Concursos Filosofía

.
  Sobre el no concurso de Filosofía Antigua

 

El día 12 de Junio se debía sustanciar el concurso para titular de Filosofía Antigua, concurso que data desde el 2013 y que recién ahora se concursa.

O al menos eso es lo que se esperaba. Pero el concurso se cayó, no se llevó a cabo. Los dos jurados graduados (titular y suplente respectivamente) no pudieron presentarse por motivos personales. A su vez, une de les docentes tampoco se presentó, motivo por lo cual, con dos docentes de jurados, con la jurada estudiantil (ahora graduada) y las dos concursantes presentes, el concurso se suspendió. Situaciones cotidianas como jubilaciones, graduaciones, enfermedades, etc. se vuelven caóticas debido al empobrecimiento estructural y planificado por la gestión que administra Filosofía.

Recordemos que hace varios años, 7 para ser exactes, se trataba en el Departamento de Filosofía un paquete de concursos para la carrera, que desde su apertura hasta ese momento (2010), contaba sólo con dos docentes concursades. Unos años después, en el año 2013, se efectuó el llamado de algunos de estos concursos para los que el director de turno del Departamento de Filosofía, Jose Maria Gil, puso les jurades a espaldas de la comunidad, mientras caminaba por los pasillos y convocaba gente, su gente, para que se postule a ellos. De más está decir, que tomamos conocimiento de quiénes eran les jurados estudiantiles propuestos por Gil una vez llamados los concursos, porque a nuestres jurades nunca les tuvieron en cuenta, ninguneando sistemáticamente el co-gobierno y la representación estudiantil, para hacer prevalecer su rosca y el reparto discrecional de los recursos públicos mediante el democrático método del amiguismo.

Lo que sucedió hoy es un síntoma de las políticas que llevan a cabo quienes gestionan la carrera de Filosofía.  No obstante, es necesario resaltar que tampoco la gestión de Humanidades garantiza que, una vez llamados los concursos, sean ordenados y transparentes. Pues solo notifican la asistencia de les jurades docentes con anticipación, en segundo plano a les jurades graduades se les envía un mensaje (un día antes del concurso) para que se notifiquen, y por último, a la representación estudiantil, suelen no avisarles.

Les docentes ponen a les jurades de los concursos a su gusto y piacere, en general se ponen a elles mismes, les consejeres. Y aún así, se ausentan en dichas instancias. Lo mismo vale para les graduades de Juntos por Humanidades quienes también son elegides de una lista selecta. Por supuesto que la ausencia en esas instancias es selectiva, eses mismes jurades están presenten cuando se trata de garantizar sus propios intereses y los de la camarilla. Hacen lo imposible por poner únicamente jurades que pertenezcan a sus filas, hacen lo imposible por cerrar el juego y luego se toman la prerrogativa de ausentarse y no cumplir con sus responsabilidades. A su vez, es destacable que el consejero representante departamental del claustro graduado, Mariano Iriart, mientras que repite el silencio cómplice de Britos y el resto de la gestión sobre la situación miserable de la carrera, no mueve un dedo para garantizar la presencia de les jurades graduades en la sustanciación de los concursos.

En definitiva, está práctica que vemos reflejada en este concurso en particular, no es nueva, ni mucho menos única en la historia de la carrera. Tenemos noción de tres concursos recientes, más precisamente desde el año pasado hasta principios de este cuatrimestre, que fueron impugnados por les propies concursantes debido a que les jurades docentes, quienes pertenecen a la gestión, evaluaron con criterios discrecionales, sumando o restando puntos de antecedentes para quienes elles consideraban aptos para el cargo. Apuntando con el dedo, con total desdén a quienes elles consideraban que tenían que ganar.  

Filosofía es tan desordenada como aparenta a simple vista y tan desastrosa desde lo académico, lo político y lo administrativo como uno se pueda llegar a imaginar. A tal punto que sustanciar un simple concurso se vuelve una tarea monumental, plagada de inconvenientes de todo tipo. No caben dudas que es parte de lo mismo de siempre: la camarilla docente que hace un usufructo propio de lo que es de todos y deja librado al azar cualquier tema en el que no estén en el juego sus intereses. 

En esta carrera es dónde sacan concursos a cuenta gotas, los llaman para dejarlos caer, los demoran hasta que les jurades estudiantiles ya se recibieron, pasan dictámenes por la ventana, evalúan según criterios personales y podríamos seguir. Y sí, digámoslo, sin pelos en la lengua, la carrera es un mamarracho. Lo venimos diciendo desde hace rato: está atada con alambres y desde la Gestión de Humanidades hace años que no se hacen cargo de la desidia de la misma. Porque el no concurso de Antigua no es un hecho aislado, es más de lo mismo, es más de la miseria de Filosofía, que los mismos que se encargaran de usarla como su kiosco privado, son los primeros en lavarse las manos y llamarse a silencio cuando se piden explicaciones al respecto.

Seguiremos gritando que esta carrera sigue oliendo a podrido y señalando a los responsables de que esto sea así. Seguiremos por el único camino posible para que nuestra carrera cuente con condiciones dignas de cursada, con concursos transparente y triple banda horaria.  Contra la deserción y el vaciamiento en Filosofía. Seguiremos organizándonos y luchando para expropiar Filosofía a quienes hacen de ella un negocio familiar. Y que los escuderos de la miseria bufen.

 

Encuentro Nacional de Filosofía

 

PRIMERA CIRCULAR

 

X ENCUENTRO NACIONAL DE FILOSOFÍA

 

Entre el rumiar y la praxis.
¿Cómo revolucionar la filosofía?
¿Cómo filosofar para la revolución?
Del 18 al 20 de Agosto de 2017, Universidad Nacional de Mar del Plata

 

1. EJE PROBLEMÁTICO

 

El más incierto de los caminos inciertos: ¿Cómo revolucionar la filosofía? ¿Cómo filosofar para la revolución?

 

Masticar. Masticar por segunda vez lo que vuelve de las cavidades del estómago. Eso es rumiar. Leer y escribir. Volver a leer y escribir lo que vuelve de las entrañas de la historia oficial. Eso es rumiar la filosofía. Esa relación entre ella y el yo, o entre el yo y el yo, solipsista. Sin afuera. Onanista. La filosofía como ese bolo alimenticio de la mismidad, cuya novedad, cuyo único acontecimiento es su retorno. Esa filosofía, la que no deja de mirarse el ombligo, la de la academia, la de los cielos. Esa es la filosofía que no queremos.

Y ese NO es un comienzo. En este orden de cosas, donde a la filosofía solo le queda lugar para cuestionar la dominación o defenderla, elegimos el cuestionamiento. No queremos de la filosofía una ceremonia de reconciliación. No queremos de ella una eterna vuelta sobre sí misma. Nuestro Decir NO, para nosotrxs, es empezar a pensar la filosofía que sí queremos. Decimos NO para afirmar. Nuestro comienzo es inexcusablemente rebelde.

Y ahora que ya dijimos que no queremos rumiar, sería bueno que digamos cómo podemos hacer de la filosofía una praxis transformadora. Sabemos muy bien que hay dos movimientos indisociables, necesitamos cambiar la propia filosofía, para que ella pueda transformar la miseria de lo existente. Sabemos, también, que esos dos momentos no se acomodan de manera sucesiva y no se trata de saber qué es primero. Sino, de reconocer la jerarquía de dicha complejidad.

El hecho de que aquellxs que estamos interesadxs en la filosofía decidamos reunirnos para seguir construyendo un espacio alternativo de encuentro, socialización y proyección, da cuenta del interés de desarrollar la práctica de la filosofía y de hacer esto de un modo diferente al modo institucional académico. Sabemos, entonces, que queremos hacer filosofía y sabemos también, que no estamos dispuestxs a reproducir la forma académica de hacer filosofía. Queremos cambiar ese rumiar filosófico de la academia por una filosofía de la praxis. Sabemos muy bien que la filosofía no será una herramienta de cambio si no la subvertimos a ella misma. Ahora bien ¿Cómo revolucionar la filosofía? ¿Cómo filosofar para la revolución?

Entendiendo que estas preguntas ya han sido abordadas por nosotrxs –tanto en los anteriores Encuentros y Asambleas nacionales, como en nuestras respectivas organizaciones y en la cotidianidad de nuestra práctica filosófica–, no comenzamos desde cero a responderlas. Sabemos, por ejemplo, que uno de los rasgos fundamentales de la filosofía alternativa que estamos construyendo consiste en asumir la dimensión social de la misma. Y que, en virtud de este reconocimiento, no le cabe a la filosofía el aislamiento y la supuesta neutralidad sino, más bien, el tomar partido por la resistencia social en pos de una emancipación social. Pero más allá (o  más acá) de la participación de la filosofía en las luchas sociales, ¿cómo podemos pensar y llevar adelante la resistencia dentro del ámbito de la propia filosofía? ¿Cuáles son las luchas a dar para revolucionar filosofía?

Hace años que discutimos la necesidad de utilizar la filosofía como herramienta para transformar el orden establecido. Nos preguntamos una y otra vez qué aportes puede realizar nuestra disciplina a la hora de pensar las discusiones de géneros, el accionar represivo del Estado, las desigualdades, la exclusión y la opresión de algunxs pocxs sobre otrxs muchxs o la explotación como fenómeno estructural del sistema económico político que ordena nuestros cuerpos. ¿Cómo resistir con la filosofía? ¿Cómo hacer una filosofía de la resistencia? Cómo puede la filosofía aportar a la hora de organizarnos para establecer nuevos vínculos, nuevas lógicas, para revolucionar las estructuras de la sociedad y las prácticas que nos constituyen.

De esta manera, en todas estas preguntas subyace el cuestionamiento a la propia filosofía como disciplina. Como normativización del saber. Como aquel corpus de conocimientos, instrumentos, métodos que configuran la matriz sobre la que se producen sus nuevos enunciados. Se trata de cuestionar esa propia matriz para hacerla estallar en aquellos puntos donde el rumiar oculta: lo político, la sexualidad, la miseria. Se trata de pensar y hacer una filosofía de la praxis y para la praxis.  

Esperamos que estas preguntas disparen debates que nos permitan construir consensos. Y que estos consensos, a su vez, puedan verse plasmados en acciones conjuntas.

 

2. BREVE HISTORIA DEL ENCUENTRO NACIONAL DE FILOSOFÍA (ENF)

 

El primer Encuentro Nacional de Estudiantes de Filosofía, realizado en agosto de 2006 en La Plata, surgió como propuesta en las asambleas desarrolladas en Rosario en diciembre de 2005 en el marco del XII Congreso AFRA (Asociación Filosófica de la República Argentina). En dicho Encuentro, se definió la constitución de la Asamblea Nacional de Estudiantes de Filosofía, la cual se reuniría cada dos años en encuentros nacionales y en AFRA para poder ampliar la convocatoria. Así, en 2007 nos encontramos en Tucumán en un nuevo AFRA y en la Asamblea decidimos realizar el segundo ENF en Resistencia, Chaco, en septiembre del siguiente año. A partir de ese encuentro, resolvimos encontrarnos año a año: en Mar del Plata, en Córdoba, en Ciudad de Buenos Aires, en Paraná y nuevamente en Córdoba, en Resistencia, La Plata, y ahora en Mar del Plata.

El ENF es un espacio nacional en el que abandonamos el aislamiento con el que solemos recorrer la carrera de Filosofía como estudiantes, graduadxs y docentes, cada unx desde su Facultad. Es un intento de compartir las experiencias que abraca la filosofía, de instalar lógicas de participación, organización y toma de decisiones colectiva como factores vitales para nuestra formación. Un espacio que trata de fortalecer la más amplia democracia de base para que todxs podamos discutir y practicar la filosofía que queremos.

 

3. ORGANIZACIÓN DEL ENF

 

Las diversas actividades que se realizarán en este X ENF tendrán lugar en la Facultad de Humanidades de la UNMdP. La organización está a cargo de la Asamblea Nacional de Filosofía y del Colectivo Mundo x Ganar [MdP]. La participación en dicho Encuentro será abierta, libre de aranceles y no hará distinción de claustros en su convocatoria. Se entregarán certificados tanto de exposición como de asistencia, avalados por la Facultad de Humanidades de la UNMdP. En cuanto al alojamiento, el mismo estará cubierto por la organización del Encuentro.

La declaración de interés académico por parte del Departamento de Filosofía de la UNMdP y los avales de la Facultad de Humanidades y de la UNMdP se encuentran en trámite.

 

4. PRESENTACIÓN DE TRABAJOS

 

Para el desarrollo del X ENF, y con el propósito de recuperar las discusiones producidas en la Asamblea Nacional de Filosofía al cierre del ENF en La Plata, proponemos que el formato de los trabajos sea el de talleres colectivos que respondan a los siguientes ejes: 1) Filosofía y Géneros; 2) Derechos Humanos, Represión y Violencia Institucional; 3) Praxis filosófica por fuera de la Academia.

La intención es que, en cada uno de los talleres, puedan convivir las experiencias de todas las regionales que participan en el ENF. La dinámica de los mismos puede incluir desde exposiciones teóricas o de estado de situación hasta intervenciones lúdicas, dramáticas e, incluso, de acción directa.

Las propuestas de talleres podrán ser enviadas hasta el viernes 4 de agosto inclusive con los nombres de lxs expositorxs y/o coordinadorxs, unidad académica de origen y un breve resumen a la siguiente dirección: colectivomundoxganar@gmail.com.

 

 5. CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES

 

            Viernes 18 de Agosto. Se realizará una Asamblea de apertura con las delegaciones que vayan llegando al ENF. Luego, comenzarán los talleres correspondientes al eje “Filosofía y Géneros”.

            Sábado 19 de Agosto. Por la mañana, se desarrollarán los talleres correspondientes al eje “Derechos Humanos, Represión y Violencia Institucional”. Por la tarde, será el turno de los talleres correspondientes al eje “Praxis filosófica por fuera de la Academia” y comenzaremos con una asamblea de características plenarias donde podremos deliberar y avanzar en algunas conclusiones producto de los talleres.

            Domingo 20 de Agosto. Se realizará el cierre del X ENF, que constará de una continuación de la asamblea de características plenarias en la que se proyectará el próximo encuentro y las actividades conjuntas decididas.

 

6. DATOS DE LAS DELEGACIONES

 

            Para poder organizar el X ENF, requerimos los siguientes datos:

-Cantidad de compañerxs por delegación (nombre y DNI de cada unx).

-Preferencia alimenticia.

            Además, recomendamos contar con:

-Bolsa de dormir y aislante.

 

 

 

Para más información, comunicarse a la siguiente dirección:

colectivomundoxganar@gmail.com

Haciendo click en la palabras, podés descargarte la  PRIMERA CIRCULAR

 

 

Se agradece la difusión

 

 

 

Mar del Plata, 05 de Junio de 2017

ASAMBLEA NACIONAL DE FILOSOFÍA

COLECTIVO MUNDO X GANAR [MDP]

 

 

¡Ni una menos!

¡Fuera Lobosco de la UNMdP!

.

Podemos decir que estamos atravesando un momento histórico si pensamos en la visibilización de las violencias contra las mujeres. Hace unos pocos años era impensada la pequeña grieta que se va abriendo en el discurso cotidiano, en las muestras de rebeldía cada vez más numerosas o en las multitudinarias movilizaciones que se dan a lo largo del país denunciando los femicidios que nunca dejaron de multiplicarse. Sin embargo no hay que perder de vista que este camino es largo y aún debemos enfrentarnos a infinidad de obstáculos: el discurso de los medios masivos de comunicación, la inercia de instituciones anquilosadas y la subrepticia complicidad machista, la hipocresía de lxs funcionarixs de turno, la propia estructura estatal y legal, la resistencia machista camuflada – como el Nadie menos– o explícita -el recrudecimiento de los casos de violencia-, así como tantos otros. Teniendo en cuenta este panorama, sabemos que la lucha feminista tiene muchos desafíos por delante, lo cual también implica que está más viva que nunca.

.

num

.

Entre estos desafíos, nos topamos con diferentes particularidades según la situación estructural o según los casos de violencia específicos. Justamente, este 3 de Junio nos encuentra -en Mar del Plata- con una situación que ha cobrado relevancia entre tantas otras: el caso de Lobosco, un profesor acosador en la carrera de Filosofía de la UNMDP. Cuando logramos hacer público este secreto a voces, que circulaba por los pasillos de la facultad, nos encontramos con la solidaridad de gran parte de la comunidad universitaria y de la ciudadanía. Sin embargo, al hablar de obstáculos no podemos dejar de mencionar los institucionales. En un primer momento, tanto desde el Departamento de Filosofía como desde el Decanato o el Rectorado, silenciaron el caso y ahora, una vez que se escapó de sus manos, pretenden acallar las aguas y hacer que todo se diluya en el olvido. Las respuestas que obtuvimos por parte del Decanato fueron meras formalidades disuasivas. Lo único que votaron en el Consejo Académico de Humanidades, luego de testimonios en primera persona y de horas de discusión con un centenar de asistentes, fue solicitar al Consejo Superior que acelere la aplicación del protocolo contra la violencia de género. Asimismo, desde Rectorado -sin que hubiera sesionado el Superior- se apuraron por emitir un comunicado que prometía la aplicación del mentado protocolo. Cabe aclarar que el protocolo se encargaría de la contención de las víctimas, pero no especifica las medidas a tomar frente a los victimarios. Aquí se pueden leer diferentes hechos: 1) Decanato y el Consejo Académico de Humanidades no se hicieron cargo de iniciar los trámites del juicio académico ni garantizaron el hecho de que Lobosco no estuviera frente a estudiantes. 2) Decidieron trasladar el problema para que se hiciera cargo Rectorado -quienes, a través de la oficina de legales, ya habían dado por cerrado el expediente de las seis denuncias aduciendo falta de pruebas-. 3) En Rectorado declararon que actuarían a través de un protocolo que aún no está en funcionamiento y que de estarlo no evitaría que Lobosco permanezca dando clases. 4) La dirección del Departamento de Filosofía sigue guardando silencio.

.

De este modo, cuando hablábamos de los obstáculos que implican la hipocresía de lxs funcionarixs y de las estructuras institucionales nos referimos a cosas como éstas. Todxs saben muy bien que guardaron silencio durante mucho tiempo, que desestimaron los testimonios de las víctimas, que Lobosco ya había tenido problemas en la UBA, y que mantuvieron las denuncias guardadas bajo llave. A esto, a pesar de que la Decana Coira diga que no es cómplice, no nos queda más que llamarlo complicidad machista por parte de todas las autoridades. La misma gente que sale con el cartel de Ni una menos o hace declaraciones públicas expresa un doble discurso. Con silencio y complicidad no hay Ni una menos. Decir Ni una menos implica romper la inercia, denunciar, tomar cartas en el asunto sin ambigüedades.

.

Por todo esto, dado que nosotrxs queremos ser consecuentes y luchamos día a día con las lógicas patriarcales para ganar más coherencia, para ser críticxs de nuestras propias prácticas: denunciamos, visibilizamos y tomamos riesgos con el objetivo de ir un paso más allá de los límites institucionales actuales. Nos negamos a aceptar que el patriarcado vuelva a quedar impune a través de sus burócratas acólitxs y permita que un acosador continúe ejerciendo sus prácticas opresivas. Por eso, para ser más consecuentes, insistimos: ¡FUERA LOBOSCO DE LA UNMDP!

.

Con esta denuncia, este 3 de Junio, gritamos una vez más: ¡NI UNA MENOS!

.

mxg-sin-fondo

Junio 2017

Sesión de Consejo Académico 24-5-2017

El caso Lobosco

El miércoles 24 de Mayo se llevó a cabo una sesión del Consejo Académico fuera de lo común: estuvo colmada por más de un centenar de personas. Conforme a los casos de acoso y hostigamiento sobre los que se trabajó en la Secretaría de Géneros del CEH, se hicieron las presentaciones. Por un lado se trataron los casos concernientes a estudiantes -ante los cuales la gestión no tuvo objeciones-. Por el otro, el caso que hemos denunciado durante las últimas semanas: las consejeras departamentales de Filosofía del Colectivo Mundo x Ganar presentaron una nota solicitando que se tomaran las medidas necesarias a través de las cuales el docente Lobosco no vuelva a estar frente a una clase. El accionar de la gestión de Humanidades, muy flexible a la hora de aprobar designaciones a dedo o pasar por encima decisiones de Consejos Departamentales a las que se oponen, fue reprobado por el conjunto de lxs asistentes: dijeron que si bien estaban de acuerdo con la preocupación planteada no podían hacer nada. Así, se limitaron a votar la solicitud de aceleración del tratamiento en el Consejo Superior. Quedó claro: su nivel de compromiso con la seguridad de las estudiantes y las docentes es nulo. Vale aclarar el valor de la presencia de compañeras con el coraje para acercarse y contar sus casos en la sesión. Asimismo, el cinismo de la gestión se presentó en el maltrato o el ninguneo a las compañeras denunciantes, en las provocaciones de las consejeras, en las excusas burocráticas o leguleyas de la decana Coira e incluso en la puesta en escena del abogado de la facultad -mejor conocido como “el Checho”- quien no tenía reparo en asegurar que él recomendaba el silencio del órgano de co-gobierno. Sin cuidado de las víctimas no hay “Ni una menos”. Sin embargo no nos callamos: ¡Fuera Lobosco, el acosador, de la UNMDP!

Asamblea de Humanidades

Luego de lo anteriormente relatado, se llevó a cabo una asamblea en la cual se discutió lo sucedido.

Acá adjuntamos las resoluciones:

Lunes 29: 10 hs – corte de calle, luego escrache en el aula donde Lobosco dicta un seminario.

Lunes 5: mesa de escrache – estado de alerta y movilización a la espera de los sucesos que vayan aconteciendo.

Miércoles 7: 18 hs -Asamblea de Humanidades

Jueves 8: Movilización al Consejo Superior

.

Humanidades

.

.

¿Qué es hoy el CEH?

El Centro de Estudiantes de Humanidades (CEH) se volvió un kiosquito que ofrece unos pocos servicios. La actual conducción, Humanidades x el Proyecto, mantiene una alianza (a veces explícita, otras tácita) con las autoridades de la facultad, desde la Decana Coira hasta las camarillas de cada uno de los departamentos. Esta política, lejos de ser innovadora, es la misma que llevan adelante las conducciones radicales a lo largo y  ancho del país: la famosa Franja Morada, como el Dios de Nietzche, todavía posee una representación fantasmagórica en Humanidades, incluso después de casi una década de no tener participación política de manera pública en la Facultad.

HxEP no solo apoya a la Decana Coira, sino que hace todo lo posible por hacernos creer que las cosas están bien como están, que nada se puede cambiar, que no hace falta movilizar. No organizan el CEH para enfrentar el ajuste de Macri; para luchar por el boleto educativo gratuito, el edificio único, doble banda horaria, y el resto de las reivindicaciones históricas del movimiento estudiantil. Se reúnen con autoridades de la universidad y con funcionaries de la ciudad a espaldas de les estudiantes, bajo una posición burocrática que, para colmo, tampoco significa una mejora real de nuestras condiciones de cursada. Pero cuando hay Asambleas de Humanidades es cuando su comportamiento de burocracia sindical alcanza su grado más alto: interrumpen a les estudiantes opositores, se burlan, patotean, manipulan las votaciones, mienten y amenazan. Hacen todo lo posible para que las discusiones no avancen, para que el movimiento estudiantil no se ponga de pie. Pero, sin dudas, lo más grave es que violan sistemáticamente el mandato de la Asamblea. Siempre hacen lo que quieren sin importarles las posiciones de les estudiantes. ¿Eso entiende HxEP por “conducción democrática? Raro concepto de democracia el que manejan, entonces.

Esto es posible porque hoy en día la estructura jerárquica del CEH habilita a la agrupación que gana las elecciones y ocupa la presidencia a que decida qué va a hacer durante todo el año sin que se reflejen las inquietudes e intereses del resto de les estudiantes. De este modo, HxEP y su concepción de CEH son un palo en la rueda que impide el desarrollo organizativo y la lucha por las reivindicaciones estudiantiles. La situación es grave: mientras el gobierno avanza sobre la Educación Pública, pauperiza el salario de nuestres docentes, recorta el presupuesto en la universidad, despide científicos y quiere precarizar las condiciones de vida de nuestro pueblo, nuestro CEH, que debería ser la herramienta para enfrentar estas políticas, es cómplice, sea por decisión política o omisión.

Algo se mueve desde abajo

Aunque el panorama parezca desolador, es un hecho que les estudiantes se vienen organizando por abajo a pesar de las políticas desmovilizantes de la conducción del gremio. Las asambleas por carrera son el motor que impulsa la resistencia contra el ajuste y el vaciamiento en la Facultad. Para cada conflicto, en cada cursada, contra toda injusticia y por cada reivindicación, hay una respuesta colectiva, horizontal, participativa y permanente desde la organización en los espacios públicos de las asambleas donde confluyen distintas tendencias políticas y estudiantes no agrupades.

Cada asamblea cuenta con su propia historia de lucha y sus acuerdos políticos al interior. No son meros espacios reivindicativos; son la principal herramienta política de los estudiantes para tomar decisiones. Las asambleas son espacios de participación directa y construcción colectiva donde comenzamos a prefigurar la democratización de nuestro gremio y, a su vez, de los órganos de cogobierno pues les consejeres estudiantiles participan de los mismos bajo el mandato asambleario y pueden ser revocados.

A lo largo de los años, les estudiantes organizades en asambleas han desarrollado debates en torno a sus disciplinas en pos de la construcción de conocimiento crítico participando de articulaciones a nivel nacional en federaciones o asambleas que nuclean compañeres de otras universidades del país. Las experiencias son diversas, pero el objetivo es claro: organizarnos para enfrentar a la ideología dominante como estudiantes en instituciones académicas públicas y como futures trabajadores.

Por otro lado, la construcción de asambleas permanentes no sólo se multiplica en la Facultad de Humanidades, en las carreras de Geografía, Sociología, Letras,  Historia, Ciencias Políticas y Filosofía, sino que también existen experiencias en la Facultad de Ciencias de la Salud y Trabajo Social como la Asamblea de Trabajo Social. Incluso, ejemplos como la Asamblea de Graduados de Geografía o la Asamblea de Filosofía demuestran que se ha construido un proyecto de universidad desde las bases que no se agota en las reivindicaciones estudiantiles, sino que hay una visión integral sobre la academia y sus actrices.

¿Qué CEH necesitamos?

Por si hace falta aclararlo: uno totalmente distinto al que tenemos hoy. Necesitamos un gremio horizontal, asambleario y participativo para enfrentar los avances privatistas y el ajuste del gobierno de Macri. El CEH tiene que ser de les estudiantes y no de un grupo de futures funcionaries que tienen arreglos con las autoridades. El CEH debe dejar de funcionar como una PyME y pasar a ser un espacio genuino de participación abierta y plural donde confluyan distintas expresiones políticas, compañeres agrupades y no agrupades que se organicen para luchar contra las injusticias y conquistar nuestras reivindicaciones. A la apropiación privada del CEH que ejerce la actual conducción, HxEP, debemos oponerle una pluralidad de tendencias construyendo desde abajo, propulsando la democracia de base, creando espacios abiertos de trabajo colectivo y aboliendo las jerarquías en la estructura gremial.

¿Por qué no un cuerpo de delegades?

Un cuerpo de delegades es un espacio donde confluyen lógicas de representación, en mayor medida, y de participación, en menor medida. Pueden ser una herramienta gremial positiva en períodos de baja participación o en Facultades donde no existen espacios de organización permanente de los estudiantes. Funciona con la elección de delegades en cada cursada que confluyen en una instancia de centralización resolutiva. Sin embargo, el cuerpo de delegades es una herramienta más de una democracia gremial que debe ser un todo integrado. No puede ser propiedad de ninguna agrupación. No puede ser ajena a las decisiones que se toman en las asambleas por carrera. Debe ser una instancia mandata por la asamblea general de todes les estudiantes. Pero hoy el CEH es propiedad de quienes ganaron la última elección y bajo esa concepción política es imposible democratizar el gremio. Si no hay un cambio estructural en la política que conduce el CEH, no hay cuerpo de delegades que alcance para construir un gremio verdaderamente democrático.

La propuesta del cuerpo de delegades surge, justamente, de agrupaciones que no cuentan con inserción real en el movimiento estudiantil y buscan, con métodos obsoletos, remplazar la participación directa de les estudiantes en las asambleas por mecanismos representativos y delegativos. Si ya contamos con asambleas por carrera, ¿para qué organizar algo paralelo? ¿No sería mejor unificar esfuerzos para llenar las asambleas de compañeres, fortalecerlas y dar con mayor intensidad los debates en las aulas?

Para conquistar nuestras reivindicaciones es fundamental la organización desde las bases e independiente de los gobiernos y autoridades de turno, fortaleciendo los espacios de discusión asamblearios en las carreras y en las facultades, en las aulas y en el gremio. Necesitamos construir espacios de autoorganización para democratizar los centros de estudiantes y la Federación, garantizando la participación estudiantil y generando acuerdos políticos que excedan la rosca entre organizaciones. La resistencia contra la avanzada privatista del gobierno nacional es la lucha por una educación pública y gratuita, al servicio de les trabajadores y las necesidades populares.

.

Mayo de 2017

 

Miseria de Filosofía

.

Informe de la sesión de Consejo Departamental de Filosofía [Miércoles 10 de mayo – 15 hs.] y algunos apuntes críticos sobre la situación de la carrera.

.

Sobre la sesión del CAD y la cuestiones tratadas en el mismo

Después de más de dos meses sin sesión del Consejo Asesor Departamental (CAD) de Filosofía, y con la negativa mediante de Britos y los docentes ante una convocatoria de la mayoría estudiantil hace ya varias semanas, la Directora, el “Ruda”, Acevedo e Iriart, mostraron nuevamente su miseria, que es la miseria de la carrera. Sí, Mariano Iriart está ahí, pegadito a los docentes, sin capacidad para administrar los recursos, pero asintiendo a todo lo que dice el “Ruda” y oficiando de fuerza de choque, mirando fijamente y con desprecio a nuestras consejeras. Sí, ese comportamiento provoca miedo, pero estamos organizados para enfrentar la violencia machista que la gestión permita en el CAD. Pero volvamos a su rol en el espacio del cogobierno: los graduados no tienen representación en el CAD de Filosofía o mejor, el claustro graduado representa a los docentes. También estuvo Bravo, de Mayéutica (HxEP). Estuvo callado la mayor parte del tiempo, interviniendo solamente para confluir con los ataques misóginos de la gestión Radical de la carrera contra las compañeras del Colectivo Mundo x Ganar. Penosa representación minoritaria tenemos los estudiantes.

A pesar de todo, continuamos politizando ese espacio, planteando cada debate, invitando a los compañeros a apropiarse del lugar donde se discuten las cuestiones de la carrera. Aunque la Directora Britos prefiera “discutirlas en un café”, según sus propias palabras. En este sentido, presentamos una nota repudiando el fallo de la Corte que permitía el beneficio del 2 x 1 a los genocidas y solidarizándonos con los sectores que se encuentran en lucha contra los recortes del macrismo en la Educación Pública y en Ciencia y Tecnología. El consejero Iriart votó en contra y los representantes docentes se abstuvieron. Menuda forma de develar el pensamiento de la casta oscurantista que gobierna nuestra carrera. Creemos que el conjunto de la comunidad de la carrera debe rechazar de plano estos posicionamientos de la gestión.

El segundo de los temas centrales, era la liberación del dinero a causa de la jubilación de la Dra. Graciela Fernández. Recordemos que la docente era la titular de Gnoseología y Filosofía Moderna. Los docentes, acompañados por el graduado Iriart, llevaron un papel donde proponían la distribución de ese presupuesto en distintas cátedras sin ningún tipo de fundamento (pueden verla ustedes mismos: Propuesta docente y graduado). El consejero y la consejera por la mayoría estudiantil llevaron(mos) también nuestra propuesta (ver: Propuesta mayoría estudiantil). A ambas se le sumó la propuesta de un sector de graduados que antes habían apoyado la candidatura de Mariano Iriart, pero ahora se los notaba descontentos con su representación (ver: Propuesta Vazquez). Nuestra intención era poder discutir todas las propuestas y unificar los criterios para la cobertura de cargos, teniendo en cuenta como prioritario que las asignaturas Filosofía Moderna y Gnoseología cuenten con profesores a cargo (en este momento solo una de ellas cuenta con un cargo de auxiliar y el docente se encuentra con carpeta médica) pues se hallan “acéfalas” y, además, para que los recursos de la cátedra permanezcan en la cátedra y no se pulvericen en cargos menores, mecánica habitual de la gestión que dista mucho de resolver los problemas estructurales de la carrera.

Los docentes y el graduado se negaron a discutir las propuestas, se negaron a argumentar su decisión, callaron escandalosamente cuando les planteamos la situación de Moderna y Gnoseología, censuraron las voces disidentes o que simplemente pedían fundamentos y procedieron, desconociendo el cogobierno una vez más, a dar por “ganadora” su propuesta. Realmente cuesta entender cómo es que prefieren que dos cátedras no tengan docentes, continúen acéfalas y, sin embargo, utilizar ese dinero para, por ejemplo, sacar dos cargos de Adjunto Parcial en Filosofía de la Historia. Materia de cuarto año que cuenta con 10 estudiantes como mucho y dónde el último año concursaron a los auxiliares que antes habían designado a dedo (Iriart, el propio consejero graduado y su íntimo, Omar Murad). Bah, sí, lo entendemos y es por ello que a la gestión se le hace imposible argumentar. Decir la verdad es explicitar sus mezquinos intereses de camarilla, su hábito a gestionar los pocos recursos que tenemos como si fuese una empresa privada, su profunda aversión a los estudiantes y a la Filosofía.

Nuevamente la sesión fue una puesta en escena, aunque cada vez les cuesta más ocultar su despotismo, sus prácticas antidemocráticas y su perverso gusto por la anulación de cualquier tipo de discusión razonable y racional.

.

.
Defender Filosofía: algunos apuntes críticos sobre la situación de la carrera

Sea como sea, de lo que se trata es de una gigantesca miseria, no solamente económica, sino integral. Su gestión se reduce a la distribución de esa miseria, que ha sido miseria desde siempre (ya en la épocas de Manolo Comesaña como director del Departamento se hablaba del presupuesto adeudado para la carrera –literalmente, sólo hablaba, pues, según sus propias palabras: “reclamarlo era algo muy complejo”–) la miseria de Filosofía. En lo que atañe al presupuesto, el dinero liberado de la jubilación de una docente es una buena excusa para los administradores, jamás para resolver cuestiones estructurales, para sostener la escasez que los hace existir y reproducir(se) como sector de poder, como camarilla, como oligocracia. La miseria económica es condición de la miseria integral. Expliquemos un poco más qué queremos decir con esto: sacar concursos abiertos, con jurados externos –o al menos que no sean parte de la camarilla– en las variadas áreas de la disciplina, implicaría admitir en la carrera el ingreso de otras voces, otras orientaciones políticas, otras líneas de pensamiento. Su propia concepción académica que entiende el saber como una propiedad del claustro, –claustro proviene de la palabra latina claudere cuyo significado es clausura– donde se dictamina el qué y el cómo del (des)conocimiento; los lleva a ver los concursos o, mejor, la democrática distribución del presupuesto público –que ya es antidemocrática desde el momento en que es una miseria–, como una terrible amenaza. Puede parecerles exagerada la comparación con el oscurantismo medieval, pero créannos, en materia de conocimiento no han llegado ni al liberalismo, pues sienten horror por la competencia.

Pero aún al margen de tales consideraciones sobre los profundos miedos de la oligocracia que nos gobierna/administra; su política atenta de manera brutal contra la normalidad del trabajo académico en general. Significa  el desmantelamiento de cátedras enteras, de equipos de investigación, de  colectivos de producción intelectual. Vale decir: no se trata tan sólo de los directamente golpeados, lo que ya es suficientemente grave. Es toda  la comunidad universitaria (docentes y estudiantes), es toda  la práctica vinculada a la creación de saber filosófico la que sufre un empobrecimiento desastroso.

Y este es tan sólo un  aspecto. Esta miseria viene a sumarse a las tantas otras miserias  permanentes  con los que tenemos que convivir, y que en cierto modo hemos “naturalizado”: por ejemplo, la existencia de algo así como un  60 % de docentes “interinos”, no-concursados, vale decir “inestabilizados” por la desidia, el atraso o el desinterés (desinterés bien interesado, en muchos casos) en el llamado y sustanciación de los concursos; las cátedras unipersonales que producen crisis cíclicas ante situaciones comunes como las jubilaciones docentes; la ausencia de más de un teórico; las cursadas maratónicas de 12 horas por ausencia de franjas horarias; la intervención de cátedras con docentes que jamás han trabajado esas áreas del conocimiento; la intervención de concursos (poniéndose ellos mismos de jurados) con los dictámenes más tendenciosos que hayamos visto; el ingreso de sólo 35 personas en el último año y la deserción a granel año tras año; las designaciones a dedo de acólitos en los cargos docentes sin importar la formación; el abuso de poder y hasta el acoso; los micromachismos de todos los días; la ausencia total de diálogo, de logos; el maltrato de formarnos ignorantes.

.

.

Sin embargo –seamos sinceros con nosotros mismos- en general lo estuvimos tolerando. Aunque tenemos nuestras agrupaciones gremiales, nuestros sindicatos y nuestros ámbitos de reunión colectiva, la propia dispersión de nuestra presencia física en la facultad (que en sí misma es una consecuencia del “ajuste permanente”, ya que nuestros edificios no cuentan con los espacios adecuados, en muchos casos ni siquiera los espacios adecuados para trabajar o estudiar), sumado a que estamos obligados a correr de un lado a otro para juntar de manera dislocada el dinero para llegar a fin de mes, y a cierto “individualismo competitivo” característico de la naturaleza del trabajo académico –muchas veces solitario- ha provocado esa “naturalización” del desastre que estamos describiendo.

Pero estamos llegando, al mismo tiempo, al límite de lo soportable. La docencia no es un trabajo de oficina, burocrático, rutinario, donde marcamos el reloj a la entrada y la salida, y de puro tedio nos escapamos a tomar un cafecito cuando el jefe no mira. La docencia es para el docente (primario, secundario o universitario) su existencia misma. Y ello vale también para el trabajo del estudiante. Lo que le pase a la institución por la que transitamos nos pasa a nosotros mismos, en nuestras cabezas y en nuestros cuerpos.

Entonces, ¿nuestras cabezas y nuestros cuerpos van a seguir fingiendo que todo esto es “normal”, que quizá tiene sus problemitas y sus molestias, pero nada que no suceda en cualquier trabajo? No, no podemos. Nuestra dignidad humana y la dignidad de la carrera como institución están en la picota.

La cuestión es, por otra parte, profundamente política, en el más alto y noble sentido de la palabra. Es hora de devolverle a esa palabra toda su altura y su nobleza. De no permitir que se la bastardee para los intereses mezquinos de camarillas semiocultas e irresponsables, que producen estos verdaderos atentados. Es necesario pensar qué carrera, qué Filosofía queremos y cómo puede ayudar (nos) a la sociedad que la sostiene. Para eso hay que organizarse, hay que plantearse objetivos, hay que resolver los problemas que arrastramos desde hace años. De más está decir, que las camarillas no están dispuestos a resolver, como decíamos antes, ninguno de los problemas que nos aquejan.

¿Por qué no están dispuestos a hacerlo? En parte, como dijimos al comienzo, son ellos mismos factores productores y reproductores de la miseria. Por otro lado, hay una segunda dimensión de política aquí “precisa y concreta”. La conducción de Humanidades (tanto a nivel docente, graduado y estudiantil) y de la carrera de Filosofía (a nivel docente y graduado y minoría estudiantil) es hoy una estrecha entente  entre sectores llamados kirchneristas, sectores de la UCR y sectores vinculados al PRO. Los que en el plano de la política nacional aparecen como adversarios irreconciliables conforman al interior de la Facultad una bien coordinada sociedad cuya función principal, más allá de los posicionamientos políticos individuales, parece ser la de garantizar la autoreproducción in aeternum  de ese círculo de poder, de esa suerte de oligocracia superestructural ajena a la vida cotidiana, material y concreta de las “bases” (y hablamos tanto de docentes como de estudiantes y trabajadores universitarios) que sostienen el trabajo universitario día a día, hora tras hora.

Discutir a fondo cuestiones como la presupuestaria significaría, para este grupo, entrar en estado de potencial conflicto con el gobierno y los partidos o grupos políticos que los sostienen. Eso –que además implicaría una movilización masiva del conjunto de la comunidad universitaria en apoyo a los reclamos– no pueden permitírselo: pondría en riesgo aquella autoreproducción permanente y su aferramiento al poder. No es verdad que en Humanidades haya hoy “democracia”, menos que menos en Filosofía. En los hechos es una ínfima minoría la que está en posición de tomar las decisiones importantes, ya que por ejemplo –en otra vuelta de esta espiral hecha de círculos viciosos– la inmensa mayoría constituida por los docentes “interinos” no tiene derecho a formar parte de los órganos de cogobierno de la facultad. O también –lo que ocurre con cada vez más asiduidad– directamente se pasa por encima de los órganos de cogobierno cuando hay algún sector que puedes introducirles alguna discusión (es el caso de Filosofía). O, lisa y llanamente, los órganos de cogobierno no existen como tales pues están conformados por graduados y estudiantes que funcionan como apéndice de los docentes.

En fin, ¿para qué abundar? Por donde le busquemos la vuelta, la conclusión es siempre, dramáticamente, la misma: Filosofía está en franca crisis. Así, no da para más, y sólo puede retroceder hacia un tobogán de patética decadencia. Hemos llegado al punto en que se nos obliga a decir que lo que sucede es el síntoma de una política de barbarie, oscurantismo y sinrazón. No obstante, Filosofía sigue existiendo –casi exclusivamente por el trabajo apasionado y “a pulmón”, en las peores condiciones, de aquellos docentes, estudiantes y no-docentes que la siguen queriendo pese a todo-. Es nuestra tarea defenderla, allí donde sus desautorizadas autoridades no lo están haciendo (y al contrario, consciente o inconscientemente están contribuyendo a su catástrofe).

.

A las calles por más salario docente y en defensa de la Educación Pública

CAUCE y CMxG.png
.
Pasó la primera semana de mayo y lxs docentes universitarixs realizan un paro de 120 horas en reclamo de un aumento salarial que les permita trabajar dignamente, tener una vivienda y poder darle de comer a sus hijxs. El pasado jueves 4 de mayo el Gobierno Nacional volvió a hacerles una propuesta miserable, que implicó un aumento de un 4%, a cuenta del aumento salarial de marzo.
.
La nueva oferta del Gobierno de Mauricio Macri resulta obviamente inaceptable para lxs docentes de las universidades, que exigen para este año un 35% de aumento ante la pérdida de poder adquisitivo que se vivió desde el acuerdo del año pasado. El fuerte aumento de los alquileres, de la canasta básica de alimentos, del transporte y de los materiales de estudio, lo conocemos mejor que nadie, porque los sufrimos a diario.
.
El ataque del Gobierno contra la educación pública no se limita a lo salarial, sino que se observa también en la disminución del Presupuesto Universitario Nacional, en el recorte en Ciencia y Tecnología, la eliminación de las becas de investigación en el CONICET, y el cierre de programas de finalización de estudios; todos instrumentos del Gobierno para avanzar sobre la educación pública y gratuita.
.
El objetivo de la gestión de Cambiemos es evidente a esta altura: mantener los salarios de lxs trabajadorxs a la baja (nadie puede creer que este año la inflación será del 18%), y para eso pretenden utilizar la paritaria docente como un caso “testigo”. Sin embargo, lxs docentes que defienden la educación pública no están dispuestxs a entregar esta pelea, y vienen demostrando que la única salida es la organización y las medidas de fuerza.
.
Al cese de actividades de una semana entera (del 8 al 12 de mayo) se suman la realización de clases públicas en distintas unidades académicas del país, y el próximo martes 16 las conducciones de la CONADU y CONADU Histórica convocan a una nueva Marcha Federal Educativa que será una vez más multitudinaria, en defensa de la educación pública. La necesidad de que cada vez más docentes se apropien de esta lucha es urgente, como así también que el resto de lxs integrantes de la comunidad educativa lo hagamos a la par de ellxs. Docentes, no docentes y estudiantes, tenemos que dejar de lado cualquier diferencia política para consolidar la unidad, que pueda torcer la voluntad de este Gobierno en la calle y ganarle a la política del “desgaste”.
.
En la Universidad Nacional del Comahue, hacemos un llamado especial a la coherencia y la unidad en la lucha. Con el espíritu de confluencia necesario para derrotar el ajuste en la educación, convocamos nuevamente a todos los sectores a solidarizarse con la lucha de las trabajadoras de limpieza de la Fadecs-Fadel, que están batallando hace ya un mes para conservar su fuente laboral y ser reconocidas como lo que son: trabajadoras universitarias. El proyecto antipopular del Gobierno no podría ser aplicado sin represión, tal como quedó demostrado frente al Congreso cuando lxs docentes intentaban instalar una carpa itinerante, o en la Panamericana durante el paro general del 6 de abril. Por eso, más que nunca, debemos redoblar los esfuerzos, copando las calles, para seguir peleando contra cada intento de recorte y ajuste y en defensa de una educación pública y de calidad.
.
En Mar del Plata, la conducción de ADUM intentó restarle fuerza a la medida de lucha nacional. En lugar de sumarse al Paro durante toda la semana, como lo han llevado adelante en otras regionales, decidió realizar algunas clases públicas adhiriendo tan solo a dos jornadas de paro, el jueves y el viernes. Además, la Federación Universitaria Marplatense, conducida por el Partido Socialista y Sur, y las conducciones de los centros de estudiantes kirchneristas como HxEP en Humanidades, se encargan de boicotear el desarrollo de procesos de lucha unitarios en la calle que le pongan un freno a las políticas de ajuste del macrismo. Para derrotar estas políticas docentes, estudiantes, graduades y no-docentes debemos llevar adelante una lucha a fondo en defensa de la educación pública.
.
CAUCE – CORRIENTE UNIVERSITARIA NACIONAL
.
COLECTIVO MUNDO X GANAR
.