso no es lo que se hace en la asamblea, allí se da la cara y no nos escondemos tras representantes, participamos, decimos, decidimos, accionamos y si, denunciamos estas barbaridades que ocurren en la carrera… Por eso estaría bueno que vayas a la próxima asamblea de filosofía, donde todos estamos invitados y todos podemos decir lo que pensamos. Allí, espero que resuelvas tus inquietudes y, si es necesario, acuses a quien quieras acusar.

    Me gusta

  5. Los invito a pensar a todos por sí mismos, sin intereses políticos solapados, para que reflexionen y desmientan sobre algunos de los ejemplos que cite en el párrafo anterior, no hace falta que me acerque a la asamblea para entrar en polémica sobre datos que pueden ser corroborados mediante información público.
    Pero me pregunto ¿no les parece extraño, que la Asamblea de Filosofía nunca escribió una sola línea sobre estos temas? Y como vos argumentas “Bueno, vos te reservas a vos mismo y eso no es lo que se hace en la asamblea, allí se da la cara y no nos escondemos tras representantes, participamos, decimos, decidimos, accionamos y si, denunciamos estas barbaridades que ocurren en la carrera…” Por eso mismo, te pido el favor, ya que sos tan macanudo, que lleves mi inquietud a la próxima asamblea y reflexionen sobre la gravedad de estos temas. Dado que mientras muchos concurrimos a los colegios a enseñar filosofía todos los días de año, otros se burlan y se ríen en nuestras caras.

    Me gusta

  6. Tal vez vos seas el que tiene “intereses políticos solapados”.
    No somos ni seremos representantes de NADIE asi que no le pidas a ninguno de nosotros que vaya hablar a la asamblea por vos. Si querés opinar honrosamente andá a la asamblea que para eso está.
    Te esperamos!

    Me gusta

  7. Libros, podés presentar tus inquietudes en “U.A” (Usuarios Anónimos), grupo que seguramente podrías presidir. Además podrían tratarse otros temas, como por ejemplo la inhibición, la vergüenza y la cobardía; obstáculos que pueden ser superados en el momento mismo en que uno decide asumir con responsabilidad su propio nombre. Las personas que pertenecemos a la asamblea de filosofía no exigimos personalidades heroicas y dispuestas a afrontar grandes riesgos discursivos. Simplemente se defiende algo esencial: el valor de la palabra y el de quien la pronuncia. Siendo tan vivo como sos en el juego de las acusaciones y los consejos reflexivos podrías, al menos, admitir que el anonimato es una buena forma de esconder intereses políticos. Si hubieses sido contemporáneo de Sartre seguramente figurarías en su libro como un caso ejemplar de mala fe.

    Me gusta

    • Me resulta extraño comprender que en determinadas ocasiones la asamblea de filosofía no intervenga en otros Departamentos de la Facultad de Humanidades, como dice Paula: “….No estaríamos de acuerdo en intervenir en la política de otros departamentos porque cada uno de ellos tiene autonomía para decidir sobre estas cuestiones.”
      ¿Qué respuestas nos das a los estudiantes que no pudimos rendir en la mesa de Finales de diciembre de 2009? Porque ustedes, por este medio nos invitaban a sumarnos a la toma de la Facultad de Humanidades, conjuntamente con el DEPARTAMENTO DE GROGRAFÍA. En ese caso sí y ahora no…que pasa che.

      Y me parece muy extraño que muchos, incluyéndome, nos estamos enterando de estos temas, por una persona que se animó a escribir un comentario sobre lo que sucede con los docentes de Sociología, becas evaluadas luego de terminado el registro, etc.

      Saludos a todos.

      Me gusta

      • Juan, estas confundiendo los departamentos, que son el órgano donde se decide todas las cuestiones respecto de las carreras, con las asambleas o agrupaciones que tienen representantes allí. Una cosa es que la asamblea de filo o geogrupo convoquen a una toma y otra cosa muy distinta es que convoque el departamento de filosofía, o de geografía. Por ese motivo nosotros no intervenimos en el depto de geo sino que en todo caso apoyamos, como asamblea de filosofía, un reclamo que los consejeros departamentales estudiantiles, del geogrupo, llevaban adelante, por la transparencia de los concursos de su carrera. Nosotros como representantes en el depto de filo no podemos decidir sobre las funciones de los docentes en sociología ni en geografía. A parte esos docentes, por ser de esa carrera y de ese departamento cumplirían funciones allí.
        La respuesta que yo te puedo dar de porqué te quedaste sin mesas de exámenes es porque la gestión decidió suspenderlas. Respecto de las becas, no tengo problema de explicárselo a quien quiera porque se ve que no basto con la explicación que dí.
        Te informo que a la gente de la asamblea de filosofía no les paga nadie, todo se hace a pulmón, si no te enteras de las cosas es porque tampoco debes tener mucho interés. De hecho te estas enterando de todo esto por un blog que la misma asamblea abrió, que implicó que mucha gente se siente en su casa a hacer un trabajo que no muchos hacen.

        Me gusta

  8. Yo quiero decir dos cosas respecto del comentario que inicio la polémica. Me parece terrible que las acusaciones no se hagan con nombre y apellido de las personas a las que se está acusando. Digo, las personas pueden querer responder si supieran que se las está acusando a nivel personal. No sólo es condenable el anonimato de quien hace estos comentarios sino que no le da la posibilidad de defenderse a los acusados.
    Respecto de las acusaciones voy a responder de las que tengo conocimiento por ser miembro del departamental. Mi intención no es responderle a quien hizo los comentarios ya que evidentemente sólo le interesa acusar y no tener conocimiento del tema, sino a quienes leen estos comentarios y pueden querer tener información al respecto.
    1) Las funciones de los docentes del depto de sociología las decide el depto de sociología. De la misma manera que nosotros decidimos la de los docentes de la carrera de filosofía. No estaríamos de acuerdo en intervenir en la política de otros departamentos porque cada uno de ellos tiene autonomía para decidir sobre estas cuestiones.
    2) Hace ya tres años que los estudiantes de filosofía están impugnando los órdenes de mérito de las becas ya que la fórmula que estipula la cantidad de puntos por promedio no sirve para carreras tan chicas. En la formula se ubica el promedio del solicitante de beca entre los promedios de los egresados de la carrera de los últimos 5 años. Se lo ubica entre el inmediatamente más bajo y el inmediatamente más alto y dependiendo de donde esté ubicado (más abajo o más arriba respecto del mejor o del peor) se saca un porcentaje que serán los puntos a otorgar. El problema sobre todo con la gente de la licenciatura es que sólo había hasta este año 2 o 3 egresados. El primer caso fue el de Sofía Di Scala que cuando se presentó había un sólo graduado con un promedio sólo unas milésimas más alto que ella. De este modo no le otorgaron la beca con un promedio de 9,60 (o por ahí) le habían puesto 0!!! puntos de promedio. De ahí en adelante todos los de filo impugnan el orden de merito porque nunca la formula se ajusto a nuestra carrera. Con los que se han presentado hemos socializado esta info para que todos puedan reclamar. Por ende la acusación sólo refleja tu desconocimiento profundo del tema de las becas de investigación.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s